Durante el primer mes de la pandemia por Covid-19 en México, cientos de miles se quedaron sin ingresos o con menos dinero mensual. Los bancos salieron “al rescate” refinanciando deudas, haciendo prorrogas en los pagos de las tarjetas de crédito y cobrando solamente los intereses mensuales.

    Pero ahora ha llegado agosto y el paso del tiempo parece no dar tregua. Algunos ya están contando los días para navidad (solo 142). Y si aplazaste los pagos de tus tarjetas por cuatro meses, tenemos una noticia: Esos meses ya se cumplieron y en agosto muchos bancos están esperando que pagues tu mensualidad puntualmente.

    Si tienes los recursos para solventar tu deuda, ¡felicidades!, quieres decir que ya te encuentras un escalón más arriba (económicamente hablando), que ya te recuperaste o has empezado a recuperarte financieramente y que eres privilegiado al tener un ingreso fijo. Pero, si te encuentras mordiéndote las uñas porque debes pagar tu Tarjeta de crédito, pero no sabes cómo, sigue leyendo.

     

    Mal de muchos…

    La Jornada reporta que 3 millones 300 mil personas solicitaron una prórroga en sus pagos de tarjeta de crédito. A estas personas no se les hizo ningún cargo extra en sus tarjetas por concepto de no-pago y tampoco se los reportó en las centrales de calificación de crédito. Si estás en este grupo, a partir de este mes deberás empezar a pagar tus mensualidades normales de nuevo… y es posible que el banco ya te esté llamando para recordártelo. Es decir, no eres el único en este predicamento, pero puedes acceder a un número de soluciones de las que vamos a hablar hoy.

    Si ya recibiste notificación de que debes empezar a pagar, fíjate muy bien en tu extracto en busca de gastos o cobros que no reconozcas. Haz los cálculos para que pagues exactamente lo que habías dejado pendiente.

     

    Las soluciones.

    Si te estás viendo en aprietos para pagar tu tarjeta de crédito este mes, explora estas soluciones.

    1.

    Un crédito personal que te ayude a consolidar tus deudas de tarjeta de crédito es buena opción si quieres bajar tus mensualidades. Por ejemplo, si debes pagar 2000 pesos mensuales para cubrir las mensualidades de una de tus tarjetas, y 1000 pesos para otra, y tu deuda total asciende a 45,000 pesos: un crédito personal a 5 años, con un CAT del 37.4% (Los préstamos personales tienen unos de los CATs más altos del mercado) bajaría tus pagos a 1,710 pesos al mes.

    Pago mensual tarjeta 1 = 2,000

    Pago mensual tarjeta 2 = 1,000

    Deuda total entre las dos tarjetas = 45,000

    Pago mensual de crédito personal = 1,710

    Diferencia entre los dos pagos 3,000 – 1,710 = 1,290

    Tal vez no quieras comprometerte a una deuda a cinco años, o tal vez pienses que un CAT de 37,4% es muy alto, pero la consolidación de tu deuda te traerá dos ventajas muy necesarias en tu situación.

    1.Bajará tus pagos mensuales, lo que te dará liquidez.

    2.Te permitirá pagar con más facilidad, tendrás menos posibilidad de incumplir tus pagos y no afectarás tu historial de crédito.

    3.Podrás liberar el cupo de tus tarjetas y cancelar aquellas que te sobren. (Pero siempre deja al menos una o dos para emergencias médicas y para mantener tu buen historial crediticio). Asegúrate de no seguir utilizando tus tarjetas de crédito, ¡no aumentes tu deuda hasta no tener un ingreso fijo de nuevo!.

    Para solicitar este préstamo de consolidación de deuda puedes acudir a tu banco, pero también puedes hacerlo con Bancompara. Los requisitos son muy fáciles de cumplir y sabrás en segundos si eres candidato a un crédito.

    2.

    Llamar al banco para renegociar tu deuda y acordar un plan de pagos también es una buena opción si no eres sujeto de crédito personal. En este caso debes contactarte con un asesor y explicarle la situación. Si solo puedes pagar cierta cantidad mensualmente, dile esto al asesor, así, juntos podrán llegar a un acuerdo de refinanciamiento.

    Trata siempre de llegar a un trato. Si te han disminuido el salario, por ejemplo, pero aún sigues empleado, plantea al asesor la posibilidad de que te hagan los descuentos del pago de tu crédito directamente de tu nómina, y haz un plan para hacer pagos extraordinarios cuando entren ingresos más grandes como bonos, primas y aguinaldos. Es difícil que un asesor se resista a llegar a un trato con una persona con una cuenta de nómina, pues al banco le encantan los clientes con ingresos fijos, por pequeños que sean.

    No tengas miedo de proponer una solución al banco. Sé sincero y diles lo que puedes pagar y cuándo lo puedes pagar. Los bancos no quieren perder su dinero y accederán a recuperarlo de la manera que sea y por las vías legales.

    Al hacer un acuerdo de pagos, es posible que debas pagar una tasa de interés alta, pero no te reportarán en las centrales y dormirás tranquilo en la noche sin esperar llamadas de cobranza.

    Para renegociar tu deuda puedes proponer algunos de estos puntos:

    1.Que te bajen la tasa de interés.

    2.Que aumenten tu plazo de pago.

    3.

    Esperar a los nuevos programas que, seguramente, lanzarán los bancos para aliviar a los deudores víctimas de la crisis, también es un buen plan. El 31 de Julio, Milenio anunció que” conscientes de la complicación económica que las familias pueden tener luego de pasados los cuatro o seis meses de gracia, los bancos están diseñando con las autoridades reguladoras, un plan de acción a fin de seguir apoyando a los clientes con reestructuraso planes “a la medida” para que no se vea afectado su historial crediticio.” Esto se llamará “Plan de reestructuración de crédito”

    Mantente pendiente de las noticias. Acude a las oficinas, con todas las precauciones para no contagiarte, o llama, es posible que el asesor te informe sobre alguna promoción actual que no habías tenido en cuenta. Los bancos están conscientes de la dificultad que tendrán sus clientes para pagar durante este mes, por lo que ofrecerán nuevas posibilidades de alivio. Mantente atento.

    Si ninguna de las anteriores opciones funciona para ti, la opción que te queda es ahorrar o tratar de ganar dinero extra. En bancompara, por suerte, hemos hablado ampliamente de los dos temas. Evita recurrir a negociar quitas o descuentos con el banco, pues tu historial crediticio se verá afectado. Si te quedan dudas sobre la importancia de mantener un buen historial, aquí te ayudamos a ilustrarte.

     

    Ya te dije que no puedo pagar…

    Si debes decidir entre comprar comida o pagar la tarjeta de crédito, definitivamente, es cierto: no puedes pagar tu tarjeta de crédito. ¿Qué pasará en este caso?

    Lo primero que debes esperar son las llamadas de banco, en las que te insistirán en que pagues tu deuda y en las que tratarán de llegar a acuerdos de pago contigo. Estos acuerdos seguramente incluirán diferir tu deuda a más tiempo y con intereses más altos.

    Cuando hayan pasado tres días de atraso de tu pago, bloquearán tu tarjeta y no podrás hacer más compras con ella. También es posible que aumenten tu tasa de interés y que te añadan gastos por cobranza.

    Si no aceptas ningún trato, en un mes te reportarán en las centrales de calificación de crédito.

    Mas adelante, entre 90 y 120 días de atraso, el banco le venderá tu deuda a un despacho de cobranza, que es posible sea más invasivo y que utilice otros métodos para cobrarte, como, por ejemplo, llamar a la gente que pusiste como referencia en algún punto, y hasta a tu trabajo.

     

    ¿Es delito no pagar?

    También hemos escrito sobre este tema, incluso, le dedicamos todo un bonito post. Así que sabemos que, a grandes rasgos (porque siempre puede haber excepciones), no: no es un “delito” como tal, es decir, no te pueden llevar a la cárcel por no pagar tu tarjeta, a no ser que demuestren mala fe de tu parte (que nunca planeaste pagar tu deuda en primer lugar, lo cambiaría tu delito a “fraude”) y es probable que ese no sea el caso, pues ni siquiera estarías tan preocupado como para leer este artículo. Y, de cualquier forma, si la intención de alguien sí era cometer un fraude al no pagar, comprobarlo sería extremadamente difícil y muy costoso para el banco.

    La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dice en el último párrafo del artículo 17 que las deudas de carácter civil, como las que se contraen con tarjetas de crédito, créditos personales, hipotecarios, entre otros, no se podrán sancionar con pena de cárcel.

    “Nadie puede ser aprisionado por deudas de carácter puramente civil.”  Artículo reformado DOF 17-03-1987, 18-06-2008, 29-07-2010

    Tampoco pueden “embargarte” ni acudir a tu casa a tomar tus pertenencias como parte de pago, pues cuando firmaste tu contrato nunca dejaste un bien como colateral. Para poder llevarse algo tuyo tendrían que pasar por un juicio al que serías debidamente citado para defenderte.

    Por otro lado, el banco sí podría demandarte, pero si tu deuda es pequeña, les costará más llevar el proceso que el dinero que les debes, por esto es improbable que decidan hacerlo.

    Si te sientes acosado por un banco o un despacho de cobranza, siempre puedes consultar el Código de ética al que deben apegarse los despachos que son miembros de la Asociación de Bancos de México, disponible en Internet.

     

    ¿Me puedo declarar insolvente?

    No, en México, las personas naturales no pueden declararse insolventes.

     


    Así que ya sabes todas las opciones que tienes a la mano si te encuentras en problemas para volver a pagar la mensualidad de tu tarjeta de crédito. ¡Esperamos que encuentres la solución que más te convenga!

     

    Comentarios
    ¿Te gustó lo que viste?