Que la quincena no se te escape de las manos.

La quincena o “Nuestra señora de la Luz”, como es conocida en el submundo de los ahora denominados Godinez; ese regalo que la vida nos ofrece, sobre todo cuando llega en viernes y nos hace sentir los reyes del mundo.

Si estás de acuerdo con la afirmación anterior, seguramente también lo estarás con que en más de una ocasión se padecen los errores más comunes que cometemos con nuestro amado tesoro.

Hoy quiero ayudarte a que no se repita esa sensación de angustia, impotencia o desesperación que ocurre cuando de una forma u otra dejas escapar ese dinero que con mucho esfuerzo te has ganado.

Es por eso por lo que hoy platicaremos de los 5 errores más comunes, que todo Godín que se respete ha cometido por lo menos una vez en la vida.

1. Viernes – Amigos – Fiesta – Bancarrota

Este error no es exclusivo de los viernes, ni siquiera tienes que ir al antro, pero es una realidad que muchas veces en nuestra vida pareciera que el dinero nos quema, o que es un mal del cual nos queremos deshacer cuanto antes.

Seguramente es de forma inconsciente, pero estarás de acuerdo conmigo en que el lograr que la quincena te dure más de un fin de semana puede parecer a veces una prueba de alto rendimiento.

¿Y qué es lo que pasa?, generalmente durante esos días de quincena buscas disfrutar de todos esos placeres de los cuales probablemente te privaste durante toda la semana. ¿Comer en tupper en quincena? ¡Ni que fuéramos salvajes! Es el momento de aprovechar al máximo esa hora y media de comida y deleitarnos con ese jugoso rib eye. Pero la pregunta viene después, ¿realmente valió la pena? No digo que no te des ningún gusto y que vivas una vida libre de placeres, solamente que, si durante los catorce días anteriores no era prudente realizar gastos excesivos, probablemente el día en el que al fin tienes dinero, lo sea aún menos.

Busca eliminar esos patrones de consumo excesivo que llegan con el pago de tu quincena. Es especialmente importante que tengas tus cuentas y compromisos de pago claros y que incluso separes ese dinero desde un inicio. Posteriormente, sería muy positivo que destinaras un monto fijo de ahorro, tal y como si se tratara de un pago forzoso, y, finalmente distribuir tu ingreso de una manera razonable entre tus gastos diarios.

2. Deudas

Una razón menos glamurosa de por qué no te rinde la quincena, puede ser que has pecado de incauto con tus tarjetas de crédito, o incluso con solicitar préstamos a tus compañeros de trabajo, familiares o amigos. Total, ya casi llega la quincena ¿no?, te pago el viernes que nos paguen o con esta quincena me recupero, son pensamientos y frases comunes en la vida de muchos.

Y es que el comprometer recursos con los que aún no cuentas es mucho más peligroso de lo que mucha gente cree. Estas deudas pueden llevarte en una espiral descendente en la cual para ir sobreviviendo deberás solicitar cada vez más créditos hasta llegar al punto en que prácticamente te quedarás sin nada, solo para poder cumplir tus compromisos.

Una trampa en la que muchos caemos son los meses sin intereses. Cuando estás algo apretado en tus ingresos la realidad es que, por muy pequeña que sea tu mensualidad, el efecto que tendrá en tu patrón de gasto y de ahorro puede ser importante. No por eso quiero satanizar los planes de meses sin intereses, al contrario, creo que son una muy buena herramienta, sin embargo, contrario a lo que pudiera parecer, estos planes son realmente eficaces para personas que son muy disciplinadas y conscientes de sus gastos.

Recuerda también que no habrá mejor opción que ahorrar para comprar eso que en el momento te parece tan necesario. En muchas ocasiones cuando ya cuentas con el dinero, te das cuenta de que en realidad no vale la pena gastarlo en eso. Y esto pasa principalmente porque ya sabes el esfuerzo que requirió juntar esa cantidad de dinero.

La inmediatez de las tarjetas de crédito en muchas ocasiones es nuestra peor enemiga, ya que todo parece sencillo y al alcance de la mano.

Se prudente con tus compromisos de pago, no vale la pena estar sufriendo 12 meses por unos zapatos que tal vez te duren 6.

3. Acumular gastos

Otro error frecuente ocurre cuando por una u otra razón acumulamos la mayor parte de nuestros gastos mensuales para una quincena. Generalmente hay ciertas fechas que nos producen mayores gastos, que es cuando pagamos la luz, tenemos la fecha límite de pago de nuestras tarjetas, se pagan colegiaturas, etc.

Y es precisamente ahí donde se puede generar el error. Si tratas de liquidar todos esos gastos con el sueldo de una quincena, lo más probable es que siempre vivas 15 días como rico y 15 días como pobre.

La regla de oro aquí es distribuir tus gastos en estos dos ingresos independientemente de cuándo es la fecha en la que debes liquidarlos.

Por ejemplo, si tienes un gasto fijo, como por ejemplo colegiaturas, es importante que en tu primera quincena reserves la mitad de dicho gasto y la otra mitad durante la segunda quincena. De esta forma mantendrás estabilidad en tu gasto mensual.

Es importante que para esto tengas mucha disciplina, y si no la tienes, pues empezar a trabajar en ello, verás que esta forma de planear tus egresos te ayudará a no sufrir durante el mes.

4. Starbucks, Uber eats, Rappi, etc.

Ya hemos mencionado el hecho de realizar gastos excesivos cuando recibimos nuestra adorada quincena, pero ahora quiero puntualizar también en los gastos pequeños que muchas veces son los que consumen nuestro dinero sin darnos cuenta.

Muchas personas generan hábitos como pasar todas las mañanas por un Starbucks, o incluso pedir comida constantemente.

Esto podría no tener ninguna implicación negativa siempre y cuando tu bolsillo dé para ello.

Pero la realidad es que si hacemos un cálculo de cuanto gastamos al mes en este tipo de cosas puede ser que nos dé un síncope. Y es que, sobre todo cuando tenemos dinero fresco en nuestra cuenta, este tipo de gastos nos parecen insignificantes.

30 pesos aquí, 50 pesos allá, pareciera que no tendrán un efecto real comparándolos con nuestras obligaciones o pagos fijos. Sin embargo, bien pueden hacer la diferencia, no solo en cuanto a tu disponibilidad de dinero durante el mes, sino también en la cantidad de dinero que podrás ahorrar.

Mi recomendación sería que, si todos los días pasas por un café, comiences haciéndolo solamente 3 veces por semana, y si todas las noches llegando del trabajo pides comida a domicilio, intenta cocinar algo.

Aprovecha este tipo de decisiones no solo por su impacto financiero, sino porque también podrás fijarte un objetivo de salud o, ¿quién quita?, pasar un buen tiempo con tu familia mientras preparas la cena.
Como ves, al privarte de algo que actualmente te parece normal podrías obtener beneficios incluso más relevantes para tener una vida más feliz.

5. Pasarte de generoso

En este punto, quiero primero decirte que no hay nada más respetable que alguien que comparte cuando tiene.

Y dicho lo anterior es momento de analizar la parte “cuando tiene”. Este punto no se refiere a cuando recibes tu quincena, si no a cuando has logrado obtener una estabilidad financiera que te permite no solo solventar tus gastos y los de tu núcleo familiar, si no también generar algún tipo de ahorro.

Sé que también se dice que hay que dar hasta que duela. Y estoy de acuerdo con ello, sin embargo, tu responsabilidad primaria es contigo mismo y tu familia. Si no tienes unas finanzas sanas con ellos, lo más probable es que no estés en condiciones de ayudar a nadie.

Además, creo que muchas veces confundimos el ser auténticamente generoso con acciones más superfluas. El pagar la cuenta de la cena con tus amigos puede ser un buen detalle, pero definitivamente nunca se podrá comparar con ayudar a alguien en un momento de necesidad.

Elige bien cuándo es el momento adecuado para ayudar y cómo hacerlo. Tu, tu familia e incluso las personas a las que apoyes te lo agradecerán.

La realidad es que todos, o casi todos, hemos caído alguna vez en por lo menos uno de estos errores, lo importante, como siempre en la vida, es aprender de estas equivocaciones y lograr identificarlas.

Espero que este artículo te haya hecho reflexionar y te ayude para que el próximo mes no estés tronándote los dedos para llegar al fin de mes. Seguramente ahora que te tomaste el tiempo para reflexionar sobre estas equivocaciones será mucho más fácil identificar las tentaciones y evitar caer en ellas.

Por último, quiero recomendarte que eches un vistazo a Bancompara.mx, ellos son los mayores expertos hipotecarios de nuestro país y, además de ayudarte a elegir la mejor opción de crédito disponible en el mercado, también te ayudarán durante todo el proceso de contratación del crédito. El objetivo de comprar casa, por ejemplo, podría ser un muy buen destino para tu quincena.

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?