Mi amigo Fernando un día me dijo que pedir la mano de su amada es contrario a sus principios porque el matrimonio es la tumba del amor. 

    Yo digo que es inevitable, como el amanecer: sucede todos los días. Al final, te encuentras frente al amor de tu vida haciéndote la pregunta que toda pareja sueña: “¿Te quieres casar conmigo”?

    Cuando tus finanzas dan el “sí”.

    Cada año en México, alrededor de 500,000 parejas se dan el “Sí”. La industria del amor se ha profesionalizado tanto (no piensen mal) que hasta cursos de “wedding planner” existen en el mercado, para hacer de esa experiencia una inolvidable. Y presupuestos los hay de todos colores, olores y sabores de acuerdo con el bolsillo de los enamorados. Pero, ojo, revisa bien tus finanzas antes de aventarte como “el borras” a organizar la boda de tus sueños y luego estar padeciendo por las deudas que te echaste encima.

    Una vez que tu familia, amigos, tíos, primos y vecinos se enteraron de que te vas a casar, empiezan a surgir las preguntas. Que si un jardín, o mejor un salón de fiestas, que si un “dj” o un grupo musical, que si una boda temática o mejor en la playa. El vestido, el maquillaje, la fotografía, el video, los invitados; TODO puede volverse una pesadilla si no se organiza.

    Habiendo tantas alternativas hoy en día, los expertos recomiendan a los tortolitos, como primer paso, echarse un clavado en sus finanzas y determinar el presupuesto que destinarán a tan importante acontecimiento. La regla de oro es repartir el presupuesto entre los gastos de la boda y no al revés. Los profesionales en controlar cada centavo encontrando las mejores opciones en cada detalle, por unos 12,000 pesos hacen maravillas; y existen también los “todo terreno” que, si bien te cobran como si fueran Jennifer López en “The wedding Planner”, igualmente te montan la fiesta del siglo y sus honorarios pueden llegar hasta los 40,000 pesos.

    Pero, vayámonos por partes. Como en todo proyecto, es importante ir paso a paso, identificando hasta dónde somos capaces de estirar los recursos. Por ello nos dimos a la tarea de investigar diferentes proveedores para presentarte los precios promedio, por si lo que quieres es tener una boda decente pero que no te deje en la calle. Ahora bien, si lo que quieres es invertirle bien y bonito a ese gran día para que tu tía, la que vive en Estados Unidos, esté orgullosa de ti, te tenemos los costos y uno que otro “hint” de la organización de una mega party, para que así le vayas midiendo el agua a los camotes.

     

    Primer paso, Definir el número de invitados que tendrán y a qué hora se llevará a cabo la celebración. De ello dependerá el lugar y el tipo de menú. Procura sentarte con tu pareja a definir quienes en verdad quieren ustedes que sean testigos de su enlace. Platiquen si van a invitar a la prima a la que hace años le perdieron la pista o al tío incómodo que se bebe hasta el agua de los floreros, y vayan formando así su lista de invitados. El promedio en las bodas es de 150 invitados y hay menús, bastante buenos, desde 500 pesos por persona más el costo por la renta del lugar, que andará en unos 30,000 pesos. Muchas de estas locaciones incluyen la decoración, servicio de meseros, música, valet parking y uno que otro detallito. Ahora bien, si quieres una mega boda con 200 invitados, un menú de 5 tiempos (1,100 pesos por persona), flores exclusivas y buen alcohol, andaremos en los 280,000 pesos, incluyendo la renta del lugar.

     

    Cuando de elegir el vestido se trata, las mujeres nos pintamos solas y más el día de nuestra boda. La tradición del vestido de novia blanco lo impuso la Reina Victoria en 1840 cuando contrajo nupcias. Desde entonces marcó tendencia, y eso que no había ni Facebook, ni twitter, ni Instagram. Mientras que el novio puede encontrar un traje decente en unos 4,000 pesos o incluso rentarlo por 800 y bolear bien esos zapatos que compró para la fiesta de navidad de la empresa; la novia, junto con las damas de honor, se lanza a la tarea de encontrar el vestido perfecto para la gran ocasión, que podrá costar unos 8,000 pesos en promedio. Claro, todo dependerá del lugar en donde se compre y la firma o el diseñador que se elija. Sin olvidar el maquillaje y peinado, que pueden salir en unos 5,000 pesos.

    Pero si ya le están invirtiendo una buena lana a la fiesta, pues qué mejor que lucir espectaculares. La novia podrá adquirir el bellísimo vestido CHRISSI de Bridenformal TM junto con el correspondiente velo y zapatos por 34,990 pesos, más o menos y, como el apuesto novio no puede quedarse atrás, el traje Hugo Boss para él anda en los 14,990 pesos. Unos zapatos de la misma marca los puede adquirir por 7,500 pesos y no se les olvide escribir en la suela “HELP” “ME”. Un detalle así, siempre lo agradecen los invitados.

     

    Por favor, asegúrense de que el padrino traiga consigo los anillos el Día “D”. ¿Sabías que Día “D” es un término usado por los militares en la segunda guerra mundial para indicar el día en el que se efectuó un ataque o una operación de combate? Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

    Pero, sigamos con lo de los anillos. Los hay de oro, plata, titanio o platino. El nombre y la fecha grabados no pueden faltar y en promedio tienen un costo de 7,000 pesos. Pero como ya dijimos que la casa se echará por la ventana, vámonos por las argollas Tiffany Classic TM de 87,500 pesos

    Recuerda hacer un listado de todos los proveedores clave. Aquellos que nunca deben faltar para que la boda sea perfecta y perdure en la memoria de todos.

     

    Las invitaciones siempre han sido un detalle en el que los novios invierten tiempo: escogiendo el diseño, el tipo de letra y el mensaje que quieren dar a sus invitados. Los futuros esposos pueden tener 150 invitaciones con sus boletos personalizados, sobres y las famosas “thank you notes” desde 3,500 pesos. Claro, si decides que “Historias en papel” te diseñe esas invitaciones tipo “Senda Floral” que dejarán a todos con el ojo cuadrado, tendrás que desembolsar 7,500 pesos.

     

    Para inmortalizar ese gran día, hay paquetes de fotografía y video con sesiones pre-boda y con edición bastante profesional en unos 15,000 pesos. Pero si lo que quieres es el top-notch de la fotografía y la videofilmación, nuestros amigos de Memory Makers se cotizarán en unos 55,000 pesos.

     

    Toca el turno del pastel. Los costos dependen del tamaño, del estilo y del diseño. Por ejemplo, los pasteles de fondant suelen ser más caros por su elegancia y pulcritud que los diseños en crema. El costo promedio se puede estimar en unos 4,500 pesos. Pero, ya entrados en gastos, ¿por qué no mandarlo hacer en la exclusiva pastelería “Praline” por unos 8,000 pesos?

     

    No hay que olvidar que los trámites en el registro civil y en la iglesia también forman parte de la lista de gastos a tomar en cuenta. Unos 10,000 pesos bien pueden ser considerados en este rubro.

    Luego de que todo pareciera ir sobre ruedas, nunca falta el negrito en el arroz que amenaza con arruinar la felicidad de ese gran día, por ello es importante desarrollar la capacidad de resolver problemas y reservar entre el 10% y 12% del presupuesto para los imprevistos que siempre surgen en este tipo de eventos.

     

    Por último, habrá que tomar en cuenta también los gastos de la luna de miel en donde los “newlyweds” podrán disfrutar de su amor a “rienda suelta”. El precio dependerá del destino, la duración del viaje y la forma en que se contrate. Por ejemplo, los buscadores de viajes como Expedia.mx MT tienen siempre buenas ofertas. Un “All Inclusive” es una buena opción si tu destino es la playa, pues los alcoholes son ilimitados. Un paquete “Avión-hotel-auto” a Cancún “All Inclusive” anda en los 39,000 pesos. Ahora bien, unas tres semanitas en Europa con recorridos románticos, cenas en buenos restaurantes y shopping, nos anda saliendo por ahí por los 120,000 pesos. Cuando hablamos de viajes al extranjero y, sobre todo, de luna de miel, los expertos recomiendan contratar el servicio en una agencia de viajes reconocida. De esta forma tendrás siempre a alguien a quien contactar y en quien apoyarte en cualquier momento, cosa que no sucede con las empresas de viaje por internet.

    Por último, pero no por ello menos importante, recuerda que siempre habrá cosas que añadir o quitar, todo depende de tus gustos y los de tu pareja. Lo importante es disfrutar ese día que marcará el inicio de un proyecto de vida en pareja y que recordarás siempre. Pues bien, nuestro presupuesto se ve así:

    casarse 1

    Ahora sí, cuentas claras. Y como decía Jacinto Benavente: “en asuntos del amor, los locos son los que tienen más experiencia”.

     

    Bibliografía.

    INEGI, El economista, CONDUSEF, bodaclickmexico.com.mx

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?