El conocimiento es el nuevo dinero: la verdadera premisa detrás de La regla de las 5 horas.

Victoria Pinto
Escrito por Victoria Pinto en 27/01/21 03:53 PM

Últimamente se habla mucho de “la regla de las cinco horas”. ¿Qué es? ¿con qué se come? Algunos dirán que se trata de leer durante una hora al día “como hacen los ricos” y otros dirán que se trata de tomar una clase al día. Cuando, en realidad, no es ninguna de las dos cosas.

Medios y revistas como Entrepreneur, Inc., lifehack.com e incluso Forbes describen la regla de las cinco horas como un método o rutina que siguen personalidades como Bill Gates, Barak Obama o Elon Musk, y que consiste en dedicar al menos una hora al día para aprender, generalmente por medio de leer libros.

 

Muy fácil, ¿no?

Pues… no tanto, pues en ninguno de estos artículos llegan a explicar cómo sacar una hora al día o cuáles libros leer o cuál es el mejor método para empezar a “aprender” por medio de la lectura, así que personas como tú se quedarán pensando cosas como “claro, él puede leer porque tiene quién le lave los trastes” o que estas personas exitosas seguramente tienen ayuda en casa y todo tipo de beneficios que les permiten sacar tiempo libre cuando quieran. Pero nada más alejado de la realidad, pues algunos de ellos tienen países enteros para gobernar o dirigen empresas billonarias con millones de clientes.

Entonces, empieza a pensar por el derecho: si no eres gobernante de un país ni responsable de una empresa millonaria, y aun así no te queda tiempo para leer durante una hora de tu vida, ¿cómo vas a lograr tus ambiciosos sueños?

 

¿De qué se trata realmente la “regla de las cinco horas”?

Vamos a desglosarlo para que puedas, realmente, sacarle provecho y que no se convierta en una de esas cosas que la gente repite pero que no tiene idea de cómo hacer (de los mismos creadores de “invertir en la bolsa” y “comprar criptomonedas”).

La regla de las cinco horas no se trata solamente de que agarres un libro y leas durante una hora al día (aunque si lo haces, igual te va a beneficiar).

El término fue acuñado por Michael Simmons hace algunos años. Michael es el fundador de la empresa Empact, que se dedica a todo lo que tenga que ver con emprendimiento o “entrepreneurship” y a organizar eventos y programas de de innovación y liderazgo. En 2006 Michael fue nombrado como uno de los 25 top entrepreneurs menores de 25 años de Estados Unidos por Bussines Week, y ha escrito libros que se han convertido en bestsellers, por lo que podemos decir que sabe de lo que habla.

En fin, Simmons viene hablando de la regla de las cinco horas hace mucho, pero lo importante de las cinco horas no es en sí el tiempo, sino la noción de que deberías aprender algo nuevo todos los días y entrenarte a ti mismo para auto-enseñarte por medio de libros, artículos y, en general, cualquier contenido de calidad que puedas encontrar. Y es eso, precisamente, lo que Bill Gates, Elon Musk y Jack Ma tienen en común: todos se han enseñado a sí mismos diferentes habilidades y están entrenados para aprender, desaprender y adaptarse a los nuevos paradigmas que la vida de los negocios exige, para estar actualizados en un mundo como el de hoy. Esta habilidad, lo dicen ellos mismos, ha sido clave en su desarrollo como grandes empresarios.

 

¿Por qué debo poner en práctica la regla de las cinco horas?

Si eres latino, probablemente tu mamá te enseño que no debes hacer algo solo porque todos los demás lo están haciendo. De modo que vamos a explicarte por qué es tan importante que empieces a dedicar al menos una hora de tu día a aprender.

Simmons lo dice bastante claro en su artículo de la revista de pago Medium (una revista de contenido premium a la que vale la pena suscribirse) “Aprender es la mejor inversión del tiempo que podemos hacer”, y luego suelta esta gran premisa:

“El conocimiento es el nuevo dinero”

Y sabe de lo que habla…

 

¿Ya tenemos tu atención?

Sí. En un mundo en el que todo el conocimiento se queda obsoleto en un periodo de 10 años, debes saber, hoy, que el conocimiento es el nuevo dinero.

Vivimos en una economía del conocimiento, y si lo dudas solo debes ver a tu alrededor: tu vida se mueve por y alrededor del contenido: asegúrate de que ese contenido te enseñe algo.

“Nos pasamos la vida recogiendo, gastando, deseando, y preocupándonos por, el dinero, de hecho, cuando decimos que no tenemos tiempo de aprender algo nuevo, es usualmente porque estamos febrilmente dedicando nuestro tiempo a ganar dinero, pero algo está pasando ahora mismo que está cambiando la relación entre dinero y conocimiento”

En su artículo, Simmons se encarga de hacernos ver, con cifras contundentes, con deprimente certeza, como muchos de los trabajos y objetos que hoy cuestan mucho, no costarán nada el día de mañana, explorando un concepto que él llama “desmonetización”. Para comprobarlo solo necesitamos preguntarnos cuánto costaba una cámara digital ayer y cuánto cuesta hoy, una enciclopedia hace 25 años y una hoy, un GPS hace 10 años y un GPS hoy.

¿Qué tiene que ver esto con la regla de las cinco horas? Que es más que una rutina para copiarle a los empresarios, como levantarse temprano o hacer ejercicio, es una actividad que asegura nuestra supervivencia como profesionales relevantes. Si ya eres un profesional o un empresario exitoso en su carrera, no te confíes, continúa aprendiendo, porque es posible que lo que haces hoy se vea obsoleto mañana, sí, mañana mismo, y si lo dudas solo debes ver las cifras de desempleo mundial causadas por un pequeño virus que nos cambió la vida en segundos.

“…podemos ver cómo a un nivel fundamental, el conocimiento esta gradualmente convirtiéndose en su propia importante y única forma de moneda… Al igual que el dinero, el conocimiento muchas veces sirve como un medio de intercambio y almacenamiento de valor” dice Michael Simmons.

Lo bueno del conocimiento vs el dinero, es que el primero no lo puedes perder.

¿Ya ves el punto? El mundo cambia tan rápidamente que para sobrevivir en cualquier ámbito debes aprender, desaprender y adaptarte minuto a minuto, ¿y cómo haces eso? Ya lo sabes, con la regla de las cinco horas: al menos cinco horas de tu semana dedicadas a aprender algo nuevo.

 

¿Pero entonces cómo sé qué debo aprender? 

Tienes toda la razón al preocuparte por esto, pues estamos rodeados de mucho contenido de baja calidad. Sin embargo, es una pregunta que deberás descubrir por ti mismo, pues cada persona es diferente y cuenta con intereses y habilidades diferentes.

Sin embargo, Michael Simmons nombra seis cosas que te pueden ayudar a descubrir el contenido correcto para aprender, uno que resulte en valor para tu vida. Estas reglas aplican, sobre todo, en caso de que quieras añadirle valor a tu carrera profesional.

  1. Identifica conocimiento de valor al momento correcto.

Quiere decir que identifiques conocimiento para el que haya alta demanda en el momento y poca oferta de personas que lo sepan hacer.

  1. Aprende este conocimiento de manera rápida.

Aprovecha la ventana de oportunidad, antes de que medio mundo y su abuela lo hagan. Entre más aprendas, más rápido aprenderás a aprender próximos temas.

  1. Comunícaselo al mundo.

Aprende a comunicar tus habilidades a los demás. De nada vale que tengas una habilidad si no sabes promocionarte.

  1. Convierte el conocimiento en dinero y resultados.

Hay cientos de formas en las que puedes convertir este conocimiento en valor. Una de ellas es ganando dinero por tus servicios y otra es construyendo tu reputación.

  1. Aprende a identificar el tipo de inversión que debes hacer en este nuevo conocimiento.

Aplica los principios de inversión y retorno cuando quieras calcular cuánto valor monetario te traerá tu inversión en conocimiento. Por ejemplo, no obtendrás los mismos resultados de leer un libro sobre cómo hacer marketing, que asistiendo a un diplomado de seis meses con maestros que te darán retroalimentación. Pero definitivamente debes considerar el retorno antes de decidirte por alguno de los dos caminos.

  1. Domina la habilidad de aprender cómo aprender.

Esta es LA nueva habilidad. Al aprender a aprender aumentas el valor del tiempo que le dediques a adquirir conocimiento, ya sean 5 horas o 20 a la semana.

 

¿Cómo adquieres la disciplina de aprender?

Precisamente con esa palabra mágica: disciplina, pero adquirirla es el tema de un post completamente diferente al respecto. Para tu fortuna, si entiendes inglés, Michael Simmons tiene un webinar gratuito en el que explica en detalle cómo puedes encontrar más tiempo para aprender. También recomienda empezar con un plan de 3 pasos:

  1. Encontrar tiempo para leer y aprender algo así tengas mucho trabajo o te sientas abrumado.
  2. Utiliza este tiempo constante y consistentemente, no procrastines.
  3. Aumenta el resultado de este tiempo al utilizar técnicas para recordar y aplicar lo que has aprendido.

Inicia con estos tres pasos y ve creciendo hasta que logres resultados. Afortunadamente, el contenido gratuito y de calidad sobre cómo mantenerse constante abunda, y solo tienes que encontrarlo…

Dicen que el maestro aparece cuando el alumno está listo (por favor, acepta esta frase de cajón, que al ser de cajón no pierde validez).


 

A riesgo de sonar como copy barato: ¿qué esperas para empezar a aprender? Si pones en práctica estos consejos hoy, es posible que tu economía y toda tu vida mejoren mañana. No tienes nada que perder, es solo una hora al día.

¿Quieres saber más sobre cómo lograr la paz financiera?

 

Temas: Finanzas Personales

Credito hipotecario banner blog NUEVA

Deja un comentario