Este artículo comenzará con un cuento, porque sé que gustan de ellos. Un maestro sabio y su discípulo caminaban por un bosque; a un costado del camino vieron una casa de madera. La casa tenía un aspecto miserable, decadente, cualquiera pensaría que estaba abandonada, pero no, ahí vivía una familia muy pobre. Iban descalzos, su ropa estaba sucia y rota. El maestro le pregunto al padre a qué se dedicaban, pues apenas sobrevivían en esas condiciones. El hombre respondió, -tenemos una vaquita, esa vaquita nos da leche, vendemos la leche y con el poco dinero que conseguimos vamos tirando-. Después de descansar un rato, el maestro y su discípulo siguieron su camino. Unos kilómetros después, el maestro ordenó a su discípulo regresar a la casa de madera y matar a la vaquita. El alumno, sin saber si hacía lo correcto, regresó a la casa de madera, buscó a la vaquita y la tiró al precipicio... Esta historia continuara más adelante.

    En días recientes las noticias sobre el coronavirus no han parado, además, factores como el barril de petróleo en mínimos históricos y cadenas de producción dislocadas ya causan estragos económicos. Cada día se unen más personas al movimiento #quedateencasa. En principio creí que no me afectaría, pues desde el año pasado muchas de mis actividades profesionales las hago desde mi hogar, pero me han suspendido un par de proyectos y siento que alguien mató a mis vaquitas.

    Supongo que no soy el único y por eso creí apropiado escribir este artículo sobre la recesión económica. ¿Qué es una recesión económica? ¿Qué signos son lo que nos indican que viene una? ¿Quiénes son los perjudicados y a quién beneficia?

     

    La de libro de texto

    La definición de libro de texto dice que la recesión económica se declara oficialmente cuando el crecimiento del Producto Interno Bruto es negativo durante dos trimestres consecutivos o más. Aquí empiezan los problemas, porque muchas personas dirán, -Que tonto eres Luis, no hay crecimiento negativo, es decrecimiento- Pero no, técnicamente el crecimiento es un parámetro y puede ser positivo o negativo. Hablar de decrecimiento es incorrecto, porque el decrecimiento implica que la economía sigue creciendo pero a un ritmo menor que el periodo con el cual se está comparando.

    Los informes del Producto Interno Bruto, en la mayoría de los países se dan cada tres meses, por eso se elige como un periodo valido para declarar la recesión dos trimestres consecutivos. En México, el organismo gubernamental encargado de publicar esa información es el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Pero más allá de los asuntos técnicos, la recesión comienza en silencio, como una disminución significativa en la actividad económica que se extiende por todos los sectores productivos. Generalmente las personas la sienten antes de que sea declarada.

    Como podrás imaginar, dos trimestres (6 meses) es demasiado tiempo para una economía en recesión, pues la gente sufre, por tanto se utilizan cinco indicadores alternos para vislumbrar una posible recesión y emplear medidas correctivas. Aquí te describo cuáles son.

     

    Los cinco jinetes que anuncian la recesión económica

     

    1.- Sistema de indicadores cíclicos.

    La economía se comporta de manera cíclica, por tanto hay puntos máximos y mínimos. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía adoptó una metodología desarrollada por los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico para identificar las desviaciones de la economía por medio del análisis de tendencia a largo plazo.

    Este sistema está compuesto por dos indicadores del Producto Interno Bruto. El indicador coincidente y el adelantado. La tendencia a largo plazo del indicador coincidente y adelantado se visualiza en una línea recta de 100 puntos que permite identificar las cuatro fases del ciclo económico.

    • Ampliación de la brecha positiva, respecto a la tendencia de largo plazo
    • Reducción de la brecha positiva, respecto a la tendencia de largo plazo
    • Ampliación de la brecha negativa, respecto a la tendencia de largo plazo
    • Reducción de la brecha negativa, respecto a la tendencia de largo plazo

    Cuando el indicador coincidente se encuentra en la reducción de la brecha positiva, es previsible que entremos en una recesión económica. La ventaja de este sistema de indicadores es que se publican mensualmente, por tanto se pueden implementar medidas contracíclicas.

     

    2.- El ingreso real.

    Este indicador mide el ingreso de las personas descontando la inflación y pagos de transferencias, como el Seguro Social y los pagos de asistencia social. Cuando hay disminución del ingreso real, lo lógico es que el consumo disminuya, lo que implica un freno a la economía.

     

    3.- Sector manufacturero.

    Los fabricantes reciben pedidos con meses de anticipación. Por tanto, cuando las tiendas dejan de vender y el producto se empieza a quedar en las bodegas, disminuyen los pedidos a los fabricantes. Cuando los pedidos disminuyen, también lo harán los trabajos de fábrica. En este contexto los informes de producción industrial ofrecen información valiosa a la hora de pronosticar una recesión económica.

     

    4.- Mercado de valores.

    Aunque no es un indicador de la economía como tal, la decisión de los inversionistas para comprar acciones de una empresa se basan en las ganancias esperadas. Si las expectativas de los inversionistas sobre los beneficios de las empresas son pesimistas, venderán su participación en la compañía, provocando que los precios de las acciones disminuyan. De replicarse ese comportamiento en varias empresas, el índice bursátil de país comienza a ser volátil, entonces la recesión económica se aproxima.

     

    5.- Creación de empleos.

    El sector manufacturero, como ya lo había mencionado, es probablemente el primero en recibir la señal de recesión, pero el impacto no se detiene ahí. A medida que las ventas disminuyen, las empresas entran en una fase de contracción y poco después dejan de contratar nuevos trabajadores. En este momento la recesión ha llegado.

     

    ¿Cómo nos afecta la recesión económica?

    No quiero ser alarmista, pero es necesario saber qué podría ocurrir en una recesión económica, para tomar medidas y evitar transitar de la recesión a una crisis económica. Por esa razón te cuento lo que ha pasado en recesiones económicas anteriores.

    Normalmente, en las recesiones la tasa de desempleo aumenta. Este es el hecho que más impacta las personas. Pues a medida que los ingresos disminuyen o incluso desaparecen, hay que echar mano de los ahorros o de créditos. Obviamente, sólo se compran las cosas esenciales para vivir, esto tiene un impacto mayor en las pequeñas y medianas empresas, muchas de ellas quebrarán y generarán aún más desempleo.

    De no implementar políticas contracíclicas como disminuir las tasas de interés, aumentar el gasto del gobierno y disminuir impuestos, las cosas se pueden poner peor, pues las personas dejan de pagar sus créditos y podrían perder sus viviendas y arruinar el patrimonio de la familia.

     

    ¿Quién sale beneficiado de las recesiones económicas?

    En principio creo que nadie se beneficia de una recesión económica, tal vez sólo los inversionistas que especulan, pero el riesgo que corren es muy alto. Sin embargo, después de la recesión llega la calma y las condiciones económicas pueden beneficiar a muchas personas. Seré más específico en este tema.

    Uno de los factores más importantes para reactivar la economía es el crédito. Normalmente bajan las tasas de interés y los comerciantes ofrecen condiciones favorables para los compradores. Si estas pensando en comprar vivienda, entonces debes estar atento, pues después de la recesión económica podrías tener condiciones favorables para aumentar tu patrimonio. En caso de que ya tengas un crédito hipotecario, aguanta la presión y cumple con tus pagos, pues de bajar las tasas de interés podrías renegociar tu deuda y obtener beneficios. Contacta a Bancompara para que vayas delineando un plan en el que tomes ventaja y salgas fortalecido de estos tiempos difíciles.

    También es posible que disminuyan los impuestos o aumenten los incentivos fiscales para ciertas actividades, especialmente las productivas, que generan empleos. Debes estar atento por si puedes beneficiarte del algún programa, tal vez sea la hora de iniciar tu vida de emprendedor.

     

    ¿Qué pasó con la familia que vivía en la casa de madera, después de que mataron a su vaquita?

    Años después, el discípulo tomó el camino del bosque. Entonces recordó la casa de madera y a la vaquita. Muchas veces se había sentido apenado por la situación, pero está vez tenía la oportunidad de volver y pedir perdón a la familia.

    Cuando llegó al lugar, vio que aquella casa ya no era de madera. Estaba hecha de ladrillos, la familia vestía con ropa limpia y tenían un jardín con muchas plantas y flores. El discípulo, sorprendido, se acercó a la familia para preguntar qué había pasado. El padre de familia no reconoció al discípulo y le contó, -Nosotros teníamos una vaquita que se cayó por el precipicio. Como vivíamos de ella tuvimos la necesidad de hacer otras cosas, poco a poco nos fuimos despabilando y descubrimos que teníamos habilidades de las que no sabíamos antes. Hoy vivimos mejor-.

    Fin de la historia.

    Es probable que las cosas se pongan difíciles en las próximas semanas, incluso meses, pero hay que conservar la calma. Los cambios son complicados, pero si mantenemos los ojos abiertos y logramos identificar nuevas oportunidades, la muerte de nuestra vaquita puede ser lo mejor que nos haya ocurrido. Continua leyendo el blog de Bancompara para que juntos aprendamos sobre finanzas personales, pues estoy convencido de que la educación financiera es uno de los pilares sobre los cuales se construye el bienestar de nuestra familia.

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?