¿Por qué te niegan los créditos?

Has tenido que llevar tu auto al taller; es ese vehículo que tus papás lograron comprar para tí, de segunda mano, que te regalaron cuando entraste a la universidad, lo has conservado ya por 10 años. Lo has cuidado con mucho afecto y cariño por ser tu primer auto. Pero últimamente parece que tu coche se ha encariñado con el mecánico, por que insiste en regresar constantemente.

Tal vez sea momento de cambiar de auto. Lo piensas, y, caminando, has visitado la automotriz cercana a tu casa. Solicitas una prueba de manejo y el nuevo vehículo te encanta; además de que tiene una serie de gadgets increíbles, es súper silencioso y contribuye menos que otros autos al problema de la contaminación, gracias a su motor híbrido, lo cual te deja, además, con la satisfacción personal de cuidar el medio ambiente.

 

Leer también: Analfabetismo financiero, ¿existe?

 

Has preguntado sobre los requisitos y el enganche, pero, en una serie de preguntas, de apariencia casual, que te ha hecho el ejecutivo de ventas de la agencia, has notado que no parece que pudieras comprar el auto a crédito. Aún así, decides intentarlo y llenas la documentación necesaria. De acuerdo con los comentarios del ejecutivo, puedes llamarlo en los siguientes días para conocer la aceptación o rechazo de tu crédito.

Durante los siguientes días le das vueltas a la conversación con el vendedor de la agencia y piensas que no tener en este momento un empleo puede ser un motivo por el cual te pueden rechazar tu solicitud de crédito. Aunado a esto, está el tema de la tarjeta de crédito, a la cual tuviste que recurrir para pagar los servicios médicos de una amiga que tuvo una urgencia y que con tu trabajo de programador freelance estás tratando de cubrir, difícilmente y con algunos atrasos en los pagos.

Es probable que estas razones hagan que la financiera de la automotriz rechace tu solicitud de crédito.

¿Cuáles son las razones por las cuáles una institución de crédito podría negarte un financiamiento?

1. Historial Crediticio

Existen algunas compañías a las cuáles las empresas crediticias les envían información referente al comportamiento de pago de sus clientes, éstas son las Sociedades de Información Crediticia, la más famosa es: www.burodecredito.com.mx

En este sitio puedes solicitar la información de tu historial de crédito sin costo, para que puedas conocer si tienes saldos pendientes por cubrir o cómo se ve reflejado tu comportamiento de pago en los últimos meses.

Recuerda que puedes revisar tu situación en el buró de crédito a través del sitio de www.bancompara.mx , aquí conocerás como te encuentras calificado y qué es lo que ven las instituciones de crédito.

Score Crediticio

El historial crediticio tiene la información de tus pagos, mientras que tu Score Crediticio es una fórmula que brinda una calificación del sujeto de crédito, en este caso tú, y ayuda a determinar a una empresa qué tanto riesgo puede tener al otorgarte un crédito.

2. Situación laboral

Las empresas de crédito buscan tener certeza de que los pagos que hagas serán a tiempo y que no caigas en mora, por eso comprobar que tienes ingresos constantes, a través de un empleo o de un negocio propio, suma puntos para que tu crédito pueda ser aprobado.

Antigüedad

No tener antigüedad suficiente; muchas empresas solicitan que al menos hayas cumplido 2 años de antigüedad, con esto se demuestra que eres una empleado relativamente estable y se reducen el riesgo.

Tener historial de alta rotación de empleos

Si cambias de empleo constantemente, es una mala señal para el analista de créditos, debido a que este comportamiento puede indicar que no puedes mantener un compromiso a largo plazo, lo que puede significar, además de no tener un ingreso fijo, que no pagarás tu crédito.

3. Ingresos comprobables

El monto de tus ingresos puede ayudar a determinar, junto con tus gastos, cuál es el monto que te puede quedar disponible para poder pagar la mensualidad de tu crédito, que no debe ser superior al 30% de tus ingresos.

Podrías decir que tienes ciertos ingresos, y seguramente el vendedor del producto financiero te lo creerá, pero la persona encargada de la aprobación necesita saber que efectivamente tienes un ingreso y que es del monto que mencionas; por eso en muchos casos solicitan copia de los recibos de nómina de los últimos meses de trabajo.

4. Situación Jurídica

En caso de que te encuentres en una situación legal que pueda indicar un riesgo para la institución o que pueda estar en contra de la autoridad, es probable que tu crédito sea negado por esta razón.

5. Bienes

Muchas instituciones solicitan tener algunos bienes como garantíade pago. En el caso de un crédito hipotecario, este requisito se cubre con la vivienda que se desea adquirir y, en el caso de otros créditos, se pueden ofrecer terrenos o casas que estén a tu nombre.

6. Capacidad de Pago

No tener ahorros o que tus gastos rebasen por mucho el porcentaje del 30% y que el dinero que te quede libre no sea suficiente para pagar la deuda: La institución bancaria revisará tu buró de crédito para conocer qué otros compromisos estás pagando en ese momento y con ello determinara tu capacidad de pago.

7. Información errónea

Otra de las razones es que presentes información que no sea real u honesta, lo que puede restar muchos puntos para que tu crédito sea aprobado.

8. Avales

En algunos tipos de créditos, es necesario contar con personas que puedan respaldarte en caso de que, en algún momento, no cumplas con el compromiso de pago; para eso, los avales son importantes, ya que ellos son una garantía para la institución ya que asumen el compromiso por tí en caso de una situación se presente.

9. No tener un historial con la entidad

Algunas instituciones necesitan conocerte aún más para poder otorgarte un crédito y para esto solicitan que al menos ya tengas contratado un producto con ellos. Aunque en México la institución tiene prohibido obligarte a contratar un producto para poder otorgarte otro.

10. Ser demasiado joven o demasiado viejo

Si apenas has cumplido la mayoría de edad, no se te permite tener un historial financiero y tampoco hay certeza de que estés percibiendo un ingreso estable. En el caso de tener más de 75 años, se corre el riesgo de que por la edad no exista un ingreso adicional al de una pensión, por lo que esto podría significar una baja capacidad de pago.

Pasaron los días y te pusiste en contacto con el vendedor de la agencia. De una forma amable, pero clara, te han comentado que tu solicitud fue rechazada. Al parecer el hecho de no tener un empleo formal fue uno de los motivos por los cuáles no puede proceder tu solicitud de crédito. La noticia no te sorprende del todo, era algo que te esperabas, entonces decides hacer algunos cambios, mismos que te pondrán en una situación diferente.

Por el momento, tomas la decisión de ponerte al corriente con los pagos de tu tarjeta gracias a un proyecto que te acaba de caer y analizas la posibilidad de una entrevista de trabajo con una empresa que te ha buscado hace unos días a través de LinkedIn. Es una buena oportunidad y la posición indica que puede realizarse desde casa, lo cual te encanta, por que nunca has sido fan de las oficinas y del ambiente godín.

Pasado el tiempo

Quizá era el destino, quizá era alguna lección que tenías que aprender, pero algunos meses después te encuentras en una situación diferente. Hoy tienes el trabajo de planta en aquella empresa y te has desempeñado tan bien que te han nombrado el coordinador de un equipo, gracias en parte a tu capacidad técnica, liderazgo y a que el coordinador anterior dejó la compañía por perseguir el sueño de convertirse en Youtuber.

Sabes que al menos tienes que cumplir dos años de antigüedad en la empresa para que la financiera de la agencia pueda brindarte un crédito, así que has esperado a que el tiempo se cumpla, pacientemente. Tu coche terminó su romance con el mecánico y ya no has tenido que llevarlo a reparar tanto como antes. Adicional a esto, te has enterado de que el modelo que te gusta tendrá un facelift el siguiente año, justo cuando cumples 2 en la empresa.

El tiempo llegó a su fin, tu espera ha valido la pena, pero sobre todo tu disciplina para cumplir tus compromisos y generar un ahorro con tus ingresos, lo que te ha dado un mejor historial crediticio y un monto suficiente para dar el 50% de enganche de tu auto.

Este es un cuento diferente, te ha puesto en una mejor posición que antes; ahora si, tu visita a la agencia te lleva a elegir y firmar el crédito para el auto que tanto esperabas, con tu crédito aprobado, tendrás unas mensualidades muy cómodas. ¡A disfrutar!

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?