Así como nuestros padres usaban castigos cuando nuestro comportamiento no era el deseable y premios para estimularnos a lograr metas, los gobiernos de cada país tienen la política fiscal para premiar o castigar comportamientos de sus gobernados. 

En otros términos, látigo o zanahoria. El látigo son los impuestos y la zanahoria los incentivos fiscales.

Sí, los impuestos son el medio por el cual los gobiernos tienen ingresos y la mayoría de los impuestos provienen de actividades productivas. Pero también se utilizan para desincentivar comportamientos poco deseables; en esta categoría está, por ejemplo, el impuesto a los cigarros.

En contraparte, las zanahorias son las exenciones o reducciones de impuestos que brindan beneficios directos a un conjunto de contribuyentes con el objetivo de incentivar algunas actividades, alentar la inversión, desarrollar infraestructura o promover el crecimiento de la economía en regiones desfavorecidas.

Los estímulos fiscales son deseables porque son relativamente fáciles de implementar y no requieren del desembolso de dinero por parte del gobierno para obtener beneficios en el futuro. Sin embargo, son propensos al cabildeo para favorecer a grupos ya favorecidos, lo cual impacta de manera negativa en las finanzas públicas.

Explicaré tres ejemplos de estímulos fiscales que hay en México. Especificaré cuál es el beneficio que persigue el gobierno al incentivar un comportamiento, las características del estímulo y cómo puedes aprovecharlo en tus finanzas personales.

 

Hipotecas

Mi abuelito se negaba a comprar cualquier cosa a crédito, decía que pagabas el doble del precio original en puros intereses. No le faltaba razón y es posible que el pago de intereses sea el factor que te detiene para tomar la decisión de adquirir una casa mediante un crédito hipotecario. Pero ¿qué pasaría si supieras que puedes deducir los intereses que pagas por tu casa y pagar menos impuestos o incluso recibir un reembolso?

El gobierno, pensando en personas como mi abuelito, otorga este estimulo para promover la compra de vivienda, pues la inversión en vivienda genera una derrama económica importante, lo que se traduce en crecimiento de la economía. Por tanto, es un comportamiento deseable para la sociedad.

Para beneficiarse de este estimulo hay que cumplir con algunos requisitos, pero no te preocupes, la mayoría son muy simples. La deducción por este concepto está prevista en el artículo 151 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR), ahí se establece que la parte que puede ser deducible del crédito hipotecario son los intereses reales que pagaste durante el año. Aquí el punto importante es <<Intereses reales>> (saca tu calculadora). Los intereses reales se obtienen del cálculo de restar la tasa anual de la inflación al interés efectivamente pagado.

No es un cálculo simple, pues tienes que consultar la inflación mes tras mes y restar los interese que pagaste y luego… mejor guarda la calculadora. No la necesitas porque el banco hace ese trabajo por ti. En marzo, cuando se acerca el momento de hacer la declaración anual (abril para personas físicas), puedes solicitar la constancia de intereses. Ese comprobante fiscal es la constancia del monto de los intereses reales que has pagado como contribuyente y es necesario para aplicar la deducción. Los intereses que pagas por tu casa los debes incluir al momento de hacer la declaración anual ante el SAT.

Puedes aplicar la deducción de intereses reales si tu crédito fue otorgado por cualquier banco comercial o por organismos de vivienda como el Infonavit o el Fovissste, pero hay límites.

El primer límite es que el monto total del crédito no supere las 750 mil Unidades de Inversión (UDIS), es decir, 4 millones y medio aproximadamente (recuerda que el valor de la UDIS cambia con el tiempo). El segundo límite es el monto de las deducciones, que está topado hasta el 15% de tu ingreso anual o 5 salarios mínimos generales.

¿Qué pasa si obtuvimos el crédito hipotecario en pareja? Excelente pregunta. La devolución se hará al titular y al coacreditado. Si son cónyuges, ambos pueden hacer la deducción.

El plazo de un crédito hipotecario normalmente está entre 5 y 20 años, los primeros años la mayor parte de los pagos corresponde a intereses, por lo que el monto a deducir puede ser bastante alto. No dejes perder ese dinero y aprovecha las deducciones.

 

Aportaciones AFORE

Una de las preocupaciones más importantes del gobierno son las pensiones de las personas en edad de retiro. La pirámide poblacional se ha invertido y las pensiones significan un gasto muy importante para el gasto gubernamental. Por esa razón el gobierno incentiva el ahorro voluntario en tu fondo de ahorro para el retiro. Además, es bueno porque incrementa el monto de tu ahorro y aumenta el monto de la pensión que recibirás en tu jubilación, lo que sin duda te permitirá mejorar la calidad de vida en tu vejez.

Si estas dubitativo sobre hacer o no aportaciones voluntarias a tu fondo de ahorro para el retiro, decídete ya, pues obtendrás beneficios fiscales. La LISR establece que los contribuyentes pueden hacer deducible de impuestos los recursos voluntarios que depositen en su cuenta de ahorro o en planes de pensiones para el retiro.

El dinero que aportes en tu afore o plan de pensión para el retiro, se restará del ingreso total reportado en el año fiscal, pero la deducción por este concepto está topada a 152,000 pesos por cada ejercicio fiscal, según el artículo 152 de la LISR. Aunque ese tope cambia año con año. Pondré un ejemplo para hacer más clara la situación.

Supongamos que una persona ganó 750 mil pesos en el ejercicio fiscal pasado, tendría que pagar impuestos sobre ese monto. Pero hizo aportaciones por 150 mil pesos a su fondo de ahorro para el retiro. Entonces a los 750 mil habrá que restar 150 mil de las aportaciones, entonces su base grabable será de 600 mil pesos, por tanto, el contribuyente pagará menos impuestos. Es preciso mencionar que el beneficio se obtiene sobre el monto total de las aportaciones hechas en el año fiscal, sin importar el número de depósitos, es decir, pudo aportar los 150 mil pesos en un depósito o en 50, no importa.

Para que la aportación a tu fondo de ahorro sea deducible, debe ir al ahorro solidario, es decir debe ser a largo plazo, así que ese dinero lo volverás a ver hasta que cumplas 65 años.

¿Cuándo puedes obtener el beneficio? A la hora de presentar tu declaración anual, existe un apartado en donde debes colocar el monto total de las aportaciones hechas en el año fiscal. De esta forma el SAT lo tomará en cuenta para disminuir tu base gravable.

Es importante que guardes los comprobantes de las aportaciones que hiciste. Es sólo por precaución en caso de que la autoridad te los solicite para alguna aclaración. Te recomiendo hacer tus aportaciones vía transferencia electrónica, de esta manera el dinero tiene perfecta trazabilidad y no tendrás que preocuparte por aclaraciones con hacienda.

 

Educación pública

Cada año, los padres de miles de niños demandan escuelas para sus hijos, lo cual representa un reto para el gobierno en términos de cobertura y calidad educativa. Por esa razón, el gobierno incentiva a los padres de familia a inscribir a sus hijos en escuelas particulares. Los padres que “ayudan” al gobierno asumiendo el costo de la educación de sus hijos pueden hacer deducible el pago de colegiaturas en instituciones educativas privadas que cuenten con validez oficial.

Al igual que en los casos anteriores, la deducción por colegiaturas tiene un límite. El monto anual límite de la deducción varía en función del nivel escolar, por ejemplo:

  • Preescolar: 14,200 pesos
  • Primaria: 12,900 pesos
  • Secundaria: 19,900 pesos
  • Profesional técnico: 17,100 pesos
  • Bachillerato o su equivalente: 24,500 pesos.

La deducción también se aplicará en tu declaración anual y deberás guardar los comprobantes de pago. Lo más recomendable es que hagas el pago de las colegiaturas mediante transferencia electrónica o con cheque, así será más fácil para la autoridad hacendaria localizar tus pagos y no te molestaran con solicitudes de aclaración.

¿Cuáles el monto que puedo deducir si mi hijo empezó el año fiscal en un nivel educativo y lo termino en otro? En ese caso el límite anual de deducción que puedes disminuir es el que corresponde al monto mayor de los dos niveles. Supongamos que Gabrielito concluyó la primaria en mayo de 2019 y comenzó la secundaria en agosto del mismo año, entonces en tu declaración del ejercicio 2019 (abril 2020), podrás deducir hasta 19,900 pesos, es decir, el monto mayor entre los dos niveles.

 

Conclusión

Los estímulos fiscales son una herramienta muy efectiva para los gobiernos, no obstante, si los incentivos son demasiado generosos o están mal diseñados, pueden tener resultados adversos, como entregar dinero a los contribuyentes sin afectar la inversión. Peor aún, mediante cabildeos se pueden capturar los estímulos y utilizarlos para incentivar comportamientos que no son deseables.

Por ejemplo, actualmente en la Ciudad de México los coches híbridos están exentos del pago de tenencia vehicular y de la verificación ambiental; además, pueden circular todos los días. Con esa medida el gobierno busca disminuir la contaminación, provocada por automóviles, con autos menos contaminantes, aunque en realidad está incentivando el uso del auto particular en una ciudad que colapsa todos los días por el excesivo transito de coches. Sería más deseable que hubiera incentivos para el uso del transporte público.

Espero que esta información te sirva y aproveches los beneficios fiscales que ofrece el gobierno para mejorar tu situación financiera. Continúa visitando el blog de Bancompara para que mejores tus finanzas personales, pues estoy convencido de que la educación financiera es uno de los pilares sobre los cuales se construye el bienestar de nuestra familia.

 

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?