Protege tu patrimonio creando un fondo de ahorro para emergencias.

Eventos naturales nos afectan, por ejemplo; terremotos, huracanes inundaciones, sequias. Estos eventos han develado que los mexicanos tenemos poca o nula cultura de prevención. Incluso cuando todo nuestro patrimonio está en juego, decidimos correr riesgos, como quedó demostrado en el terremoto del 19 de septiembre de 2017 en la Ciudad de México, donde muchos de los inmuebles que sufrieron daños no estaban asegurados.

 

Leer también: Analfabetismo financiero, ¿cómo alcanzar la educación financiera?

 

Es casi imposible prepararse para eventos tan desafortunados, pero existen otro tipo de eventos que sin ser desastrosos nos trastocan la vida y para ese tipo de eventos sí deberíamos estar preparados. Por ejemplo, una enfermedad que merme la capacidad productiva de una persona, la pérdida de empleo o incluso la muerte de un familiar.

La falta de previsión es justificada, a menudo, por un ingreso bajo, malas experiencias con aseguradoras y por una falsa creencia de “a mí no me va a pasar”. También hay que tomar en cuenta que vivimos en una sociedad que fomenta el gasto y la propensión de las personas al ahorro es casi nula. Pero no te dejes llevar por la inercia y considera seriamente formar un fondo de ahorro para emergencias, de esta manera protegerás tu patrimonio a largo plazo y la seguridad con la que te desempeñas de manera diaria aumentará considerablemente.

¿Para qué es un fondo de ahorro para emergencia?

Tal vez una de las situaciones más comunes y difíciles que enfrentan los mexicanos es el desempleo. El tiempo que tarda una persona en encontrar un nuevo empleo varía de acuerdo al perfil de las personas, pero es deseable tener un fondo de ahorro para emergencias que alivie la presión, que de por si representa el desempleo.

Un fondo de ahorro para emergencia, en este contexto, te permitirá enfrentar tus obligaciones financieras y tomar una buena decisión a la hora de elegir un nuevo empleo. Pues de otra manera podrías verte forzado a aceptar cualquier trabajo y con ello a condicionar tu futuro.

Otra buena razón para crear un fondo de ahorro de emergencia es la vivienda. Tener una casa brinda seguridad patrimonial a las personas, pero no es gratis. Muchas de las reparaciones o el mantenimiento que necesita una casa se pueden programar, pero si por alguna razón la casa sufre un desperfecto inesperado, será bueno tener dinero líquido con el cual hacer frente a este escenario.

Pero antes de seguir enumerando una serie de circunstancias por las cuales es bueno tener un fondo de ahorro para emergencias, te diré tres escenarios en los cuales usar ese fondo.

1. ¿El gasto es inesperado?

La vida tiene algunas sorpresas con las que todos podríamos vivir. Para esas situaciones, usar el fondo de emergencia nos permitirá pagar las cuentas básicas de la casa y colocar los alimentos en la mesa hasta que la situación vuelva a la normalidad.

En caso de ser víctima de un desastre natural, lo más probable es que un fondo de ahorro para emergencias no sea suficiente. Tener un seguro que proteja nuestro patrimonio es fundamental, pero el fondo de ahorro para emergencias será de mucha utilidad para pagar los deducibles de los seguros y otros gastos que los seguros no cubran.

Aunque no califica como un gasto inesperado, los gastos que se presentan cuando los hijos regresan a clases, después del verano, suelen ser muy altos. Por tanto, el fondo de ahorro para emergencias te podrá ayudar a amortiguar esos gastos o completar para otros.

2. ¿El gasto es necesario?

Algunas personas suelen clasificar como necesidad o emergencia algunos gastos caprichosos para poder usar el fondo de ahorro para emergencias. Si estás cansado de las encimeras de la cocina o quieres cambiar al último y mejor teléfono celular, piénsalo de nuevo. Mientras la cocina sea funcional y tu teléfono pueda llamar a tu esposa e hijos, el gasto no es necesario. Las cosas nuevas son geniales, pero si quieres cambiar tu teléfono o alguna otra cosa que no sea una emergencia, no uses el fondo de ahorro para emergencia.

Una necesidad real sería si tu auto se descompone y esa es la única manera en que puedes ir al trabajo, entonces necesitas repararlo. Puede que la reparación sea costosa y requiera de varios días. Por tanto, necesitas dinero para reparar el auto y tal vez rentar otro auto para poder hacer tus traslados. Usar el fondo sería buena idea.

3. ¿El gasto es urgente?

Tener un fondo de ahorro para emergencias te permitirá preocuparte por lo verdaderamente importante y no en cómo vas a pagar por eso. Entonces, si tu hijo atrapa una pelota con la cara y necesita puntos de sutura, o si tuviste un conato de incendio en la cocina, no tendrías que preocuparte por el dinero. Concéntrate en las tareas sustantivas y deja que el fondo de ahorro para emergencia realice la función para la que fue creado.

Si tienes que usar el dinero, ¡está bien!

Es posible que tu fondo de emergencia se sienta como una tonelada de dinero simplemente sentado allí sin hacer nada y tengas la tentación de querer usarlo para cualquier imprevisto. La verdad es que está haciendo mucho. Es una especie de póliza de seguro, pero en dinero líquido contra lo impredecible. Así que no lo vacíes a la menor provocación.

Ten en cuenta que ese fondo tiene como destino hacer frente a gastos inesperados, necesarios y urgentes. Una vez que hayas utilizado estos recursos, recuerda reponer los ahorros tan pronto como te recuperes. Pues nunca se sabe que tan pronto se pueda volver a requerir.

Motivaciones para ahorrar

Algunas personas necesitan incentivos o motivaciones para ahorrar un poco más y crear un fondo de ahorro para emergencias. Aquí te pongo una lista de las cosas que a mí me motivan. Es una lista que tengo en mi escritorio, de esta manera mis motivaciones siempre están presentes y es más sencillo lograr mi objetivo.

  • Protege a mi familia en caso de cualquier imprevisto.
  • Puedo proporcionar a mi familia una mejor atención médica, en caso de ser necesario.
  • Tengo capacidad de maniobra y negociación en caso de compras inesperadas.
  • Evita que malbarate mi patrimonio por conseguir dinero de manera inmediata.
  • Impido sanciones por retirar dinero de otras inversiones antes de tiempo, o perjudicar mi futuro al retirar dinero de mi Afore.
  • Reduce el estrés, lo que aumenta mi salud y el bienestar de toda mi familia.

¿Cuánto debería tener en un fondo de ahorro para emergencias?

La cantidad depende mucho de varios factores, por ejemplo, tu edad, si eres soltero o casado, si eres asalariado o trabajas por cuenta propia, en fin. Muchos expertos recomiendan entre tres y seis meses de tus ingresos mensuales. Es decir, si ganas 20 mil pesos mensuales, lo recomendable sería tener entre 60 y 120 mil pesos. Es mucho dinero, yo seré más flexible y te daré tres alternativas.

Bueno: como decía anteriormente, se recomienda tener como respaldo al menos el equivalente a tres meses de tus ingresos mensuales. Pero si no tienes ingresos constantes, realiza un cálculo de los gastos más importantes, por ejemplo, comida, hipoteca o alquiler, luz, y gas, sólo por mencionar algunos, guarda el dinero suficiente para soportar al menos tres meses de estos gastos.

Mejor: cuando hay dependientes económicos como hijos o cónyuge, el fondo de emergencia debe poder hacer frente al costo de la vida de seis meses, como mínimo. Además, si el área profesional en la que te desarrollas tiene una alta rotación o estás expuesto a lesiones, será mejor tener el doble de fondos de emergencia.

Lo óptimo: Tener un año de ingresos acumulados o cien mil pesos. Recuerda que no es un ahorro permanente, cuando llegues a tu meta, es decir, la cantidad de dinero que te haga sentir seguro de que podrás enfrentar cualquier imprevisto, podrás detener ese ahorro.

¿Cómo hacer un fondo de ahorro para emergencia?

Ya quedo establecido para qué sirve un fondo de ahorro para emergencias y de cuánto dinero se recomienda que esté conformado. Ahora platicaremos de cómo hacerlo.

  • Define la cantidad meta. Evalúa a cuánto ascienden tus gastos como alimentos, casa, transporte, y deudas. Cuando sepas esa cantidad define de acuerdo con tus circunstancias cuántos meses debes respaldar.
  • Realiza un presupuesto. Haz una lista de tus ingresos y resta tus gastos. Así sabrás cuánto puedes ahorrar. Procura llegar a tu meta lo más pronto posible.
  • Invierte el fondo de ahorro para emergencias. Debes tener en cuenta que ese ahorro está diseñado para hacer frente a gastos inesperados, no para generar beneficios. Por tanto, elige un instrumento de inversión que sea de bajo riesgo y tengas liquidez inmediata.
  • Actualiza tu fondo de emergencia. Si tus necesidades han crecido porque tal vez te casaste o porque antes rentabas y ahora pagas una hipoteca, entonces aumenta la cantidad que hay en el fondo de ahorro para emergencias, para que sea congruente con tu situación económica actual.

Beneficios de tener un fondo de ahorro para emergencias.

Un fondo de emergencia tiene algunos beneficios obvios. Uno de los todavía no mencionados es que evitas endeudarte, en el contexto de una emergencia o urgencia, endeudarse es generalmente una mala noticia, pues eres vulnerable a adquirir deuda de la cual puede ser difícil salir. Además, la tranquilidad es importante y, dependiendo de tu personalidad, tal vez un fondo de emergencia ayude a reducir la ansiedad, sabiendo que tienes un amortiguador contra las sorpresas no agradables de la vida.

Continua visitando el blog de Bancompara, deja tus comentarios, son muy importantes para nosotros, y recuerda que puedes compartir este artículo en tus redes sociales.

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?