La cuenta corriente es el más tradicional de los productos financieros, podríamos decir que con este producto nacieron los bancos.

¿Cuántos billetes y monedas traes en tu bolsillo? ¿Siempre cargas más o menos la misma cantidad de dinero? ¿Cómo decides cuánto efectivo llevar contigo? ¿Qué haces con el resto del dinero que tienes pero que no llevas? ¿Dónde lo guardas, está seguro? Aunque cada vez es más común que las personas tengan una cuenta corriente en un banco, pues muchas empresas pagan a través de ellas, aún hay personas que no las conocen. Aquí te daré los pormenores de este tipo de cuenta.

¿Qué es una cuenta corriente?

La cuenta corriente es el más tradicional de los productos financieros, podríamos decir que con este producto nacieron los bancos. Aún así, genera gran cantidad de dudas debido a que sus características son distintas a las de los otros productos transaccionales. Las cuentas de este tipo pueden ser utilizadas por una o varias personas si así queda estipulado, es en general un producto dirigido a organizaciones o personas que tienen la necesidad de gestionar y administrar dinero.

 

Leer también: ¿Dónde está el dinero?, los bancos más grandes de México

 

A la cuenta corriente también se le conoce como depósito a la vista, es decir, el titular de la cuenta hace un depósito al banco y este puede sacar su dinero, en parcialidades o en su totalidad, en cualquier momento, a través de distintos canales como las ventanillas del banco, los cajeros automáticos, por internet, por pago en establecimientos a través de las tarjetas, etc.

Lo que hace diferente una cuenta corriente de una cuenta de ahorro es que, adicional a la expedición de una tarjeta débito, se entrega otro medio de pago en la forma de documentos de papel, también conocidos como cheques, que sirven para transferir dinero de un lugar a otro. Aunque estos han caído en desuso y ahora hay que hacer una solicitud explicita al banco para que expidan al cliente una chequera.

Tener una cuenta corriente te permitirá automatizar pagos de servicios o “domiciliarlos”. Automatizar pagos te ofrece muchas ventajas, pues no tienes que estar recordando las fechas de pago ni tendrás que ver interrumpidos tus servicios en caso de que hayas olvidado efectuar el pago. Recomiendo automatizar sólo los pagos de servicios con cargos fijos, de lo contrario te pueden hacer cargos que desestabilicen tu presupuesto.

Otro beneficio único de las cuentas corrientes es que tienen la posibilidad de sobregiro. Esto quiere decir que si efectúas una transacción que excede tu saldo, el banco puede abrirte una línea de crédito y te prestará lo que te haga falta. Debes tener en cuenta que como cualquier otro préstamo el sobregiro generará el cobro de intereses.

Algunos bancos asocian beneficios exclusivos para hacer más atractivos estos productos para los clientes, pues son instrumentos de captación y son importantes para ellos. Por ejemplo, ofrecen reembolsarte un porcentaje de las compras que hagas en el supermercado o en gasolineras, también te ofrecen sorteos en los que premian con cosas como autos o vajillas.

Las cuentas corrientes se pueden clasificar según diversos criterios.

  • Según sus titulares:
  • Individual: abierta a nombre de una sola persona.
  • Conjunta o mancomunada: cuando hay por los menos dos titulares, se exige que cualquier acto deba ser aprobado conjuntamente por todos los titulares, el banco solicitará la firma de todos ellos.
  • Indistinta: cuando hay un titular de la cuenta y este autoriza a una persona adicional para disponer de los fondos, utilizando únicamente su firma (la del titular).
  • Según el interés devengado:
  • Cuentas corrientes sin interés: son aquellas en las que el banco no te paga ningún interés por tener tu dinero ahí.
  • Cuentas corrientes con interés: en este caso tu capital, es decir, tus depósitos, generan interés por el período que media entre las fechas de corte de la cuenta.
  • En las cuentas corrientes con interés, éste puede ser:
  • Recíproco: cuando al capital deudor y al capital acreedor se le aplica el mismo interés.
  • No recíproco: cuando el interés aplicado al capital deudor no es el mismo que el aplicado al capital acreedor.

¿Cómo abrir una cuenta corriente?

Después de conocer los beneficios que supone tener una cuenta corriente, tal vez estés considerando abrir una. Encontrarás una amplia gama de instituciones, servicios y tarifas. Habrá opciones para todas las necesidades.

Los documentos que se requerirán podrían variar de acuerdo a cada institución. Por ejemplo, en HSBC no aceptan la Cédula Profesional como identificación oficial, mientras que en otros bancos si lo hacen. No obstante, te dejo una lista con los documentos que normalmente solicitan

  • Identificación oficial con fotografía (INE o Pasaporte vigente)
  • Comprobante de domicilio, de los últimos 2 meses (luz, teléfono, agua, predial)
  • En caso de que seas extranjero, te pedirán tu visado tipo FM2, FM3 o FMM
  • Además tendrás que llenar un formulario y contestar preguntas sobre el medio por el cual obtienes esos recursos, esto lo preguntan por temas de seguridad y posible uso de recursos de procedencia ilícita.

Una vez que hayan aceptado tu solicitud para abrir una cuenta con el banco que elegiste, necesitarás activar la cuenta. Por lo general, piden que deposites una cantidad de dinero, aproximadamente mil pesos. Es bueno tener presente que los depósitos en efectivo que superan los 15 mil pesos están sujetos a impuestos, mientras que las transferencias bancarias y los cheques no lo están. Además, debes tener en cuenta que las comisiones bancarias y los intereses por créditos también conllevan imposiciones tributarias.

Los principales bancos de México ofrecen servicios de banca online. La mayoría de las facturas pueden pagarse por Internet, y las filas en los bancos suelen ser largas, por lo que te conviene tener acceso a tu banca online lo antes posible. Los cobros por usar la banca en línea varían, hay bancos que te cobran una renta mensual y puedes hacer todas las transacciones que desees o puedes pagar por transacción, incluso hay bancos que no te cobran por el uso de esta herramienta, pero te piden un saldo promedio mínimo mensual. Busca el que más se adapte a tus necesidades.

Para abrir una cuenta corriente no te solicitarán historial crediticio. Pero si tienes deudas con ese banco es posible que declinen tu solicitud o incluso que te dejen abrir la cuenta pero tomen dinero para cobrarte, “se cobran a lo chino” como se dice coloquialmente.

Los costos

Tener una cuenta corriente tiene muchos beneficios, sin embargo, no son gratis. Deberás poner atención en el contrato que firmas para que no te sorprenda cuando el banco te cobre alguna comisión. Si la empresa para la que laboras te abre una cuenta entonces despreocúpate, este tipo de cuentas están pensadas para gente que va a recibir en ella su salario y no conlleva comisiones ni tasas de interés. El titular de la cuenta obtiene como medio para disponer de efectivo una tarjeta. La única comisión que te pueden cobrar es si retiras efectivo en un cajero automático que no sea del banco emisor de la tarjeta.

Otras cuentas requieren un depósito mínimo al mes y tienen un número máximo de retiros en cajero cada 30 días. Algunos bancos ofrecen cuentas que conllevan una comisión y requieren mantener un saldo mínimo en la cuenta. Si el saldo de la cuenta está por debajo del mínimo requerido, te cobrarán una comisión cada mes mientras el saldo no supere el saldo promedio diario previamente estipulado por el banco. Normalmente con estas cuentas se obtiene un pequeño porcentaje de intereses.

Si expides un cheque debes tener mucho cuidado de tener el saldo que cubra al mismo, pues de no hacerlo, el banco te cobrará un penalización de por los menos 500 pesos más IVA. Además, el cheque se convierte en un documento probatorio de que incumpliste con una deuda, por lo que te puedes meter en problemas legales.

El uso de una cuenta corriente.

El mayor beneficio que obtendrás al tener una cuenta corriente es que podrás administrar muy bien tu dinero, pues todos los gastos que hagas a través de ella estarán respaldados por los comprobantes de pago que te entrega cada prestador de servicio al momento de pagar, y por tu estado de cuenta.

Una cuenta corriente es una herramienta muy útil cuando se ha planeado un presupuesto, pues se tienen los registros de las transacciones que hiciste y no tendrás el dinero con la misma disponibilidad que si lo tuvieras en tus manos; te hace reflexionar más sobre los gastos que haces.

Al hacerte cliente de un banco, éste podrá conocer qué tan responsable eres y cómo manejas tu dinero, por lo tanto, buscará que tengas más productos financieros con ellos. Por lo que te será más sencillo obtener un crédito para comprar un coche o una casa, o incluso para hacer una inversión.

Además, tu dinero está seguro. Si la seguridad fuera el único beneficio de tener una cuenta corriente, creo que bien valdría la pena tener una, pues los riesgos en los que se incurre al tener el dinero en efectivo son muy altos.

Hablando de seguridad, debes tener mucho cuidado con el Número de Identificación Personal (NIP) de tu tarjeta, pues si lo compartes con alguien, esa persona podría tener acceso a tus recursos y tú serás el responsable. Lo mismo con tus claves para acceder a la banca por internet.

Procura siempre cargar con tu tarjeta o guárdala en un lugar seguro, en caso de que te la roben o la hayas extraviado habla a los teléfonos del banco y repórtala. El banco la desactivará de inmediato y te cubrirá en caso de que una persona quiera hacer cargos indebidos, lo mismo para el caso de robo o extravío de un cheque.

Ahora que tienes un panorama más amplio de las cuentas corriente, te invito a que te acerques al banco de tu preferencia y abras una. Ten paciencia, puede que tengas algunos inconvenientes al principio, pues tienes que aprender a usarla, verás que en poco tiempo sabrás sacarle provecho. Para conocer más sobre estos temas y aumentar tu cultura financiera, no dejes de visitar el blog de Bancompara.

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?