A que le tiras cuando sueñas, mexicano

    Las uvas ya están lavadas y contadas, la cena en el horno, la ropa interior es del color adecuado y la maleta está en la puerta. El año nuevo es un buen momento para desear y emocionarse con un inicio, pero también es una oportunidad para hacer un alto en el camino, ver dónde estamos y no solo desear, sino trabajar para llegar a donde queremos estar.

    Por eso todos tenemos propósitos al iniciar el año. El problema es que muchas veces con el transcurso del tiempo los olvidamos y al terminar el año nos encontramos con un montón de buenas intenciones y sueños postergados.

     

    ¿Por qué no cumplimos nuestros propósitos de año nuevo?

    De acuerdo con un estudio de la Universidad de Scranton, Pensilvania, el 90% de las personas fallamos al momento de cumplir nuestros propósitos de año nuevo[i]. Esto puede deberse a varias cosas:

    · Los propósitos los hacemos como sueños, no como compromisos: es decir, si solo deseamos algo no basta para que se cumpla. Si hacemos un propósito de año nuevo debe ir acompañado con el compromiso de cumplirlo y de renunciar a lo que nos impide conseguirlo. Si deseo “Tener más dinero” pero sigo gastando como loca en cada venta nocturna, no voy a llegar muy lejos.

    · Los propósitos no se miden: a diferencia de los objetivos laborales que probablemente también nos estemos planteando en estas fechas, los propósitos no se miden. “Estar menos estresada “suena lindo como propósito, pero es demasiado abstracto y eso nos dificulta cumplirlo. Es muy diferente decir “Voy a ahorrar” qué decir “Voy a ahorrar el 10% de mi sueldo”.

    · No tenemos una estrategia: es decir, tenemos los propósitos, pero no tenemos ni idea de cómo cumplirlos ni por dónde empezar. Pensemos en los propósitos como en caminos: no se trata solo de pensar en la meta: hay que pensar en cada paso, por chiquito que sea, por que muchos pasos pequeños nos llevarán a cumplir lo que nos propongamos. Siguiendo con el ejemplo del ahorro, una buena estrategia es separar el 10% de lo que te depositan y enviarlo a una cuenta separada. Para esto primero requiero abrir otra cuenta (tendré que ver dónde me conviene más), después debo hacer las transferencias cada que me depositan y llevar un registro de lo ahorrado.

    · Los propósitos parecen más milagros que metas. Decir, “Voy a ahorrar” es ambiguo, pero decir “Voy a ahorrar el 70% de mi sueldo” es una locura. Debemos ser realistas al momento de comprometernos con un propósito. Es mejor paso que dure que trote que canse.

    · Tenemos 12 propósitos. Esto es un clásico: 12 meses, 12 propósitos. No es necesario abarcar tanto para mejorar. Una amiga mía hacia uno al año. Pero lo hacía bien. Decía que era su manera de crecer año con año y ser cada vez una mejor persona. La idea es que si este año decido empezar a ahorrar lo haga de manera constante, y lo vuelva un hábito, de tal modo que el año que entra ya no necesite volver a hacer el mismo propósito porque ya lo estoy haciendo.

     

    ¿Qué deseamos los mexicanos?

    ¿Cuáles son los propósitos de los mexicanos y los deseos ocultos tras ellos? ¿Cómo podemos cumplirlos?

    Si cada año hacemos propósitos de año nuevo y no los cumplimos, ¿por qué no hacer el propósito junto con su estrategia de realización? Sé que suena demasiado cuadrado y estructurado, pero al hacerlo estaremos pavimentando el camino a nuestros sueños. Así que este año propongo revisar los principales propósitos de año nuevo de los mexicanos, cual es la motivación detrás de esos propósitos y lo más importante: pequeñas acciones de todos los días para que este año sí se cumplan.

    De acuerdo con TNS Global México, los propósitos más comunes de los mexicanos son[ii]:

    1. Ahorrar dinero (el 72% de los mexicanos encuestados)

    · Motivación: no queda clara cuando la vemos de forma aislada, pero es verdad que para muchos otros propósitos es necesario el dinero. Comprar una casa, cambiar el carro, mejorar nuestros hábitos alimenticios y hasta bajarle al estrés son cosas en las que el dinero nos puede ayudar.

    · Estrategia: podemos empezar ahorrando el 10% de nuestro sueldo.

    · Acciones de todos los días: crear una cuenta separada, de tal modo que no tengamos fácil acceso a nuestros ahorros; instalar la banca electrónica y hasta programar la aplicación para que mueva dinero cada mes o cada quincena sin que nosotros nos demos cuenta. Y no dejar de hacerlo ni gastarnos el dinero, obvio.

    Lee también Finanzas Personales

    2. Hacer ejercicio (63% de los mexicanos encuestados)

    · Motivación: mejorar la salud, tener un nuevo hobbie, vernos y sentirnos mejor, etc. La motivación es personal, tú decides.

    · Estrategia: empezar inscribiéndome al gimnasio es clásico... y no siempre funciona. Lo primero sería determinar qué ejercicio quiero hacer. A mí los aparatos del gimnasio me aburren mortalmente, pero las clases sí me gustan. Piensa: ¿prefieres una clase o hacerlo por tu cuenta?, ¿en qué horario se te acomoda?, ¿hay algún deporte o actividad física que hayas hecho y que te encante? Este es un buen punto de partida.

    · Acciones de todos los días: elige un horario y lugar que sea realista. Si la alberca que te gusta queda a una hora de tu casa será más difícil cumplir; si crees que puedes llegar media hora tarde todos los días a tu trabajo, poco tiempo va a durar tu resolución. Y recuerda, no tiene que ser mucho: puedes empezar con salir a caminar 15 minutos diarios con tu perro.

     

    3. Incrementar los ingresos (54% de los mexicanos encuestados)

    · Motivación: puede ser mejorar la calidad de vida o hacer algún otro de los propósitos de la lista.

    · Estrategia: ¿quieres seguir en tu mismo trabajo o prefieres buscar algo más?, para encontrar ese nuevo trabajo ¿qué necesitas? ¿más experiencia en cierto ramo? ¿Más capacitación? Quizá antes de pedir el aumento o el puesto debas hacer algo más.

    · Acciones de todos los días: mantener tu currículum al día, estar al pendiente de las bolsas de trabajo, hablar con tus amigos y colegas sobre oportunidades, estar activo en redes sociales, seguir capacitándote y, sobre todo, continuar siendo excelente en tu actual trabajo, pueden ser acciones que te lleven a encontrar una oportunidad y a estar listo para tomarla.

     

    4. Llevar una dieta balanceada (44% de los mexicanos encuestados)

    · Motivación: vernos y sentirnos mejor es una buena motivación.

    · Estrategia: si ya lo has intentado otras veces o hay un tema médico de por medio, un nutriólogo puede ayudar. Además, si sabes que el problema de fondo es el estrés u otros problemas emocionales, buscar un buen psicólogo también sería útil. Recuerda que el chiste es crear hábitos alimenticios saludables y sentirnos mejor.

    · Acciones de todos los días: organiza tus comidas, trata de no comer tanto en la calle y tener snacks saludables a la mano. De este modo será más difícil caer en la tentación.

     

    5. Bajarle al estrés (42% de los mexicanos encuestados)

    · Motivación: ser más felices y cuidar nuestra salud.

    · Estrategia: esto puede ser multifactorial. Lo primero es determinar las fuentes del estrés. Lo ideal sería eliminar las situaciones que nos provocan estrés, y es posible que con buena voluntad y creatividad podamos eliminar algunas, pero, al final, también necesitamos tener herramientas emocionales que nos permitan hacerle frente a las situaciones de la vida de forma saludable. Buscar terapia puede ser una muy buena opción, pero hacer ejercicio, tener un hobbie, organizarme mejor o hasta una clase de yoga pueden ayudar mucho.

    · Acciones de todos los días: come bien, trata de dormir las horas que tu cuerpo necesita, pide ayuda, sigue las estrategias que hayas elegido y piensa siempre primero en ti. No se vale tener tus sesiones de terapia y dejar de ir por el trabajo. Hay que darles un lugar a las cosas y esto debe ser prioridad. La salud mental es primero.

     

    6. Cambiar de carro (40% de los mexicanos encuestados)

    · Motivación: mejorar mi calidad de vida. No es de Dios pasar horas en el tráfico en un carrito que en cualquier momento te va a dejar tirado, o peor, sin aire acondicionado. También se vale querer darnos un gusto siempre y cuando sea con responsabilidad.

    · Estrategia: si estás dentro del 72% de los mexicanos que quiere ahorrar, se supone que ya lo estás haciendo. Busca qué carros te gustaría tener, el precio y los planes de financiamiento. Ahora sabes cuánto dinero necesitas. Revisa si venderás tu carro actual, si lo comprarás a crédito y cuanto requieres de enganche.

    · Acciones de todos los días: si ya sabes cuánto dinero necesitas y cuándo lo quieres comprar lo que sigue son matemáticas simples: divide el monto entre el número de meses que faltan para la fecha. Ahora separa todos los meses esa cantidad. Si flaqueas, recuerda el olor a carro nuevo y sé fuerte.

     

    7. Comprar o remodelar su casa (38% de los mexicanos encuestados)

    · Motivación: mejorar mi calidad de vida y crear un patrimonio.

    · Estrategia: revisa tu presupuesto. Recuerda que el 30% de tu ingreso se va a ir al pago de la casa, aunque es muy posible que en este momento sea menos lo que pagas. Con este número en mente busca a los asesores de Bancompara para que te ayuden a definir tu presupuesto y cuánto requieres para el enganche.

    · Acciones de todos los días: ya conociendo cuánto puedes pagar y cuánto necesitas para el enganche, ha llegado la hora de ahorrar.

     

    ¡A disfrutar las fiestas!

    Con la certeza de estar más cerca de tus sueños. Elige un propósito y no dejes que se vaya el 2020 sin cumplir una meta que te haga genuinamente feliz. ¡Sí se puede!

     

    Bibliografía
    [i] https://www.infobae.com/tendencias/2019/01/01/por-que-9-de-cada-10-personas-no-cumplen-sus-propositos-de-ano-nuevo/
    [ii] https://www.criteriohidalgo.com/destacado/conoce-los-propositos-de-ano-nuevo-mas-comunes-entre-los-mexicanos

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?