Si tienes una hipoteca, es posible que te hayas tenido que hacer esta pregunta al hacer un pago extra: ¿bajar el valor de la cuota (o mensualidad) o acortar el plazo?

    Es un dilema en el que todos entran cuando tienen una gran cantidad de dinero extra disponible.

    La verdad, es que no hay una solución correcta para todo el mundo, todo dependerá de tus circunstancias personales.

    Por eso, hoy vamos a tratar de aclarar los pros y los contras de los dos caminos, para que puedas tomar una decisión informada.

     

    Bajar el valor de la cuota o mensualidad

    Significa hacer un pago extraordinario para que la mensualidad sea más baja.

    Pros:
    • Podrás disponer de más liquidez mensualmente.
    • Podrás disponer de dinero mensual para invertir en negocios o inversiones con más potencial de ganancia y un poco más de riesgo.

    Entonces, bajar el valor de la cuota o mensualidad es bueno para ti si ya te encuentras un poco ahogado con tu hipoteca y si te ves corto de dinero después de pagarla cada mes.

    También deberías considerarlo si quieres tener más liquidez para sortear imprevistos o para invertir en negocios seguros que te dejen buenos dividendos.

    Y definitivamente debes escoger este camino si te has tenido que endeudar para hacer frente al resto de tus gastos mensuales, pues las deudas “menores” como las de tarjetas de crédito y con particulares suelen lentamente hacer un hueco en tu economía debido a sus altos intereses. Si estás pagando gastos básicos como alimentos o educación de tus hijos con crédito, debes liberar liquidez (dinero en efectivo que no sea prestado) mensual para que ya no tengas que endeudarte más.

     

    Acortar el plazo de la deuda

    Significa hacer un pago extraordinario para reducir el plazo del crédito; por ejemplo, si lo ibas a pagar en 5 años, ahora lo pagarás en 4, pero con la misma mensualidad.

    Pros:

    • Terminarás de pagar más pronto.
    • Podrás destinar el dinero mensual que te sobre, para otra inversión.
    • Pagarás significativamente menos intereses, por lo que pagarás menos por tu casa.

    Quiere decir que bajar el plazo de tu préstamo por medio de un gran pago extraordinario es una buena idea si la liquidez no es lo que te preocupa, si estás seguro de que tu ingreso será estable en el tiempo y si estas decidido a pagar la menor cantidad de intereses hipotecarios posible.

    Acortar el plazo de tu préstamo también te permite planear a corto plazo para hacer otras inversiones.

     

    ¡No hagas las siguientes cosas!

    • No tener deudas se siente maravilloso, pero no caigas en la tentación de acortar el plazo de tu hipoteca si no estás seguro de que podrás solventar todos tus gastos básicos sin ayuda de préstamos.
    • No hagas un pago extraordinario a tu hipoteca si no estás seguro de la estabilidad de tus ingresos. Así como en 2020, en 2021 las cosas también podrían estar llenas de incertidumbre, por lo que, si dudas de tus ingresos, es mejor que cuides mucho tu dinero y que siempre tengas de dónde gastar sin endeudarte.
    • No gastes de más en tarjetas de crédito y otras deudas solo porque ya estás pagando tu casa y “tienes dónde vivir pase lo que pase”, pues si pasa algo y no tienes cómo pagar tu hipoteca, el banco podrá tomar tu casa.
    • No des todo tu dinero al pago de tu hipoteca, ya sea para bajar la mensualidad o reducir el plazo, si aún no tienes un fondo de emergencia que te permita hacer frente a imprevistos, pues los imprevistos son los que te llevarán a endeudarte si no tienes cómo solventarlos.
    • No pagues anticipadamente si tu banco te cobra una penalidad por hacerlo. En este caso, si insistes en hacer tu pago anticipado, trata de refinanciar primero tu hipoteca y pasarte a un crédito que sí te permita hacer estos pagos sin penalidad.

    ¿Qué decisión tomaste?

    ¿Quieres saber más?

    Comentarios

    Suscríbete al blog