¿Sabías que el nivel de salud de tus finanzas depende de un buen control de tus gastos y del hábito del ahorro?

A todos nos ha pasado, llegar al final del mes y pensar: ¿en qué gasté el resto de mi ingreso quincenal? Cuando crees tener el control de tus finanzas pero las cuentas no te cuadran es porque has tenido gastos imprevistos.

¿Qué son los gastos imprevistos?

Los gastos imprevistos son aquellos gastos inesperados y que por lo mismo, no son presupuestados o considerados afectando tus finanzas personales o las de tu familia.

Según datos de la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros), el 5% de la población mexicana siempre hace compras mensuales no planeadas y el 8% lo hace de manera regular.

Mi experiencia con los gastos imprevistos.

Te voy a platicar acerca de algo que me sucedía y que noté solamente una vez que me di a la tarea de anotar mis gastos diariamente. Gracias a esto, logré identificar en qué había gastado parte de mi ingreso quincenal.

Mes con mes, había un gasto no identificado en mis cuentas, no era una cantidad muy grande pero sí considerable. Como les comento, hice una lista de gastos diarios. Llevaba conmigo una libretita o anotaba en mi celular todos los gastos del día. Había algunos que ya estaban contemplados y otros que no. Un día, al fin me senté a revisar todas las notas del mes y fue ahí que me di cuenta. Mi perrito había estado enfermo y requería de un tratamiento y dieta especiales, así que todos los meses (de un tiempo a la fecha) íbamos al veterinario y comprábamos su alimento. Este se convirtió en un gasto regular y que debí tomar en cuenta en mi lista de egresos fijos, pero no lo hice. Este es un claro ejemplo de cómo los gastos imprevistos pueden tener repercusión en tus finanzas.

¿Realmente conoces tu ingreso mensual?

Comencemos con la base de tus finanzas, tu ingreso mensual. Aunque la respuesta a esta pregunta parezca lógica, la realidad es que mucha gente no conoce su ingreso mensual real o pasa por alto las deducciones de ley. Comencemos aclarando, debes tomar en cuenta solamente tu ingreso mensual neto, esta cantidad es lo que realmente recibes ya sea por medio de un cheque o depósito en tu cuenta bancaria.

Una vez hecho el análisis de cuánto realmente recibes mensualmente, puedes empezar con el control de tus ingresos y egresos con el propósito de tener un buen balance entre ambos y como resultado un manejo saludable de tus finanzas.

¿Cuáles son tus gastos mensuales?

Ya que tienes claro tu ingreso mensual neto, lo más recomendable es que tomes nota de todos tus egresos mensuales, tales como pago de vivienda, gas, luz, telefonía, etc. No olvides contemplar los gastos de esparcimiento ya que son estos los que pueden provocar un desbalance en tus finanzas.

¡Cuidado con los pagos domiciliados!

Una manera práctica de realizar los pagos de algunos servicios es domiciliándolos. Domiciliar un servicio es solicitar al banco donde tienes tu cuenta, que se descuente la cantidad específica en tus recibos, con cargo a tus tarjetas ya sea de débito o crédito. Sin embargo, es muy importante que tengas claro qué servicios se cargan a tus tarjetas, y qué cantidad tienes que deducir mes con mes.

También es probable que dentro de los pagos domiciliados, tengas algunas suscripciones a servicios tales como bancos de películas, música, videos, etc., estos también deben estar contemplados en tu control mensual de egresos.

Te aconsejo pagar la totalidad de tus gastos mensuales de tarjeta de crédito, de lo contrario, debes calcular también los intereses que resulten. Lo mismo aplica con los cobros domiciliados a tu tarjeta de crédito, no pagues más por los servicios contratados.

Los gastos del día a día que no contemplas

¿Has escuchado acerca de los gastos hormiga? Estos son los pequeños gastos que no tienes registrados pero que normalmente se dan todos los días. Por ejemplo, las propinas, pagos por estacionamiento, el café de la mañana, etc. Es recomendable tener un registro de todo esto e incluirlo en tu lista mensual de egresos. Si estás en un plan estricto de recorte de gastos, pon atención a los gastos diarios que son innecesarios e intenta recortarlos o elimínalos por completo.

Los gastos por mantenimiento

Algunos aparatos en casa, o tu vehiculo, o hasta alguna instalación de tu casa requieren mantenimiento al menos una vez al año. Estos gastos pueden ser sorpresivos si no monitoreas su estado regularmente. Contempla dentro de tu control mensual o reserva mensual , por ejemplo, una cantidad semejante a lo que gastarías en el cambio de neumáticos en tu automóvil. Puede ser que este gasto no se de durante el año, pero estarás previniendo un gasto imprevisto.

Los pagos anuales, que no sean gastos imprevistos.

Gastos como la inscripción de tus hijos (en caso que los tengas) pago de seguros, pago de algún impuesto, etc., son compromisos anuales que deben estar en tu radar todos los meses del año. Te recomiendo reservar una cantidad mensual para cubrir estos gastos y no te veas en la necesidad de pedir dinero prestado o abusar de tus tarjetas de crédito para solventarlos.

Si ya estás en la necesidad de solicitar un crédito, no olvides comparar todas la opciones para poder encontrar la que se adapta a tus necesidades. No solicites una cantidad mayor a la que necesitas, recuerda que mientras mas compromiso de deuda tengas, mas tardarás en pagarlo, y la cantidad por el pago de los intereses será mayor.

Por otro lado, te recomiendo priorizar estos gastos anuales. ¿Cuáles son estrictamente necesarios y cuales representan un gusto o pueden quedar en segundo plano? Por ejemplo, si tu tienes un auto, el seguro del mismo es de una prioridad alta, ya que de lo contrario, si llegara a suceder algo a tu vehiculo, podrías perder (de manera total o parcial) un bien que forma parte de tu patrimonio. Si tienes hijos, el pago de la inscripción, materiales escolares y uniformes son un gasto necesario y de alta prioridad. Por otro lado, existen servicios que requieren del pago de anualidad tales como el gimnasio o actividades vespertinas que pueden ir en el segundo listado de prioridades.

No gastes lo que aún no recibes.

En algunas ocasiones se puede gastar grandes cantidades de dinero confiando en que se va a recibir, ya sea algún incentivo por parte de la empresa donde trabajas (bono o comisión), o dinero por una herencia o que hayas vendido alguna propiedad, en fin, cualquiera que sea el caso, espera hasta tener el dinero contigo para disponer de él. Los gastos imprevistos pueden venir de este exceso de confianza, se precavido y no pongas tus finanzas en riesgo.

Para prevenir, el ahorro

A pesar de nuestros esfuerzos para evitar los gastos imprevistos, en muchas ocasiones esto no es posible. Existe una probabilidad de que ciertas circunstancias tales la enfermedad de un familiar o que pierdas tu empleo, te lleven a tener gastos imprevistos y saquen tus finanzas de control.

Por ello, debemos prevenir y crear un hábito de ahorro. Este hábito te ayudará a tener una reserva de dinero en caso de tener una emergencia. Se que a veces destinar parte de tu ingreso al ahorro puede resultar complicado, sin embargo, una vez que comiences a poner en orden en tus finanzas y tengas el balance de tus cuentas, podrás separar un porcentaje del ingreso a este fondo.

No importa si en un inicio tu aportación para el ahorro es una cantidad pequeña, la idea es que tengas un “colchón” en caso de algún imprevisto en tus gastos.

Recuerda que el ahorro no solo sirve para salir de deudas o prevenir en caso de que algo imprevisto suceda, el ahorro nos da la oportunidad de darnos algunos gustos y alcanzar nuestras metas.

¡Vamos a crear un plan!

Hagamos un resumen de todos los puntos que ya he expuesto y vamos a crear un plan de prevención para controlar los gastos imprevistos.

  • Conoce tu ingreso. Revisa y analiza las cantidades reales de tu ingreso mensual neto.
  • Conoce tu egreso. Toma en cuenta tanto los egresos fijos como los variables tomando en cuenta los pequeños gastos diarios.
  • Cuídate de deudas innecesarias. Conoce el nivel de tu endeudamiento y las cantidades exactas de lo que es deuda de tarjeta de crédito y pagos domiciliados.
  • Prepárate para los compromisos anuales. Calcula el monto mensual que necesitas reservar para cubrirlos.
  • No te confíes. Gasta solamente en lo necesario y utilizando los recursos con los que ya cuentas.
  • Ahorra. No importa la monto ni el porcentaje que esta cantidad representa para tu ingreso.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?