Hace mucho que lo venimos escuchando. Los vientos del norte nos lo decían: “Los bancos de ladrillo y cemento van a acabar”. Y la aparición del Covid-19 no ha hecho más que acelerar esta muerte anunciada. En su lugar veremos otro tipo de modalidades, el futuro le pertenece a la banca virtual.

    No sé ustedes, pero yo no recuerdo la última vez que tuve que aparecerme por un banco; de cualquier forma, estoy segura de que, cuando fui, tuve que armarme con todas mis constancias y certificaciones físicas, y hasta pasaporte; tomar un turno o hacer fila, esperar mirando a la nada sentada en una silla incómoda (por aquello de que se prohíben los celulares) y, al final, si había retirado dinero, rezar para que no me siguieran ni me robaran.

    Tampoco conozco a la primera persona menor de sesenta años a la que le guste hacer trámites de banco. Por eso es una fortuna que, para muchos, los bancos hoy se hayan convertido en cuadraditos en la pantalla de sus celulares. Y ya estamos listos para algo nuevo; ¿qué sigue ahora? Las Fintech, que ofrecen servicios cómo los de los bancos, pero sin ser bancos (con todas las ventajas y desventajas que esto implica).

    Nuestro vecino del norte está inundado de fintechs que ofrecen servicios como cuentas corrientes, de inversión, microinversión, préstamos y hasta para obligarte a ahorrar los centavos. En México hemos oído con esperanza sobre Acorn, Venmo y sobre innumerables bancas virtuales que funcionan sin problemas allí, pero que aún no llegan con todo a nuestro país. La buena noticia es que desde Europa también nos llegan ejemplos que empiezan a tomar fuerza entre los ciudadanos ansiosos por probar algo nuevo. Una de estos es Bnext, que podemos utilizar casi en su totalidad desde el año pasado.

    Entonces, ¿qué son estas fintechs que se ven como un banco, hacen lo que hace un banco, pero que no te tratan como un banco? Son empresas que utilizan la tecnología para hacer más eficiente el sistema financiero y para ofrecerte ventajas a ti y a tu dinero: todos ganan.

     

    ¿Cómo funcionan los bancos virtuales?

    Cada uno funciona de una forma diferente, pero la mayoría se diferencian en el manejo del dinero y en la forma en la que se financian.

    Los bancos normales funcionan tomando el dinero del cliente y reinvirtiéndolo de diferentes formas; también ganan de parte de comisiones. Al contrario, muchos bancos virtuales no obtienen ganancia a través del cliente, sino que cobran una comisión de sus proveedores.

    Tienen los mismos servicios que un banco tradicional, aunque casi nunca ofrecen cuentas corrientes o de ahorro.

    En el caso de Bnext, los usuarios pueden obtener tarjetas crédito y débito que pueden cargar con dinero en tiendas de conveniencia, una super noticia para aquellos que no estaban bancarizados o que no existían para el sistema bancario (un gran porcentaje en México). De alguna forma, uno de los objetivos de la banca virtual es democratizar el servicio y devolverles a algunos la posibilidad de construir un historial.

     

    Productos que ofrecen los bancos virtuales.

    No todos los bancos virtuales ofrecen todos los servicios, así que revisa cada caso en específico.

    .Préstamos

    .Tarjetas débito y crédito en modalidad de pre-pago o carga en puntos físicos.

    .Retiros de efectivo en cajeros

    .Sevicio nacional e internacional

    En el caso de Bnext, si no pueden ofrecerte directamente los productos, te ofrecerán alternativas por medio de los partnerships que han establecido con otras fintech. Por ejemplo, si buscas un crédito hipotecario con Bnext, lo más probable es que termines utilizando los servicios de Bancompara. Esto puede, o no, ser un aliciente para muchos, pero, la gran ventaja aquí es que a través del marketplace de Bnext podrás tener acceso a varias Fintech que harán tu trámite mucho más fácil, en menos tiempo y siempre con la consciencia de buscar los costos más bajos para el usuario.

     

    Ventajas que puedes buscar en un banco virtual.

    . Ofrecen productos sencillos y sin tanta letra pequeña.

    . Puedes pagar servicios sin costo a través de plataformas virtuales rápidas, claras y sencillas de usar.

    . Podrás abrir una cuenta sin todo el papeleo que exigiría un banco de ladrillos.

    . Puedes hacer pagos con sistemas sencillos, parecidos a PayPal o a Venmo.

    . Puedes manejar tus tarjetas completamente por internet.

    . Obtendrás una plataforma completamente basada en internet. Nunca se te requerirá que vayas a ningún lugar físico para hacer ningún trámite.

    . Hablando de lo anterior, podrás hacer inversiones de forma fácil y clara, pues podrás encontrar todas las herramientas y asesoría para hacerlo por internet y para seguir los rendimientos de tu dinero en cualquier momento y lugar, sin depender de un bróker físico.

    . Podrás pedir créditos hipotecarios completamente en línea.

    . En el caso específico de Bnext, puedes comprar divisa extranjera con precios competitivos.

    . Si retiras efectivo en cajeros, algunas Fintech como Bnext te devolverán las comisiones cobradas por este concepto.

    . Obtendrás un servicio al cliente superior al de los bancos tradicionales, y probablemente más personalización.

    . Aplicaciones como Bnext te permiten agrupar tu dinero y tus pagos en categorías, para que tengas mayor control

    . Podrás vincular cuentas de otros bancos, así tendrás que manejar solo una App

    . Muchos bancos virtuales ofrecen sistemas de puntos y recompensas que puedes canjear por productos o crédito en otras Apps.

     

    Desventajas.

    Nada es perfecto, y los bancos virtuales tampoco, aunque estén cerca. Sin embargo, es válido que te enteres de los aspectos que pueden llegar a ser defectos para ti y que los consideres en tu decisión.

    . No tendrás una cuenta de ahorro ni de cheques desde la cuál manejar tu dinero.

    . Algunas fintech no están protegidas por leyes de protección de depósitos, por lo que, si quiebran, es posible que tu dinero no esté garantizado.

    . Algunas fintech aún no cuentan con servicio de transferencia de dinero hacia cuentas de otros bancos. (Revisa esto en cada caso específico)

     

    Hablemos de Bnext.

    No importa el banco virtual que elijas para manejar tu dinero, probablemente te traerá muchas ventajas y ahorro en comisiones. Pero, ya que Bancompara ha desarrollado una colaboración con Bnext, en esta ocasión te hablaremos de esta nueva fintech que ha llegado a México.

    Creada en 2017 en España, Bnext ya se autodenomina como “la alternativa a la banca móvil más completa de la actualidad” y, viendo la cantidad de servicios que ofrecen para el mercado mexicano, pensamos que tienen razón. Miles de personas ya la usan en España y se rumora que algunos inversores “pesados” han puesto su dinero allí (la lista de inversores es secreta).

     

    Estos son los productos que podrás abrir con Bnext y los servicios que tendrás.

    . Una cuenta en donde tendrás visibilidad de tu dinero.

    . Tarjeta de débito y de crédito completamente libres de comisiones. (Obtenlas aquí)

    . Retiro de efectivo en cajeros, con devolución de las comisiones.

    . Programas de recompensas y Cashback con PlayStore, Amazon Prime, entre otros.

    . Transferencias de dinero gratis entre usuarios.

    . Pagos en línea con toda la seguridad.

    . Bloqueo temporal de tu tarjetas desde tu celular.

     

    Diferencias que vale la pena tener en cuenta.

    La gran diferencia que ofrece Bnext es su marketplace de productos financieros, en donde podrás encontrar casi cualquier producto financiero que se te ocurra y adquirirlo completamente en línea y, un plus, también podrás encontrar allí productos relacionados con viajes.

    Otra ventaja es la modalidad de tarjetas cuyo cupo solo será el que el cliente haya cargado anteriormente; nada de créditos revolventes. Con Bnext no puedes perder el control del dinero que gastas.

    Por supuesto, siempre podrás establecer una comunicación directa y fluida con la compañía, pues manejará todo a través de la App.

     

    ¿Qué se necesita para abrir una cuenta en Bnext?

    • Descargar la app en tu celular
    • Tener a mano una identificación oficial y abrir tu cuenta virtual
    • Solicitar tu tarjeta física y transferir 100 pesos desde una cuenta bancaria. Recibirás tu tarjeta de 2 a 5 días.
    • ¡Recibe tu tarjeta y actívala!
    • También puedes registrarte aquí.

    No te vamos a decir “anímate hoy” ni, “descárga la App hoy mismo”, por que ese sería un pobre esfuerzo de copy, sin embargo, puedes convencerte cuando, efectivamente, la descargues, pues su oferta de productos es muy completa. Estamos en tiempos inciertos (y decir esto no es un cliché, sino que es la más absoluta realidad) en los que la banca en línea será lo más conveniente, y esto precisamente es en lo que Bnext es experto. Déjate guiar.

     

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?