Casi que hay consenso: si pudiéramos tener casa propia, todos la tendríamos. Pero una de las grandes cuestiones dentro de esta categoría es ¿comprar o construir?

    En México hay muchas consideraciones al respecto. Algunos consideran que los precios de la vivienda para comprar están tan inflados, que más vale comprar un departamento en Nueva York o comprar un terreno en un sitio prometedor. Otros opinan que los costos de una construcción son demasiado volátiles como para arriesgarse. Y la mayoría esta de acuerdo en que construir es un proyecto demasiado grande para el que no tiene tiempo.

    Pero entonces ¿qué es mejor? Depende de tu situación y de tus recursos. Vamos a hablar de los pros y los contras que conlleva construir o comprar una casa.

     

    Los gastos asociados

    Tanto comprar como construir conllevan gastos asociados. Al comprar están los gastos notariales, el avalúo y los seguros. Y al construir… bueno, es algo diferente, pues nunca hay un presupuesto completo que te asegure que te entregarán tu casa exactamente como la quieres y sin gastar un peso de más (tal vez en un mundo utópico) y, además, también habrá gastos notariales, comisiones y seguros. Digamos que, al comprar, los gastos asociados se pueden acotar un poco y podrás fijarlos con la ayuda del corredor. En el caso de la construcción, las sorpresas son muchas y el arquitecto y el constructor te las harán saber a su tiempo, por lo que debes dejar un colchón financiero generoso para hacer frente.

     

    Las posibilidades

    Con la compra de un terreno para construir, las posibilidades son virtualmente infinitas. Como dueño y diseñador podrás escoger el diseño de tu casa, el tamaño del jardín, la cantidad de habitaciones y su distribución. En cuanto a compra, tendrás que conformarte con lo que ya está hecho, evaluar diferentes opciones y negociar contigo mismo en cuanto a lo que definitivamente quieres tener y lo que no. La gran desventaja es que las constructoras te estarán cobrando el diseño, el buen trabajo de arquitectura y todos esos otros detallitos que hacen que una casa pase de costar una cifra, al doble de ella. Aditamentos “inteligentes” y lujos como sistemas de sonido integrados costarán una fortuna cuando te los venda la constructora, mientras que los conseguirás “al precio” o al precio justo cuando los contrates como parte de la construcción de tu casa.

     

    La distribución

    Cada familia tiene sus propias necesidades, y es posible que las propiedades a la venta no cumplan con todas ellas, por eso muchas familias buscan construir una casa a su medida con todos los espacios y las condiciones personalizadas.

    Algunas personas quieren comprar una casa, pero no encuentran una con espacios modernos que se ajusten a este momento, en el que las familias pequeñas mandan y en el que hay otros hobbies que requieren su propio espacio, como la fotografía, la pintura o la escritura. O a las actuales costumbres de las personas que, por ejemplo, disfrutan más de una cocina abierta que de una cocina y un comedor estrictamente separados.

    En cuanto a la fachada, cada persona tiene una imagen de lo que es su casa ideal, y es por eso por lo que construir casa siempre será una opción más valida si de personalización se trata.

    Ahora hay muchas buenas opciones en el mercado, solo que los precios y las zonas varían y habrá que destinar una gran cantidad de tiempo a la búsqueda.

     

    Los acabados

    Cuando construyes, puedes escoger acabados tan diversos y específicos como lo mande tu imaginación, mientras que, cuando compras, estas posibilidades estarán limitadas. Algunas constructoras, si compras en las primeras etapas, te dejarán elegir algunos acabados.

    En cuanto a esto, una constructora te cobrará más por aquellos acabados que a ti te saldrán hasta un 30% más baratos en la construcción de tu casa.

     

    Ubicación

    En este rubro, la compra de casa se lleva todas las ventajas, pues las zonas más “pedidas” están probablemente todas construidas y no habrá terrenos disponibles. En este caso, si quieres una vivienda en un sitio específico y muy pedido o a la moda, es posible que tu única opción sea comprar.

    En cuanto a ubicación, no podemos hablar solamente de colonias en la ciudad, pues también nos referimos a ubicación en un lugar específico para lograr una vista o unas condiciones. Por ejemplo, si lo que quieres es vivir en medio del bosque, pero en una zona muy segura, es posible que encuentres un terreno dentro de un fraccionamiento privado en una zona boscosa de un suburbio. La ventaja del fraccionamiento es que no tendrás que montar tu propio sistema de seguridad.

    Otras cosas también pesan en la ubicación, como cercanía a restaurantes, escuelas o medios de transporte. El clima será otro factor para considerar.

     

    La conveniencia

    En este rubro gana, definitivamente, la compra de casa. Muchos dicen que construir una casa es un dolor de cabeza para aquellos que no saben cómo hacerlo y que no han plantado siquiera el pie en una obra antes.

    Comprar una casa requiere hacer un presupuesto, contactarse con un agente inmobiliario y ponerse manos a la obra a ver diferentes opciones. Construir una casa es ir a ver terrenos, escoger uno apropiado, hablar o contratar un ingeniero y un arquitecto (hay personas que se saltan a uno, o a los dos, si consideran que tienen experiencia en el tema), hacer planos, renders y estudios de suelo, contratar un equipo de construcción, supervisar la construcción, tomar miles de decisiones, por lo que escoger un terreno y decidirse por un diseño sin elevar el presupuesto no es tarea para indecisos.

    Comprar casa, puedes hacerlo en un día. Construir puede durar meses. Definitivamente, construir una casa no es un paseo.

    Y, por último, construir casa requerirá que conozcas a las personas y a los profesionales adecuados, que no podrán ser los primeros que se atraviesen. Deberás pedir recomendaciones y referencias, y no desfallecer hasta encontrar el equipo con el que te sientas 100% confiado.

     

    Los ahorros en el largo plazo

    Al construir una casa se puede planear cómo ahorrar recursos energéticos y cómo hacerla eficiente y ecológica. Estas cosas no se hacen solo pensando en el planeta, sino también en la economía del hogar. Una casa sustentable ahorrará miles de pesos a sus propietarios en el tiempo. Una casa sustentable ya construida, lista para estrenar, costará mucho más.

     

    ¿Qué es mejor en términos de rendimiento del dinero?

    Los números no mienten: si quieres construir tu casa obtendrás muchísimo mejor precio por metro cuadrado. Esto te dará la posibilidad de obtener mayor espacio por menos dinero. Muy beneficioso para una casa que vas a usar para vivienda principal.

    Los terrenos son significativamente más baratos que las casas construidas, por lo que podrás obtener una casa que ya construida tal vez te hubiera sido imposible de pagar. También, al construir tu propia casa puedes apegarte a un presupuesto y, con mucha disciplina, lograr respetarlo.

    Si la propiedad es para inversión, las cosas cambian un poco, pues deberás tener en cuenta la ubicación en donde se dan las rentas más elevadas y todo lo que la gente que renta busca. Si tienes un olfato increíble para saber cuáles zonas tendrán mayor plusvalía en algunos años, incluso décadas, en ese caso comprar sería una buena idea. Pero pocos son adivinos en este campo.

     

    ¿Entonces cuál es la mejor decisión?

    Como puedes ver, todo depende de tus circunstancias particulares, pero hemos listado todos los factores que debes tener en cuenta para tomar una decisión. Tal vez puedas hacer una lista de pros y contras en una libreta o en un archivo de Excel.

    Si eres una persona que tiende a la conveniencia y que no tiene mucho tiempo para supervisar una obra o dinero para destinar a alguien de confianza que la supervise, lo mejor será que te pongas a buscar una casa lista para comprar.

    Si para ti lo importante es que tu vivienda cumpla con todas las características que tu y tu familia necesitan, tienes una idea muy clara de lo que quieres, y piensas vivir mucho tiempo allí, lo mejor es que te dediques ahora mismo a buscar un arquitecto y un equipo de construcción.

    El gran pro de construir: Lo haces a tu gusto y tu vivienda cumple con todas las características para hacer feliz a tu familia.

    El gran pro de comprar: En la mayoría de los casos es muy rápido y el cliente solo tiene que preocuparse por escoger una casa dentro de sus posibilidades.

    El gran contra de construir: Requiere tiempo, paciencia y, a falta de conocimiento en la materia, la asesoría de un buen arquitecto y de un buen ingeniero.

    El gran contra de comprar: Al cliente no le sale “al costo” y debe acoplarse a la casa, no al contrario.


     

    Te deseamos mucha suerte al tomar tu decisión. Recuerda que Bancompara tramita tu crédito hipotecario y te asesora en cuanto a todos los procedimientos, ya sea si quieres comprar un terreno, construir tu casa o comprar una nueva.

    En Bancompara buscamos la paz financiera para todos, y eso incluye ayudarte a vivir en la casa de tus sueños.

    Comentarios

    Suscríbete al blog