La semana pasada hablamos sobre “The index card”, un método para manejar las finanzas que está dando de qué hablar.

    Recordemos un poco de qué se trata: The index card es un libro creado por Harold Pollak, profesor universitario, y Helaine Ollen, escritora experta en finanzas; después de que el primero entrevistara a la segunda y de que en aquella entrevista se afirmara que todos los consejos básicos de finanzas personales cabían en una “index card” o “ficha” o “memoficha”.

    Las personas clamaron por ver la tarjeta, Pollack garabateó algunos consejos sin demora y más tarde, en 2016, lanzó un libro en el que explica al detalle estos consejos… por que parece que no eran tan básicos, después de todo.

    La semana pasada en el blog Bancompara discutimos los primeros 5 consejos y tratamos de explicar brevemente de qué se trata cada uno de ellos. Resulta que son básicos, sí, pero requieren de un conocimiento previo sobre conceptos de finanzas personales, que también explicamos. La segunda cosa que descubrimos es que varios de los consejos del Index Card están enfocados en el público estadounidense y sus fondos de pensiones 401K, por lo que tuvimos que adaptarlos al sistema pensional mexicano, y no fue fácil, pues aquí las cosas funcionan muy diferentes.

    Pero otros de esos consejos eran bastante básicos, como había prometido Pollack, y cubren bases fáciles de digerir, pero difíciles de realizar para el mexicano promedio, como pagar el total de la tarjeta de crédito mensualmente y, claro, ahorrar.

     

    En fin, sin más demora, pasemos a los siguientes 5 consejos.

    Las cosas se ponen difíciles de nuevo…

     

    ✔️ Maximiza todas tus cuentas con beneficios tributarios como Roth, Sep y 529

    Cuando dijimos que el método estaba dirigido al público estadounidense, no estábamos bromeando. Pero, bueno, el público de U.S.A. es un publico interesante, editorialmente hablando, pues es buen negocio hablarle a más de 300 millones de personas, así que no vamos a culpar al autor.

    No botes el libro a la basura aún, pues aún puedes sacarle provecho. En Estados Unidos, como lo hablamos la semana pasada, existen sistemas pensionales parecidos a los de México. Cuando dicen que se maximicen los aportes a “Roth”, por ejemplo, están hablando de maximizar los aportes al fondo de pensiones voluntarias: es decir, un fondo de pensiones al que aportar voluntariamente todos los meses. Sí, eso existe, y la gente lo paga. ¿Por qué?

    Por que tiene excelente beneficios tributarios y además, por lo general, cuentan con algo mágico, llamado el interés compuesto, que lo que hará será incrementar tus ahorros para que no vivas en la calle cuando tengas 65 (la esperanza media de vida en México es 65 años, y dije media, es decir que podrías vivir mucho más) Si eres millennial y aún te niegas a ahorrar, piensa en la edad de tus papás: no piensas en ellos como en ancianos, ¿verdad? Bueno, si ellos hoy viven en una buena situación económica, es muy posible que sea porque se hicieron estas preguntas cuando tenían tu edad.

    Lo que quiere decir Pollack con este consejo, es 1. que busques métodos de ahorro que no se coman tus ganancias en impuestos, inflación ni comisiones, y 2. Que busques inversiones que te generen interés compuesto (hablaremos sobre el interés compuesto en otro artículo, si te estás preguntando qué es).

    Entonces: Búscate un fondo de ahorro para el retiro, las aseguradoras ofrecen este tipo de productos. Analiza las opciones, el riesgo y la ganancia.

    También puedes aportar voluntariamente en tu AFORE (hablamos de ella en el artículo pasado). Sí, eso se puede, y es la opción más parecida al Roth Ira del que hablan en el libro. Al hacer aportaciones voluntarias puedes definir si las retirarás a corto, mediano o largo plazo y todos estos ahorros están exentos de impuestos hasta cierta medida. Pero las personas no confían en el sistema de pensiones del gobierno, por lo que, por lo general, deciden utilizar otros métodos de inversión del ahorro. Las AFORES tienen fama de inestables, y cada día salen nuevos rumores acerca de ellas, pero es lo que hay.

    Por otro lado, entérate de las comisiones que estás pagando en todas tus cuentas de ahorro, cámbiate de banco si es necesario, el objetivo es no pagar comisiones o pagar la menor cantidad posible.

     

    ✔️ Pon atención a las comisiones. Evita los fondos de gestión activa

    Este consejo está un poco mezclado, pero vamos a enfocarnos en lo más importante.

    En cuanto a las comisiones, es verdad: trata de evitarlas. Los bancos ya te cobran intereses y sacan provecho de tu dinero, ¿para que les darás más?

    En cuanto a los fondos de inversión, pasa lo mismo. Aunque si tienes un producto de inversión manejado por una entidad, va a pagar una comisión, pero pon atención a ella, fíjate en que ganes más de lo que pagas, es decir, en que la inversión valga la pena.

    Ahora pasemos a lo de los fondos. A menudo, la inversión en fondos se clasifica en dos: de gestión pasiva y de gestión activa. En la gestión pasiva, la entidad que maneja tus ahorros los invierte en algo llamado: Fondo indexado.

    Aunque en Bancompara tenemos una Wiki en la que puedes consultar la definición, por esta vez vamos a confiar en la Wikipedia.

    “Un fondo índice es un fondo de inversión de renta fija o variable que trata de replicar el comportamiento de un determinado índice del mercado, como pueden ser por ejemplo el IBEX 35, el Eurostoxx 50, el Nikkei 225 o el S&P 500 o también una determinada cesta de valores, dentro de renta variable o algún tipo de interés de referencia en el caso de renta fija.

    Los fondos índices llevan una gestión pasiva, es decir, replican la composición del indicador (benchmark) que tienen como referencia, sin que los gestores tomen decisiones relativas a la ponderación de los valores que se incluyen dentro del fondo o los sectores preferidos.”

    Quiere decir que la inversión de tus ahorros se hará en un paquete de acciones determinado por un marco de referencia global. Por lo tanto, al ser el manejo pasivo, las comisiones con menores y el riesgo también es menor.

    Por el contrario, al invertir en fondos de gestión activa, habrá un grupo de “expertos” que tratarán de vencer al mercado accionario e invertirán en su propio paquete de acciones, que cambiará cuando ellos lo decidan, según sus criterios. Por lo que vemos, Pollack opina que dejar los ahorros en las manos de estos expertos es demasiado riesgo para tomar… y estamos de acuerdo.

    Entonces, invierte tus ahorros en fondos indexados. Es muy fácil y en casi todos los bancos pueden ofrecerte esta opción. Este consejo sí cabe perfectamente en una ficha.

     

    ✔️ Haz que tu asesor financiero se comprometa a un estándar fiduciario

    ¿Pero no era que todos los consejos sobre finanzas cabían en una tarjeta?, ¿para qué necesito un asesor financiero?

    Todas las personas que ahorren y quieran invertir necesitan un asesor financiero. Así como cuando vas a construir una casa y quieres que te quede bien hecha, por lo que contratas a un ingeniero y a un arquitecto. Lo mismo pasa con las inversiones: lo mejor es que delegues.

    Pero la parte importante de este consejo no es lo del asesor financiero, sino lo del estándar fiduciario. Estándar fiduciario quiere decir, simplemente, que el asesor debe comprometerse a poner tus intereses por encima de los suyos. Sonaba más difícil, pero es simplemente eso. Lo difícil es encontrar un asesor que se comprometa realmente a esto.

    La mayoría de los asesores financieros solo están comprometidos a recomendar inversiones adecuadas para sus clientes y algunos ni siquiera reportarán conflictos de intereses, por lo que, si encuentras un asesor financiero que se comprometa a dicho estándar, por favor hazlo saber a todos tus amigos.

    Esta es la definición de “fiduciario”, para que agarres la onda: “Fiduciario o fiduciaria (persona) es aquella persona física o moral encargada de un fideicomiso y de la propiedad de los bienes que lo integran, a solicitud de un fideicomitente y en beneficio de un tercero, sea este fideicomisario o beneficiario.”

    Consulta con tu banco sobre los estándares que manejan los asesores y asegúrate de que te mantengan en constante comunicación, pero no esperes milagros.

     

    ✔️ Promover programas de seguridad social para ayudar a las personas cuando las cosas salen mal…

    Este consejo, para nosotros, es el más claro de todos: Asegura. ¿Qué? Todo.

    En México, como en Estados Unidos, la salud cuesta, y cuesta mucho, por lo que debes estar asegurado. Afíliate al IMSS por medio de la empresa en la que trabajas o por cuenta propia y, si el buen manejo de tus finanzas lo permite, suscríbete a un Seguro de Gastos Médicos Mayores.

    Es muy importante que lo hagas, pues una emergencia puede lanzar por la borda todas tus finanzas. Conserva tus ahorros en el banco y deja que tu seguro se haga cargo de los gastos.

    Si tienes hijos o hay personas dependientes de ti, no está de más que tengas también un seguro de vida. Otros seguros que debes tener son, de vehículo, de accidentes, de desempleo, de incapacidad y de hogar. No está de más que verifiques que todas tus deudas también se encuentren aseguradas en caso de que te quedes sin empleo o incapacitado. No esperes a que el gobierno lo implemente por ti, como lo sugiere Pollack (aunque su propuesta es razonable), es mejor que tomes acción desde ahora.

     

    ✔️ No olvides el Index Card

    Este es el consejo número 10. ¿Qué opinas?

    ¿Son estos diez consejos lo suficientemente memorables o mañana pasarán al fondo de tu memoria?

    Si estos consejos tienen sentido para ti o si, para ti, la ficha debería ser de otra manera, al interesarte en tu futuro, tu ahorro y tu inversión ya has dado el primer paso hacia un mejor manejo de tus finanzas personales.

     

    ¿Qué opinas de los consejos? Dinos lo que piensas en nuestras redes sociales.

    ¿Quieres saber más?

     

    Comentarios

    Suscríbete al blog