¿Pensaste en las consecuencias antes de hacer todos esos gastos?

Te fuiste de viaje, compraste el auto que tanto querías, al fin renovaste tu guarda ropa. No esta mal consentirse, ¡te lo mereces! Pero ¿pensaste en las consecuencias antes de hacer todos esos gastos? Si ya tienes el compromiso de los pagos encima y no sabes como vas a cumplirlos, no te preocupes, hoy te voy a hablar de siete estrategias para poder salir de deudas.

Un caso común

Hace unos meses me encontré con un amigo. Me dio mucho gusto verlo y más aún porque me contaba todo lo bien que le había ido. Lo promovieron en la empresa donde trabaja, se mudó a un nuevo departamento y tenía un auto nuevo ¡Se le veía muy feliz!

Ayer, me volví a encontrar con este amigo, a diferencia de la ultima vez que lo vi, lo noté preocupado y le pregunté qué le sucedía. Me contó que pasaba por una situación económica difícil. Me sorprendió, ya que ahora ganaba mas dinero que antes, sin embargo, el me explicó que ese fue justo el problema, su exceso de confianza y mala administración.

El caso de mi amigo es muy común. Dejamos que nuestros gastos nos rebasen pensando que podemos solventarlos fácilmente. La moraleja: no importa cuanto ganas, o si tus ingresos son mayores, debemos tener ciertas estrategias de ahorro y continuar con una buena administración de nuestros ingresos.

¿Que nos lleva a un sobreendeudamiento?

Las razones por las cuales nuestros gastos se pueden salir de control al grado de caer en el sobreendeudamiento pueden ser variadas. Gastar mas de lo programado, un problema de salud y hasta perder el empleo, son situaciones que nos pueden llevar a endeudarnos.

Estrategias para salir de deudas

Salir de una situación de endeudamiento no es fácil, requiere de esfuerzo y disciplina, pero no es una tarea imposible.

1. ¿Cuánto debes?

Para aplicar la primer estrategia debemos tener como primer dato la cantidad exacta de dinero que debes. Esto no debe incluir ninguno de tus gastos fijos, solamente todos aquellos gastos en créditos cuyos intereses se estén acumulando. Incluye todos los gastos hechos y que tienen un impacto después de un año o mas.

Empieza por las deudas mas grandes y continua con las deudas menores.

2. ¿Cuánto pagas en intereses?

Una vez que tengas claro todas las deudas y las cantidades que debes en cada una, revisa el porcentaje de intereses en cada caso. Esto es importante para saber cuál crédito es más caro y así poder priorizar a la hora de pagar tus deudas. Mientras más aportes a cada cuenta en donde los intereses sean más altos, mas rápido podrás liquidar esas deudas y destinar tus recursos al pago de otras deudas menores.

3. Trata de pagar más del mínimo.

Al pagar el monto mínimo requerido en tu estado de cuenta mantienes un buen historial crediticio en Buró de Crédito, lo cual es muy bueno. Sin embargo, al hacer esto tardarás mucho tiempo en pagar tus deudas y los intereses se irán acumulando hasta provocar que caigas en un problema de sobreendeudamiento. Intenta pagar una cantidad mayor al mínimo especificado en el estado de cuenta. Esto te ayudará a saldar tus deudas mas rápidamente.

4. En caso de ser asalariado, haz uso de tu ingreso variable.

Si como parte de tus ingresos variables recibes bonos, comisiones o aguinaldo, puedes destinarlos a pagar las deudas que has acumulado durante un largo periodo. Lo ideal sería que llevaras tus finanzas de manera ordenada y pudieras disfrutar de este ingreso para ahorro o mejor aún para no tener que recurrir a créditos personales, sin embargo, si tu situación ya es de sobreendeudamiento, este recurso te puede sacar de problemas y librarte de afectar tu historial crediticio en el Buró de Crédito.

5. Recorta los gastos hormiga.

Los gastos hormiga son todas las pequeñas cantidades de dinero que no tienes contempladas en tu gasto mensual. Te aconsejo llevar un registro de todos tus gastos, por pequeños que parezcan, tales como las compras de “antojos” en la tiendita de la esquina, las propinas, el café de la mañana, etc. Los pagos a meses sin intereses, en algunos casos, pueden ser catalogados como gastos hormiga, ya que, cuando no pagas en tiempo la mensualidad de tu tarjeta con la que hiciste estas compras, se generan intereses que resultan en un cargo adicional a lo que tenías contemplado pagar.

6. No utilices tus tarjetas de crédito.

Si ya tienes un compromiso de deuda mayor al que puedes solventar y estas en una situación de sobreendeudamiento, es mejor guardar las tarjetas de crédito y no utilizarlas por algún tiempo. Si es muy necesario que las tengas contigo, antes de comprar con este método pregúntate si realmente es una necesidad o solamente es un deseo.

7. Acude a la entidad financiera.

Lo ideal es que acudas a tu banco o entidad financiera antes de caer en incumplimiento o mejor aun antes de caer en sobreendeudamiento. Sin embargo, sabemos que existen imprevistos que te pueden llevar a estar en esta situación. En este caso, de igual forma, acércate a la entidad financiera para reestructurar tus deudas. Comenta tu caso y pide un refinanciamiento. Las instituciones bancarias te apoyan en estas situaciones dándote una tasa preferente, o hasta condonando algunos gastos o intereses.

Datos acerca de las finanzas personales y la tendencia al endeudamiento

  • De acuerdo a una encuestas hechas por CONDUSEF, 7 de cada 10 personas no lleva un registros de sus ingresos y gastos.
  • En promedio, la deuda de los mexicanos asciende a los 140,000 en gastos de tarjeta de crédito.

¡Nunca es tarde! Hablemos de una mejor forma de llevar nuestras finanzas

El buen manejo de las finanzas personales debe ser una practica cotidiana. En caso de que aún no estés en una situación de endeudamiento, pero estés pensando en hacer un gasto fuerte, te voy a dar algunos consejos para llevar un buen balance entre lo que recibes y lo que gastas y que puedas deliberar si es momento de hacer un gasto mayor o no ¡Consentirte y llevar tus finanzas personales de una manera saludable sí es posible! Toma nota.

  • Toma en cuenta tus ingresos fijos. En caso de ser asalariado, este es tu sueldo mensual neto (después de descuento de impuestos). En caso de no ser asalariado lleva un record de tus ingresos durante algunos meses para poder obtener un balance de ingresos fijos. Te sugerimos ser precavido tomando en cuenta un ingreso mas bajo de lo que puede ser en realidad, de no hacerlo, podrías estar planeando un gasto mayor a tu ingreso creando así mas deudas.
  • Lleva un registro de tus gastos, tanto los fijos como los variables. Como gastos fijos vas a anotar el pago de la luz, el agua, teléfono, transporte, pago por vivienda (renta o pago de crédito hipotecario) compra de alimentos y (muy importante) el pago de tus tarjetas de crédito y otros compromisos crediticios. Es muy importante que dentro de los gastos fijos tomes en cuenta los gastos familiares según el numero de dependientes económicos que tengas.
  • Lo ideal es que contemples una cantidad fija para tus gastos de esparcimiento (comidas fuera de casa, ir al cine, vacaciones, etc.) y los sumes a tu gasto fijo. Sin embargo, para todos los gastos que son variables (también llamados gastos hormiga), te recomiendo que tomes nota de todos los pequeños gastos que realices a diario
  • Calcula tus gastos futuros. En caso de que no cuentes con la totalidad del dinero para poder comprar lo que quieres y lo vayas a pagar en plazos, suma esta cantidad a los gastos fijos y resta esta cantidad a tus ingresos.
  • Lo ideal: ahorra para cumplir tus metas. Debes tomar el ahorro como una obligación mas, hacer el habito de reservar parte de tus ingresos para lograr tus metas. Recuerda que el ahorro no se trata de guardar lo que te sobra. Antes de pensar en adquirir una tarjeta de crédito o solicitar un crédito personal reflexiona acerca de las implicaciones en el costo de los créditos. Tal vez tardes mas ahorrando para cumplir tus objetivos, pero estarás trabajando por obtener un mejor rendimiento de tus recursos.
  • No gastes mas del 30% de tus ingresos netos. Uno de los errores mas comunes y que te pueden llevar a sobreendeudamiento, y en el peor de los casos afecta tu historial crediticio, es el gastar de forma desmedida sin tomar en cuenta cuanto ganas y cuanto realmente puedes gastar en crédito. Toma en cuenta tus ingresos, pero sobre todo, no gastes mas de lo que recibes mes con mes.

Estos puntos te ayudarán a pensar antes de comprometerte con deudas y también antes de comprometer tu historial crediticio. Dedica un momento durante el día a tus finanzas y a conocer nivel de endeudamiento al que te puedes comprometer sin llegar a afectar así tu día a día y tu comportamiento crediticio.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?