Las ideas clásicas cómo cambiar de trabajo o estudiar más para mejorar nuestra calidad de vida son muy buenas, pero a veces no podemos dar ese gran golpe de timón.

     

    Todos queremos ganar más dinero, el problema es que no es fácil.

    Si lo que estás buscando es incrementar tus ingresos sin cambiar dramáticamente tu vida, sigue leyendo. Hoy vamos a revisar 8 formas de ganar dinero extra haciendo cosas que ya haces o que te encanta hacer.

     

    1. Capitaliza tus hobbies

    Piensa qué te gusta hacer en tu tiempo libre ¿Es algo que se puede vender? A una compañera de la oficina le encanta la Navidad, cuando se acerca la temporada nunca falta el detallito en su escritorio y su casa parece de revista. El año pasado su esposo se enfermó y necesitaban dinero rápido para pagar el deducible de su póliza de gastos médicos mayores. Así que decidió hacer decoraciones navideñas: manteles, caminos de mesa, cojines, pies de árbol, etc.

    Aunque su idea original era vender las cosas por internet, tuvo tanto éxito entre sus conocidos que no hizo falta. Este año ya está pensando qué va a hacer. Obvio ya no necesita pagar el deducible, pero le encantó su nuevo negocio y el dinero nunca sobra.

     

    2. Aprovecha tus habilidades

    Una buena amiga mía se dedico a estudiar y a enseñar toda su vida, pero llegó un momento en que se cansó de lidiar con la docencia y renunció. En esa época era directora de la carrera de diseño de modas en una universidad importante, pero no le importó. Ahora se dedica a dar cursos: tejido, bordado, diseño de modas, costura, diseño de figurines, diseño de portafolio, diseño de accesorios, etc. Resulta que los años que estuvo trabajando en la universidad le dieron muchas habilidades y aprendizajes que ahora le están sirviendo.

    Ya no tiene un jefe y se da el lujo de enseñar solo lo que le gusta y a quien de verdad quiere aprender. Quizá no gane tanto como en una prestigiosa universidad, pero es más feliz.

    A lo mejor tú no quieres dejar tu prestigioso trabajo, pero, piensa: ¿Hay alguna habilidad que hayas aprendido en tu trabajo y puedas capitalizar? Por ejemplo, una conocida era secretaria de una oficina virtual, fue aprendiendo el negocio y en cuanto tuvo oportunidad renunció y puso su propio negocio de oficinas virtuales en casa de su mamá.

     

    3. Regresa a lo que estudiaste

    A mí me pasó. Llevo años dentro del sistema financiero y, aunque me encanta mi trabajo, he de admitir que el servicio al cliente ha tomado el lugar de las matemáticas que tanto me gustaban. Tampoco leo la sección de finanzas con la asiduidad que pensé que lo haría cuando estaba en la universidad. La vida es así, te lleva por senderos extraños y te aleja de donde creíste que estarías toda la vida.

    Pero, últimamente me he reencontrado con mi carrera porque tuve que dar un curso de matemáticas financieras. Obviamente tuve que ponerme a estudiar y no lo cobré tan caro como me hubiera gustado, pero descubrí que lo que bien se aprende, jamás se olvida. Gané algo de dinero y quizá me anime a dar una clase de ingeniería financiera.

     

    4. Si sabes más de un idioma, esa es una oportunidad

    Mi mejor amiga hace traducciones desde que estábamos en la preparatoria. Empezó con cosas sencillas, pero conforme fue avanzando en su vida profesional fue volviéndose cada vez más técnica. Ella es química y está certificada en sistemas de calidad, así que al mezclar ambas cosas es capaz de hacer traducciones que pagan muy bien.

    Quizá ese trabajo no la ha vuelto millonaria, pero definitivamente le ha ayudado a vivir mejor y, en un par de malas rachas, a llegar a fin de mes.

     

    5. Invierte

    Si tienes dinero hay que ponerlo a trabajar. Por ahí hay un autor de mucho éxito que dice que ese es el secreto de la riqueza. En lo personal, no creo que sea tan sencillo, pero definitivamente tiene un punto.

    Revisa tus opciones. En la actualidad hay muchas cosas que puedes hacer para que crezca tu dinero: desde invertir en cetes desde una aplicación como cetes directo, hasta entrar al mundo del crowfunding (te recomiendo mucho esta entrada del Blog de Bancompara). Si alguien de confianza quiere poner un negocio, puedes revisar el proyecto y entrar como inversionista. Uno de mis hermanos ha hecho varios negocios así, algunos han funcionado y otros no, pero en general ha ganado mucho más de lo que ha perdido.

    Lo que no recomiendo en este tema es cualquier cosa que prometa intereses que suenen demasiado buenos para ser verdad. Recuerda la regla básica de las inversiones: a mayor riesgo, mayor rendimiento.

     

    6. Usa lo que ya tienes

    Algunas aplicaciones donde puedes ganar dinero con cosas que ya tienes son:

    · Aplicaciones de transporte: como Uber, o Cabify. Si tu horario es muy variable o hay días con muchos tiempos muertos, esto puede ser una opción. A un amigo mío le prohibieron manejar por un problema de la vista, esperamos que sea temporal, pero en lo que son peras o son manzanas tiene su carro trabajando con un chofer de confianza.

    · Aplicaciones de alojamiento: como Airbnb. En año nuevo mi familia y yo nos fuimos a un pueblo mágico a pasar un par de días. Llegamos a un Airbnb precioso que resultó ser la casa de vacaciones de una familia muy acomodada, cómo en año nuevo hace mucho frío en ese lugar, ellos no van en esas fechas y aprovechan para sacar algo de dinero extra que va derechito al mantenimiento de la propiedad.

    · Aplicaciones de almacenamiento: si tienes un espacio muerto que se pueda usar como bodeguita, puedes entrar a ver cómo funciona mubit. Básicamente es gente a la que le sobra un closet en su casa y está dispuesta a guardar tus cosas a cambio de un módico pago. Nada mal.

    · Aplicaciones de servicios: como Rappi o Uber Eats, donde lo que necesitas es buena actitud, algo de tiempo libre y una bicicleta o motocicleta.

    · Aplicaciones para aprender: los cursos en línea están de moda. Plataformas como Coursera o Domestika pueden permitirte diseñar un curso y ofertarlo en línea. Es una excelente manera de capitalizar conocimiento que ya posees y ayudar a otras personas a adquirir nuevas habilidades.

     

    7. Vende lo que ya no necesitas

    ¿Ya pensaste en una venta de garaje? Parece una obviedad, pero no lo es. Si tienes una casa grande o con mucho espacio de almacenamiento seguro tienes cosas que vender. Esas copas de cristal cortado que odias, pero eran de tu abuelita; ese saco tan lindo que jamás te sentó bien o esa caminadora que se ha vuelto el perchero perfecto.

    Puedes venderlas por internet, en grupos especializados o hasta buscar grupos de trueque. La idea es convertir eso que tienes arrumbado en cosas que sí uses.

    Dale una revisada a cada cuarto, y al mejor estilo de Marie Kondo, dales las gracias a las cosas que ya no le den felicidad a tu corazón y conviértelas en un dinero que seguro te hará feliz.

     

    8. Ayuda a un vendedor

    No a todos nos gustan las ventas, pero todos tenemos amigos. Si conoces a un vendedor que te haya encantado su producto y asesoría, puedes hacer una alianza de negocios con él.

    Dependiendo del tipo de vendedor será el tipo de remuneración que puedan negociar. Si es un asesor de bienes raíces, puede ser parte de la comisión, si es un agente de seguros, puedes negociar la prima de tu seguro de carro, o hasta la de tu seguro de vida o gastos médicos mayores.

    La idea es compartir algo que a ti te ha servido con alguien más. No tiene sentido aliarme con mi prima que vende aceites esenciales si yo simplemente no creo en eso. Pero si mi asesor de Afore es excelente y me ha ayudado a navegar en el mundo de las tasas de reemplazo, no veo por qué no habría de ayudarlo a llegar a más personas.

     

    Pero hay que ser prudentes

    Ya revisamos opciones para generar un ingreso extra sin descuidar tu trabajo y tu familia, pero también quisiera recordarte que la prudencia es una virtud y que hay que tomar algunas precauciones:

    · Lee: los términos y condiciones de la aplicación, las letras chiquitas, el contrato, etc.

    · Escribe: si vas a poner un hostal con un amigo o una alianza con tu contador, hagan un contrato por escrito. Hagan recibos y sean ordenados con sus transacciones. Recuerda: cuentas claras, amistades largas.

    · Duda: de cualquier “negocio” que sea demasiado bueno para ser verdad. En internet abundan los príncipes africanos, por favor, investiga las aplicaciones y opciones de negocio que se ofrecen. Muchas veces una simple búsqueda en internet basta para desenmascarar las falsas oportunidades.

     

    ¿Cuál es el plan?

    ¿Ya tienes una idea o persona en mente? Espero que sí y que estas ideas te lleven a cumplir tus metas financieras y, por qué no, a divertirte mientras lo haces.

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?