Hace algunos días, impulsado por la curiosidad ingrese a la página del Buró de Crédito con la intención de consultar mi historial crediticio. Esta institución ofrece una consulta gratuita al año además de la posibilidad de realizar consultas adicionales con un costo extra.

    Después de capturar mi información personal y la información de mis créditos, y con la misma tensión, como si se tratara de la espera por los resultados de exámenes médicos, recibí el dictamen.

    En mi caso, acababa de liquidar un crédito automotriz y mis tarjetas de crédito se encontraban en buenos términos, por lo que mi informe me mostró una serie de indicadores en verde lo que me hizo, a primera vista, tranquilizarme.

    El Buró de crédito ofrece también la posibilidad de solicitar algo que ellos denominan Mi Score, que es un indicador que permite conocer mediante un solo número tu comportamiento crediticio y además te permite conocer los factores que están involucrados en dicho resultados y un comparativo con el resto de la población.

    Puede que en el momento en que tienes acceso a este indicador una de las primeras interrogantes sea, ¿cómo puedo mejorar mi historial?

    Recuerda que las entidades que se encargan de llevar el registro de tu historial crediticio son empresas privadas que en México son Buró de Crédito y Círculo de Crédito.
    Estas empresas reciben información de las entidades financieras respecto de tu comportamiento crediticio y son consultadas con el fin de saber si eres sujeto de crédito.

    Y es por esto por lo que en esta ocasión me gustaría darte algunas recomendaciones para mantener un buen historial crediticio.

    ¿Cómo mantener un buen historial crediticio?

    Puntualidad

    En el caso del buró de crédito, este es uno de los puntos principales. Es muy probable que si te atrasas uno o dos días esto no se refleje en tu buró de crédito, sin embargo, toma en cuenta que en caso de que tu atraso sea mayor, esto dejará una huella casi imborrable (de por lo menos cinco años) en tu historial.

    Si en algún momento te fue imposible cumplir con tus pagos, la mejor solución es hacerlo cuanto antes, recuerda que el historial crediticio es un ente vivo y se va actualizando de acuerdo con tu comportamiento en el tiempo, por lo que regresar a un estatus de pago normal te ayudará a remediar en cierta medida dicho atraso.

    Si la situación se complica incluso más de lo que esperabas y crees que no podrás cumplir con tus pagos, lo mejor es que te acerques a tu institución y platiques sobre qué alternativas te pueden ofrecer, esto puede incluir periodos de gracia, refinanciamiento, restructuras, etc.

    Si cuentas con un crédito hipotecario y este es tu caso, una buena alternativa es buscar un crédito con características más accesibles para tu situación actual. Te recomiendo que entres a Bancompara.mx, ellos son los expertos en crédito hipotecario y pueden ayudarte a encontrar un financiamiento de acuerdo con tus requerimientos. Solamente recuerda que no debes dejar esto para el momento en que ya no puedas pagar y caigas en mora, anticípate y, si vislumbras dificultades, toma acciones inmediatas.

    No te pases de la raya

    Sé que la tentación de contar con más créditos puede ser difícil de vencer, sobre todo cuando dichos créditos pueden representar un nuevo auto, unas vacaciones soñadas o ese par de zapatos que se encuentra por encima de tu alcance.

    Considera tu capacidad de endeudamiento, pero no solo como un total de ingresos contra un total de pago de créditos, debes considerar los gastos corrientes de tu casa y de tu familia, desde gastos del hogar, hasta colegiaturas y gastos médicos.

    Es muy importante también que consideres un monto de tu ingreso mensual como ahorro, no solo para imprevistos sino como un patrimonio a futuro, créeme que entre más joven comiences a hacer esto, mayores serán los beneficios.

    Toma en cuenta que también a los bancos les preocupa que puedas sobre endeudarte y no porque sean damas de la caridad sino por el simple hecho de que un sobre endeudamiento repercutirá en tus pagos tarde o temprano. Por esto es importante que, si quieres seguir siendo un sujeto de crédito atractivo para los bancos, no te conviene tener demasiadas líneas de crédito activas.

    Considera que si tienes 5 tarjetas de crédito con un límite de crédito de $200,000 pesos cada una, cuando una institución haga un análisis de crédito para otorgarte un crédito hipotecario, automotriz, o cualquier otro, no solo considerarán el saldo actual que tienes en dichas tarjetas sino también la posibilidad latente de que en cierto punto puedas tomar el total de las líneas de crédito, es decir una deuda de $1,000,000 de pesos.

    Sé responsable en el uso del crédito y recuerda que este es un compromiso de pago que generas. Evita tener problemas al abusar del crédito y mantenlo dentro de tus posibilidades.

    El crédito no es para todo

    Sumado a no tener una gran cantidad de créditos, por supuesto que es importante también mantener tus créditos actuales con saldos moderados. Realiza pagos más allá de los mínimos y en tu caso, si te es posible, realiza pagos anticipados.

    Evita compras impulsivas a crédito y cuídate de las promociones, a veces no son tan buenas como parecen.

    Recuerda la regla de oro, el crédito no es un ingreso adicional y la mejor forma de utilizarlo es siendo responsable y prudente.

    ¿Qué pasa si mi historial ya es negativo?

    En caso de que ya cuentes con algunas cuentas sin pagar, como lo mencioné anteriormente, la primera recomendación es realizar el pago lo antes posible. Si dichas cuentas ya fueron canceladas, tampoco es el fin del mundo; generalmente el registro de los créditos en estas instituciones es de alrededor de 72 meses, para después ser eliminados, esto te permitirá redimirte y en determinado momento poder acceder a un nuevo crédito, si es que el resto de tu historial es sano.

    No olvides que el crédito es un excelente medio para poder realizar adquisiciones de activos como autos o inmuebles, por lo que no te prives de la posibilidad de utilizarlo siendo responsable con su uso.

    ¿Y si soy nuevo?

    Esta es una pregunta recurrente. Puede que estés frente a tu primera tarjeta de crédito y gracias a las historias de terror que has escuchado respecto al buró de crédito te interese cómo dar esos primeros pasos para mantener un historial crediticio inmaculado.

    Primero que nada, considera que aparecer en los registros de estas empresas como Buró de Crédito y Círculo de Crédito es una buena noticia; piensa que la única forma en la que puedes acceder a créditos considerables es que la institución financiera cuente con información suficiente sobre ti, y esta es la forma de reunirla.

    Entonces, si lograste que algún banco o tienda departamental te diera una tarjeta de crédito inicial, felicidades, estás en el camino a generar tu historial crediticio. Una buena y sana forma de empezar es con domiciliación de servicios. Esto es un proceso muy sencillo mediante el cual autorizas a la instrucción para que el pago de ciertos servicios sea cargado directamente a tu tarjeta de crédito. Estos servicios pueden ser televisión de paga, telefonía, seguros, etc.

    Esto permitirá que generes un comportamiento adecuado sin mayores riesgos de sobre endeudamiento. Las instituciones no solo revisan que cuentes con créditos autorizados, si no cómo ha sido su uso en el tiempo, y con esta estrategia podrás mostrar un uso responsable de tus líneas de crédito.

    Es importante también que consideres que, pensando en el futuro, las instituciones financieras también estarán en posibilidades de ofrecerte mejores productos financieros con mejores tasas de interés si cuentas con un buen historial, esto por la sencilla razón de que podrás comprobar ser un cliente de bajo riesgo, y eso es lo que ellos buscan.

    ¿Y si no estoy de acuerdo?

    Recuerda que en caso de que encuentres alguna discrepancia en tu historial crediticio puedes acercarte al emisor del crédito para impugnar ante la institución que registra tu historial. Ellos, mediante un trámite sencillo, te permiten solicitar la aclaración de algún registro.

    En algunos casos pueden ser desde errores al actualizar la información, hasta robos de identidad.

    Estos últimos, tal vez más comunes de lo que pensamos, son operaciones fraudulentas donde se ocupa tu información personal para obtener un crédito y evidentemente no pagarlo, lo que puede afectar seriamente tu historial.

    Por eso te recomiendo también que verifiques tu historial crediticio con regularidad y, en caso de encontrar algo que no te suena bien, actúa de inmediato. Recuerda también que la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) está para apoyarte y asesorarte con estos temas.

    Por último, no me queda más que recomendarte que seas prudente con los créditos, si ya tuviste malas experiencias, aprende de ellas y trata de permanecer como un sujeto de crédito fiable para las instituciones financieras, créeme a ti te conviene y ellos te lo agradecerán.

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?