El mundo está preocupado por el calentamiento global, y la porción del mundo que no lo está, no puede evitar darse cuenta de que la contaminación es un problema cercano y real. Hace poco vi un video de una muchacha que decidió no generar basura durante un mes. 

    El esfuerzo es loable e interesantísimo, sobre todo por qué fue muy difícil. Ella tuvo que cambiar su forma de comprar, porque muchos productos traen empaques que instantáneamente se convierten en basura. De hecho, la solución fue comprar muchas cosas a granel en envases de vidrio… que también traían unas etiquetas de cartón que se convirtieron en basura. Además, descubrió que comprar alimentos frescos, sin empaque, suele ser más caro que comprar alimentos procesados.

    Aunque el 59% de los millenials están dispuestos a emprender acciones para disminuir el calentamiento global[i] y cuidar el Medio ambiente, son pocas las personas que pueden darse el lujo de emprender retos, cómo no generar basura. Hacer este tipo de cosas requiere tiempo, dinero y esfuerzo que no todos estamos dispuestos a invertir. Por eso el tema de las ecotecnologías es tan importante.

     

    ¿Y las ecotecnologías con qué se comen?

    De acuerdo a la Wikipedia, las ecotecnologías son un conjunto de técnicas aplicadas que buscan satisfacer las necesidades humanas con un mínimo impacto ambiental[1]. Es decir, es ciencia usada para que gastemos menos recursos naturales, generemos menos basura, reutilicemos, etc.

    Lo interesante de las ecotecnologías es que, bien implementadas, pueden significar seguir haciendo tu vida igual, pero sin contaminar o contaminando menos. Esto lo hace fácil y efectivo, por qué no necesitas estar pensando en eso todo el tiempo u organizándote para hacerlo.

    Si hasta aquí te parece que el tema suena interesante, lo que sigue te va a encantar: al gastar menos agua, luz o gas, también ahorramos dinero, porque esos servicios cuestan. Así que con las ecotecnologías matamos dos pájaros de un tiro: ayudamos al planeta y ahorramos dinero. Un negocio redondo.

    Si en este punto no estás ya armando tu composta, esto te va a terminar de convencer: ¿Sabías que en nuestro país los créditos Infonavit contemplan el uso y financiamiento de ecotecnologías? Los créditos Infonavit son verdes, es decir, te ayudan financiando las ecotecnologías necesarias para que tu nuevo hogar sea ecológico. Un negocio redondo.

     

    Principales ecotecnologías

    Las ecotecnologías más comunes son:

    · Inodoros ecológicos: tienen un sistema de doble descarga (tienen dos botones) y usan entre 3 y 6 litros por descarga, en comparación de los inodoros normales, que usan entre 11 y 20 litros por descarga. Si tu inodoro tiene más de 10 años de antigüedad, lo más probable es que sea de esta última categoría. Si en este momento no puedes permitirte cambiar el inodoro, hay mecanismos que permiten adaptar los inodoros viejitos, y no son caros. Aunque quizá lo más fácil sea usar el viejo truco de nuestros papás: poner un par de botellas de refresco llenas de agua (y bien cerradas) en el tanque del inodoro. Suena sencillo, pero funciona.

    · Focos ahorradores: de acuerdo con la Profeco (Procuraduría general del consumidor), estos focos gastan 75% menos energía, iluminan 4 veces más y duran el doble que un foco común. Y aunque la luz blanca es la que solemos asociar más con este tipo de focos, lo cierto es que los hay también de luz cálida y hasta de colores. Además, es muy sencillo de implementar: la próxima vez que vayas al supermercado busca focos ahorradores, cómpralos, y conforme se vayan fundiendo los focos actuales ve cambiándolos. Antes de que te des cuenta los habrás cambiado todos.

    · Regadoras y llaves ahorradoras: una regadera normal usa de 15 a 23 litros por minuto, una ahorradora usa de 7 a 10 litros por minuto. Las llaves ahorradoras permiten ahorrar hasta 40% de agua, lo que puede significar hasta 5,000 litros de agua al año. Cambiar las regaderas no es difícil, pero las llaves mezcladoras pueden ser más complicadas. La opción en este caso es comprar un aereador, un aditamento que se pone en la llave e inyecta burbujas de aire al chorro de agua, permitiendo disminuir el gasto del vital líquido hasta en un 50%.

    · Cambiar el refrigerador: ya que los equipos fabricados antes de 1993 gastan 50% más energía eléctrica. Probablemente el costo del nuevo refrigerador sea compensado con el ahorro en electricidad, y si la compra es a meses sin intereses, lo sentirás aún menos.

    · Equipos de captación de aguas pluviales: en nuestro país tenemos la enorme fortuna de tener lugares donde la lluvia es abundante. Para estos lugares se puede instalar un equipo que permita aprovechar el agua de lluvia. Suena complicado, pero no es, de hecho, hay una marca muy famosa de tinacos que tiene un equipo de este tipo.

    · Calentadores solares: para dejar de calentar el agua con gas. Estos calentadores tienen la ventaja de que duran alrededor de 20 años y no requieren mantenimiento. Si el lugar donde vives no tiene mucho sol, se puede optar por un sistema híbrido que permita calentar el agua con el sol o con gas, dependiendo del clima.

    · Azotea verde: en esta época donde tener un jardín es un lujo, tener una azotea verde es una gran opción. Tiene enormes ventajas: atrae pájaros e insectos, enfrían de manera natural la casa al aislar el calor del techo, incrementan el valor de la propiedad, pueden usarse como un huerto familiar o lugar de esparcimiento, etc.

    · Paneles solares: cada vez más propiedades aprovechan sus azoteas para instalar equipos de esta naturaleza. La idea es convertir la luz solar en electricidad y, en realidad, si se compara con el gasto en energía eléctrica, son una excelente opción a largo plazo para propiedades grandes, edificios o empresas.

     

    Ahorra energía sin sacrificar la temperatura ideal en tu hogar

    La tecnología ha evolucionado y atrás han quedado los días en los que nos limitábamos a impermeabilizar y pintar. Actualmente hay una gran variedad de recubrimientos para techos, paredes y hasta cristales. La idea de estos recubrimientos es mantener la casa a una temperatura óptima, de tal modo que no necesitemos prender un ventilador o la calefacción para mantenernos cómodos.

    Si estás pensando en pintar, impermeabilizar o remodelar, vale la pena revisar esta opción, pero, si no es así, hay más cosas que puedes hacer para mantener la temperatura ideal en tu hogar y que no requieren una gran inversión:

    o Cortinas: si entra la luz, entra el calor. En época de calor puedes cerrar las cortinas en cuanto empiece a darles el sol a las ventanas. Esta simple acción evitará que el calor entre a tu hogar. Del mismo modo, en época de frío puedes abrir las cortinas para que entre el calor durante el día y, en cuanto se meta el sol, cerrarlas para no perder calor a través del vidrio, que es muy frío.

    o Selladores: existen cintas especiales para sellar las ventanas por donde entran corrientes. Quizá no sea una opción si piensas abrir y cerrar una ventana, pero esta opción es ideal para cuartos de niños o áreas donde durante el invierno es más importante mantener estable la temperatura. Es más, hasta un recubrimiento de plástico de poliburbuja sobre un cristal puede mejorar la temperatura de una habitación.

    o Debajo de las puertas: hay aditamentos que se pueden poner en la parte baja de las puertas y evitan las corrientes de aíre.

    o Alfombras y cuadros: ayudan a mantener el calor dentro del hogar.

     

    ¿Y esto que tiene que ver con mi crédito Infonavit?

    Pues resulta que los créditos Infonavit son verdes, es decir, tienen contemplada una partida para que puedas instalar algunas de las ecotecnologías que acabamos de revisar. De hecho, el monto que podemos recibir para esto puede ser de hasta $40,000MN aproximadamente, dependiendo de nuestro ingreso.

    Para las viviendas nuevas que ya cuentan con algunas de estas ecotecnologías el monto se otorga de manera automática como parte del crédito. Si la casa es viejita, se debe contactar a un proveedor autorizado de ecotecnologías, quién nos ayudará a determinar cuál es la mejor manera de aprovechar el dinero que se nos está prestando y nos ayudará a hacer válida esa parte del crédito. Al momento que el Infonavit le paga al proveedor, se nos empieza a cobrar el monto de las ecotecnologías junto con nuestro crédito hipotecario.

    Si quieres revisar el estado de tu crédito para ecotecnologías o revisar los proveedores autorizados puedes hacerlo aquí.

     

    Es hora de cuidar el planeta y ahorrar

    Ahora que conoces qué son las ecotecnologías, es hora de aplicar tus favoritas. Puedes empezar con algo tan barato como poner unas botellas de refresco llenas de agua en los tanques de los inodoros o con algo tan simple como cambiar un foco. Recuerda que no hay esfuerzo pequeño, la idea es empezar.

     

    Fuentes
    [1] https://es.wikipedia.org/wiki/Ecotecnolog%C3%ADa
    [i] https://inmobiliare.com/7-ecotecnologias-para-la-vivienda/
    https://www.eleconomista.com.mx/finanzaspersonales/Ecotecnologias-herramientas-con-las-que-obtendra-un-doble-beneficio-20180726-0083.html
    https://www.condusef.gob.mx/Revista/index.php/ahorro/ahorro/94-ecotecnologias


    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?