No eres tú, es la hipoteca.

La vida de pareja… las vacaciones compartidas, los fines de semana viendo películas, pláticas interminables, siempre acompañado en reuniones y otros compromisos, en fin, casi todo es disfrute cuando compartes tu vida con la persona que amas. Y si, leyeron bien, dije casi. Dentro de la vida de pareja existen también temas que son difíciles de tocar, y uno de ellos es la manera como cada uno percibe y lleva sus finanzas. No podemos olvidar que el tema de las finanzas representa algo distinto para cada quien. Hay quienes tuvieron el ejemplo de unos papás organizados en este tema, y habrá otras personas cuyas familias ni siquiera conocían de su existencia. Es por ello que una vez que unes tu vida a la de tu pareja, un elemento que viene con esta unión es justamente cómo cada quien percibe las finanzas.

Ya sea que lleven un tiempo juntos o que estén tomando la decisión de compartir un espacio, en este artículo te voy a dar algunos consejos de cómo hablar con tu pareja acerca de finanzas, y mejor aún, los voy a llevar paso a paso para que logren unir fuerzas y los dos salgan ganando una vida financiera saludable y fuera de deudas.

Individualmente ¿qué tanto conocen de finanzas personales?

Es muy importante, antes de siquiera contemplar la unión de sus finanzas, el saber cómo es que han llevado su vida financiera de manera particular, o en todo caso, si saben algo de finanzas. Debemos recordar que las finanzas personales tienen como objetivo principal el darte las herramientas que te ayuden a aplicar principios para optimizar el manejo de tus recursos. Un ejemplo claro de esto es el llevar un buen control de tus ingresos y egresos.

Es muy importante que los dos conozcan acerca de finanzas ya que esto les puede llevar a tomar mejores decisiones con respecto a los posibles créditos que quieran contratar en un futuro, a darle un mejor uso a sus tarjetas de crédito, a saber cómo demostrar un buen comportamiento crediticio y llevar un presupuesto de gastos en común, entre otras cosas.

Como les dije anteriormente, una de las ventajas de vivir en pareja es que pueden unir fuerzas y lograr sus metas, tales como viajes, comprar su propia vivienda, remodelar su espacio, etc., en un menor plazo.

¿Listos? Siéntense a platicar.

Para lograr tener éxito en este tema tan delicado les recomiendo sentarse a platicar y llegar a acuerdos con respecto a los siguientes temas:

· Los gastos del hogar. Ya sea que los dos trabajen o solamente uno, es muy recomendable hablar de los egresos de manera realista. Uno de los errores mas comunes es solamente contemplar los egresos fijos, sin embargo, les sorprendería saber la cantidad de su ingreso que se va en los egresos variables. Les explico: dentro de los egresos fijos están el pago de la luz, el agua, renta o pago de hipoteca, educación de los hijos (en caso de tenerlos), Internet, etc. Por otro lado, los gastos variables son todos aquellos “gustos” que nos damos en el día a día, el café de la mañana, las comidas fuera de casa, los boletos para un concierto, etc. Es por ello que les recomiendo crear un plan acerca de los gastos variables.

· Sus ingresos. Platicar acerca de los ingresos es un tema particularmente delicado, ya que muchas personas tienen cierta reserva acerca de compartir la cantidad exacta que perciben de manera quincenal o mensual. En este punto es donde debemos ser cuidadosos de no caer en infidelidad financiera. ¿No sabes lo que es la infidelidad financiera? Cuando vives en pareja y alguno de los dos miente u oculta información acerca de cualquier elemento relacionado con sus finanzas, esta cometiendo infidelidad financiera. Es por ello que recomiendo que comuniquen hasta qué punto se sienten cómodos compartiendo su información financiera. Pueden acordar, por ejemplo, aportar la misma cantidad de sus ingresos y platicar acerca de la conservación de sus ingresos variables, es cuestión de tener una comunicación efectiva.

· Repartan responsabilidades. Una vez que ya tienen tanto la lista de los egresos o gastos y han acordado como contribuirán en el hogar en cuanto a los porcentajes, es momento de dejar claro quién pagará qué servicio o si alguno de los dos se encargará de los pagos domiciliados a su tarjeta. Lo mas importante es que cada quien asuma una responsabilidad y no tengan que preguntarse el uno al otro si pagaron o no algún servicio, o peor aún, que ninguno de los dos se haya hecho cargo de nada, lo cual les traerá, por un lado, el pago de recargos y, por supuesto, los problemas de pareja que traen este tipo de malos entendidos.

· Vacaciones y salidas. Ya sea de manera individual o viviendo en pareja, cuando no se contemplan los gastos variables vienen los problemas de endeudamiento. Es importante que platiquen acerca de hasta qué punto pueden salir a comer fuera de casa y cual es la cantidad limite de egresos variables permitida. Lo que normalmente sucede si no se planean estos gastos, es que se recurre a la tarjeta de crédito, recuerda que todo pago con crédito que no es cubierto oportunamente conlleva el pago de los intereses correspondientes, por lo que tu salida a comer te saldrá mas cara de lo planeado. En cuanto a las vacaciones, lo ideal es que reserven cierta cantidad mensual dependiendo de su plan, si es a corto plazo, la cantidad que deben reservar será mayor que si el plan es a largo plazo. Lo importante es que, si tienen en mente salir, tengan al menos alguna cantidad reservada y no tengan que hacer uso de sus tarjetas de crédito para pagar la totalidad de este gasto.

· Ahorro. Sabemos que tener un plan de ahorro no es algo fácil de llevar. Sin embargo les recomiendo intentarlo lo antes posible. Ya sea un plan de ahorro para un plan ambicioso como la compra de su propia vivienda o, tal vez, ese auto que tanto han querido o las vacaciones a Europa. Si esto aún no está en sus planes, pueden comenzar a ahorrar para tener una cantidad de respaldo en caso de que surja algún imprevisto o emergencia. No importa la cantidad o el porcentaje de sus ingresos que vayan a aportar, lo realmente importante es que tengan un fondo a su disposición.

Compartan el control financiero y lleguen mas pronto a sus metas.

Como comentaba anteriormente, la comunicación en la pareja, incluyendo el tema de las finanzas, tanto personales como del hogar, es una excelente idea no solo para sacar adelante los gastos del día a día, sino también para lograr metas en común.

Tener un presupuesto compartido en el que los dos conocen tanto sus ingresos como sus egresos mantendrá un nivel de compromiso y comunicación óptimo. Aprovechen el trabajo en equipo para solventar sus gastos y darse esos gustos tan necesarios y que se disfrutan más en pareja.

Una de las maneras más fáciles de salir de deudas es en equipo. Si, reconozco que no siempre es fácil ayudar a una persona que hace gastos innecesarios. Sin embargo, una vez que los dos estén fuera de deudas, podrán comenzar un ahorro para cualquier objetivo particular. Por ejemplo, si tienes este problema puedes destinar un poco más de tu ingreso al pago de la deuda mientras tu pareja se hace cargo de un mayor número de compromisos en el hogar, mientras esta situación cambia.

Si no se sienten cómodos con que su pareja se haga cargo de pagos que no le corresponden, puedes crear un plan para pagarle más adelante la cantidad con la que te está apoyando.

A este respecto, otra manera de apoyarse es orientando a tu pareja en temas financieros en caso de que uno de los dos sea más organizado que el otro. Ayuda y déjate ayudar creando un balance y un plan para salir de deudas. ¡Creen una vida financiera saludable en pareja!

Si, por otro lado, los dos se encuentran en una situación financiera estable, lo único que los detiene de tener un buen balance financiero y un sistema de gastos ahorro compartido es ponerse de acuerdo. Platiquen acerca de todos los elementos financieros que quieren compartir. Toquen temas tales como patrimonio y la manera cómo compartirán los gastos de manera justa y equitativa.

Con respecto al tema del patrimonio, les recuerdo que las entidades financieras dan más facilidades en caso de querer solicitar un crédito hipotecario, o de cualquier otro tipo, en pareja. Estas facilidades van desde el incremento en la posibilidad de obtenerlo hasta el aumento del monto al que se puede acceder. Esto sucede ya que se toman en cuenta ambos ingresos para determinar el monto que les otorgarán. Recuerden que para solicitar un crédito debemos consultar nuestro historial crediticio. En este caso, se debe consultar el score de ambos miembros de la pareja en el Buró de Crédito.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?