Era 2013, hace ya 7 años, cuando el profesor Harold Pollak entrevistó a la periodista especializada en finanzas personales Helaine Ollen desde la Universidad de Chicago.

    En ese entonces, Ollen había lanzado un libro y estaba invitada al programa de Pollack para hablar de él. Sin embargo, durante la transmisión, Pollack mencionó al vuelo, cómo quien no quiere la cosa (pero está muy seguro de ella) que todos los consejos financieros básicos que una persona podía obtener cabían en una tarjeta de índice (en inglés, “Index card”, para nosotros una “memoficha”) y que si alguien estaba pagando por dichos consejos financieros probablemente estaba siendo estafado, pues la realidad era mucho más simple y fácil de digerir. Luego Pollack y Ollen se despidieron y ahí paró todo.

    Pero Pronto, las personas llenaron su blog de comentarios exigiendo ver aquella famosa “tarjeta”, santo grial de las finanzas que los llevarían al buen manejo de sus finanzas personales.

    Y Pollack no decepcionó, se sentó y en una misma tarde anotó 9 consejos en una tarjeta, tomó una foto de ella, la publicó, et voila, así, casi por casualidad, se creaban los 9 mandamientos de las finanzas personales, que serían ampliados a 10 en el libro con el mismo nombre y publicado en 2016 “The index card”

     

    ¡Ah! O sea que no era tan fácil como para caber en una sola tarjeta ¡fiu!

    Bueno... sí y no. Resulta que el manejo de tus finanzas personales sí puede ser muy simple, pero para explicarte ese concepto se necesita todo un libro. ¿Es claro? ¿No? Te lo vamos a explicar de cualquier forma.

    En esa famosa tarjeta vienen 10 consejos (en realidad venían 9, pero en el libro lo extendieron a 10 para añadir dramatismo) que, de alguna manera, ya has venido escuchando. Vamos a “tropicalizarlos” para ver cómo se podrían adaptar al mercado mexicano. “Pero ¿cómo?, acaso las finanzas personales no son globales?”, preguntarás. Ahm... no, pero también te lo vamos a explicar.

     

    Los 10 consejos, cómo fueron escritos por Pollack


    ✔️Maximiza tu 401 (k) o contribución equivalente.

    No, Pollak no está hablando en chino. Resulta que los estadounidenses empleados de forma regular cuentan con un beneficio llamado el 401 (K), que es un fondo de ahorro destinado a la pensión. El empleado decide cuánto quiere aportar a este fondo, hay un mínimo y un máximo. Algunas veces, la empresa iguala la aportación del empleado o aporta un porcentaje. Es decir que si el empleado aporta 100 pesos la empresa también aporta 100 pesos al fondo de ahorro o un porcentaje de esos 100.

    La ventaja está en los beneficios tributarios, pues no se pagan impuestos por ese dinero durante los años anteriores a la jubilación, y si el empleado decide sacar los ahorros antes, tiene una penalización tributaria.

     

    Pero entonces esto no aplica para México...

    No. Peeeero, espera, porque en esencia, el consejo de ahorrar para el retiro sí “aplica” y mucho.

    En México, si eres un empleado con todas la de la ley (lo que peyorativamente llaman un “godin”) tu empleador transfiere un porcentaje de tu salario bruto al sistema de pensiones de la seguridad social.

    Por lo general, los empleados se olvidan de esto y continúan tan tranquilos, pensando que se ocuparán de eso en el futuro, pero, si vas a seguir los diez mandamientos de Pollack, es necesario que te enteres un poco.

    Entonces, si eres un “godin”, tienes una cuenta de ahorro para el retiro administrada por una Afore. Ponle atención a eso de “administrar” por qué es muy importante.

    Tu ahorro de pensión debe ser invertido para generar unos rendimientos, la Afore decide en qué modo de riesgo invierte tus ahorros según tu edad (entre más joven, más riesgo). Estos aportes, al igual que en el 401 (K), tienen beneficios tributarios y penalizaciones por retiro anticipado.

    No podrás “maximizar” tus aportes antes de los 50 años y no hay un sistema de “igualar” el aporte, como en USA, porque tú no decides el monto, pero…

    sí puedes:

    1.conocer en cuál afore está tu aporte,

    2.conocer el monto de tu aporte y de tu ahorro,

    3.conocer las comisiones que cobra tu Afore y si no te gustan cambiarte a otra,

    4.hacer aportes adicionales si cabe,

    3.verificar en cuál modo de riesgo está tu ahorro,

    4.si no eres empleado formal, afiliarte a un sistema de ahorro para pensión voluntaria que te brinde exactamente lo que quieres e invertir tu ahorro a largo plazo en instrumentos seguros.

    5.Considerar afiliarte a un sistema de fondo de pensiones voluntarias para complementar el de tu empresa.

     

    ¿Por qué es importante?

    No hay nada que grite más claro que tienes tus finanzas personales controladas, que tener el futuro definido. No lo subestimes, la vejez llegará y te verás desamparado si no atiendes el asunto ahora.

     

    ✔️Compra fondos mutuos económicos y bien diversificados

    Los fondos mutuos son fondos comunales en los que te juntas con otras personas para invertir tus ahorros.

    Los bancos ya tienen estos fondos conformados según el riesgo del fondo y si dejará una rentabilidad fija o variable. Por lo que sólo tendrás que decidir el tiempo de la inversión y el tipo de riesgo que quieres tomar (entre más riesgo, más variable la rentabilidad).

    El monto mínimo de entrada varía, pero hay fondos para todos los gustos.

    En cuanto a diversificación, quiere decir básicamente esto: no lleves todos tus huevos en una canasta. Es decir, que los fondos mutuos suelen estar invertidos en diferentes cosas como oro, divisas, hidrocarburos, etc., y no en una sola.

     

    ¿Por qué es importante?

    Porque la inversión en fondos mutuos suele ser segura y es la forma más directa para hacer crecer el dinero de tu ahorro, un ahorro de que ya tienes gracias a tus abonos obligatorios para el retiro. Hay miles de personas que no saben siquiera si tienen un ahorro o donde lo tienen, por lo que es importante obtener esta información. ¡No pierdas tu dinero!

     

    ✔️Nunca compres ni vendas un producto de inversión individual (un valor). La persona al otro lado de la mesa sabe más que tú

    Y decían que las finanzas personales eran fáciles…

    Vamos a desmenuzarlo. Primero, un producto de inversión individual, un “valor” en español, “individual security” en inglés, es un producto que, al contrario de los fondos mutuos, es uno solo y no agrupa diferentes inversiones. Ejemplos de productos de inversión individual son acciones de una sola empresa, bonos, títulos de crédito, divisas, futuros (definir esto requiere otro post), swaps y fondos de inversiones de alto riesgo… entre otros.

     

    ¿Por qué es importante?

    Lo que quiere decir Pollack con esto es que tu no eres un experto en inversiones y que es mucho más seguro dividir tus huevos en varias canastas, como en un fondo mutuo con rentabilidad garantizada, que en un solo producto que podría desplomarse en cualquier momento y dejarte sin ahorros. Como quien dice que es mucho más seguro que inviertas en el fondo mutuo que en solo acciones de Tesla, por tu cuenta.

    Según Pollack, a no ser que tu mismo seas un asesor financiero experto en inversiones, debes alejarte de este tipo de productos.

     

    ✔️Ahorra el 20% de tu ingreso

    Las cosas ya se ponen más fáciles, ya que este es un consejo directo y al punto: 20%.

    Lo difícil, dirás, es lograrlo, pero te asombrarías de la cantidad de cosas que puedes hacer cuando no tienes deuda de tarjeta de crédito (lo veremos en el próximo punto), cuando no estás pagando miles en comisiones de productos bancarios y cuando una emergencia o un imprevisto no te quitan el sueño.

    El gran problema de nuestro país es que, estadísticamente, la mayoría de las personas no están preparadas para pagar un imprevisto de 8,000 pesos, no tienen un fondo de emergencia ni un colchón, es por eso por lo que constantemente caen en endeudamiento, pues los imprevistos como el daño de un electrodoméstico, del coche o una pequeña emergencia médica están a la orden del día.

    ¿Por qué continuamos sin presupuestar estos “imprevistos”, cuando cada año nos suceden tantos? La respuesta se la dejaremos a los expertos en comportamiento humano, pero la verdad es que es necesario empezar a guardar al menos un 20% del salario para que estos imprevistos no echen por la borda la salud de nuestras finanzas cada dos meses.

    Se puede lograr implementando diferentes estrategias. La primera de ellas sería salir de deudas. También puedes hacer otras cosas como bajar tus gastos mensuales, utilizar efectivo mientras que sales de deudas (te ayuda a controlar el gasto, pues cuando se acaba, se acaba) y muchos otros consejos que en Bancompara hemos analizado extensivamente.

     

    ¿Por qué es importante?

    Si te das cuenta, si no ahorras no puedes empezar a implementar el paso 1 ni el 2, que consisten en invertir los ahorros. Así que, ahorrar debería ser el paso uno. Repítelo: Paga tus deudas y luego, ahorra, ahorra, ahorra.

     

    ✔️Paga la totalidad de tu tarjeta de crédito todos los meses

    Este consejo es aún más fácil que el anterior, y también es muy directo y no admite discusión: todo el saldo, todos los meses: págalo.

    Las tarjetas de crédito son máquinas de cobrar comisiones e intereses… y pensar que es tan fácil y glamuroso utilizarlas (suspiro).

    Síguelas utilizando y págalas en totalidad. ¿Cómo lo haces? Enfócate en pagarlas antes de ahorrar. Hasta que no lo hagas no podrás ahorrar ese 20% de tu salario.

    “Pero tengo otras deudas” dirás, “¿Debo pagar esas también?”, los créditos personales, de vivienda, de vehículo y de liquidez tienen condiciones, por mucho, más ventajosas que las de las tarjetas de crédito, por lo que no son deudas tan problemáticas y, por otro lado, la revolvencia de las tarjetas de crédito hace que tu cupo se renueve todos los meses y que te endeudes cada día más hasta que terminas pagando casi más intereses que capital en deudas de productos que ya ni recuerdas haber comprado.

     

    ¿Por qué es importante?

    Por que hasta que no pagues tus tarjetas en totalidad no puedes continuar con los demás pasos hacia tu libertad financiera: ahorrar e invertir.


     

    Esperamos que te empieces a sentir inspirado con esta lista de consejos sobre cómo manejar tus finanzas personales. Como en Bancompara queremos la paz financiera para todos, quisimos compartir este método contigo.

    ¿Qué opinas de la lista? ¿Ya la conocías? ¿aplicas algunos de estos consejos?

    Nos vemos en una semana con los siguientes cinco puntos.

    ¿Quieres saber más?

     

    Comentarios

    Suscríbete al blog