Los mercados están como locos, y ninguna inversión es segura: Es época de Covid-19. Pero, muchos expertos coinciden en que, para el que no quiere riesgo y tiene algún dinero para invertir, los bienes raíces, bien escogidos, siguen siendo una inversión relativamente segura a largo plazo.

    Por otro lado, hay quienes ya están listos para comprar casa propia, y no hay razón para que la crisis los detenga, pues los precios de las propiedades cada día bajan más y las tasas de los bancos han alcanzado un mínimo que hace muchos años no se veía.

    Por lo que, si ya te decidiste, vamos a revisar los pasos que puedes seguir para obtener una propiedad que realmente se ajuste a tus sueños.

     

         1. ¿Cuánto tienes y cuánto puedes pagar?

    Haz cálculos y presupuesta exactamente cuánto dinero tienes y para qué te alcanza. Para hacer esto debes utilizar un simulador de crédito y luego un sistema de Pre-aprobaciones como el de Bancompara. (Todo esto lo puedes hacer online, así que no te preocupes).

    Por medio del simulador sabrás a cuanto podrá ascender tu mensualidad de acuerdo con el enganche que tengas ahorrado y con tus ingresos. Lo bueno de utilizar un simulador como el de Bancompara es que tendrá en cuenta gastos extras como trámites, avalúos y seguros, así tendrás un número claro y confiable de lo que gastarás y luego no te encontrarás con sorpresas. No está de más pedirte que seas cauteloso al calcular tus ingresos mensuales a futuro (los ingresos de muchas personas están reduciéndose o desapareciendo completamente), por lo que es mejor que estés completamente seguro de la cifra con la que puedes contar mensualmente.

    Cuando tengas clara la mensualidad que podrás pagar para tu crédito hipotecario, pasa al siguiente punto.

     

         2. ¿Cuánto te prestan?

    Es el momento de utilizar herramientas como el Pre-aprobador de Bancompara. La ventaja del pre-aprobador es que te dice con certeza cuánto te prestaría un banco, de acuerdo con tus datos reales (no simulaciones),y que no requiere que te comprometas a nada, por ejemplo, si cambias de opinión. Es decir, que llevar todo el proceso con el simulador no quiere decir que tengas o que estés obligado a tomar ningún crédito al final.

    Entonces, con el monto de préstamo que el pre-aprobador arroje, ya puedes lanzarte a buscar la casa de tus sueños sin estar preguntándote si te alcanzará o no te alcanzará. Podrás limitar tu búsqueda solo a los rangos de precios que puedas pagar.

     

         3. Escoge un sitio que realmente te guste.

    Haz una lista de lo que requieres (necesidades básicas); por ejemplo, si tienes 3 hijos, un buen cuarto de lavado será una prioridad; o, si tienes perro, debes tener un sitio cercano y seguro a donde puedas sacarlo a pasear.

    Si tu propiedad será para rentar, piensa en lo mismo, ¿es para universitarios?, ¿es para familias?, ¿es para expats?, ¿cómo puedes sacarle lo mejor a tu dinero?, ¿es posible que rentes más rápido si reformas un poco las habitaciones?, ¿qué busca la gente en este momento?

    Y, después, haz una lista de lo que necesita tu nueva casa para hacerte feliz o para que le saques el mayor provecho por tu dinero. ¿Patio, una cocina gigante, un espacio para asador, alberca para tu hijo de preescolar, cercanía con el metro o con tus familiares? Haz una lista de estas cosas y señala tus “no negociables”.

    Incluye:

    • Número de cuartos o recámaras: Piensa si eres soltero, casado o soltero con planes de familia. Los créditos hipotecarios se toman a plazos de muchos años y necesitas que la propiedad evolucione contigo.
    • Número de baños: Compartir baño está bien cuando tienes 20 años, pero no cuando tienes un hijo de tres años. Escoge algo funcional y que se adapte a ti.
    • Zonas sociales: ¿Te encantan las fiestas y las carnes asadas? Tenlo en cuenta. Pon las cosas en una balanza, ¿es más importante la habitación o las zonas para convivir, el balcón o el cuarto de lavado? Piensa todo con cabeza fría.
    • Necesidades específicas: Si trabajas en tu casa, necesitaras una oficina o un espacio cerrado. Si tienes hijos pequeños, lo ideal será que tenga cuarto de TV, jardín o cuarto de juegos. También, si tienes muchos hijos, en la recamará principal deberá caber una cama King.
    • Si tu depa será para renta para universitarios, tal vez debas fijarte en que tenga baño propio en cada recámara. Si será para expats, que quede un un sitio central, seguro y turístico.
    • Las variables en este aspecto son infinitas y solo tu las puedes definir. Empieza por hacer una lista de tus actividades normales y de lo que te gusta hacer.
    • Cajones de estacionamiento: Tenlos siempre en cuenta para ti y para tus visitas. Que no te pase que para salir tengas que pedirle al vecino que mueva su coche, y que no lo sepas sino hasta que compres. Todo esto debe estar en el contrato de venta, claro.
    • Escaleras y niveles: Ten en cuenta quiénes van a vivir en la propiedad y hasta qué edad. Por ejemplo, ¿para qué quieres un penthouse gigante, pero en cuyo edificio no hay elevador? Hay personas a las que esto puede que no les importe, pero es posible que, pasados los 30´s, muchas personas prefieran la salud de sus rodillas antes que vivir en un departamento más grande.
    • Comprar algo nuevo no se trata de adaptarse sino de buscar la mayoría de las cosas que quieres al mejor precio. Hay muchas ofertas, solo debes buscar.

     

         4. No temas pedir un poco más.

    Haz una lista de esas cosas que no son completamente necesarias, pero que sería genial tener.

    Hablo de amenidades como alberca, zona de mascotas, jardines, ludoteca, canchas, spa, jacuzzi y un largo etcétera. Cada vez a los desarrolladores se les ocurren más cosas para poner en los condominios, y luego, claro, ya no puedes vivir sin ellas.

    La lista es larga.

    Afuera de la vivienda:

    • Seguridad privada con varios filtros.
    • Alberca climatizada
    • Alberca al aire libre
    • Spa (Camas de masaje, sauna, turco, etc)
    • Salones de fiestas
    • Oficinas
    • Salas de trabajo
    • Jardines
    • Juegos infantiles
    • Ludoteca
    • Canchas de deportes
    • Gimnasio y clases (Yoga, baile, ect.)
    • Bodegas
    • Asadores
    • Acabados de lujo

    Dentro de la vivienda:

    • Cuarto de lavado con espacio de tendido
    • Cuarto de servicio con baño
    • Baño de visitas
    • Terraza o jardín
    • Espacio extra de almacenamiento
    • Ante comedor
    • Calefacción
    • Sistema de sonido
    • Sistema inteligente automatizado
    • Luces inteligentes
    • Calefacción o aire acondicionado.

     

         5. Hablando de “No negociables”, enfócate en lo que no te gusta.

    De nada va a servir que hagas todas estas listas y que termines comprando una propiedad que tiene todo lo que no te gustaba.

    Haz una lista a conciencia y asegúrate de llevarla contigo, porque puede que te deslumbres con otras cosas y te olvides de revisar si la casa tiene todo lo que realmente necesitas.

     

         6. Ubicación, ubicación, ubicación

    Siempre tenla en cuenta. Los comportamientos están cambiando, las zonas de oficinas están bajando de precio debido al creciente Home Office; las zonas tranquilas les gustan a cualquiera, y ni que decir de las colonias más seguras o cercanas a escuelas.

    Piensa en las necesidades tuyas o de tus futuros inquilinos. Ten en cuenta que sea un sitio que no se vaya a devaluar con el tiempo. Pide al constructor o dueño el plan de organización territorial, si existe, (allí podrás saber las construcciones o proyectos que se construirán en esa zona en el futuro próximo a mediano), también puedes conseguirlo en la página de cada delegación o de la ciudad.

    Lo que debes evitar: Zonas en donde se esté construyendo constantemente (nadie quiere una casa llena de ruido y de polvo), a no ser que la propiedad sea una autentica ganga y que sepas que en el futuro se valorizará; por ejemplo, si van a construir una línea de metro cerca o un centro comercial, en este caso deberás tener mucha paciencia. Sin embargo, considera otras cosas, el aislamiento social es la nueva moda y tal vez mucha gente se incline más por vivir en medio de una vista al bosque.

     

         7. Lánzate a la búsqueda

    Esta, considero, es la parte más divertida. No pierdas tiempo pensando en ir a ver decenas de construcciones; debido a la situación, casi todos los desarrollos tienen disponibles visitas virtuales y los asesores estarán más que felices de enviarte brochures y de aceptar tus llamadas cuantas veces sea necesario. Luego podrás ir a ver solo los que realmente te interesen.

    Otro plus de los tiempos modernos es que puedes encontrar todo en internet. Sí, todo, todo. Los portales inmobiliarios ofrecen opciones nuevas, de segunda y hasta preventas (claro que, como hemos señalado en otros artículos, por ahora es mejor que te atengas a proyectos ya completados o cercanos a finalizar). Pero no te faltarán opciones, la oferta inmobiliaria es gigante.

    Lo único que necesitas es tiempo y tal vez un buen par de lentes antirreflejo, para que no se te cansen los ojos.

     

         8. Llama a un experto

    Si te interesa la propiedad de segunda mano, agarra tu lista de necesidades y de “no negociables” y pide la ayuda de un corredor de bienes raíces. Ellos han visto más que tú, conocen zonas y condominios, y saben hasta dónde se podrá negociar una u otra propiedad. Lo mejor, tu no tendrás que pagarles, porque casi siempre se llevan una comisión del bien vendido.

    Otra cosa con la que ya habrás sacado ventaja con el punto 1 y 2, es que podrás decirle exactamente cuánto estás dispuesto a gastar y el corredor se adaptará a eso y negociará en tu nombre. No subestimes lo que un corredor puede hacer en términos de bajar el precio de una casa, porque lo que él quiere es, al igual que tú, tener liquidez mensual, por lo que abogará por que los trámites se logren rápido.

    También puedes pedirle a tu corredor que respete tu presupuesto y que no trate de hacerte salir de él; al corredor también le interesa que quedes feliz a largo plazo y que lo busques en próximas oportunidades o que lo recomiendes con tus amigos, así que es muy posible que te ayude con este aspecto. Por ejemplo, puedes pedirle que ni siquiera te llame si aún no ha discutido el precio final con el vendedor.

     

    ¡Aún no firmes!

    Haz las siguientes consideraciones finales.

    . Ve a ver la propiedad varias veces antes de tomar una decisión. De noche, de día, un domingo. Fíjate en el ruido, en la vista y hasta en el olor. Observa a tus vecinos, anticipa posibles inconvenientes. ¿El tráfico se pone imposible? Tenlo en cuenta. De noche, fíjate en tu percepción de seguridad y en el alumbrado público. Piensa en que, si es tu casa, algunas noches volverás a altas horas de la noche y querrás sentirte seguro haciéndolo.

    . Observa los alrededores: ¿Las casas y condominios están en buen estado y bien conservados? ¿Hay muchos letreros de “Se vende” o “Se renta"? Debe ser por algo. Investígalo.

    . Pregunta por los servicios públicos y cómo se cobran.

    . Fíjate en las horas en las que entra el sol y considera si el departamento utiliza eficientemente la luz de sol (no se vuelve un congelador en invierno y un desierto en el verano)

    . Ten en cuenta los sistemas que tiene para sacar la humedad del cuarto de lavado y la cocina. No quieres la selva amazónica en tu casa.

    . Investiga la constructora: Pregunta a otros compradores si entrega a tiempo sus proyectos y si estos siguen conservando su valor con el tiempo.

    . Habla con los colonos: Pide sus opiniones, entérate de si la propiedad está al día en sus pagos de mantenimiento, por ejemplo. También es importante que, si piensas remodelar, hables con ellos primero y te informes sobre las normativas que hay en este aspecto. Las remodelaciones no dependen solo de ti sino de ellos también.


     

    Ahora sí ¡no hay nada más que hacer! Compra esa propiedad con la certeza de que tuviste todos los puntos en cuenta. Te esperamos en Bancompara para ayudarte a firmar esas escrituras. ¡Felicitacidades! Una inversión en bienes raíces bien pensada, como esta, es una decisión inteligente.

    Posdata: Nuestro blog está inundado de consejos para ayudarte a tomar las mejores decisiones en cuanto a compra de inmuebles y crédito hipotecario. Si aún tienes preguntas, seguramente podemos responderlas. Visita nuestro blog o nuestro FAQ.

     

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?