Este artículo hace parte de nuestra colaboración con TrueHome.com.mx

    Comprar una casa a través de un crédito hipotecario es una decisión muy importante en tu vida. Esto pasa porque representa una gran inversión y compromiso que adquieres al pagarla con un crédito.

    Para que el proceso sea exitoso, es importante informarse y elegir la opción que más se apegue a tus necesidades, así como analizar tu situación financiera y mejorar aquellos aspectos que podrían afectar tu perfil como cliente.

    Antes de comprar una casa con un crédito hipotecario, te recomendamos tomar en cuenta los siguientes requisitos.

    También te puede interesar: ¿Cómo obtener un crédito hipotecario?

    1. Ahorrar


    Un error común es pensar que las instituciones financieras pueden cubrir el 100% del costo de un inmueble, cuando sólo prestan del 80 al 90% de este valor —lo demás equivale al enganche que como comprador debes pagar.. 

    Por eso, es sumamente importante contar con el ahorro suficiente para cubrir este pago y otros gastos iniciales, como el avalúo, los gastos notariales —estimados en el 7% del valor del inmueble—, la comisión por apertura, entre otros.

    Consejo:

    Descarta compras innecesarias para comenzar un ahorro destinado a tus gastos iniciales. Si ya tienes dinero ahorrado, elige una institución que pueda prestarte hasta el 90% del valor del inmueble y que no haga cobros por gastos de investigación.

     

    2.  Tu historial crediticio


    Pese al mito que afirma que aparecer en Buró de Crédito es malo, todas las personas que han solicitado un préstamo se encuentran ahí, la diferencia radica en los compromisos y en el score. Aquí te explicamos.

    Los compromisos son la cantidad de préstamos, créditos o servicios contratados al momento de revisar el historial crediticio. Cuando una persona tiene muchos compromisos financieros, su capacidad de pago se reduce.

    El score es una calificación otorgada por Buró de Crédito la cual determina el comportamiento de pago. Para definir esta calificación se toman en cuenta los atrasos en los pagos y el uso que se le da a los créditos.

    Consejo:

    Lo primero que puedes hacer es pagar tus deudas a tiempo. Considera domiciliar tus pagos para evitar atrasos. Aunque la planeación financiera resulta un reto para muchas personas, no olvides su importancia, ya que de eso dependerán tus próximos movimientos financieros. 

     

    3. Revisa que tus ingresos estén regularizados

    Muchas personas piensan que es posible demostrar sus ingresos utilizando únicamente estados de cuenta. Si bien son importantes, también es necesario que esos ingresos estén regularizados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y que los recibos de nómina se encuentren timbrados.

    Si eres emprendedor o trabajador independiente, puedes hacerlo a través de la declaración anual. En estos casos, no se requieren recibos de nómina timbrados, pero sí la constancia de que se están pagando los impuestos correspondientes.

    Consejo:

    Solicita a tu empleador que te entregue recibos de nómina timbrados. En estos debe aparecer una certificación fiscal que compruebe la validación del SAT. Puedes encontrarla como un código QR o folio fiscal de 32 dígitos (letras y números combinados).

    ¿Quieres saber más?

     

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?