Adquiere el hábito de calcular tu patrimonio.

Podemos definir el patrimonio de una persona como el conjunto de bienes y derechos, pero también hay que tomar en cuenta las deudas y obligaciones que tiene en un momento determinado de su vida. Calcular tu patrimonio te permitirá tener un informe financiero de cómo te está yendo en ese momento.

Entonces comencemos por saber cómo se calcula el patrimonio neto de una persona. Se calcula restando todos tus pasivos, es decir, lo que debes, de tus activos totales (lo que posees).

Patrimonio neto = Activos totales - Pasivos totales

Si tus activos exceden tus pasivos, entonces tienes un patrimonio neto positivo. Por el contrario, si tus pasivos son mayores que tus activos, entonces tu patrimonio neto es negativo. Ten en cuenta que tu patrimonio neto podría fluctuar a lo largo de toda tu vida, estos cambios estarán en función de los cambios en tus ingresos y, sobre todo, de tus hábitos de consumo.

Calcular tu patrimonio neto para tener un indicador de tu situación financiera hoy, es beneficioso, pero resulta más útil cuando se evalúa periódicamente. Porque puedes observar los cambios en tu patrimonio, tendencias en tu gestión financiera, tomar mejores decisiones y descubrir qué necesitas hacer para alcanzar tus metas financieras a corto y largo plazo.

No importa si hoy tienes un patrimonio neto positivo o negativo, recuerda que esta es una situación que puedes cambiar. Aquí enumero una serie de consejos que te ayudarán a incrementar tu patrimonio o a revertir la situación en caso de que sea negativo.

Pagar tus deudas

Si bien algunas deudas te ayudan a comprar cosas por adelantado que suman en tu patrimonio, también es verdad que el dinero que debes es dinero que podrías estar usando para aumentar tu patrimonio neto. Por tanto, haz todo lo posible por pagar las deudas tan pronto como puedas. Te recomiendo hacer un plan presupuestal que te permita anticipar pagos a tus deudas, pero antes de hacerlo, revisa los contratos de tus deudas y verifica que no te penalicen por hacer pagos anticipados.

Aunque tus deudas estén bajo control, una buena opción para pagarlas anticipadamente podría ser consolidar tu deuda mediante un préstamo personal que te permita obtener una tasa de interés más baja. Sin importar la estrategia que elijas, es fundamental que sepas exactamente cuánto debes y bajo qué condiciones están esas deudas, esto te permitirá realizar pagos a capital siempre que sea posible y trabajar para reducir la carga de tus deudas.

Residencia primaria

Cuando se habla de patrimonio, normalmente la gente piensa en su casa casi como si fueran sinónimos, esto se debe a que, para la mayoría de las personas, su casa es su activo más valioso y también el que más se percibe, por sus características físicas. Pues si una persona tiene tres millones de pesos en acciones de una empresa, al final parece ser sólo papel y, psicológicamente, una casa parece representar más valor.

Bajo esta estructura de creencias, la casa de una persona cobra una importancia fundamental a la hora de calcular su patrimonio. Cuanto más capital invierta una persona en su hogar, más aumentará su patrimonio neto. Debes tener en cuenta que para determinar tu patrimonio neto debes restar tus obligaciones, entonces, si compras la casa por medio de una hipoteca, deberás descontar el saldo de la deuda. Por ejemplo, si tu casa está valorada en tres millones, pero debes dos millones en la hipoteca, la casa sólo agregará a tu patrimonio neto un millón. En caso de que tu casa se valorice, deberás tomar en cuenta esa plusvalía para el cálculo de tu patrimonio neto.

Para la mayoría de las personas, la manera más accesible de comprar una casa es mediante un crédito hipotecario, por esta razón es muy importante que elijas una buena hipoteca, que sea conveniente y que no comprometa tus finanzas actuales, y al mismo tiempo que te permita pagar anticipadamente en caso de que tus finanzas mejoren en el futuro. Para lograr eso te recomiendo que te acerques a los asesores de Bancompara.

Una segunda vivienda para vacaciones o de inversión.

Como decía anteriormente, muchas personas prefieren invertir dinero en bienes que puedan ver y sentir, por esta razón las personas que ya cubrieron la necesidad de su casa primaria piensan en invertir en otra casa en un destino para vacacionar o para conseguir un ingreso extra a través del alquiler.

Esta es una muy buena opción para incrementar tu patrimonio, pues podrás sumar el valor de la casa menos el crédito hipotecario (en caso de que utilices el crédito), más los ingresos que obtengas por alquiler.

Efectúa aportaciones voluntarias a tu plan de retiro.

Sé que es difícil hacer aportaciones a una cuenta que podrás aprovechar hasta que cumplas 65 años, pero los incentivos que existen para hacer aportaciones a tu Afore son muy atractivos, por ejemplo, son 100% deducibles de impuestos; además, las administradoras ofrecen rendimientos muy por encima de lo que conseguirías si invirtieras esa cantidad de dinero en otros instrumentos financieros.

Te recomendaría pedir la asesoría de un contador o experto en estos temas para que puedas hacer tus aportaciones voluntarias y conseguir que el gobierno te regrese ese dinero una vez que hagas tu declaración anual de impuestos. De esta manera tendrás un beneficio doble, pues no te quedarás sin ese dinero hoy y tus activos estarán generando las condiciones necesarias para tener un ingreso más grande cuando decidas retirarte.

Reducir gastos innecesarios

A nadie le gusta escuchar que gasta demasiado y necesita recortar. Todos sabemos que comer en restaurantes o comprar los últimos dispositivos nos pone al día, pero casi nadie repara en que esos gastos a menudo generan otros gastos más pequeños que frenan de manera importante nuestro crecimiento patrimonial.

Déjame exagerar un poco para que el ejemplo sea muy evidente. Supongamos que decides comprar una televisión de última generación. No sólo tu cuenta de luz aumentará, porque seguro será más grande que la que tenias antes, también tendrás que pagar la conexión a internet y de mayor ancho de banda, además de por lo menos un servicio de video streaming. Ves, no sólo es lo que te costo la televisión, que seguro fue una suma importante, sino los extras que genera.

Para combatir esto te propongo que acostumbres a anotar tus gastos y evaluar si en realidad están contribuyendo a tu felicidad o te están resolviendo un problema. La intención no es que seas austero como un monje, sino que realices gastos en cosas que realmente valoras, así como que identifiques áreas donde puedes hacer ajustes.

Además, ¿recuerdas el primer consejo? Gran parte de las deudas que se tienen en las tarjetas de crédito, provienen de estos pequeños gastos. Sé que automatizar los pagos a la tarjeta de crédito resulta muy cómodo, pero también promueve que perdamos de vista en qué gastamos. Siempre revisa tus estados de cuenta, te sorprenderías de la cantidad de personas que no lo hacen y pagan por cosas que ni saben que gastaron.

Que el dinero trabaje por ti

Si seguiste los consejos anteriores es probable que hayas generado un ahorro o ya lo tuvieras desde antes, pero no lo guardes debajo del colchón. Invierte lo que puedas. La mayoría de las personas tienden a ser reacias al riesgo, así que echa un vistazo a los contratos de inversión garantizados o los fondos indexados.

Sé que el dinero que ganes por este concepto es muy poco, pero es mejor a que sólo lo tengas guardado en tu casa, pues aparte de ser riesgoso, ese dinero está perdiendo valor por la inflación y tú estás socavando el dinero que ganaste con tu trabajo duro.

Compra el auto que conducirás por mucho tiempo

Este es el consejo que me cuesta más trabajo dar, pues en lo personal me gustan mucho los coches y adoro la sensación de ir a la agencia y estrenar un coche cada tres o cuatro años, pero seamos sinceros, los coches son una pésima inversión y hacen muchos estragos si tu objetivo es incrementar tu patrimonio.

Puedes reducir los efectos financieros negativos de tener un automóvil comprando el vehículo (o vehículos) que necesita tu familia, con la intención de conducirlo hasta que sea necesario reemplazarlo, es decir, que tendrás ese auto por lo menos diez años. Pero hay que hacer una acotación, cada vez está más cerca la electrificación de los coches, no pasará mucho tiempo para que sea más barato tener un coche eléctrico que uno a gasolina.

Habla con un profesional

Cuando te sientes mal de salud acudes a un médico, si tu casa sufre un desperfecto, llamas al experto que sepa atender el problema, pero casi nadie consulta a un profesional de las finanzas, aunque su vida financiera sea un desastre; no sigas cometiendo ese error.

Tal vez te resulte caro o vergonzoso consultar a un contador o asesor financiero, pero créeme, es más caro no hacerlo. Hablar con un profesional puede brindarte información más reciente sobre inversiones, sobre cómo utilizar exenciones de impuestos o ayudarte en tu presupuesto. Nunca te avergüences de pedir ayuda y utilizar todos los recursos disponibles.

Tu patrimonio neto es una forma de medir tu propio éxito financiero. Muchos han calculado su patrimonio neto y llegan a la conclusión de que necesitan incrementarlo, pero hacerlo puede ser muy difícil. Sin embargo, solo requiere orientación, fuerza de voluntad y mucha paciencia.

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?