“Hay que ahorrar” es lo que dicen todos, y tienen razón. Ya me cansé de decirlo: hoy nadie sabe lo que va a pasar. Lo que podemos hacer ahora, en tiempos en los que los salarios no están garantizados, es ahorrar.

    ¿Pero cómo se ahorra? Y, más importante, ¿cómo haces que todos en tu casa se monten en el mismo vagón del ahorro?

    Según las estadísticas, solo el 15% de los mexicanos ahorra, no seas tu de ese 75% restante que se come las uñas cada vez que suceden emergencias como estas. Habla con tu familia y convéncelos. Si te hacen falta argumentos, piensa en que será una excelente oportunidad para enseñarles a tus hijos cómo ahorrar y, más importante, por qué. Y si, como muchos, no tienes mucho que hacer encerrado en casa o te gustaría distraerte un poco, considera un proyecto de ahorro, que no es solo un hobbie sino algo que te traerá ganancias.

     

    Algunas consideraciones antes de empezar.

    Los niños pequeños también pueden ahorrar. No tengas miedo de asignarles tareas o topes de ahorro acordes al objetivo. Por ejemplo, puedes pedirles que hagan un presupuesto para su mesada o, para ponerles ejemplos más físicos, puedes proponerles retos como “el que más ahorre papel higiénico” o “el que dure menos en la regadera” (no subestimes el sentido de la competencia de un niño), aunque sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, pero cada persona sabe qué funciona con sus hijos.



    Los expertos no han llegado a un consenso respecto a esto, pero, cuando se trata de ahorro en grupo, pensamos que es mejor ponerle cara. Es decir, dale a tu familia una meta por la que puedan luchar conjuntamente. Por ejemplo, si el objetivo es sobrevivir a la cuarentena con un presupuesto definido (ya sea porque quieren ahorrar o hacer un fondo de emergencia, por precaución o por que te han cortado el salario) pon esto en papel y dale fecha fija, y enséñales esto a tus hijos. No será divertido, pero puedes hacerlo divertido para los más pequeños, con ellos todo es de perspectiva.



    Esto es mucho más fácil cuando hay objetivos físicos como vacaciones o objetos. Por ejemplo, si toda la familia quiere ahorrar para poder comprar una camioneta o para pagar unas vacaciones en Orlando (cuando sea responsable ir de vacaciones de nuevo). En este momento en el que muchos se ven en aprietos para pagar Netflix, esta también podría ser una buena meta de ahorro.



    Establece prioridades. Si es necesario ahorrar, es porque no te puedes dar todos los lujos que quieres en este momento. Piensa junto con tu familia, ¿qué es primero y qué es después? ¿con qué sí pueden vivir y con qué no? ¿Cuáles son sus no negociables? Claro, para hacer el presupuesto familiar habrá que empezar por las necesidades básicas como renta y servicios y, si eres padre de familia, dentro de tus prioridades deberán estar la compra de comida saludable, útiles, implementos de aseo, etc.


    Luego, trata de darle al menos un gusto a cada uno en la medida de lo posible. Y pídele a tu familia que escoja de cuáles cosas pueden prescindir. Si tu hijo ama los deportes, pero no ve mucha TV, puedes anular tu subscripción a Netflix o, si tu pareja ama quedarse en casa los viernes y odia salir, puedes considerar darle gusto durante algunos meses y ahorrarte mucho dinero.


    También puedes ir por cosas más grandes, dependiendo del ahorro que deban lograr, como vender un coche si tu pareja hace Home Office o mudarse a un departamento más barato si no será una tragedia que tus hijos compartan una recámara, etc. Solo tú eres consciente de todas las variables de tu familia.



    Cóbrale a la casa. Es decir, cóbrate a ti primero. Si han decidido que ahorrarán 3000 pesos al mes para ir de vacaciones en diciembre, agarra esa cantidad no bien entre el dinero a tu cuenta y resguárdala como mejor que puedas. Si eres malo haciendo esto, considera entregarle esta parte a tu pareja. Claro, olvida este punto si el caso es que dejarás de recibir esa cantidad por un recorte de salario o una perdida de empleo: en ese caso, ahorrar no sería una opción sino el único camino a seguir.



    Ponle título. El marketing ha venido hablando durante años sobre los beneficios del storytelling, y uno de ellos es crear un final feliz para la historia. Convierte el ahorro en un reto que llevará a algo mejor: Es más fácil para todos ahorrar cuando nos imaginamos que somos Erin Brockovich o Oprah antes de que fueran ricas.



    Asigna misiones. No todo el mundo debe cortar en todo, y esto le dará un sentido de personalización a tu plan. El equipo trabaja mejor cuando cada uno sabe qué hacer. Si tu te encargas del super, tu objetivo será ahorrar x dinero en super. Si tu pareja se encarga del coche, su objetivo será ahorrar x dinero en gasolina (aunque eso está fácil hoy). La misión de alguno de tus hijos u otros familiares puede ser encontrar cosas dentro de la casa para vender y publicitarlas en internet (ahora que lo pienso, este sería un reto interesante para un adolescente; enfocaría completamente la gran habilidad que tienen para estar horas pegados al internet).


    Lo más importante: Para poder ahorrar, lo primero que debes hacer es un presupuesto y, luego de eso, refinanciar tus deudas y tu hipoteca (si tienes). Hemos hablado en varios artículos al respecto y te podemos decir cómo hacerlo. Si ya tienes presupuesto y refinanciaste tus deudas, sigue leyendo.

     


    Ahora sí, empecemos a ahorrar.

         Tip N.1 No caigan en tentación

    Lo primero era hacer el plan, pero ahora viene la parte difícil: resistirse a todos aquellos gastillos que llenan nuestra vida de emoción efímera. Incluso ahora en cuarentena, el carrito de Amazon de muchos se la pasa lleno, y en las casetas de vigilancia ya no caben los paquetes. ¡No!

    Todo está en promociones, lo sé, es difícil resistirse a ese lavavajillas turbo 2000 que ahora cuesta 5000 pesos menos que hace un mes (es con el tipo de cosas que sueñan las personas adultas), pero recuerda la película en la que estás actuando y regresa a tu centro. También es difícil decirle que no a los ojos de venado de tu hijo que te pide un juguete… pero es necesario, recuérdale la meta.

    Si ves que tal vez se pusieron una meta demasiado alta para empezar y que todos están sufriendo y a punto de claudicar, es válido regresar al plan y modificarlo un poco. “Ningún Plan, por bueno que sea, resiste su primer contacto con el enemigo”.

     

         Tip N.2 Baja algunas apps

    Pídele a tu familia que busque algunas Apps o herramientas web que les puedan servir para llevar un buen registro de sus finanzas y ahorros. No hay nada que emocione más a un niño o a un adolescente que una recompensa virtual (mira nada más cómo se les iluminan los ojos cuando reciben una moneda o una estrella virtual). A tu pareja también puede gustarle llevar a cabo esta tarea.

    Te dejo algunas recomendaciones:

    . Zaveapp: Esta App es como un cochinito virtual. Puedes ponerte metas de ahorro para ti solo o en conjunto con tu familia.

    . Fintonic: Para familias más Pro. Allí puedes conectar tus cuentas, para llevar un record más detallado de tu dinero en un solo lugar. También te muestra ofertas de productos financieros y te dice sus comisiones y promociones. Recuerda que refinanciar tus deudas también es una manera de ahorrar.

    Haz un scroll por tu appstore y encuentra la aplicación que más se adapte a ti y a tu familia.

     

         Tip N.3 Hazlo más didáctico.

    Aquí puedes hacer dos cosas:

    . Si descubres que tu familia es más analógica, no hay nada de malo en volver a lo básico. Hay dos cosas que el público de la tercera edad y el de primaria aman: el papel y las plumas de colores. Compra agendas coloridas para que lleven sus registros o utiliza papel en grandes formatos para que todos puedan ver el progreso del ahorro en tiempo real y, de paso, para que tengan la ilusión de que están rayando en las paredes (aunque esta idea no es muy ecológica ni práctica, pero seguro sí será divertida). Utiliza la calculadora de tu teléfono o compra algunas en la papelería (están a precio de huevo).

    . Puedes también hacer una hoja de cálculo en Excel con todo el presupuesto familiar, sobre todo los gastos, y compartirla con toda tu familia. En Bancompara tenemos algunas opciones que puedes descargar.

     

         Tip N.4 Haz seguimiento

    Siéntate cada semana con tu familia y revisa el progreso que han tenido. Siempre hay nuevos ajustes que se le pueden hacer a un plan y es posible que hasta haya gastos que puedas seguir recortando o nuevas maneras de ganar dinero que no se habían considerado antes.

    Si te parece que no hay una forma justa de ahorrar el mismo dinero en todos los rubros, establece porcentajes, por ejemplo: todos van a ahorrar 15% en sus gastos completos mensuales: Es mucho más razonable. Estudia si tu presupuesto de ahorro funciona mejor con números cerrados o con porcentajes, y haz ajustes en el camino.

     

         Tip N.5 Incentiva las inversiones

    Si después de llegar a la meta de ahorro que se hayan establecido hay espacio para las inversiones, hazlas. El concepto de inversión es uno de los más difíciles de enseñar, en parte porque no se nos enseña a muchos desde pequeños. Si tu hijo propone invertir 50 pesos en promocionar su post de Facebook para obtener clientes en su tienda de “Pulseras de hilo”, puedes hacer la prueba. No se aprende si no se intenta.

    Tal vez esto te ilumine el cerebro y se te ocurran nuevas formas de hacer crecer el dinero. Mientras que estás en la fase de ahorro, aprovecha para investigar sobre las mejores y más seguras formas de inversión. En México hay varias opciones y ver lo que podrías lograr te dará más animo para continuar con tu ahorro.

     

         Tip N.6 Aumenta tu patrimonio

    Aprovecha tu ahorro para aumentar tu patrimonio. Hoy puede ser época de vacas flacas, pero, si no haces lo que te corresponde ahora, nunca vas a ver los beneficios de tu esfuerzo y te quedarás viviendo financieramente en el día a día, sin armas para enfrentar una crisis.

    Por último, ¡Buena suerte! Dicen que la buena suerte se compone de una mezcla de aprovechar las oportunidades, estar dispuesto a tratar cosas nuevas (como ahorrar, si nunca lo has hecho), seguir la intuición y levantarse rápido después de una caída; así que, si tu ingreso se ha visto afectado en esta época, no esperes más, levántate y haz un plan ahora.

    En Bancompara estamos para ayudarte, ¿sobre qué te gustaría que escribiéramos?

     

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?