Elije el mejor banco para recibir tu salario.

Recibir el salario en una cuenta bancaria y poder disponer de él mediante una tarjeta de debito, supone muchas ventajas, pero no siempre es así. En mi primer trabajo me abrieron una cuenta en un banco cuya sucursal más cercana a mi casa estaba a 5 kilómetros, aproximadamente. Estaba en una zona de la ciudad que yo considero peligrosa, además por las noches vivía un indigente en donde estaba el cajero automático. Sacar dinero muy temprano significaba despertarlo y soportar el mal olor y por las tardes implicaba recorrer una buena distancia con dinero, que no era mucho, pero era mi salario, todo lo que disponía en ese momento.

Pude haber negociado con mi empleador que me pagaran en otro banco, pero era callado, tímido, inocente y tenía la mirada, así que me aguanté y afortunadamente nunca tuve problemas. Si hoy me encontrara en la misma situación, probablemente le pediría a la empresa que me depositaran el sueldo en otro banco, de negarme esa opción, aún tendría otra alternativa, la portabilidad de nómina.

La portabilidad de nómina es el derecho de elegir el banco en el que recibes tu salario, independientemente de la entidad financiera que haya escogido tu empleador para pagarte. Este derecho lo puedes ejercer sin importar la razón, por ejemplo, si el banco en el que deseas recibir tu pago está más cerca de tu casa o lugar de trabajo; te gustan los servicios de otra institución y son más competitivos; etcétera. No importa la razón, puedes recibir tu pago en el banco que quieras.

¿Cómo funciona la portabilidad de nómina?

Tu empleador deposita tu salario a una cuenta en el banco que él eligió (institución cedente), entonces el banco transfiere los recursos al banco que tú elegiste (institución receptora). Cuando los recursos estén disponibles en la institución cedente antes de las 15:00 horas, la transferencia será el mismo día hábil y tú podrás disponer del dinero de inmediato. Si se depositan los recursos más tarde, podrás disponer del dinero hasta el día hábil siguiente. Toma en cuenta esto en especial si cae la quincena en fin de semana.

Probablemente esto sea una desventaja, pero si se compensa con las posibles ventajas y decides ejercer tu derecho a la portabilidad de nomina, te pido que antes de cambiar tu cuenta consideres los siguientes factores para que recibas el mejor de los servicios y no termines pagando por cosas que no quieres.

Comisiones.

Lo primero que tienes que saber es que es un proceso totalmente gratuito, es decir, ni la institución cedente ni la institución receptora pueden cobrar por la portabilidad de nómina. Pero el banco receptor sí podría cobrar comisión por un saldo mínimo requerido u otros conceptos. Otros bancos te podrían “forzar” a mantener tu cuenta de nómina por lo menos un año. Te recomiendo poner mucha atención al contrato que te proporcione la entidad financiera, para que sepas qué comisiones puede cobrar y bajo qué condiciones te están dando el servicio.

Preferentemente, elige una cuenta de nómina sin comisión por mantenimiento de saldo y con reposición de tarjeta gratuita. Vale la pena que inviertas un buen tiempo en evaluar las opciones de la banca tradicional y, si estás familiarizado con la tecnología, también debes fijarte en las opciones que ofrecen las financieras online.

Un banco próximo a ti.

Un factor muy importante a tomar en cuenta a la hora de elegir un banco es la proximidad que tenga al lugar donde vives o trabajas. Es muy importante que la red de cajeros automáticos sea extensa, de lo contrario, compensar esa carencia del banco si te ofrece diferentes servicios en corresponsalías, es decir, la posibilidad de que puedas hacer depósitos o retiros en tiendas de conveniencia o similares.

Los bancos que están en centros comerciales pueden ser una muy buena opción, pues retirar dinero será bastante seguro y algunas veces ofrecen horarios ampliados por el lugar donde se encuentran.

Plataformas digitales.

Si disponer de tu dinero 24 horas al día mediante una tarjeta de debito suponía gran comodidad, que ahora el banco proporcione la posibilidad de hacer movimientos financieros a través de su página web o aplicación sin duda es una herramienta que te cambiará la vida o por lo menos te ahorrará mucho tiempo. Hay bancos que en verdad se han esforzado en desarrollar sus aplicativos e incluso te pueden servir para administrar mejor tu dinero.

Un banco que te brinde estas herramientas debe estar hasta arriba en tu lista. Algunos bancos te permiten hacer transferencias bancarias con un costo que va desde los 3 hasta los 7 pesos más IVA, hay otros pocos que no cobran un sólo peso por este servicio. Si acostumbras hacer muchas transferencias, te recomiendo que investigues qué bancos no cobran por SPEI.

También podrían ayudarte servicios como la transferencia instantánea a familiares o contactos, notificaciones a tu celular sobre operaciones realizadas, opciones de crédito, protección contra cargos fraudulentos. Mientras más herramientas el banco te ofrezca, sin que supongan un costo mayor, será mucho mejor.

Atención al cliente.

Sería deseable que todo saliera perfecto, pero seamos sinceros, siempre habrá dificultades y las situaciones más complejas se dan dentro de la gestión del dinero, por eso necesitamos tener a disposición gente que quiera escuchar, entender y resolver esas dificultades junto a nosotros. Por eso las empresas, que más se valoran actualmente son las que tienen un mejor servicio para sus clientes, no importa la industria en la que se desempeñen.

No sólo evalúes la cantidad de canales de comunicación que tiene el banco para estar en contacto contigo, por ejemplo, teléfono, correo, redes sociales, aplicaciones, etcétera. Sin duda eso es importante, pero es igual de importante el cómo las usan. Acude a una sucursal y fíjate cómo atienden a sus clientes, qué tiempo pasan en la sucursal. Llama por teléfono y pide información, verifica qué tan dispuestos están para servirte.

Otra manera de saber cómo es una entidad financiera con sus clientes es consultar el Buró de Entidades financieras, ahí podrás consultar el número de quejas que tiene las diferentes instituciones financieras, cuáles son el tipo de quejas que más reciben y si las resuelven. También podrás consultar ahí las distintas comisiones que cobran y por qué conceptos.

Otros beneficios.

Algunos bancos tienen relaciones comerciales con diferentes empresas y hacen participe de los beneficios a sus clientes. Por ejemplo, ofrecen tarjetas de regalo, devolución de un porcentaje de las compras, descuentos en comercios afiliados y otros más.

Muchos de estos beneficios están asociados al monto de apertura, ingresos, y saldo mínimo requerido, entre otros. Hay que poner mucho ojo a la letra pequeña porque por más ingenuos que seamos, debemos saber que nada es gratis, y los ejecutivos del banco suelen omitir detalles básicos que te pueden terminar costando mucho dinero.

Los beneficios en los cuales tienes que fijarte no sólo deben ser en el corto plazo. El tener una cuenta con un banco te permitirá acceder a diferentes productos que ofrece. Por ejemplo, te pueden ofrecer tarjeta de crédito, crédito automotriz y crédito hipotecario, sólo por mencionar los más comunes.

Puedes comunicarte con un asesor de Bancompara, para que sepas qué institución bancaria ofrece mejores condiciones en créditos hipotecarios, de esta manera y, si te conviene, puedes elegir ese banco para recibir tu nómina, con el objetivo de que te puedas ir perfilando como un buen cliente y en un futuro cercano te ofrezcan las mejores condiciones para comprar tu casa.

Antes de cambiar.

Después de considerar estos puntos, ahora ya tienes una idea más clara de a qué banco te conviene trasladar tu nómina, pero antes de hacerlo cerciórate de no tener cargos domiciliados; podrías perder el control. Puede que llegue tu pago a la institución receptora incompleto o no pagar el servicio que tienes domiciliado y que veas interrumpida la prestación y en tu caso podrías ser acreedor a multas o recargos. Así mismo, verifica no tener ningún tipo de deuda con la institución cedente.

¿Cómo hacer el trámite de portabilidad de nómina?

El procedimiento es bastante simple, puedes acudir a la sucursal, o algunos bancos ya ofrecen hacerlo de manera electrónica a través de sus páginas web. Si tienes alguna duda, es preferible que vayas a la sucursal y te la disipen, además si tienes algún inconveniente con algún documento te ayudarán a solventar esa problemática. Comúnmente, el procedimiento es así:

  • Acude a la sucursal de la institución cedente y solicita el trámite de portabilidad de nómina a algún ejecutivo. Te proporcionarán un formato de solicitud de transferencia que deberás llenar. El formato es simple, pero si tienes duda sobre algún dato, pregunta al ejecutivo, debe auxiliarte en todo lo que necesites.
  • A continuación presenta la documentación con la que abrirás la cuenta receptora: contrato, estado de cuenta, tarjeta de débito y una identificación oficial.
  • Una vez que hayas entregado la solicitud y el trámite haya concluido, comenzarás a recibir el servicio. Normalmente el trámite no tarda más de 10 días hábiles, posteriores a la fecha de entrega de la solicitud.

Para terminar con el tema, te cuento que puedes cancelar en cualquier momento la transferencia de recursos a la cuenta de la institución que elegiste, es decir, la institución receptora. El trámite de cancelación es efectivo al tercer día hábil posterior a la fecha de solicitud. Además no existe restricción en el número de veces que decidas cambiar tu nómina. No te vayas con la primera opción y menos con la que te impongan, hay muchas alternativas.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?