En épocas pasadas se creía que la economía era un juego de suma cero. Es decir, un carpintero experimentado podía producir cien muebles al año, por ejemplo.

    Porque estaba limitado por su capacidad física y, sobre todo, por el tamaño del mercado; de nada le servía producir 110 muebles si no iba a tener a quien vendérselos. Entonces lo más probable es que al año siguiente produjera los mismos cien muebles.

    La única manera en que podía aumentar su producción era que otro carpintero dejara de producir y entonces nuestro carpintero se quedara con su pedazo de mercado. Lo mismo aplicaba a gran escala; el Rey “A” podía enriquecerse, pero sólo extrayendo las riquezas de otro reinado. Eso explica por qué antes había guerras con fines expansionistas entre países,

    En otras palabas, el pastel se podía cortar de maneras diferentes, pero nunca crecería.

    Esta filosofía queda sintetizada en la frase dicha por Jesucristo, Es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja a que entre un rico en el reino de los cielos. Pues si la riqueza no crecía y alguien poseía una porción grande de esta, quería decir que había robado a otros, por tanto era un pecador.

    Adam Smith, el padre de la economía, planteo una idea novedosa: la división del trabajo. Si nuestro carpintero, en lugar de fabricar un mueble de principio a fin, sólo se dedicaba al proceso en el cual habría de ser más diestro y empleara a otras personas que se especializaran en otros procesos de la fabricación de muebles, entonces generaría un círculo virtuoso:

    • Aumentaría la producción y mejoraría la calidad de sus muebles.
    • Emplearía a otras personas, esto aumentaría la riqueza colectiva, por tanto, habría más personas con posibilidad de comprar sus muebles. El pastel mágicamente crecería.
    • Aumentarían los beneficios de nuestro carpintero, por ende, estaría en posibilidad de contratar a más personas y aumentar el bienestar de su comunidad.

    Adam Smith afirmaba que el impulso egoísta de las personas de aumentar su riqueza es la raíz sobre la que crece la riqueza colectiva. Por tanto, ser rico no sólo no era pecaminoso, sino hasta altruista.

    Cada vez que me preguntan por qué estudié economía, o cuál es la importancia de la economía, me gusta contar cómo Adam Smith, en 1776, con su libro La Riqueza de las Naciones, le abrió las puertas del cielo a los ricos. Así de importante es la economía. Pero no es la única razón, aquí te contaré, ¿qué es la economía? ¿Por qué es importante saber de ella? ¿Por qué es importante a nivel país y a nivel personal? y algunos términos básicos que te ayudarán a entenderla un poco mejor.

     

    ¿Qué es la economía?

    La economía es la ciencia social que estudia la producción y el consumo de los bienes y servicios que satisfacen las necesidades de una población, así como la asignación de recursos escasos con el objetivo de lograr el máximo beneficio.

    Para ser competente en esta disciplina necesitamos saber, en cierto grado, de matemáticas, historia, estadística y filosofía. Debemos ver el presente a contra luz del pasado y con miras al futuro. Estar comprometidos como un artista y al mismo tiempo ser pragmáticos como un político.

     

    ¿Por qué es importante saber sobre economía?

    El conocimiento económico lo podemos dividir en dos categorías; por un lado, las variables que se toman en cuenta para la toma de decisiones a nivel país: producción de bienes y servicios, nivel de empleo, tasa de interés, inversión, gasto del gobierno y del sector privado, exportaciones e importaciones; por mencionar algunas. Al estudio de estas variables se le llama macroeconomía.

    Tener una población con buenos conocimientos sobre economía es beneficioso para cualquier nación, pues aumenta la capacidad de las personas para comprender y evaluar cuestiones que resultan críticas para el futuro del país. Aunque esta característica sólo es valorada en las democracias bien desarrolladas que no sólo dependen de, sino que propician la participación activa de los ciudadanos.

    En segundo nivel, pero no por eso menos importante, se encuentra el estudio de la microeconomía. Es decir, las cuestiones que nos afectan como consumidores, trabajadores, productores, inversores, ciudadanos y cualquier otro rol que adoptemos a lo largo de la vida.

    La mayoría de las personas llevan sus finanzas de manera caótica, dando palos de ciego, diría mi abuelita. Otras personas, más preocupadas por su presente y futuro, llevan sus finanzas administrando, lo cual no está mal, pero resulta insuficiente.

    Llevar tus finanzas ancladas al conocimiento económico te ayudara a tomar las mejores decisiones respecto a comprar una casa, invertir en el mercado de valores, comprar cualquier producto, obtener un préstamo, votar por un candidato, entre muchos otros asuntos económicos. No tienes que ser un experto, de hecho, ni lo recomiendo, pues me quedaría sin trabajo, pero necesitas saber conceptos básicos, para que nadie te haga creer cosas que son incoherentes y no pongas en riesgo tu patrimonio.

    Sin embargo, no es económicamente viable, ni practico, para todas las personas contratar a un experto en economía para tomar decisiones económicas diarias. Mi recomendación es que elijas tus batallas, es decir, fijes tus prioridades, veas hasta donde te alcanzan tus conocimientos y elijas la ayuda de un experto en aquellas áreas en las que tus conocimientos sean más limitados y ocupen un lugar alto en tus prioridades.

    En Bancompara sabemos lo importante que es la compra de una casa para la mayoría de las personas. Por eso hemos desarrollado un modelo de negocio en el cual tienes la asesoría de un profesional en economía y finanzas totalmente gratis para ti. ¿No me crees? Ponte en contacto con Bancompara, será un placer para nosotros explicarte nuestro modelo de negocio y ayudarte a conseguir las mejores condiciones en tu crédito hipotecario.

     

    Conceptos básicos de economía

    Tal vez te has hecho alguna de estas preguntas, ¿qué le da valor a las cosas? ¿En qué me afecta que aumente el tipo de cambio peso vs dólar? ¿Cuánto dinero hay circulando en la economía mexicana? ¿Cómo se determina el precio de un bien? ¿Cómo funcionan los créditos?

    Todas estas son preguntas las responde la economía, pero nos llevaría mucho tiempo darles respuesta a todas hoy. Por esa razón, apuntaré cuatro conceptos básicos que te ayudarán a entender esta ciencia social.

    Valor. Este concepto está relacionado con la utilidad de un objeto o la satisfacción que nos da cuando lo usamos o consumimos. Es fácil confundir entre precio y valor, pero son cosas diferentes. Una mercancía puede tener mucho valor, pero un precio bajo. Por ejemplo el agua, tiene un gran valor, porque nos permite vivir, pero lo que pagamos por ella es poco.

    Para que una mercancía tenga valor, debe poseer las siguientes tres características:

    1. Utilidad, debe servir para algo, sólo así es deseable para las personas y se puede intercambiar.

    2. Escasez, sólo los bienes que son finitos tienen valor, por ejemplo, el aire que respiramos (aunque es de baja calidad) es abundante, por eso no tiene valor.

    3. Transferibilidad, la mercancía debe poder intercambiarse de una persona a otra.

    Precio. El precio es el valor de un bien o servicio, expresado en términos de dinero. Mientras que el valor se expresa en términos de otros bienes, es decir, es un concepto relativo, el precio es un concepto absoluto. Esto significa que no puede haber un aumento o una caída general de los valores, pero puede haber un aumento o una caída general de los precios.

    El precio de las mercancías está determinado por muchos factores, por ejemplo, el trabajo, el mercado, las leyes, por mencionar sólo algunos.

    Riqueza. Este concepto describe todas las cosas que tienen valor en el mundo. La riqueza se clasifica en al menos cuatro categorías:

    1. Riqueza individual, es la que posen las personas, como una casa, empresa, etc.

    2. Riqueza social, son los bienes que posee una comunidad, por ejemplo, escuelas, carreteras, minas, bosques, etc.

    3. Riqueza nacional, es la suma de la riqueza individual y la riqueza social que existe en un territorio determinado.

    4. Riqueza internacional, son los organismos internaciones que se han construido como resultado de la cooperación de varios países, por ejemplo, la ONU, Banco Mundial, FMI, OMS, etc.

    Optimización. Es el uso eficiente de los recursos sujetos a restricciones, teniendo en mente todos los posibles usos de los recursos y el elegir la opción que arroje los mejores resultados. Esta técnica es utilizada todos los días por las personas para tomar decisiones de compra y venta de bienes.

    Por ejemplo, un consumidor quiere comprar un bien que le brinde la mayor utilidad al precio más bajo. Del mismo modo, un productor de bienes quiere producir la mayor cantidad de mercancías para aumentar sus beneficios, minimizando sus costos de producción.

     

    Conclusión

    Así como los conceptos valor y precio son confundidos en el lenguaje cotidiano, se suele confundir el término economía con dinero. Pero incluso en una sociedad donde no hay dinero involucrado y el intercambio de mercancías se da a través del trueque, hay un sistema económico.

    La economía describe las diversas formas en que las personas producen, usan e intercambian todos los bienes y servicios necesarios y deseados. La economía es lo que nos permite sobrevivir y prosperar. Ahí radica su importancia y la necesidad de conocer sus códigos y reglas.

    Entre más conozcas de esta hermosa disciplina, más prospero serás, porque estoy convencido de que la educación financiera es uno de los pilares sobre los cuales se construye el bienestar de nuestra familia.

     

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?