Es hora de enfrentarlo. El Covid-19 no se irá pronto de nuestras vidas. Las vacunas anunciadas se demorarán meses, incluso años, y eso es si efectivamente las sacan al mercado. Y ya todos estamos un poco cansados de que levanten nuestras ilusiones con cada nuevo medicamento que esta vez sí funcionara… pero que al final no.

Es hora de ajustar nuestras economías para el largo alcance y meter en nuestro presupuesto, de una vez por todas, esos gastos a los que esta pandemia ya nos acostumbró. No solo son tapabocas y desinfectante; prepara tu bolsillo para reemplazar los restaurantes por domicilios, los tacones por pantuflas y el maquillaje por tapabocas.

Recuerda que “la nueva normalidad” implica una gran dosis de auto-cuidado, porque, aunque el país empiece a abrir sus comercios, no implica que el virus ni el riesgo hayan terminado. También, ten en cuenta que el desempleo y el bajo consumo comercial continúan, por lo que es mejor que todos nos alejemos del gasto estrafalario y nos mantengamos del lago del gasto consciente.

Agarra hoja y lápiz, abre tu  Presupuesto familiar en Excel o tu App favorita para hacer presupuestos y empieza a añadir estos ítems.

 

   Gastos de “sanitización” en el hogar

Esta palabra (sanitizar) no existe en el diccionario; desinfección, en cambio, sí, pero “sanitizar” se está utilizando tanto, que le vamos a dar crédito porque se ha puesto de moda.

Dentro de esta categoría entran:

Productos de desinfección para domicilios y súper: Hay personas que utilizan cloro, otros, alcohol, otros Lysol. No importa con lo que hayas decidido desinfectar lo que llega a tu casa, se convertirá en un gasto frecuente. Inclúyelo en el super quincenal o cómpralo al por mayor, vas a necesitarlo; pero, claro, con moderación. A no ser que pidas todos los días un super gigante, es poco probable que necesites 5 litros de alcohol al mes.

     $ 1 litro de alcohol 96 grados puede costar desde 20 hasta 50 pesos, dependiendo del lugar donde lo consigas.

     $ 1 litro de cloro cuesta de 10 a 20 pesos, dependiendo de la presentación y la marca.

    $ Una lata grande de Lysol en aerosol cuesta entre 25 y 50 pesos. (Está escaso, y por eso algunos se dan el lujo de cobrar más)

 

Productos de desinfección para superficies en el hogar: Aquí entran tanto el suelo como la puerta y la chapa de la puerta. Hay personas que usan una mezcla de cloro y otros que se van por productos menos agresivos como alcohol o Pinol. Cuánto duren, depende de tu nivel de riesgo y de qué tan estrictos sean tus protocolos de limpieza. Hay personas que limpian los pisos todos los días y otras que lo hacen de vez en cuando porque dejan los zapatos afuera o en un lugar especial. Si no te gustan los químicos o prefieres otro tipo de limpiadores, puedes visitar este artículo de nuestro blog para el hogar Cousi, en donde hablamos precisamente de esto.

     $ Un bote grande de Pinol cuesta entre 35 y 45 pesos.

Jergas, trapos, toallas absorbentes, brilladores de piso, guantes: En esta categoría entra todo lo que uses para esparcir los productos de desinfección. El cloro es sumamente corrosivo y agresivo con la piel, por lo que debes añadir guantes de látex aquí y comprar un par para cada persona de la familia. Estos guantes deben ser distintos a los que utilizas para otras cosas en el hogar.

Además de guantes, ten en cuenta la compra de varias jergas y trapos que te ayuden a limpiar el piso y las superficies; hay muchos que duran años, y hay otros de menor duración. De preferencia, compra de buena calidad y que puedas meter a la lavadora.

     $ Una jerga gruesa de 28 x 140 cm cuesta 26,5 aproximadamente (Considera una compra cada 3 meses, al menos)

     $ Un paquete de telas absorbentes cuesta 20 pesos, aproximadamente.

     $ Un par de guantes de latex cuesta entre 18 y 40 pesos, dependiendo de la calidad y la textura. (Considera comprar un par por cada persona cada 3 meses, pero si vas a usar cloro o productos corrosivos, considera una compra por mes)

Además, hay personas que no quieren tomar ningún riesgo y han adquirido tapetes desinfectantes para los zapatos.

    $ Uno de estos tapetes puede llegar a costar desde 300 pesos (el más sencillo), hasta 2600 (de los que vienen con alfombra secadora), a esto añádele el liquido desinfectante de tu preferencia.

 

     Los gastos que implica pasar más tiempo en tu casa.

Los memes no mienten. Cuando uno se queda en casa parece que los platos sucios se multiplicaran como conejitos.

Productos de limpieza en la cocina: Muchos hogares han reportado hasta el doble de gasto en jabón lava trastes y líquido para limpiar estufas. Suma si tienes niños en casa y si cuentas con ayuda permanente o temporal. Cada persona produce más platos sucios. Y no te olvides de incluir esponjillas extra.

   $ Un litro de jabón lavatrastes cuesta 35 pesos aproximadamente.

   $ Un spray limpia estufas marca Mister Músculo cuesta 40 pesos

   $ Una esponja lavatrastes Scotch Brite chica cuesta 15 pesos

 

Productos de limpieza en el baño: A nadie le gusta hablar de esto… pero es verdad que al estar más en casa se utiliza más el baño. Una limpieza a la semana ya no es suficiente y el bote de la basura se llena en un dos por tres. Además, casi nadie tiene tiempo de limpiar; con el cuidado de los niños y el trabajo se va todo el tiempo disponible. Utiliza productos que te ayuden a “automatizar” un poco esta labor como pastillas para el inodoro o aplicadores de los que dejan caer desinfectante a la taza cada cierto tiempo.

Para la regadera puedes usar aerosol especial que te ayude a evitar la acumulación de sarro y hongos si ya no tienes tanto tiempo de limpiarla o si ya no cuentas con ayuda en el hogar.

También puedes poner al lado del inodoro un cepillo y un bote de detergente líquido genérico para que, cuando la cosa esté muy mal o sientas olores penetrantes, le eches un chorrito y limpies con el cepillo. Lo ideal es que cada uno limpie su desastre, pero a veces esto no es posible, y dejar el jabón en el baño te ahorrará idas y venidas. Claro tápalo muy bien y ponlo en un lugar alto si tienes niños pequeños.

   $ Un paquete de 5 pastillas para el inodoro cuestan entre 48 y 60 pesos aproximadamente

   $ Un aditamento dispersor de desinfectante para el inodoro cuesta entre 31 y 80 pesos aproximadamente.

   $ Un litro de detergente líquido marca roma de 3,7 litros cuesta 99 pesos.

   $ Un cepillo para inodoro marca Vileda cuesta 72 pesos aproximadamente.

 

El super se eleva: Ahora todos comen en casa durante las 24 horas del día. Hay familias que reportan que sus gastos de super se han duplicado. Haz tus propias cuentas teniendo en cuenta el gasto de los últimos tres meses.

Ropa para estar en casa: Pijamas, pantuflas, sudaderas, tenis… todo esto entra en esta categoría.

Gadgets que ahora se volvieron necesarios. En esta categoría entra todo lo que implica mejorar tu conectividad en el hogar y todos esos otros aparatos que de repente se volvieron indispensables para sobrevivir a la “nueva normalidad”.

Empecemos por la cocina: Todo lo que vuelva la cocina más fácil está de moda. Licuadoras como la Vitamix se han agotado varias veces, las demostraciones de Thermomix (ese increíble robot de cocina) aumentan todos los días aún cuando hay un periodo de espera de semanas para recibirla y cuando su costo excede los 25.000 pesos. Freidoras de aire, hornos tostadores y ollas de cocción lenta (de las que puedes programar para que cocinen toda la noche, por ejemplo), están a la orden del día

Vámonos a las labores de aseo: Las aspiradoras y trapeadoras robot como la Roomba han aumentado su costo debido a la alta demanda que tienen. Y la verdad es que los usuarios reportan que aparatos como estos les ayudan mucho para economizar tiempo y esfuerzo en las tareas de la casa.

Suscripción a cuanta plataforma de entretenimiento por streaming exista: Tener Netflix ya no basta. Ahora tus series favoritas (y aquellas de las que hablan tus amigos en ese Zoom que hacen los viernes con una cerveza en la mano) ya están regadas por Prime, Apple, Hulu y cuantas otras quieras. Es una lástima que Disney+ no se haya apresurado a sacar su plataforma en México, porque la verdad es que hubieran hecho una fortuna. Añádele a esto cuantos cursos puedas imaginar, para ti, para los niños y hasta para el perro.

Adaptación al trabajo en casa o Homme Office, y a la escuela en casa: Hay empresas que han anunciado que se irán con esta práctica todo el año y otras han dicho que esta condición será permanente para muchos de sus empleados. Así mismo, nadie sabe cuándo volverán las clases presenciales para los niños. Si tu hijo está viendo series en Prime en la sala, tu mamá está viendo sus novelas en Netflix y tu pareja hace una video conferencia en la habitación contigua, no hay manera de que tu internet normal funcione como siempre, será necesario hacerle un update. Considera también un potente router que distribuya muy bien tu señal por toda la casa. Encuentras routers desde los mil pesos hasta los miles de pesos. Si tu casa es muy grande, tal vez debas considerar contratar dos redes distintas.

Y hablando de oficina en casa, añade aquí los gastos de adecuación para esta nueva labor: Escritorios, apoya brazos, apoya pies, silla ergonómica. Si tus hijos toman clases en línea y tú no puedes prestarles tus equipos porque trabajas también, debes añadir la compra de al menos un dispositivo por cada uno de ellos. No es un gasto menor.

Y claro, no demos olvidar el gasto que implica pagar por todos esos domicilios que ahora pedimos. A razón de un pedido al día hábil con un costo de 40 pesos más propina de 20, calcula este gasto en unos 1200 pesos mensuales (no es mala idea salir a caminar, con tapabocas, claro, y practicando #susanadistancia, a la tiendita de la esquina). Suma aquí también los costos de envío en Amazon o Mercado Libre.

 

     Los gastos que implica atreverse a salir de casa.

Y como si todo lo anterior fuera poco, ahora debes prepararte para salir de casa.

Tapabocas y mascarillas: Los tapabocas están agotados en las grandes superficies, así que querrás pedirlos en tus grupos de Facebook, WhatsApp o por Instagram. Amazon y Mercado Libre también funcionan para esta tarea.

No es necesario que sean de grado médico, pero, eso sí, asegúrate de saber si son o no reutilizables y entrénate a ti mismo y a tu familia para utilizarlos correctamente. En muchas casas ya hacen pedidos recurrentes de tapabocas, pues es imposible que te dejen entrar sin uno a ninguna parte.

Caretas: Cuando sientas que el tapabocas no es suficiente, utiliza una careta. Funcionan muy bien, sobre todo para los niños que son incapaces de dejarse puesto un tapabocas.

Muebles para zapatos y ropa de calle: Ese armario que contenía los abrigos y los zapatos de las personas en la puerta de la casa de tu abuela ahora hace mucho sentido. Puedes encontrar estos muebles en muchas grandes superficies, en tus grupos privados de redes sociales y, por supuesto, en Amazon.

Transporte particular: En lo posible, las personas están evitando utilizar transporte público; pero utilizar transporte particular tipo Uber es una gran renta. Asegúrate de incluir esto en tu presupuesto.


 

Es verdad que unos gastos se han reemplazado con otros, que ya no sales tanto al cine o a comer, y puede que no gastes en transporte al trabajo, pero si leíste el artículo de principio a fin no podrás negar que todos estos gastos que ha dejado la nueva normalidad no son menores. La ansiedad que implica el riesgo inminente y el encierro pueden aumentar tu espíritu consumista y vivir todo el tiempo en casa tiene sus bemoles.

Haz tu nuevo presupuesto y, por favor, repórtanos, ¿cómo te fue?

 

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?