Comprar una casa es un proceso emocionante y hasta divertido, pero averiguar los detalles de un crédito hipotecario puede que no sea lo que más entusiasme a las personas.

    No obstante, es algo que hay que tener presente, pues las condiciones que firmemos hoy nos afectarán, ya sea en el mediano o largo plazo, y podrías dejarle un escenario poco favorable a tu yo del futuro.

    Uno de esos detalles es la tasa de interés. Hace un par de semanas escribía sobre las previsiones del mercado hipotecario para el 2020. Decía que esperaba una guerra de tasas de interés, donde el más beneficiado sería el solicitante del crédito hipotecario.

    Sin embargo, este inicio de año ha sido una de los más convulsos que recuerde. Aumento de precio en varios productos; una guerra que hasta hace un par de semanas no esperábamos y que ahora parece inminente; y una sequia espantosa que ha provocado incendios forestales en Australia. ¿Cómo afecta todo esto a tú crédito hipotecario? ¿Tienes una hipoteca de interés fijo o variable? ¿Tu crédito hipotecario se puede encarecer?

    En el mercado hipotecario, la tasa de interés fija es la más común, pues en el pasado reciente hemos vivido episodios de inestabilidad económica que han erosionado el patrimonio de las personas. Por tanto, al público mexicano le resulta más atractivo financiarse a través de un esquema en el que, sin importar lo que pase, el pago de la deuda no aumentará. Por eso me he dado a la tarea de explicarte todo sobre las tasas fijas.

     

    ¿Qué es una hipoteca de tasa fija?

    Cuando una entidad crediticia nos presta dinero para cualquier finalidad, cobra una tasa de interés. El porcentaje de la tasa de interés estará en función de tres factores principalmente:

    • Riesgo de impago. Sí el solicitante de crédito tiene un historial crediticio impecable, además, una fuente de ingresos estable y deja una garantía, el riesgo de impago será pequeño y por tanto la entidad crediticia sentirá confianza de prestarle, por lo cual estará dispuesta a otorgarle el crédito a una tasa de interés más baja que a otra personas con un perfil opuesto.
    • Inflación. La inflación es el aumento generalizado de precios, y este se da por un proceso natural de la economía, pero se acelera cuando eventos económicos, políticos y sociales se combinan de manera desfavorable.
    • Supongamos que un banco presta 100 pesos, pero al cabo de un año, la inflación es del 3%, entonces esos 100 pesos que prestó ahora tienen el poder adquisitivo de 97 pesos. El banco querrá recuperar ese valor, por tanto, la tasa de interés a la cual prestará, necesariamente será mayor a la inflación.
    • Tiempo. El plazo al cual se otorga el crédito. Sí el crédito es por un año, la probabilidad de que el entorno sociopolítico y económico se mantenga estable es alta. Por tanto, la tasa de interés será baja. Por el contrario, si el crédito tiene un plazo de 30 años, la entidad crediticia buscará cubrir su inversión con una tasa de interés alta, ante la probabilidad de que el dinero que prestó pierda mucho poder adquisitivo.

    A manera de resumen, podemos decir que la tasa de interés es el costo del dinero que te cobrará la entidad crediticia por darte un crédito. Una vez que sabemos cómo se determina la tasa de interés, estamos en posibilidad de conocer su funcionamiento.

     

    ¿Cómo funcionan las tasas de interés fijas?

    Sí una entidad crediticia te concede un crédito con una tasa de interés fija, quiere decir que el costo del dinero permanecerá constante durante todo el plazo al cual te concedieron el crédito.

    Una de las ventajas que experimenta el prestatario cuando tiene este tipo de créditos, es que puede presupuestar con toda seguridad el monto que erogará para amortizar su crédito, pues siempre será el mismo. A este sistema se le conoce como amortización francesa.

    Por el contrario, una desventaja en el corto plazo para el prestatario es que las hipotecas a tasa fija suelen ser más altas que una hipoteca de tasa de interés variable. Sin embargo, en el largo plazo, esto podría ser diferente, pues con un esquema de tasa variable, el banco estaría en la posición de ajustar la tasa de interés hacia arriba si las cosas no le favorecen.

     

    ¿Es conveniente una tasa de interés fija?

    No hay respuestas simples en finanzas, todo depende de la situación de cada persona. Pero si tienes más del 20% del valor del inmueble como enganche, tus ingresos son fijos y el pago mensual de la hipoteca te obliga a contratar el crédito por 15 años o más, entonces te diría que sí, te conviene una tasa de interés fija. ¿No te convence? Deja te platico sobre los pros y contras con un ejemplo

    Supongamos que tienes ingresos por 30 mil pesos, de los cuales puedes destinar 10 mil pesos al pago mensual de la hipoteca. La casa que quieres cuesta millón y medio y tienes 500 mil pesos para el enganche. La hipoteca a tasa variable es de 7.5% y se actualiza cada año; en cambio la tasa fija es del 10% sin importar el plazo del crédito.

    Escenario 1: si contratas la hipoteca a tasa variable, te quedaría un pago mensual de 11,870 pesos aproximadamente, en un plazo de 10 años.

    • Pros: No está lejos de tu presupuesto y tal vez haciendo unos ajustes podrías lograrlo; El costo total del crédito es considerablemente más bajo.
    • Contras: es muy complicado predecir cómo estarán las variables que determinan la tasa de interés, por tanto, cualquier aumento en la tasa de interés de tu crédito, podría ponerte en una situación comprometida y arriesgar tu patrimonio.

    Escenario 2: de elegir la hipoteca de tasa fija por el mismo plazo, el pago mensual rondaría los 13,215 pesos. Superaría por bastante tu presupuesto, pero si contratarás el crédito por 20 años el pago mensual estaría por ahí de 9,650 pesos.

    • Pros: Sin importar lo que pase en el país, la tasa de interés se mantiene fija; los pagos mensuales son más bajos; además son fijos durante toda la vida del crédito, esto te permite planificar tus finanzas.
    • Contras: El pago total de intereses será más alto, aunque esto también se debe a la posibilidad de endeudarte por un plazo más largo.

    Endeudarse por un largo plazo

    Cada vez que alguien me pide un consejo sobre una hipoteca y yo menciono la posibilidad de endeudarse por 15, 20 o incluso 30 años, veo como cae un peso sobre los hombros de las personas y ponen cara de disgusto. Tienen razón, nadie quiere tener un pago mensual por tanto tiempo, pero cuando les digo que con ese esquema podrían tener la casa de sus sueños y el pago de la hipoteca sería muy parecido al pago que hacen hoy por la renta de su vivienda, entonces el disgusto en sus caras ya no es tan visible.

    Sí, una de las ventajas de elegir un esquema de tasa fija en el crédito hipotecario es que tenemos la posibilidad de pedir prestado más dinero, por tanto, podrías comprar una casa más costosa. No sólo eso, al elegir un plazo más largo, el pago mensual de la hipoteca es menor, esto libera una parte importante de tus ingresos y quedas en una posición favorable como para invertir en otros instrumentos, hacer un fondo para enfrentar posibles emergencias, ahorrar para los estudios de tus hijos o aportar al fondo de retiro.

     

    Conclusiones

    Como podrás ver, cada esquema tiene ventajas y desventajas, no hay una respuesta fácil y menos cuando se trata de una deuda que implica mucho tiempo. Cualquier persona que no conozca todas las implicaciones que conlleva una deuda de este tipo podría aconsejarte que elijas el crédito donde pagues menos intereses, pero no siempre es lo mejor.

    Primero, porque hay una gran diferencia entre la casa para la que te alcanza y la que realmente quieres. Si está en tus planes comprar una casa que te sirva de inversión, para después comprar la casa que realmente quieres, entonces es buena idea contratar un crédito en el que pagues poco de intereses. Pero si estás buscando una casa definitiva, entonces valdría la pena que te endeudes por un plazo más largo, pero que obtengas exactamente lo que deseas.

    Segundo, porque contratar un crédito en el que pagues menos de interés podría condicionar peligrosamente tu presente. Pues recuerda nada te garantiza que el pago de tu hipoteca se mantenga para el próximo año. De subir la tasa de interés, tendrás que apretar el cinturón, pero ¿Cuánto podrás aguantar?

    Tercero, porque los factores a considerar no sólo se circunscriben al tema financiero sino también al personal. En Bancompara tenemos expertos en finanzas que te ayudarán con los temas financieros, pues conocemos todas las condiciones de los créditos que se ofrecen en el mercado mexicano actualmente y de ahí elegimos las más competitivas.

    Pero no sólo eso, hemos acompañado a tantos clientes en sus procesos de compra, que conocemos diversas situaciones personales, por tanto, tenemos la experiencia para aconsejarte y que tomes la mejor decisión. Sí tienes alguna duda, te recomendaría que visites la página web de Bancompara. En automático se abrirá una ventana para que puedas chatear con alguno de los asesores, en caso de que no seas proclive a hablar por teléfono.

    Haz la prueba, estos seguro que te llevarás una grata sorpresa. Por supuesto, te invito a que sigas visitando nuestro blog. Estoy convencido de que la educación financiera es uno de los pilares sobre los cuales se construye el bienestar de nuestra familia.

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?