¿Cómo funciona eso de las pensiones en México?

    Para muchos de nosotros el retiro se siente como algo lejano, sin embargo, siendo realistas, puede que esté más cerca de lo que pensamos. Es por esto por lo que es importante empezar a pensar en lo que pasará cuando no solo nos empiecen a faltar las fuerzas para trabajar, sino cuando llegue el momento de disfrutar del trabajo de una vida y de poder tener una situación financiera que nos de la posibilidad de vivir de manera cómoda.

     

    ¿Hay pensiones en México?

    Esta pregunta tiene dos respuestas, la primera y muy buena, es que, si existe actualmente un sistema de pensiones por parte del gobierno, y la segunda, no tan buena, es que, dependiendo de cuándo hayas comenzado a trabajar formalmente, es posible que no te toque.

    Por esta razón el día de hoy te voy a platicar de los diferentes supuestos y de las características del sistema de pensiones en nuestro país, en específico en lo que se refieren al retiro.

     

    Sistema de Pensiones del IMSS

    Para la mayoría de las personas que durante su vida han trabajado en la iniciativa privada, el sistema de pensiones del IMSS ofrece una prestación que consiste en una asignación económica que tiene por objeto proteger al trabajador en caso de sufrir un accidente de trabajo, padecer una enfermedad o accidente no relacionado con el trabajo y, sobre todo, lo faculta para recibir este monto al cumplir al menos 60 años. Este tipo de pensión considera un pago mensual de acuerdo con los salarios de cotización que hayas tenido durante tu vida laborar y representa un importe mensual, así como acceso al servicio médico del IMSS.

    Seguramente este es el caso de tus padres y abuelos, quienes mes a mes reciben su pensión, este tipo de pensiones se mantienen a través de las aportaciones que todos los trabajadores activos realizan mes con mes a través de las cuotas patronales.

    Para ser acreedor de una pension del IMSS para cesantía en edad avanzada o vejez, es necesario cumplir con ciertos requisitos.

    El primero y más importante es que debiste haber comenzado a trabajar bajo la Ley del IMSS de 1973, es decir, antes del 1ero de julio de 1997.

    Si eres de los suertudos que entraron a trabajar el 30 de junio de 1997, tienes la posibilidad de pensionarte a partir de los 60 años, pero ojo, si lo haces a los 60 solo recibirás el 75% del monto, a los 61 el 80% y así sucesivamente hasta llegar a los 65 años cumplidos, cuando podrás ser acreedor al 100%. Muchas personas por necesidad optan por recibir una pensión anticipada, sin embargo, si estás en posibilidad de mantener tu empleo, o incluso si ya no trabajas y puedes pagar de tu bolsa las aportaciones al IMSS, esto en el largo plazo puede representar un ingreso considerablemente mayor en tu vejez.

     

    Ley del Sistema del Ahorro para el retiro

    Si ya no te toca pensión, la alternativa que desarrolló el gobierno es la de las famosas Afores. En 1992, se creó el SAR (Sistema de Ahorro para el Retiro), con el fin de promover el ahorro permanente confirmado por aportaciones tanto del trabajador como del patrón.

    Para 1997 se estableció este nuevo modelo de pensiones, en el cual el trabajador tiene la obligación de afiliarse a alguna de las instituciones que participan en el sistema para que administre e invierta sus fondos para el retiro.

    Un punto importante es que este sistema de ahorro ha sido muy criticado, dado que los resultados que hemos visto es que el monto que por ley deben aportar el trabajador y el patrón no es el suficiente para garantizar un retiro digno, es más, nuestro país, por increíble que parezca, tiene una de las pensiones mínimas garantizadas más bajas de todo el mundo.

    Es por esto por lo que la única alternativa actual para que tengas un retiro digno es el ahorro voluntario.

     

    Lee también 20 SEGUROS RAROS QUE EXISTEN EN EL MUNDO Y CUÁLES HAY EN MÉXICO

     

    Ahorro Voluntario

    En los últimos años y ante la creciente preocupación por garantizar el retiro de las generaciones que se aproximan a la jubilación, el gobierno federal, así como diferentes organismos nacionales e internacionales, se han dado a la tarea de impulsar un mecanismo que permita aumentar el dinero disponible en tu Afore.

    De acuerdo con la CONSAR (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro) un trabajador que empieza a cotizar hoy, que tiene un sueldo mensual de 10 mil 515 pesos, 25 años de edad y que planea retirarse a los 65 años, recibiría una pensión de 3 mil 514 pesos sin Ahorro Voluntario, y con Ahorro Voluntario recibiría 10 mil 515 pesos.

    En la actualidad hay múltiples opciones para realizar aportaciones voluntarias a tu afore, desde depósitos a través de cajeros automáticos y tiendas de conveniencia, hasta cargos recurrentes a tu cuenta de débito. Esto con el fin de facilitar y hacer mucho más accesible el ahorro. A continuación, te platico algunos de los esquemas más convenientes.

    Corto Plazo

    Puede que no lo sepas, pero puedes realizar aportaciones a tu Afore, no solo con el objetivo de incrementar tu pensión, sino también de poder cubrir gastos en el corto plazo.

    Cuando estableces que este es tu objetivo, tus recursos se invertirán en instrumentos con horizonte de corto plazo y lo podrás retirar a partir de los 2 meses. Esto también influye en dónde se invierte tu aportación, ya que lo importante en este caso es maximizar rendimientos en un horizonte corto.

    Mediano Plazo

    En este caso tus ahorros deben permanecer por lo menos 5 años, así que debes prever esta situación, sin embargo, entre mayor es el tiempo que tus recursos están invertidos, también mayor serán las ganancias que puedas obtener.

    Este es un mecanismo útil si tienes alguna meta en el mediano plazo, como puede ser adquirir una casa, casarte, o incluso tener un ahorro para la educación de tus hijos.

    Largo Plazo

    Este tipo de aportaciones están diseñadas para ser retiradas únicamente cuando cumplas 65 años. Financieramente es una decisión muy acertada, sobretodo considerando las condiciones actuales en cuanto a pensiones. En este caso tu Afore invertirá tus recursos de acuerdo con tu edad y lo que falta para que te jubiles, destinando la mayoría a activos de mayor riesgo y mayor rentabilidad entre más joven seas.

    Recuerda también que este tipo de ahorro tiene beneficios fiscales.

    Para poder llevar a cabo tus aportaciones las afores tienen a tu disposición las siguientes alternativas:

    1. Domiciliación

    Se lleva a cabo a través de descuentos a una cuenta de débito que se transferirán de forma automática y periódica a la cuenta de tu AFORE, pueden ir desde 100 pesos hasta 50 mil pesos y puedes elegir cada cuanto quieres que se realicen; semanal, quincenal, mensual, etc.

    2. Tiendas 7-eleven, Círculo K, EXTRA, sucursales Telecomm, Bansefi, La red de la gente, Chedraui, Farmacias del Ahorro, Yastás y PuntoRecarga.

    Actualmente hay más de 12,000 puntos para realizar depósitos a partir de 50 pesos, estos depósitos no tienen ningún costo para ti y solo necesitarás proporcionar tu CURP, por lo que de verdad que no hay pretexto.

    3. Ventanilla Afore

    Solamente acude a cualquier sucursal de tu Afore y realiza el depósito en la ventanilla, no existen montos mínimos ni máximos y el proceso varía dependiendo de tu administradora de fondos.

    4. Tu empresa

    Puedes pedir al área de Recursos Humanos de tu empresa que te realicen descuentos adicionales de nómina por la cantidad que desees.

    5. Internet

    A través de banca en línea. Solamente debes ingresar al portal de tu Afore para que puedas realizar una transferencia electrónica de recursos.

    6. Teléfono Celular

    Existen aplicaciones móviles que te permiten realizar aportaciones a tu afore.

    La más importante es la App AforeMovil. Esta app, además de otras funcionalidades, te permite realizar aportaciones voluntarias a través de la opción “Ahórrale” en la que podrás utilizar tarjeta de débito o crédito para realizar tus depósitos.

     

    Sin embargo, aquí lo realmente relevante es la consciencia que todos tengamos sobre el futuro, si somos realistas, la verdad es que el volumen de ahorro voluntario para el retiro en nuestro país a hoy es prácticamente insignificante, lo que mantiene el riesgo de una catástrofe social por el tema de las pensiones.

    Como ves, el futuro depende de ti, y no es momento de confiarte y poner tu futuro en la esperanza de que alguna nueva reforma al sistema de pensiones de nuestro país te arregle la vida.

    Si te interesa complementar tu estrategia de retiro con otros activos, una excelente opción son los bienes inmuebles, actualmente el sistema financiero ofrece tasas muy atractivas para la adquisición de inmuebles, por lo que puede ser un buen momento para empezar a invertir en “ladrillos”. Para esto quiero recomendarte a Bancompara.mx, ellos son los mayores expertos en créditos hipotecarios en México y podrás ayudarte para encontrar la mejor alternativa que se ajuste a tu perfil y a tus necesidades, además, contarás con su asesoría durante todo el proceso de contratación; y lo mejor de todo es que a ti no te cuesta nada.

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?