¿Hasta cuándo vas a patear tu jubilación?

Ha sido un largo camino hasta llegar a este punto, pero por fin lo has logrado. Has cumplido con el numero de semanas cotizadas para poder gestionar todo lo relacionado a tu retiro. Tienes muchos planes por delante ya que desde este momento podrás disponer de todo tu tiempo, la verdad todo esto suena a un sueño. El problema es cuando este sueño de preparación para tu jubilación se vuelve tan largo y engorroso, que piensas que mas bien es una pesadilla. Uno de los factores por los cuales mucha gente tiene que atrasar ese gran día y esperar algunos meses, o, en algunos casos, años, son las deudas.

Ya sea que estés a un paso de empezar a pensar en esta etapa, o aún te falte algún tiempo, creo que es muy necesario que estés enterado de todo lo concerniente a lo que es la jubilación y todo lo que hay que prevenir desde ahora. Ahora que, si tu no estas muy enterado de cómo prepararte para esos días, no te preocupes, que en este artículo te voy a platicar acerca de la jubilación y como esta se puede ver afectada si estas en una situación de endeudamiento.

 

Datos importantes acerca del retiro en nuestro país

Existen datos publicados por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) que nos dicen que desde el año 2012 a la fecha el ahorro de los trabajadores mexicanos administrado por las AFORE, creció a 1.465 billones de pesos, de los cuales 705,000 millones de pesos corresponden a rendimientos generados por las AFORE y 760,000 millones de pesos a las aportaciones hechas por los patrones, trabajadores y el gobierno.

 

¿Que es la jubilación y como se gestiona?

La jubilación es el derecho que tienen todos los trabajadores de dejar de laborar y seguir recibiendo un ingreso fijo. De acuerdo con la Consar, y la Ley de 1973, Artículo 138 de la Ley del Seguro Social, para que los trabajadores puedan gozar de una jubilación debían cumplir con ciertos requisitos que a continuación enlisto:

  1. Tener 60 años cumplidos
  2. Tener 500 semanas de cotización (como mínimo)
  3. Presentar documentos oficiales (acta de nacimiento, Identificación oficial, CURP)
  4. Presentar comprobante de afiliación a IMSS (Instituto Mexicano de Seguridad Social).
  5. Estado de cuenta del AFORE
  6. Que todos los datos personales coincidan en su documentación oficial
  7. Acta de nacimiento y matrimonio del cónyuge
  8. Tarjetón o credencial

A partir de la Ley de1997, Artículo 162 de la Ley del Seguro Social, hubo algunos cambios a este respecto:

  1. Tener 65 años cumplidos
  2. Tener como mínimo 1,250 semanas de cotización
  3. Se deberán seguir cumpliendo con todos los requisitos de la ley del 73.

De acuerdo con datos publicados en la plataforma del Instituto Mexicano del Seguro Social, si no alcanzaste a cotizar antes de 1997, pero quieres solicitar tu pensión de retiro de manera anticipada, debes cumplir con al menos 1,250 semanas como trabajador afiliado en el IMSS. Si este es tu caso, puedes obtener pensión de retiro, siempre y cuando, la pensión que se te calcule en el sistema de renta vitalicia sea superior al 30% de la pensión garantizada, y una vez que la prima del seguro de sobreviviencia para beneficiarios haya sido cubierta.

Es importante mencionar que esta pensión será cubierta por la aseguradora que el pensionado haya elegido en su momento.

¿Hay probabilidad de que mi pensión no proceda?

Si, cuando no se cumple con alguno de los requisitos antes mencionados en las semanas de cotización o la documentación que se requiere no pueda presentarse en su totalidad. Lo que se puede hacer en este caso es solicitar a tu AFORE la devolución de tu ahorro en su totalidad, si embargo, no tendrás derecho a ningún pago por pensión.

Las deudas que afectan mi jubilación

Es probable que algo que no hayas contemplado unos meses (o tal vez años) antes de tu jubilación, sea tu salud financiera y cómo ésta iba a tener una repercusión en tus planes de jubilación. Si tu situación es de endeudamiento y ya se acerca la fecha de tu jubilación, alguno de estos pudiera ser tu caso:

En caso de que hayas adquirido una deuda importante ya sea en un crédito personal o tal vez aún no has podido terminar de pagar algún crédito hipotecario, y por lo mismo sigues requiriendo del 100% del ingreso mensual que percibes en la actualidad, esto te obligará a permanecer trabajando durante el tiempo que tardes en saldar dicha deuda, pero ¿por qué sucede esto? No podemos olvidar que, en caso de que quieras retirarte por cesantía, entre los 60 y 64 años, solo recibirás entre el 75% y el 95% de tu salario en pensión respectivamente, por lo que, en caso de tener deudas y requerir el 100% de tu sueldo, tendrás que esperar a jubilarte por vejez (65 años) para alcanzar este objetivo.

Otro caso común es el de las personas cuya jubilación se acerca y no han podido terminar de pagar su crédito Infonavit. Debemos recordar que tu crédito no se cancelará al momento de tu jubilación, por lo que lo mas recomendable es que pidas un ajuste para poder terminar de pagar todos tus plazos para el momento en que puedas jubilarte.  Para solicitar tu nuevo esquema de pagos y evitar retrasar tu jubilación, deberás acudir a las oficinas de la institución y presentar la siguiente documentación:

  • Dictamen resolución de pensión o jubilación emitido por el IMSS o ISSSTE.
  • Ultimo recibo de pago o estado de cuenta bancario donde se te depositará tu pensión.
  • Identificación oficial
  • Comprobante de domicilio que debe coincidir con el domicilio dado de alta ante el IMSS o ISSSTE
  • Actas de matrimonio (si aplica) y de nacimiento

Como salir de deudas y poder comenzar a sentirnos libres

Para que puedas cumplir tus planes de jubilación y así también dar este paso tan importante, ya sea por cesantía o por vejez, vamos a crear un plan para salir de esta situación de endeudamiento que esta retrasando tu libertad financiera.

Lo primero que debes contemplar es cuánto debes con exactitud. Esta cantidad es muy importante, ya que de acuerdo con ella crearás un plan de ahorro para solventarla. Dentro de tu lista, ordena las deudas mas grandes y escribe o contempla al ultimo las deudas mayores. Contempla también y de manera prioritaria todos aquellos gastos en créditos cuyos intereses se estén acumulando. Lo más importante es intentar saldar las deudas cuyos intereses sean mayores y continuar con un plan de pagos de las deudas menores.

Si aún tienes algún tiempo antes de comenzar a gestionar tu jubilación te recomiendo usar tus bonos, comisiones o cualquier cantidad de dinero que no contemplas en tus ingresos fijos para pagar la mayor parte de la deuda. Paga antes las deudas donde el pago de intereses sea mayor. Lo ideal sería que llevaras tus finanzas de manera ordenada y pudieras disfrutar de este ingreso para ahorro o mejor aún para no tener que recurrir a créditos personales, sin embargo, si tu situación ya es de sobreendeudamiento, este recurso te puede sacar de problemas y librarte de afectar tu historial crediticio en el Buró de Crédito.

Crea un plan de “austeridad” en donde reduzcas tus gastos diarios al máximo. Uno de los gastos que más saca de control tus finanzas son los egresos variables y una parte de ellos son los llamados “gastos hormiga”. Los gastos hormiga son todas las pequeñas cantidades de dinero que no tienes contempladas en tu gasto mensual. Los pagos a meses sin intereses, en algunos casos, pueden ser catalogados como gastos hormiga, ya que, cuando no pagas en tiempo la mensualidad de tu tarjeta con la que hiciste estas compras, se generan intereses.

Dentro de este plan de austeridad, lo ideal es dejar de utilizar tus tarjetas de crédito

En caso de ser muy necesario que las uses, antes de comprar con este método, pregúntate si realmente es una necesidad o solamente es un deseo.

En caso de que tu deuda sea en forma de un crédito hipotecario o de auto y quieras comenzar con tu proceso de jubilación sin mas parcialidades en pago de créditos, puedes acudir a tu banco o entidad financiera antes de caer en incumplimiento, o mejor aún, antes de caer en endeudamiento. Si la situación en la que te encuentras te permite solventar una cantidad mayor a tus compromisos, comenta tu caso y pide un refinanciamiento. Las instituciones bancarias te apoyan en estas situaciones reestructurando tus deudas, dándote una tasa preferente, o hasta condonando algunos gastos o intereses.

 

Si estas interesado en conocer mas acerca de los temas relacionados con la jubilación y las Afores, entra a Bancompara.mx en donde encontrarás estos y otros temas financieros de tu interés.

 

 

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?