3 maneras de establecer objetivos, distintas a SMART

Victoria Pinto
Escrito por Victoria Pinto en 6/01/21 04:15 PM

Es inicio de año y, como nunca, todos están pensando en objetivos. Ya sean objetivos personales, empresariales o familiares.

Pero, fijarse metas no es escribir una carta a Santa Claus ni se trata de elevar la vista al cielo y pedir cualquier cosa que a uno se le venga a la mente para luego esperar que suceda: desde hace muchos años hay métodos comprobados para fijar objetivos que realmente se cumplan.

Uno de estos métodos, y de los más populares, es el método SMART, que coaches, mentores y jefes de todo el mundo han aplicado con relativo éxito. Pero no por ser el más famoso significa que el método SMART sea el más adecuado o efectivo para todos los proyectos.

Hoy te traemos otros métodos, además del SMART, que te servirán para definir tus objetivos de este año en todos los ámbitos de tu vida.

Cada uno de estos métodos debe su nombre a un acrónimo con el que han sido construidos.

 

SMART…ER

(Specific, measurable, achievable, relevant, time bound, evaluate, readjust)

Los objetivos SMART son exitosos porque son los más susceptibles de ser medidos.

Es muy fácil definirlos; estos objetivos deben ser específicos, medibles, logrables, relevantes, cronometrables… y recientemente, se le añadieron dos características extra: evaluables y reajustables.

Por ejemplo, si lo que quieres es aumentar tus clientes al doble este año, debes romper este objetivo en otros más pequeños que te permitan lograrlo, y luego aplicar todas las características de un objetivo SMART.

Por ejemplo:

Objetivo: Aumentar presencia y reconocimiento orgánico de la marca en buscadores.

Objetivo SMARTER: Publicar 5 artículos mensuales en el blog empresarial, optimizados para SEO, midiendo su comportamiento por medio de herramientas como Google Analytics y ajustando sus características de frecuencia, longitud y temas por medio de evaluaciones quincenales.

Entonces, los objetivos SMARTER sirven para establecer objetivos logrables, pero también para evaluarlos y reajustarlos para que sean más efectivos y menos rígidos.

 

CLEAR

(Collaborative, limited, emotional, appreciable, refinable)

Es otro método muy famoso para establecer objetivos. Está hecho especialmente para trabajar en equipos, pues considera que las acciones de unos afectan a los otros.

Primero, debes tener en cuenta a todo el equipo y sus características, luego, se deben establecer todas las variables que afecten al equipo, como horarios de todos, geografías y en dónde inician y dónde terminan las responsabilidades de cada miembro.

Al mismo tiempo el objetivo debe incentivar a todas las personas del equipo, casi siempre se hace esto al definir un incentivo que mueva a todos y que les de confianza en el proyecto o empresa para la que trabajan.

A lo largo del desarrollo del objetivo, debe haber muestras o “milestones” que demuestren que el trabajo hacia ese objetivo sí está siendo efectivo y, finalmente, el objetivo debe ser lo suficientemente flexible como para que se pueda ajustar si no está funcionando correctamente.

Por ejemplo:

Objetivo: Generar un ahorro de 15000 dólares anuales desde el departamento de recursos humanos.

Objetivo CLEAR: Todos los empleados de la empresa deben colaborar para generar este ahorro, que se destinará para iniciar una cooperativa de ahorro para los trabajadores. Para hacerlo trabajaremos juntos en una estrategia que nos permita ahorrar 3750 dólares por trimestre y conjuntamente delinearemos el funcionamiento de la cooperativa. Revisaremos el progreso del objetivo cada mes, para hacer los ajustes de ahorro necesarios.

Entonces, los objetivos CLEAR te servirán para establecer objetivos cuyo cumplimiento dependa de un equipo.

 

DUMB

(Dream, Uplifting, Method-friendly, Behavior driven)

Si el objetivo es mejorarse a sí mismo o la vida propia, antes que mejorar la empresa. Los objetivos DUMB son la mejor manera de hacerlo.

Como sabes, DUMB significa “tonto” en inglés, pero no te dejes engañar por esto, pues esta clase de objetivos están diseñados para sacarte de tu zona de confort y para que seas cada día más creativo al respecto.

Para establecerlos debes, primero que todo, soñar en grande, el chiste de estos objetivos es que no te dejes entumecer por el realismo del paso a paso de otros métodos. Parte de eso es escribir o establecer el objetivo en palabras alegres y motivadoras, pon estos objetivos basado en sueños y no en resolver problemas.

En cuanto a método, tus objetivos deben poder ser incluidos dentro de tu rutina, y para hacer esto debes preguntarte ¿qué puedo hacer todos los días que me acerque a mi objetivo? ¿qué puedo hacer cada mes? Rompe el objetivo en pequeñas acciones que puedas hacer con frecuencia.

Finalmente, enfócate en cambiar tu comportamiento para lograr tu objetivo, pues, según el método DUMB, modificar y controlar tu comportamiento hará que cumplas tu objetivo más fácil.

Por ejemplo:

Objetivo: Bajar 10 kilos

Objetivo DUMB: Verme fabuloso/a para el último día del año. Para hacerlo voy a levantarme a las 5am y haré ejercicio con ayuda de una aplicación o un entrenador, hasta las 6am. No compraré ningún alimento con azúcar en el super.

Entonces, los objetivos DUMB te servirán para cumplir esos objetivos tan grandes que se sienten irreales, pero que se vuelven posibles por medio de pequeños pasos.


 

Ahora ya sabes 3 maneras diferentes para establecer objetivos este año, ya sea en tu empresa o en tu vida personal. Fijarte metas y medir tu progreso te llevará a cumplir tus sueños más rápido.

¿Cuáles son tus objetivos de este año?

Comenta en nuestras redes.

¿Quieres saber más?

 

Temas: Finanzas Personales

Credito hipotecario banner blog NUEVA

Deja un comentario