El buen fin se extenderá este año hasta el 20 de noviembre, lo cual le habrá dado plazo durante 12 días completos a millones de mexicanos para hacer todas sus compras navideñas. Y parece que la estrategia ha funcionado para darle al retail un merecido respiro de este 2020 plagado de confinamiento y distancia social.

    Y Susana Distancia es parte de la minoría de mujeres que no simpatiza con las compras, por lo que los centros comerciales esperan con ansia para calcular el profit que este Buen Fin les dejará.

     

    Tanto si eres de aquellos que se volcará a las calles y a las páginas de internet hasta hacer que la tarjeta eche humo, como si eres de aquellos que solo planea comprar una cosa o dos, estos consejos pueden serte útiles para lograr la mayor cantidad de ahorro en El Buen Fin.

     

    Compara

    En Bancompara amamos tanto comparar, que lo pusimos en el nombre de la marca. Estamos convencidos, y tenemos pruebas, de que la herramienta número uno que cualquier persona tiene para empezar a ahorrar al adquirir algo, es la comparación.

    Aplica perfecto para el Buen Fin, pues comparar te ahorrará miles de pesos, y si vas a comprar una propiedad (desarrolladoras y Bancos también tienen promociones de Buen Fin) y utilizas el pre-aprobador de Bancompara, tu ahorro en intereses puede ascender hasta al medio millón de pesos.

    No importa el monto del ahorro: Comparar precios te servirá siempre para ahorrar.

    Para hacerlo, puedes entrar previamente a las páginas de los establecimientos y comparar los precios. Google también cuenta con una pestaña de shopping, en la que aparecen todas las opciones de lugares en los que puedes hacer tu compra. Te sorprenderás de las grandes diferencias que hay entre un lugar y otro.

    No te arrepentirás de haberlo hecho, pues no hay nada peor que comprar un artículo para después descubrir que no vale lo que pagaste y que tiraste el dinero.

     

    Verifica

    Keepa o Mercado Track son dos apps para tu teléfono que te ayudarán a verificar si las promociones de sitios como Amazon y Mercado Libre son reales o si los precios han sido inflados con anterioridad para hacer parecer que ahora bajaron.

    No le creas a todos los establecimientos que anuncian promociones y ¡todo al 50%!, sin verificar. Sí, el mundo del retail es cruel, y a veces es posible que te engañen.

    Para tu buena suerte, los establecimientos que se registraron en la página del Buen Fin tienen la obligación de ofrecer ofertas reales y de mantener su palabra, por lo que, si detectas a alguien que se quiera pasar de listo, utilizando el logo del Buen Fin sin haberse registrado, y engañando con sus precios, puedes perfectamente denunciarlo a la Profeco.

     

    Duele, pero, haz cuentas

    Antes de salir corriendo al centro comercial o de llenar el carrito de cualquier página, debes tener un estado claro de tus finanzas y de lo que tienes para gastar. Y, por favor, no dejes que la respuesta a tu tope de gastos sea “hasta que se le acabe el cupo a la tarjeta de crédito”

    Haz cuentas reales de lo que tienes disponible y sé sincero.

    Anota la cifra de dinero que tienes disponible y haz cuentas previas de las cosas para las que debe alcanzar ese dinero.

    Por ejemplo, si tienes que comprar regalos de navidad, regalos de reyes y ropa nueva, distribuye en un papel o en un archivo de Excel estos tres gastos y luego compáralos contra el dinero que tienes.

    Si este dinero es insuficiente o planeas utilizar los meses sin intereses para prevenir quedarte sin liquidez, solo por esta vez puedes hacerlo, pero teniendo mucho cuidado de no exceder tus gastos mensuales y solo si el artículo que necesitas es de verdad necesario.

    Teniendo en cuenta la época, se vale que consideres que pronto entrará el aguinaldo o que alguien que te debe te pagará en los próximos días, aunque no te aconsejamos que utilices dinero que aún no tienes. Pero una excelente promoción de algo que necesitas, como ropa para niños, ropa de cama o utensilios de cocina, debe ser bien aprovechada.

    Cuando te veas en la tentación de pasar tu tarjeta de crédito o de exceder el dinero disponible, piensa en ti mismo en el futuro enero del 2021, pasando tristezas y angustias por no tener con qué pagar las cuentas ni el super. Y no pienses que simplemente dejarás de pagar tu tarjeta de crédito, pues esto puede afectar por años tu puntaje crediticio y, en ese caso, olvídate de hacer este tipo de compras el próximo año, pues los bancos ya no te volverán a prestar.

     

    Ten un presupuesto

    No queremos ser aguafiestas… pero, si vamos a hablar francamente, la mejor manera de ahorrar sería no comprar nada innecesario. Pero no vamos a hablar francamente sino realistamente: si te diriges al centro comercial o si tienes el carrito de Amazon lleno, es porque sí vas a comprar, y probablemente serán cosas que no son absolutamente necesarias.

    Hay un famoso pero fracasado dicho que reza que debes preguntarte “¿lo necesito o lo quiero?” antes de tomar una decisión de compra. Pero en el Buen Fin esas cosas no suceden; la locura consumista te (valga la redundancia) consumirá y es posible que termines comprando cosas que no necesitas, pero que, de cualquier forma, ibas a terminar comprando.

    Cosas como juguetes para tus hijos, regalos de navidad para tu familia y alguno que otro antojito para ti.

    Por eso, lo mejor es que abras una hoja de Excel o que agarres papel y lápiz y hagas tu presupuesto de gastos, con dos filas muy importantes: Lo que vas a comprar y lo que debe costar eso que vas a comprar. Deja una fila final para “misceláneos” o “antojos de última hora”. Define lo que cada cosa debe costar con base en el dinero total que tengas responsablemente disponible, es decir, no tengas en cuenta todo el cupo de tu tarjeta de crédito, solo lo que puedas pagar en mensualidades sin intereses y sin ahogarte cada mes. ¡No recuerdes el Buen Fin por el resto del año!

    Te vamos a dar un consejo final: No redondees la cifra de tu gasto en tu cabeza mientras compras (redondear es hacer cuentas en tu cabeza). Y, si lo haces, hazlo hacia arriba. ¿Por qué? Porque si haces cuentas en tu cabeza de que compraste una muñeca de 300 y un cochecito de 250, cuando en realidad la muñeca costó 399 y el cochecito 275, querrá decir que en realidad no gastaste 550 pesos, sino 674; y si sigues así, tu tarjeta se va a reventar en menos tiempo de lo que ingenuamente piensas. Por eso, no redondees: agarra lápiz y papel o la app de notas que más te guste y lleva un récord detallado de cada cosa inmediatamente después de comprarla.

     

    Planifica las promociones que utilizarás

    No salgas de tu casa sin rumbo fijo, buscando cuáles promociones hay en cada tienda que entras. No lo hagas a menos que tu objetivo no sea ahorrar sino acabar el cupo de tu tarjeta más rápido.

    En lugar, investiga primero las ofertas que tendrán las tiendas que te gustan.

    Si ya tienes tu presupuesto y la lista de cosas que te gustaría comprar, toma la lista y piensa en dónde podrías comprar esas cosas. Luego verifica si en esos establecimientos ofrecen descuentos, qué clase de descuentos y con qué requisitos.

    Que no te pase que descubras que hay una promoción relámpago a meses sin intereses con 70% de descuento en el producto que quieres utilizando una tarjeta que… tienes en casa.

    Por eso, investiga con anterioridad si las tiendas a las que irás tienen descuentos y qué requisitos piden para acceder a ellos.

    Si planeas utilizar los meses sin intereses, lleva una cuenta aparte en donde tengas claro el monto que pagarás mensualmente por estas compras.

     

    Quema las naves

    Esta famosa frase hecha popular por los horribles actos de Hernán Cortés durante la conquista de México, quiere decir que, si vas a ir a la guerra, debes asegurarte de que ganarás; que debes evitar todas las tentaciones que seguramente aparecerán en el camino y que te harán pensar en capitular.

    En español: ponte un tope de gasto y fija tus tarjetas para que su cupo solo llegue hasta ese límite, o lleva solo ese efectivo.

    Suena muy lógico, pero la mayoría no lo hace y piensa que tendrá la fuerza de voluntad suficiente como para decir que no a una oferta increíble o para negarse ante las suplicas de hijos y parejas. La verdad es que los ojos de gatito de un niño que pide un juguete no se pueden resistir, y tú lo sabes.

    Ponle un tope a tu tarjeta o lleva solo el efectivo presupuestado.

     

    No, no tienes que comprar todo ya

    El Buen Fin no se hizo para que compres todo lo del año ya mismo. Con esto quiero decir que no necesitas renovar la ropa de cama, la vajilla, los trastes de la cocina, comprar los regalos de navidad, los útiles escolares de agosto de 2021 y los regalos de cumpleaños de toooda tu familia y tus conocidos ahora mismo.

    Sabemos que habrá buenas promociones, pero el año está lleno de temporadas de promociones, y te aseguramos que habrá una muy cerca, por ejemplo, en enero, cuando los árboles de navidad ya se hayan marchitado.

    No te desesperes, si no te alcanza para todo ahora mismo, prioriza tu dinero antes de utilizar la tarjeta de crédito, cuida tu liquidez y no te endeudes.

    Piensa: ¿cuáles son las compras prioritarias? Seguramente los regalos de Santa, alguna que otra decoración de navidad y algo de ropa para pasar las festividades.

    Otras compras prioritarias pueden ser artículos para el hogar, pues suelen bajar mucho de precio en esta época.

    Si te has decidido a hacer una compra más grande, como la de una casa, por ejemplo, este sí es el mejor momento del año para hacerla, pues los bancos y las notarías suelen sacar todo el arsenal de promociones que no verás en ningún otro momento del año, como tasas bajas y bajo o nulo costo de avalúos y comisiones.

     


     

    ¿Entonces, qué vas a comprar durante el Buen Fin? ¿Cómo afectará la pandemia tus hábitos de compra?

    ¿Piensas salir armado con careta, cubrebocas y gel antibacterial o comprarás desde la comodidad de tu casa?

     

    ¡Nos interesa saberlo!

    Comenta en nuestras redes.

     

    ¿Quieres saber más?

     

    Comentarios

    Suscríbete al blog