Un año más se ha ido. Nostalgia para muchos, alivio para otros, la realidad es que como bien sabes, el tiempo no perdona.

    Algo que pocas veces consideramos durante estas fechas es lo que debemos hacer financieramente para cerrar este ciclo y empezar el siguiente de la mejor manera. Espero que tu como yo tengas toda la intención de hacerlo y no dejarlo como uno más de esos propósitos de Año Nuevo que estarás comenzando por ahí en marzo. Es por eso por lo que hoy te voy a ayudar para que tengas un listado con los principales puntos que debes tener en mente para poder tener tu vida financiera en orden.

    En primer lugar, te recomiendo que así como lo harás con el resto de aspectos de tu vida, te tomes el tiempo de hacer una lista de propósitos financieros. Es importante que no solo los pienses, si no que tomes papel y lápiz y los escribas, aunque no lo creas esto puede hacer una diferencia psicológica en cualquier tipo de propósito. Recuerda que todos los propósitos deben tener ciertas características:

    Alcanzable – De nada sirve que te propongas generar 100 millones de dólares el próximo año, la realidad es que tu y yo sabemos que es poco realista, define objetivos mucho más alcanzables.

    Plan de acción – Está muy bien que quieras pagar tus deudas, pero ¿cómo lo vas a hacer?, vas a reducir otros gastos o quizá a conseguirte una actividad adicional donde puedas generar un ingreso. Es muy importante que seas lo más específico posible, esto te permitirá tener una ruta a seguir para lograr el objetivo.

    Medible – Mejorar tu situación financiera no puede ser un propósito por si solo, deberás ajustarlo con base en algo medible, un ejemplo puede ser pagar el 50% del saldo de mi tarjeta, o disminuir mis gastos mensuales en un 10%; estos son propósitos medibles que, por ende, serán fácilmente evaluables cuando se acerque el final del siguiente año.

    Partiendo de estas tres características, tus propósitos serán mucho más efectivos. Recuerda también que el logro de estos objetivos deberá ser un trabajo diario, no tiene caso pensar que el próximo año con tu aguinaldo pagarás la tarjeta, lo importante es que día con día tomes acciones que te permitan alcanzarlos.

    Ahora bien, una vez teniendo tus propósitos, la otra cosa para empezar un buen año 2020 será hacer un corte y poner tus Finanzas Personales en orden, para ello te recomiendo lo siguiente:

    · Habla con tu contador – Si tu actividad económica requiere la asesoría de un contador, este es un excelente momento para hacer un corte y pedir un resumen de tu desempeño fiscal. Incluso solicitar una opinión de cumplimiento al SAT puede ser una muy buena opción. Probablemente los contadores no agradezcan esta recomendación, dada la acumulación de trabajo que generalmente tienen en fin de año, pero, si es posible, hazlo; y si no, que sea de lo primero que tengas agendado para el próximo año.

    . Revisa tus créditos, - no solo para ver cuánto debes, sino también para analizar las tasas de interés que te cobran y buscar alternativas para mejorarlas; es mucho más sencillo de lo que crees, y con esta sencilla acción puedes ahorrar dinero de inmediato. Una gran alternativa si buscas cambiar tu crédito hipotecario es Bancompara.mx, ellos son expertos en el segmento de créditos hipotecarios, y con su simulador en línea podrás conocer las ventajas de cambiarte a una u otra institución. Recuerda que no estás atado para siempre y es tu responsabilidad y de nadie más el estar atento a oportunidades que te ayuden a fortalecer tu patrimonio.

    . Revisa que tus propiedades estén en orden – Además del ya tradicional pago del predial, existen otros factores que deberás considerar en caso de tener propiedades. Una, y la más evidente, puede ser el mantenimiento; puede ser un buen momento para realizar esas reparaciones pendientes, recuerda que el tiempo de lluvia quedó atrás, por lo que incluso es un buen momento para impermeabilizar. Otro punto que no está demás es dar una consulta rápida en el Registro Público de la Propiedad y verificar que no haya movimientos desconocidos; aunque pareciera difícil, los fraudes inmobiliarios son más comunes de lo que crees, por lo que validar que la información de tu propiedad está en orden te librará de dolores de cabeza futuros.

    . Realiza tu testamento – No por que pensemos que te vas a morir, pero seguramente por una u otra cosa se te pasó el mes del testamento y sinceramente sería absurdo pensar en esperar hasta el siguiente año. Revisa con tu abogado o notario de confianza el proceso, piensa que más que por ti, este es un acto de amor hacia tus seres queridos, seguramente alguna vez has escuchado todas las complicaciones que conlleva la muerte de alguien intestado. Si cuando llegue el momento quieres evitarles un dolor de cabeza a tus familiares, es momento de hacerlo. Incluso puedes analizar alternativas en conjunto con tu contador para ver la mejor alternativa en cuanto a cesión de propiedades y otros esquemas, recuerda también que en ocasiones el dinero divide familias enteras.

    . Revisa tus acciones – Si eres un inversionista consumado y llevas ya algún tiempo, puede ser un buen momento para analizar el rendimiento que han tenido tus acciones en el mercado de valores. Es importante llevar un registro del desempeño de manera analizada, ya que además de poder registrar sus rendimientos será mas sencillo detectar y validar la estacionalidad. Por ejemplo, verás que ciertos meses son mejores para unas acciones que para otras, así como para el mercado de valores en general. En este punto me centro en el mercado bursátil, pero la realidad es que cualquier tipo de inversión que tengas merece ser revisada y analizar su rendimiento. Incluso si invertiste en un pequeño negocio con familia o amigos, es un momento excelente para reunirse, analizar el desempeño y planear una estrategia para el próximo año.

    . Revisa las expectativas - Poca gente lo hace, pero la realidad es que puede ser muy valioso detenerte para leer las expectativas que los expertos tienen para nuestro país o para ciertas industrias en particular. Esto puede determinar tu apetito de inversión en un sector determinado o la posibilidad de empezar a generar coberturas en un mes tan volátil como lo suele ser diciembre.

    . Saca lo viejo – Seguramente caíste en las redes del buen fin, el Black Friday o simplemente el espíritu navideño y estas estrenando IPhone o televisión de 65 pulgadas. Lo importante es que sepas que aún puedes hacer algo de dinero con tu aparato anterior, aprovecha que mucha gente esta dispuesta a pagar buenas cantidades por artículos de segunda mano en buenas condiciones, antes de que acabe en el desván es una gran opción recuperar algo de dinero que aminore tus gastos durante las fiestas.

    . Revisa el estatus de tus seguros de vida, gastos médicos, auto, hogar o cualquier otro – Ya sea que tu cobertura cubra de enero a enero o no, es muy importante considerar el desembolso que deberás realizar por estos conceptos, por lo que deberás prever el momento para estos gastos y crear un calendario que evite que estas importantes fechas pasen desapercibidas.

     

    Como puedes ver, hay muchas cosas que hacer para lograr un buen cierre e inicio de año, financieramente hablando. Es importante que tomes el tiempo entre tanta festividad para realizar estas acciones. No esperes a enero y aprovecha que probablemente tengas algunos días de descanso o de bajo ritmo laboral.

    Una última recomendación que siempre me ha funcionado es que tu año empiece en diciembre, este cambio de mentalidad te hará aprovechar el fin de año y te dará nueva energía para evitar la pesadez que representa la cuesta de enero (financiera y psicológica) junto con su “blue Monday” considerado el día más triste del año, por cierto.

    Esta misma mentalidad aplica para todas las semanas; si consideras el domingo como el primer día de la semana, automáticamente te volverás más productivo y eliminarás esos domingos de “vacío” tan comunes para muchas personas hoy en día.

    La libertad y la estabilidad financiera es un trabajo de todos los días, así que en vez de esperar que el próximo año “venga” mejor, comienza a trabajar y a realizar pequeños cambios en tu vida, que a la larga serán la solución para tus problemas.

    Recuerda que los años no vienen buenos o malos, simplemente son el resultado de las decisiones que nosotros tomamos en un periodo de tiempo. Así que pide muchos deseos con esas uvas en Año Nuevo, pero siempre pensando que ninguna magia, blanca o negra, podrá sacarte del fracaso financiero si tu no lo decides y te propones cambiar tus hábitos y la relación amor y odio que puede ser que hasta ahora tengas con el dinero.

    Siguiendo estas ideas, yo te puedo asegurar que el año 2020 será, por mucho, un gran año. Te mando mis mejores deseos, entre ellos el deseo de que este nuevo año pongas manos a la obra y te des el mejor regalo que puedes darte: Una vida financiera plena.

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?