Prepárate para los imprevistos.

Llegas a la oficina, te sirves un café y prendes tu computadora. Tienes una reunión de último momento con tu jefe. Bueno, no es algo raro. Tomas tu computadora y te diriges a la sala de juntas. Lo que sí es sorpresivo es que a tu jefe lo acompaña personal de Recursos Humanos, empiezas a preocuparte y tienes razones para hacerlo. Ese es tu último día como empleado de esa empresa.

Esta es una historia común y le puede pasar a cualquiera. Este hecho sorpresivo también trae repercusiones inesperadas a tu vida y la de tu familia. Una de ellas es la manera cómo llevarás tus finanzas mientras decides qué harás con tu vida profesional, consigues otro empleo o decides en abrir un negocio.

Esto podría pasarte o no, pero no es el único panorama que puede sacar tus finanzas de control y replantearte si has tenido un buen manejo de tus ingresos. Por ello, te recomiendo dar el primer paso para comenzar con una medida preventiva: el fondo de emergencia.

 

Lee también: Analfabetismo financiero, ¿existe?

 

En este artículo te voy a platicar acerca de la importancia del fondo de emergencia. Si no sabes lo que es o aún no cuentas con uno, te voy a dar algunas recomendaciones de como comenzar a crear este fondo para que tu y tu familia estén preparados en caso de algún evento imprevisto.

La finalidad del fondo de emergencia

El fondo de emergencia tiene como finalidad el que puedas contar con una cantidad de dinero en caso de alguna emergencia o imprevisto. Toma en cuenta que lo más recomendable es reservar aproximadamente el 10% de tu ingreso mensual neto y la meta es poder tener, como fondo de emergencia, el equivalente a (entre tres y) cuatro meses de tus gastos fijos. El fondo de emergencia tiene otra finalidad: conservar tu tranquilidad y la de tu familia.

¿Qué es un fondo de emergencia?

Un fondo de emergencia es una cantidad de dinero que reservas cada determinado tiempo y que conservas en una cuenta bancaria especial (si este es el caso) a la que, de cualquier manera, puedes tener acceso en el momento que lo requieras. Puedes solicitar a la institución bancaria que retire la cantidad que hayas designado, o bien, puedes hacer los depósitos en las fechas o con la regularidad que hayas decidido hacerlo.

Los casos más comunes por los cuales podrías requerir un fondo de emergencia son:

● Descompostura de tu auto

● Pago de medicamentos u hospitalización

● Si repentinamente quedas desempleado

● Pagar multas o recargos que no esperabas

Tu fondo de emergencia paso a paso

Ahora que sabes lo que es un fondo de emergencia y cuál es su finalidad te voy a enumerar los pasos que debes tomar para comenzar con tu plan de ahorro.

  1. Fija un objetivo. El fondo de emergencia debería, al menos, cubrir tres o cuatro meses de tus gastos mensuales fijos. Es por ello que se debe hacer una análisis detallado de tus egresos y compromisos de crédito y multiplicarlo por los tres o cuatro meses que representarán tu objetivo--la cantidad de tu fondo de emergencia.
  2. Decide la cantidad mensual a reservar y el plazo. Haz un balance de tus ingresos y egresos. Con este balance, podrás obtener el porcentaje de tus ingresos que puedes destinar a tu fondo de emergencia. Recuerda comprometer solamente fondos a partir de la diferencia entre tu ingreso mensual neto y tus egresos mensuales fijos. Una vez que ya tienes claro el porcentaje o la cantidad total que puedes reservar, te recomiendo hacer el cálculo de esta cantidad por el número total de meses que tendrás que reservar dicha cantidad. De esta forma estarás decidiendo la cuota mensual y plazo de tu fondo de emergencia.
  3. Estudia tus opciones. En este punto, ya sabes cual es tu objetivo, la cantidad o porcentaje de tu ingreso que reservarás para tu cuota mensual y el plazo de tu fondo de emergencia. Es momento de decidir qué harás con tu dinero. Estas son tus opciones:

● Guardar tu fondo de emergencia en casa: Mantener tu dinero resguardado en algún lugar de tu casa sigue siendo una opción, aunque no parece ser la mejor ni la más recomendable. Al hacerlo corres el riesgo de tener el dinero al alcance de tu mano y podrías ceder a la tentación de hacer uso de tu fondo de emergencia para cubrir cualquier otro gasto.

● Depositarlo en una cuenta bancaria regular: Si eliges depositar tu dinero en una cuenta bancaria corriente, asegúrate de programar las transferencias de tu cuenta para que se realicen de manera automática. Puedes solicitar a la institución bancaria que tome los fondos directamente de la cuenta donde depositan tu nómina.

● Ingresarlo a una cuenta de inversiones: Esta es una opción muy recomendable ya que tu dinero te dará rendimientos sin o con muy bajo riesgo. En la mayoría de los casos, tu dinero estará disponible en cualquier momento que lo requieras.

● Depositarlo en una cuenta a plazo fijo: Si decides ir con esta opción, debes tomar en cuenta que podrás disponer de tu dinero solo al cumplir el plazo mínimo convenido en el momento de firmar tu contrato con la institución bancaria.

● Invertirlo en un instrumento de inversión de bajo riesgo: Puedes invertir tu dinero en CETES o bonos. Estos instrumentos de inversión no representan ningún riesgo para tu dinero ya que están garantizados por el gobierno y el Banco de México. Tienen plazos flexibles por lo que puedes disponer de tu dinero en cualquier momento.

¿Fondo de emergencia o ahorro?

Si te preguntas cuál es la diferencia entre el fondo de ahorro y el fondo de emergencia, te puedo decir que ambos son muy similares, en ambos casos debes reservar una cantidad de dinero a partir de tu ingreso mensual neto. Sin embargo, la diferencia radica principalmente en el objetivo para el cual estas haciendo las aportaciones mensuales. Como comenté anteriormente, en el caso del fondo de emergencia, es recomendable reunir cuando menos tres meses de tus egresos fijos mensuales para poder hacer frente a eventos imprevistos. Por otro lado, en el fondo de ahorro puedes hacer aportaciones de acuerdo con tus ingresos, ya sea fijos o variables, y los plazos, la cantidad a reunir, y la meta final en la que invertirás tu ahorro la decides tu.

Fondo de emergencia vs. crédito

Tomemos el mismo ejemplo que ya les describí anteriormente. Imaginémos que hoy recibiste la sorpresiva noticia y no hay mas opción que replantear tus finanzas y decidir los siguientes pasos. Te voy a plantear dos distintos panoramas, uno en el que has venido aportando a tu fondo de emergencia y otro en el que no lo has hecho.

  1. Gracias a que te has preparado y cuentas con un fondo de emergencia, tienes la cantidad necesaria para solventar tus gastos fijos durante algunos meses. Solamente tienes que analizar tus gastos variables y decidir cuales puedes recortar.

RESULTADO FAVORABLE: Afortunadamente cuentas con dinero suficiente para cubrir tus gastos, tienes más de 90 días, ya sea para conseguir un empleo, o para comenzar a echar andar algún emprendimiento.

  1. No has podido prepararte para este imprevisto con un fondo de emergencia. Tienes un poco de dinero para solventar los gastos de un mes. Te encuentras en una situación desesperada ya que tienes que conseguir un empleo en menos de 30 días. Tienes una idea de emprendimiento pero no tienes dinero ni tiempo para poder llevarla a cabo, o bien, para conseguir algún inversionista. Tómas la difícil decisión de echar mano de tus tarjetas de crédito.

RESULTADO DESFAVORABLE: Desafortunadamente tendrás que pagar tus gastos fijos, a partir del segundo mes, usando tus tarjetas de crédito. Ten cuidado, ya que estos gastos, al ser pagados con crédito, generarán intereses representando un compromiso mayor a futuro que te puede llevar a una situación de sobreendeudamiento.

¡Comienza ya!

● No importa la cantidad que reserves o si un mes puedes aportar un poco menos, la idea es que seas disciplinado y guardes una cantidad todos los meses hasta lograr cumplir tus objetivos.

● Haz un pequeño fondo con tus monedas y billetes chicos. Por poco que parezca, si juntas un poco de dinero en cambio cada día, te sorprenderás la cantidad que puedes ahorrar mensual y anualmente.

● Recorta gastos que te están impidiendo la reserva de tu fondo. Cuida tus gastos diarios. Los llamados gastos hormiga te pueden representar un gasto mayor si no los controlas. Te recomiendo tomar nota de estos pequeños gastos durante un mes y sumar este gasto a los egresos fijos. Más vale prevenir a no tener el control de tus finanzas.

● ¿Ya no usas algunas prendas de tu guardarropa u objetos en tu casa? ¡Organiza un bazar y vendelos! Generar ingresos extra es una excelente idea para aportar una cantidad adicional a tu fondo y cumplir tu objetivo en más corto plazo.

● Prevé tus gastos anuales y por ningún motivo gastes tu fondo de emergencia en para cubrirlos. Te recomiendo diferir estos gastos en cuotas mensuales más pequeñas para poder cubrir la cantidad total sin problema.

Si te encuentras en una situación financiera similar a cualquiera de los casos descritos en este artículo y tienes un crédito ya sea personal o hipotecario y quisieras reestructurar tu crédito te recomiendo ingresar a Bancompara.mx donde encontrarás información acerca de las opciones que te ofrecen las distintas instituciones bancarias o financieras.

 

 

 

 

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?