No siempre es fácil decidir en qué momento estamos listos.

Dentro de las grandes metas que queremos lograr en la vida está el adquirir un bien raíz que materialice nuestro patrimonio, y con este, la seguridad de tener un respaldo financiero para nosotros y nuestras familias.

No siempre es fácil decidir en qué momento estamos listos para dar este paso. Sabemos que la compra de un terreno, una casa o un departamento representa un gran compromiso tanto para nuestras finanzas, como para nuestros aliados, en este caso las instituciones bancarias.

Por este motivo, es realmente importante que quien decidas que será tu aliado en esta experiencia te ofrezca los servicios que se ajusten a tus necesidades para poder dar este paso tan importante. Si tu pregunta es: ¿cómo puedo saber si este es el banco que me ofrece los mejores servicios hipotecarios? o ¿cuáles son las características los créditos hipotecarios que ofrecen en el mercado? en este artículo te voy a aclarar cualquier duda y te voy a enterar de las 10 cosas que debes saber antes de pedir o contratar un crédito hipotecario.

¿Qué es un crédito hipotecario?

Un crédito hipotecario es un préstamo a largo plazo que tiene como respaldo la vivienda que se está adquiriendo. Este tipo de crédito es uno de los más favorables en caso de ser una herramienta para poder invertir, ya que te ayuda a conseguir tus metas y materializar tu patrimonio.

¿Cuales son los 10 factores que debes saber acerca de los créditos hipotecarios?

¿Estas listo? prepárate para solicitar tu crédito hipotecario, pero antes, entérate de lo que debes tener para poder ser sujeto de crédito y que te otorguen la cantidad de dinero que solicites, sin ningún problema.

1. Lo primero que debes saber antes de solicitar un crédito hipotecario es tu calificación actual (o score), resultado de tu historial crediticio, en Buró de Crédito. Te recuerdo que es muy importante el tener una calificación positiva para poder tener mayor probabilidad de recibir una respuesta favorable por parte de la entidad financiera.

2. Debes saber también que la cantidad que el banco te ofrecerá dependerá principalmente de tus finanzas y nivel de ingresos. Para ello te recomiendo hacer lo siguiente:

● Entérate de cuál es tu ingreso neto. Si, leíste bien, dije entérate, ya que la mayoría de nosotros pensamos que el dinero del que disponemos para cubrir nuestros gastos es el que nos ofrecen en el momento de firmar un contrato con una empresa (ingreso bruto), ya sea como empleado o por brindar nuestros servicios profesionales. Y es que, a pesar de que ante el banco comprobarás tus ingresos y es probable que tomen en cuenta la cantidad que aparece en tus recibos de nomina o estados de cuenta como ingreso bruto, la realidad es que ellos tomarán en cuenta también todas las deducciones al mismo.

● Sé realista acerca de tus egresos. Este es uno de los pasos más importantes a tomar en cuenta antes de pensar en invertir en un bien raíz. El nivel de egresos te dará como resultado un dato real con respecto a la cantidad de dinero que puedes comprometer para el pago de tu mensualidad en caso de que te otorgaran dicho crédito.

● Toma en cuenta otros créditos. Una vez que tienes estas dos cantidades que representan tus finanzas personales, es muy probable que la institución bancaria tome en cuenta los gastos que haces con otras formas de crédito, por ejemplo, un crédito de nómina, crédito personal o de automóvil o bien el uso que le des a tu tarjeta de crédito, ya que estas cuotas representan un porcentaje de tus egresos.

● Lo que le dice al banco que puedes solventar tu mensualidad. Un indicador importante de que puedes, o podrás pagar un crédito hipotecario es el porcentaje de tu ingreso que tienes comprometido en tus egresos y créditos. Este dato es de vital importancia para calcular si pueden prestarte la cantidad de dinero que necesitas para comprar la propiedad que has seleccionado. Toma en cuenta que las instituciones bancarias no permitirán que comprometas más del 30% de tu sueldo mensual neto en las cuotas de tu crédito.

3. Para el momento en el que estás pensando en solicitar tu crédito debes, al menos, haber pensado en el tipo de propiedad que vas a adquirir y obviamente también su precio. El precio de la vivienda que quieres adquirir debe corresponder con el balance que ya hiciste de tus ingresos y egresos. Un error muy común que se comete cuando estás en la búsqueda de la casa de tus sueños es seleccionar una que va por encima de tus posibilidades. Datos como la cantidad de dinero que tienes como enganche o el dinero que solicitarías en un crédito hipotecario son datos importantes para decidir por alguna propiedad de manera realista. Si por el momento sólo puedes adquirir una vivienda pequeña y esto es distinto a lo que deseas, no te desesperes, tu patrimonio puede ir creciendo poco a poco.

 

Hasta el momento sabes ya de los requisitos personales que te solicitarán para ser sujeto de crédito y que debes tener cubiertos antes de iniciar el proceso. Ahora es oportuno pensar en la mejor opción en cuanto a los servicios financieros (en cuanto a créditos hipotecarios se refiere) que te ofrecen las distintas instituciones bancarias y las características de los mismos. Los elementos que conforman un crédito hipotecario, que podrían marcar la diferencia entre un banco y otro, y que debes conocer antes de proceder con la solicitud de tu crédito son:

4. Monto de crédito: Esta es la cantidad que el banco te otorga para realizar tu compra. Esta cantidad dependerá principalmente de tres factores: la cantidad que tienes como enganche, tus ingresos comprobables y el precio de la propiedad que quieres adquirir. Recuerda que el banco no permitirá que comprometas más del 30% de tu ingreso mensual en el pago de tus mensualidades.

5. Enganche: El enganche puede ser cualquier cantidad mayor al 5 o 10% del valor de la propiedad. Este porcentaje dependerá de la institución bancaria y de las características personales del producto que esta te ofrezca. Te recomiendo tener un ahorro de más del 25 o 30% de la propiedad. Recuerda que mientras más dinero pidas al banco mayores serán los intereses que pagues al finalizar tu crédito. de igual manera, tus mensualidades serán más altas, comprometiendo aún más tu nivel de egresos.

6. Plazo y cuotas de amortización: Por un lado, el plazo es el tiempo que estarás pagando tu crédito hipotecario (en mensualidades) y que puede ir desde los 5 hasta los 20 años. Por otro lado, las cuotas de amortización son la cantidad pactada en forma de mensualidades por medio de las cuales aportarás a tu crédito y que están conformadas por los seguros, comisiones e intereses y pagos a capital.

7. Seguros, comisiones y otros productos asociados: Cuando se te otorga un crédito hipotecario, dentro del mismo, y para seguridad tanto de la institución bancaria como tuya, quedan contratados distintos seguros tales como seguro de vida y seguro de la vivienda en caso de algún desastre ya sea natural o incidental. Por otro lado, las comisiones son las cantidades que se pagan por el servicio prestado por la institución bancaria y que es distinto en cada caso dependiendo de la oferta de cada banco.

8. La tasa de interés: Por su parte, las tasas de interés son algo en lo que definitivamente recomiendo poner más atención. Es muy importante que te informes acerca de las tasas de interés que aplicarán en tu caso particular y que corresponderán con tu varios factores tales como, ingresos, enganche, y calificación en buró de crédito, entre otros. No olvides que la tasa de interés determina la cantidad total que terminarás pagando al final de la vida de tu crédito. Te recomiendo que de la mano de la tasa mensual de interés revises el Costo Anual Total (CAT) que estarás pagando. El CAT engloba todos los intereses que pagarás al final de cada año. Este puede ser un factor muy importante para tomar la decisión acerca del tipo de crédito que te conviene y qué institución bancaria ofrece las mejores ofertas.

9. Algo que se debe contemplar en el momento de contratar un crédito hipotecario son las penalizaciones en caso de pago extemporáneo, en caso de incumplimiento de pago por algunos meses o en el peor de los casos, en caso de haber quedado desempleado o que tengas algún imprevisto por el cual no puedas continuar pagando las cuotas de tu crédito. Es recomendable que tengas esto en mente y preguntarlo al ejecutivo, ¡más vale prevenir que lamentar!

10. Otro factor importante a tomar en cuenta son los gastos que se generan a partir de la compra de una propiedad. Gastos tales como la escrituración y el avalúo son algunos ejemplos.

Si estás interesado en adquirir un crédito hipotecario y no sabes cuál institución bancaria elegir, entra a Bancompara.mx en donde encontrarás las mejores opciones. Allí podrás, desde conocer el monto probable que te otorgará el banco, de acuerdo con el monto de ahorro para tu enganche, nivel de ingresos o precio de la vivienda que elegiste; hasta revisar tu score en Buró de Crédito y conocer las mejores prácticas para mejorar tu historial crediticio. Con tan solo un click puedes conocer las características del crédito hipotecario que más te interesa y enterarte de las mejores promociones en cuanto a tasas de interés y comisiones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?