¿Qué significa, tu capacidad de pago?

Un fin de semana cualquiera saliste de casa y decidiste dar un paseo por el centro comercial. Como era de esperarse, pasaste por una tienda en donde viste aquella camisa que necesitabas, y después los zapatos que tanto te gustaban, en descuento, el saco que necesitarás en unos meses, porque seguro que el invierno viene frío. En fin, terminas gastando más de lo planeado y, claro, todo va a la tarjeta de crédito.

No podemos negar que este es un caso común, y el problema es que, antes de lo que esperabas, llegó la fecha de pago de tu tarjeta de crédito y no tienes lo suficiente para pagarla. Es probable que hayas excedido tu capacidad de pago. Es decir, tus gastos corrientes han rebasado el dinero que deberías destinar para cubrir tus deudas.

La capacidad de pago es el dinero que puedes destinar para el pago de pasivos o en otras palabras, para el pago de deudas. Este monto se puede determinar al revisar tus gastos fijos y el remanente que puedes utilizar para el ahorro o para pagar un préstamo.

 

Lee también: ¿Cómo tener una vida financiera sostenible?

 

Antes de comprar, debes conocer tus finanzas.

Si tienes conocimiento de tus finanzas y un buen control de estas, muy rara vez puedes caer en una situación como esta. Si te preguntas cómo puedes lograr tener este control, aquí te doy algunas ideas:

  1. Conoce cuánto ganas y cuánto pagas de impuestos y otras deducciones. Es de suma importancia que conozcas la cantidad exacta que percibes mes con mes para poder partir de ahí al cálculo de tu balance entre ingresos y egresos.
  2. Enlista todos tus gastos, hasta los más pequeños e “insignificantes”. Toma en cuenta aquellos gastos que representan un compromiso anual, tales como inscripción y gastos escolares o el pago del seguro automotriz, por poner algunos ejemplos. Toma en cuenta también y los gastos del día a día y los gastos de esparcimiento en esta lista.
  3. Una vez conoces estas dos cantidades puedes obtener un balance real de tus finanzas, y una vez obtenida la diferencia entre estas dos cantidades, conocerás cuál es tu capacidad de pago para cualquier otro gasto en créditos.

¿Cuáles son los gastos que normalmente tenemos?

Veamos los puntos anteriores a detalle: en mundo perfecto, el promedio de nuestros gastos se distribuye de la siguiente forma y en los siguientes apartados:

● Alimentos (15%)

● Gastos del Hogar (Agua, Luz, Gas, Internet, Cable) (5%)

● Transporte (10%)

● Rentas o Hipotecas (20%)

● Gastos Familiares (Colegiaturas, Uniformes, Ropa) (10%)

● Entretenimiento y vacaciones (10%)

● Ahorro o pago de deudas (30%)

En un presupuesto ideal, esta es la proporción que normalmente tendrían nuestros egresos. Haz un registro de tus gastos, puedes ayudarte con distintas apps que hay en el mercado y conocer si en algo se asemejan tus gastos a la lista anterior, y si puedes realizar algún ajuste, de tal forma que puedas ahorrar o adquirir un crédito necesario para un objetivo que tengas en mente.

Tu capacidad de pago y el otorgamiento de créditos.

La primera pregunta que debes hacerte es ¿para qué necesito un crédito? Si es una tarjeta de crédito lo que estás por solicitar, cuáles son los beneficios que obtendrás al adquirirla y, sobre todo, si el balance de tus finanzas, ya mencionado con anterioridad, te permite pagar tus gastos en tarjeta de crédito. Recuerda que mientras más grande sea el límite de crédito, mayor será la tentación de gastar. Te recuerdo que el dinero que tienes en tarjeta de crédito no debe contemplarse como parte de tu ingreso.

Generalmente, la regla que muchos ejecutivos de instituciones financieras utilizan para determinar de forma rápida si eres un sujeto viable para brindarte un crédito es que el monto que vas a pagar no rebase el 30% de tus ingresos netos. Esta regla considera que el 70% de tu sueldo debe ser suficiente para cubrir tus gastos corrientes y otras deudas y que podrías destinar el 30% para cubrir el nuevo compromiso.

Sin embargo, la relación entre pago de deudas e ingresos puede llegar a ser hasta de un 43%, algo superior a esta relación. De acuerdo a las estadísticas, un acreditado así tiene altas probabilidades de caer en incumplimiento en algún punto. Por lo que aprobar un crédito podría ser muy riesgoso para la institución que lo hace. Pero no sólo eso, para el acreditado podría ser una carga muy difícil de llevar.

¿Cuáles son los criterios para aprobar un crédito?

Aunque las instituciones financieras no se conforman con saber esta información, para poder validar tu capacidad necesitan tener más datos, es por esta razón que al solicitar un préstamo te pueden pedir comprobantes de ingresos y la autorización para revisar tu historial crediticio a través del buró de crédito. ( www.burodecredito.com.mx ) La calificación en buró de crédito es el resultado de tu comportamiento con el uso de tarjetas de crédito que hayas tenido antes, así como con otros créditos (de automóvil, hipotecarios, etc.).

Teniendo los datos de tus ingresos, de los créditos que tienes en este momento y tu score crediticio (qué tan bueno eres para cumplir tus compromisos) es como una institución puede determinar las probabilidades de que puedas saldar este nuevo crédito y con esta información aprobar o rechazar tu solicitud.

Avales

No es sólo la capacidad de pago la que juega un papel importante para que se determine si un crédito puedo ser aprobado o no, también es el respaldo que puedas tener para pagar una deuda en caso de que no puedas cumplir con ella. Para este requisito los avales o las propiedades en garantía pueden ayudarte a poner frente de la institución de crédito una garantía de que puedes cumplir con tu compromiso. El aval es una persona que se compromete a hacerse responsable del pago de la deuda en caso de que no pudieras cumplir, es un deudor solidario. Los activos que posees también pueden ser una garantía, pues en caso de que no puedas cumplir el banco puede recuperar el monto de la deuda a través de la venta de dichos activos.

El mejor analista de créditos eres tú.

Tú eres el mayor responsable de la evaluación sobre si un crédito es para ti o no. Poniendo a un lado lo que pueda determinar la institución a la cual le estás solicitando el crédito, es importante que tú verifiques, junto con el análisis de tus gastos, qué tan fácil o difícil será poder cubrir los pagos que te requerirá la institución. Para poder determinarlo, necesitas saber cuántos y cuáles son tus egresos, es decir, a dónde estás destinando actualmente tus recursos y cuánto te queda de ellos al final de la quincena.

Se trata de que, al tomar la decisión de adquirir un nuevo compromiso, puedas pagarlo sin mayores contratiempos, y que puedas seguir disfrutando de un estilo de vida similar al que llevas en este momento sin tener que hacer muchos sacrificios.

¿Qué hacer si estás en situación de endeudamiento?

En caso de que te encuentres en una situación de endeudamiento, justo porque has extralimitado tu capacidad de pago, estas son algunas recomendaciones que puedes seguir para salir de dicha situación:

● Haz una lista de todas las deudas que tienes hasta el momento y conoce la cantidad exacta que debes en cada caso.

● Es muy importante que tomes en cuenta las deudas que te representan mayor pago en intereses. Prioriza las deudas en las que pagues más intereses, mientras más aportes a cada cuenta donde los intereses son muy altos, más rápido podrás liquidar esas deudas y destinar tus recursos al pago de otras deudas menores.

● Recorta tus gastos: Siempre hay oportunidades de ahorrar en el hogar, en tu medio de transporte y, por supuesto, en tus gastos regulares.

● Lleva un buen cálculo de los gastos de esparcimiento. Es muy común gastar de manera extralimitada en comidas y cenas fuera de casa. Si tienes este gasto contemplado en tus egresos fijos será más difícil gastar de más o utilizar tu tarjeta de crédito para solventarlo.

● Suspende el uso de tu tarjeta de crédito. Si ya tienes un compromiso de deuda mayor al que puedes solventar y estas en una situación de sobreendeudamiento, es mejor guardar las tarjetas de crédito y no utilizarlas por algún tiempo.

● Acude a la institución financiera. Comenta tu caso y pide un refinanciamiento. Las instituciones bancarias te apoyan en estas situaciones dándote una tasa preferente, o hasta condonando algunos gastos o intereses.

Si lo que te interesa es la adquisición de un crédito hipotecario y no sabes si por tu capacidad de pago te lo autorizarán, no te preocupes, en Bancompara.mx te apoyamos con toda la información que necesitas para conocer la cantidad que podrían otorgarte. En caso de que no conozcas tu score en Buró de Crédito, ahí mismo puedes conocer tu calificación.

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?