¿Cómo unir fuerzas? Las finanzas en pareja.

Vivir en pareja es una de las experiencias más enriquecedoras que existen. Aprendes acerca de la aceptación, la tolerancia y empatía, entre otras cosas. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, hay situaciones por las cuales dudas de la decisión de vivir en pareja, o de plano, prefieres mantener tu distancia. Regularmente, una de esas situaciones en las que tienes que actuar inteligentemente para no caer en conflicto con tu pareja son las finanzas del hogar.

Si esta es tu situación y tienes que evitar el tema de finanzas con tu pareja prácticamente cada que se acercan los pagos del mes, no te preocupes, en este artículo te voy a comentar acerca de las medidas precautorias y remediales para que tu y tu pareja eviten caer en estrés financiero y puedan llevar sus finanzas en equipo.

¿Qué tanto sabes de finanzas personales?

Las finanzas personales tienen como objetivo principal el darte las herramientas que te ayuden a aplicar principios para optimizar el manejo de tus recursos. Un ejemplo claro de esto es el llevar un buen control de tus ingresos y egresos.

Es muy importante conocer acerca de finanzas ya que esto te puede llevar a tomar mejores decisiones con respecto a los créditos que contratas, a darle un mejor uso a tus tarjetas de crédito, saber cómo llevar un buen comportamiento crediticio y llevar un presupuesto de gastos, entre otras cosas.

¿Cómo unir fuerzas? Las finanzas en pareja

Sabemos que el llevar las finanzas personales no es una tarea fácil, al menos no al principio; desde conocer a detalle cual es el balance de nuestros ingresos y egresos hasta llevar un control de nuestros gastos variables.

Ahora bien, se requiere de un plan muy bien armado para controlar sus finanzas y poder llevarlas de la mejor manera. No es necesario que reúnan sus ingresos y hagan una sola cuenta, se vale que cada quien tenga su cuenta bancaria y maneje su propio dinero. Sin embargo, cuando vives con tu pareja es muy importante llegar a acuerdos en cuanto a cómo se solventarán los gastos y qué porcentaje pagará cada uno. Si aún no saben cómo hacerlo, aquí les doy algunas recomendaciones:

  1. Siéntense a hacer una lista de todos los gastos del hogar. Un error que se comete comúnmente es tomar en cuenta solamente los gastos fijos, tales como pago de vivienda, educación (en caso de que tengan hijos), pago de servicios como gas, luz, internet, agua. Sin embargo, es muy importante que contemplen también los gastos variables, por ejemplo: servicios como bancos de musica o peliculas, pago de transporte (en caso de compartir un auto), cuota de gimnasio, pago por servicio de limpieza, etc.
  2. Es muy importante que cada quien haga su propio balance, antes de sentarse a decidir quién y cómo solventará los gastos mensuales. Esto para poder contribuir en el hogar de manera realista. Por ejemplo, si después de haber hecho su balance, resulta que alguno de los dos tiene más dinero después de contemplar sus egresos, éste podrá, tal vez pagar un poco más que su pareja.
  3. Decidan cómo solventarán los gastos. Ya sea que los dos trabajen o solo uno, es muy importante que platiquen cómo se pagarán los gastos del hogar, quienes serán los responsables de pagar los servicios y créditos en tiempo y forma, y si es el caso, quien pagará determinado gasto, o si tendrán una cuenta común en donde ambos depositarán el dinero que les corresponde para solventar dichos gastos. Les recuerdo que lo más importante en este punto es platicar y ponerse de acuerdo. Les recomiendo repartir responsabilidades en partes iguales para evitar que uno de los dos caiga en estrés financiero.
  4. Creen un presupuesto para vacaciones y salidas. Este es uno de los egresos variables que menos planeamos dentro de nuestro presupuesto, sin embargo, es uno de los gastos que te pueden llevar a una situación de endeudamiento. Las salidas a comer o cenar son gastos que muy recurrentemente se pagan con tarjeta de crédito. Recuerda que todo pago con crédito que no es cubierto oportunamente, conlleva el pago de los intereses correspondientes al servicio. Esto te dará como resultado que el pago por dicho servicio, hecho con tarjeta de crédito, te salga mucho más caro de lo presupuestado. Por otro lado, hay que tomar en cuenta dentro del presupuesto el pago de vacaciones. Si tienen un plan para vacacionar a corto plazo, la cantidad que deben reservar será mayor que si el plan es a largo plazo. Lo importante es que si tienen en mente salir, tengan al menos alguna cantidad reservada y no tengan que hacer uso de sus tarjetas de crédito, que los podrán llevar a una situación de sobreendeudamiento.
  5. En un plan ideal, un fondo de ahorro o de emergencias. En realidad, uno nunca sabe cuando necesitará de un fondo de emergencia, (ya sea porque quedes desempleado o tal vez un miembro de tu familia requiriera de hospitalización) o uno de ahorro. En el mejor de los casos, si cuentas con este dinero y no se necesita por una larga temporada, puedes verlo como la oportunidad para invertir y hacerlo rendir, o tal vez para remodelar tu casa o renovar el automóvil, la idea es que siempre tengas un “guardadito”.

Armemos un plan

Ahora que ya sabemos cuales son los primeros pasos para tener unas finanzas saludables, en pareja, armemos un plan para materializar lo descrito con anterioridad.

Supongamos que su egreso es de $25,000 ya contemplando todos los gastos y servicios tanto fijos como variables (que para cada pareja o familia serán distintos). En este caso, si deciden pagar por partes iguales, tendrían que aportar la mitad de esta cantidad, o sea $12,500. Recuerden que esto dependerá del ingreso de cada quien. No es conveniente que alguno de los dos caiga en una situación de sobreendeudamiento por no tener la solvencia necesaria para cubrir su parte, lo más conveniente es ser realistas en este aspecto.

Recuerden que es muy importante saber qué servicios y gastos pagará cada quien. Esto evitará pagar de más por pago tardío o reconexión (como sucede con algunos servicios suspendidos por falta de pago). Igualmente, para los pagos de gastos hechos con tarjeta de crédito, les recomiendo poner especial atención a las fechas de corte y pago descritos en su estado de cuenta.

Muy bien, ya tienen todos los gastos cubiertos y también las fechas en las que se tiene que cubrir cada uno. Es tiempo de pensar en el fondo de ahorro o emergencia. Lo más recomendable es que cada uno ponga el 10% de su ingreso mensual neto (este es el resultado de su ingreso mensual bruto menos el pago de impuestos correspondientes). Ya sea que cada quien tenga su propio fondo o que compartan una cuenta donde puedan depositar esta reserva, lo importante es que tengan este dinero para cualquier imprevisto.

Salgan de deudas

Una de las principales causas del estrés financiero en pareja es que alguno de los dos, o en algunos casos, ambos, se encuentren en una situación de sobreendeudamiento. Esta situación puede dificultar de manera importante cómo solventarán sus gastos mensuales.

Si este es tu caso o el de tu pareja, no desesperen, siempre es buen tiempo para comenzar a enderezar la manera como llevan sus finanzas.

● Primeramente debes saber cantidad exacta de dinero que tú o tu pareja deben; todos aquellos gastos en créditos cuyos intereses se estén acumulando. Empieza por las deudas más grandes y continúa con las deudas menores.

● Una vez que tengas claro todas las deudas y las cantidades que deben en cada una, revisa el porcentaje de intereses en cada caso. Mientras más aportes a cada cuenta donde los intereses sean muy altos, más rápido podrás liquidar esas deudas.

● Pueden pagar, por lo menos, el monto mínimo requerido en su estado de cuenta con el propósito de mantener un buen historial crediticio en Buró de Crédito. Sin embargo, al hacer esto, tardarás mucho tiempo en pagar tus deudas y los intereses se irán acumulando, provocando que puedas caer en un problema de sobreendeudamiento. Intenta pagar una cantidad mayor al mínimo especificado en el estado de cuenta.

● Recorta los llamados gastos hormiga. Estos son todas las pequeñas cantidades de dinero que no tienes contempladas en tu gasto mensual. Te aconsejo llevar un registro de todos tus gastos, por pequeños que parezcan, tales como las compras de “antojos” en la tiendita de la esquina, las propinas, el café de la mañana, etc.

● Intenten guardar las tarjetas de crédito y no utilizarlas por algún tiempo. Si es muy necesario comprar con crédito, preguntense si lo que están adquiriendo es realmente necesario.

● Sabemos que existen imprevistos que te pueden llevar a estar en situación de sobreendeudamiento. Les recomiendo acercarse a la entidad financiera para reestructurar deudas. Comenta tu caso o el de tu pareja y pidan un refinanciamiento. Las instituciones bancarias te apoyan en estas situaciones dándote una tasa preferente, o hasta condonando algunos gastos o intereses. Lo más importante de todo: ¡Eviten el estrés financiero!

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?