El día de hoy te quiero platicar de una de las mejores herramientas que tenemos como consumidores al momento de elegir un crédito: El CAT.

    En la actualidad, uno de los motores de la economía mundial es el crédito. Prácticamente todos tenemos un crédito, ya sea un préstamo personal, una hipoteca, una tarjeta de crédito o quizá todas las anteriores. Tal vez ni siquiera sabemos como llegamos ahí y, peor aún, tal vez los habilidosos argumentos de venta de algún promotor o ejecutivo bancario nos llevaron a caer en algún producto que no es precisamente el mejor.

    Recuerdas el día que llegaste a tu sucursal de siempre y tu ejecutivo, con una gran sonrisa, te hizo saber que el sistema le “arrojaba” una notificación informándole que eras elegible para una nueva tarjeta de crédito y que, aún mejor, ya estaba preautorizada. No podemos negar que es un momento que produce cierta satisfacción y en el fondo puede que hasta pienses, “ya era hora”. Sin embargo, mientras el ejecutivo fotocopia tu identificación y comienza a imprimir el papeleo correspondiente, tu comienzas a pensar:

    ¿Cuánto me costará? Seguro todas las tasas de interés son las mismas… ¿o no?

    ¿Y si no es la mejor opción?

    ¿Y si mejor me espero?

    Al final, orillado por la satisfacción de ser un cliente modelo al que el banco le abre su cartera de par en par, y sin saber muy bien lo que está pasando, terminas firmando y llevando a casa esa nueva tarjeta oro/ platinum/titanium/kryptonita que te acaban de dar.

    Para evitar que tu próxima visita al banco vuelva a convertirse en esta historia y prevenir que la tarjeta de crédito se convierta luego en un auto o una casa, el día de hoy te quiero platicar de una de las mejores herramientas que tenemos como consumidores al momento de elegir un crédito: El CAT.

     

    Lee también: Analfabetismo financiero, ¿existe?

     

    ¿Qué es el CAT?

    Sea cual sea el tipo de crédito con el que cuentes, las instituciones financieras, además de los intereses, cobran una serie de accesorios financieros que muchas veces no consideramos, pero que pueden llegar a ser representativos para nuestro bolsillo.

    Aquí es donde toma relevancia el CAT (Costo Anual Total) que en términos simples es una medida del costo total de un financiamiento en el cual se incorporan todos los factores, costos y gastos que pudieran llegar a formar parte del crédito.

    Este indicador desarrollado por el Banco de México permite poder realizar comparaciones de peras con peras y manzanas con manzanas en un solo número que se expresa de manera anual y en porcentaje.

    Es la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros la que establece la obligatoriedad para las instituciones financieras de hacer público el CAT para todos sus productos de crédito.

    ¿Qué esta incluido en el CAT?

    El CAT, de acuerdo con las reglas del Banco de México, deberá considerar lo siguiente:

    • Intereses Ordinarios – Los intereses normalitos que se pagan por cualquier crédito, es decir la tasa de interés que puedes ver en la publicidad, se determina también en porcentaje y en términos anuales.
    • Comisiones, cargos y en su caso el costo de cualquier prima de seguro requerida para la contratación del crédito – Pueden ser comisiones por apertura, por manejo o incluso seguros de vida o desempleo.
    • Periodicidad de los Pagos – Se puede calcular considerando plazos semanales, quincenales, mensuales, anuales, etc.
    • Bonificaciones y descuentos pactados en el contrato – Si al adquirir algún bien se establece algún descuento promocional o bonificación (tipo si compras $1,000, te bonificamos $100 y cosas por el estilo).
    • Diferencia en el precio del bien si se adquiere a crédito o de contado – En caso de que exista alguna.

    El CAT esta disponible para créditos de consumo, de nómina, personales, automotrices, hipotecarios, de empeño y de capital de trabajo, es decir, en realidad para prácticamente cualquier tipo de crédito.

    CAT Promedio

    Es importante poner sobre la mesa algunas cuestiones que en su momento han sido controversiales respecto al CAT, en especial en cuanto al CAT Promedio.

    Te preguntarás a que se refiere el término CAT Promedio y para esto es necesario que consideres la dificultad que representa para las instituciones financieras el dar un número que pueda tener validez para todos escenarios posibles de un crédito, es decir para todos los clientes en distintos escenarios y condiciones.

    Te voy a poner un ejemplo concreto. La tarjeta Platinum de CitiBanamex, ofrece una tasa preferencial para sus clientes, sin embargo, dicha tasa de interés puede disminuir cada cierto tiempo siempre y cuando se utilice la tarjeta al menos una vez al mes y se liquide al menos el doble del pago mínimo requerido puntualmente. Como este es un supuesto y no una condición contractual del producto, es imposible para el banco considerar si un cliente en específico cumplirá con estas condiciones y, por lo anterior, saber que tasa de interés utilizar en el cálculo del CAT.

    Es por este tipo de situaciones que, para temas de publicidad y fines promocionales, las instituciones financieras consideran un CAT promedio, mismo que se calcula usando una tasa de interés, enganche y plazo promedios, entre otras variables. Por lo anterior, es muy probable que el CAT promedio que ves en los trípticos y folletos de tu banco al final pueda no coincidir con las características particulares de tu crédito. Pero no te preocupes, esta información personalizada la podrás consultar en tu contrato y en tu estado de cuenta.

    Otras cosas para considerar.

    Pese que la utilización del CAT ha logrado una estandarización en los medios comparativos para los créditos, es importante no desechar la comparación simple de tasas de interés, sobre todo si se trata de créditos revolventes o tarjetas de crédito, y no eres de los llamados “totaleros”.

    Uno de los supuestos principales del CAT es que el cliente siempre cumplirá con su obligación de pago, y debemos agradecer al Banco de México por tal optimismo, sin embargo sabemos que en la vida real no siempre pasa, por lo que si en tu caso eres un poco desorganizado y en ocasiones se te pasa la fecha límite de pago no olvides considerar también la tasa de interés moratoria, que en algunos casos puede llegar a ser incluso del doble que la tasa ordinaria.

    Como es de esperarse en caso de que llegues a atrasarte en tu crédito, el CAT aumentará radicalmente, igualmente si detectas que tu CAT se incrementa, puede deberse a aumentos en tasa de interés o comisiones de tu banco, sobre todo en productos como tarjetas de crédito. Considera que es un indicador “vivo” por lo que puede no permanecer fijo durante toda la vida de tu crédito, revísalo constantemente y analiza tus decisiones en base a ello.

    En el caso de créditos hipotecarios, es importante considerar que los gastos notariales y los impuestos relativos a la adquisición del inmueble no están considerados dentro de esté indicador y en muchas ocasiones nos olvidamos de contemplarlos al momento de tomar una decisión, por lo que es importante consultar a tu ejecutivo sobre dichos desembolsos adicionales. Del mismo modo, algunas instituciones utilizan valores de propiedad, montos de enganche y plazos distintos, lo que puede crear confusión o llevarte a tomar una decisión incorrecta.

    Por lo anterior, y como una recomendación personal, te sugiero que si quieres tener la posibilidad de comparar las mejores opciones hipotecarias con información suficiente y confiable, no olvides visitar Bancompara.mx la empresa líder en asesoría hipotecaria, donde además de conocer el CAT te podrán brindar todo el apoyo y asesoría para tu trámite.

    Se paciente y toma el tiempo suficiente para comparar todas las alternativas, recuerda que en ocasiones hay instituciones que pueden ser no las más grandes y conocidas pero que pueden ofrecer atractivas condiciones. Y al ser el CAT un cálculo regulado y vigilado por las instituciones gubernamentales tendrás la seguridad que las condiciones que se establecen serán respetadas.

    Mantente también atento a la información publicada por el Banco de México y la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) ya que periódicamente publican comparativos e información de los diferentes créditos que se ofrecen en el sistema financiero mexicano e incluso cuentan con simuladores y otras herramientas que pueden ser muy útiles y que te permitirán comparar créditos bajo los mismos supuestos.

    Recuerda que este indicador representa un gran esfuerzo del Banco de México para lograr transparencia por parte de las instituciones financieras y brindar a los consumidores herramientas prácticas para la toma de decisiones.

    Como hemos platicado, la información es poder, y como consumidor contar con la mayor cantidad de información nos da la posibilidad de tener “la sartén por el mango” respecto de nuestras decisiones financieras. Esta transparencia ha ayudado a lograr una mayor cultura y consciencia financiera en nuestro país.

    Revisa el CAT de los productos financieros con los que cuentas, estoy completamente seguro de que en más de uno podrás llevarte una sorpresa (espero no negativa). Deseo que esta información te sea de utilidad para la toma de decisiones respecto a futuros créditos, cancelaciones o refinanciamientos que debas hacer.

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?