El tipo de cambio es sólo un precio de referencia.

Desde que tengo memoria, los noticieros de radio y televisión reportan diariamente el tipo de cambio del peso respecto al dólar. Muchas personas toman este precio como indicador de la situación económica de México, es decir, si sube el tipo de cambio y ahora podemos conseguir menos dólares por nuestros pesos, se interpreta que la economía mexicana va por mal camino y viceversa. ¿Es esto verdad, el tipo de cambio es una especie de electrocardiograma que mide la salud de la economía mexicana? ¿Cómo afecta a las personas el tipo de cambio?

Lo primero que tengo que decir, es que el tipo de cambio no mide lo bien o mal que está la economía del país. Eso lo mide el Producto Interno Bruto. El tipo de cambio es un precio de referencia y es un precio de referencia porque involucra muchos bienes. También el precio de la gasolina o el precio del azúcar son utilizados como precios de referencia. Pero, a diferencia de otros precios de referencia, no sólo dependen de la estabilidad y crecimiento de la economía mexicana, también de muchos aspectos económicos externos.

Por ejemplo, si la Reserva Federal, que es el Banco Central de Estados Unidos, decide aumentar la tasa de interés de referencia, como ha ocurrido recientemente, aumenta el apetito de los inversionistas por tener dólares y eso provoca un aumento en el tipo de cambio. A continuación pongo dos graficas que ejemplifican perfecto este escenario, los datos son ficticios.

Supongamos que la Reserva Federal aumenta la tasa de interés del 4% al 6%, esto provoca que la demanda de dólares se desplace hacia la derecha (de T1 a T2), aumentado la cantidad que requiere el mercado para satisfacer las necesidades. Por tanto el tipo de cambio de equilibrio, pasa de 13 pesos por dólar a 15 pesos por dólar.

Este es sólo uno de los muchos escenarios, en donde el tipo de cambio aumenta por razones externas. El gobierno mexicano tiene herramientas, como por ejemplo, aumentar la tasa de interés, bajar los impuestos o incluso intervenir el tipo de cambio directamente, para contrarrestar los llamados “shocks” externos, pero no siempre es deseable, además, es muy costoso.

También es innegable, que cuando la economía del país marcha muy mal, el tipo de cambio aumenta, pero no es la única razón ni la primordial. En otras palabras, si la economía mexicana tiene un mal desempeño, es una condición sine qua non, es decir, necesaria pero no suficiente para que el tipo de cambio pesos por dólar aumente. Pero de igual manera, si la economía va mal, aumentarían otros precios de referencia, como los precios de energético y alimentos estratégicos.

Una vez que ya entendimos que el desempeño de la economía no es el único factor que determina el tipo de cambio, y que tomar al tipo de cambio como un termómetro de la economía del país es un error, entonces podemos analizar las diferentes implicaciones y cómo afecta el tipo de cambio a los diferente actores económicos que participan en el mercado nacional.

¿Cómo afecta el tipo de cambio al Gobierno?

Para el Gobierno mexicano el aumento o disminución del tipo de cambio, tiene sus partes buenas y sus partes malas. Empecemos con lo bueno. México es un país productor de petróleo, y el petróleo se cotiza en dólares. Por tanto, cuando aumenta el tipo de cambio, el gobierno mexicano aunque cobre la misma cantidad de dólares por barril de petróleo, a la hora de convertir ese ingreso a pesos, obtendrá más pesos. Supongamos que en un tiempo determinado el precio del barril de petróleo es de 60 dólares y el tipo de cambio está en 18 pesos por dólar, entonces el gobierno mexicano cobraría $1,080 pesos por barril de petróleo. Después de algunas semanas el tipo de cambio aumenta, no importa la razón, y se cotiza en 20 pesos por dólar, el precio del barril se mantiene igual. Ahora el gobierno mexicano estaría recibiendo $1,200 pesos por barril de petróleo.

Pero no todo es color de rosa. México al igual que muchos países, tiene deudas, estás deudas se emiten en forma de certificados de tesorería, los famosos CETES, y es deuda que el gobierno deberá pagar en pesos. Pero también tiene deuda en mercados internacionales que debe pagar en dólares. Si aumenta el tipo de cambio, entonces la deuda del gobierno mexicano aumenta. Pondré otro ejemplo. Digamos que México tiene una deuda por 6 mil millones de dólares, y el tipo de cambio se cotiza en 18 pesos por dólar, quiere decir que la deuda de México expresada en pesos es de 108 mil millones de pesos. Pero si el tipo de cambio aumenta a 20 pesos por dólar, entonces la deuda ahora será de 120 mil millones de dólares.

Esta es sólo una de las muchas implicaciones que tiene el tipo de cambio en el gobierno, si pusiera todas, no acabaría nunca, pero esto sirve muy bien, para que empecemos a pensar bajo esta lógica y podamos entender cómo funciona la economía en un mundo global y que no es conveniente ver estos aspectos bajo una lupa dicotómica en donde todo es malo o todo es bueno.

¿Cómo afecta el tipo de cambio a las empresas?

Lo primero para analizar cómo afecta el tipo de cambio a las empresas es definir qué tipo de empresas. Pensemos en una empresa grande que importa materias primas, si el tipo de cambio aumenta, entonces su producto se encarecerá. Entonces tendrá que tomar la decisión de bajar su margen de utilidad, o trasladar ese aumento a los consumidores.

Esas decisiones dependerán mucho del tipo de producto que haga. Si es un producto inelástico, es decir, que las personas no son sensibles a cambiar el consumo de ese producto por variaciones en el precio, entonces podrá trasladar el aumento en el tipo de cambio al consumidor final. Pero si es un producto elástico, o sea, que las personas se sienten muy sensibles al cambio de precio y bajan su consumo cuando aumenta el precio, entonces probablemente la empresa opte por absorber el aumento del precio provocado por el aumento en el tipo de cambio y bajar su margen de utilidad.

Ahora supongamos que es una empresa que exporta bienes. Este tipo de empresas son las más beneficiadas con un aumento en el tipo de cambio. Pues no sólo obtiene mayores ingresos, sino que hasta podrían aumentar su producción. Supongamos que una empresa fabrica pantalones, los vende en 500 pesos cada uno y el tipo de cambio es de 18 pesos por dólar. Su principal cliente le compra 10 mil dólares mensuales, es decir le compra 360 pantalones. Si aumenta el tipo de cambio a 20 pesos por dólar, ahora a ese cliente le alcanzará para 400 pantalones con esos mismos 10 mil dólares.

Vayamos más allá en el análisis de esta situación. De primera vista podríamos decir que la empresa está recibiendo el mismo ingreso, pero ahora tiene que producir más. Pero recordemos que la empresa está en México, entonces su ingreso en términos de dólares es el mismo pero en pesos aumentó. Antes recibía 180 mil pesos y con el aumento en el tipo de cambio ahora ingresa 200 mil pesos. Podemos suponer que al aumentar su producción, toda la cadena productiva se beneficiaria y tendrían ingresos extras.

¿Entonces es bueno que aumente el tipo de cambio? No, porque tal vez esos ingresos extra que recibieron, los tendrían que usar para comprar otros bienes que aumentaron sus precios, provocado por el aumento en el tipo de cambio. Pero como decía anteriormente, estos movimientos económicos tienen sus pros y contras. Entre los pros está el depreciar la moneda, es decir, que el gobierno a propósito aumente el tipo de cambio, es una herramienta que se utiliza para hacer más competitivos los productos en el exterior y dinamizar la economía.

Este instrumento de política monetaria lo aplico México para salir de la crisis de 1994, y actualmente se acusa al gobierno chino de hacerlo. Se acusa al gobierno chino, porque es una especie de dumping, y no es una práctica legitima. Digamos que se les permite a los países que tienen problemas económicos para salir de la crisis, pero no es el caso de China.

Finalmente, examinemos el caso de las empresas pequeñas. Son probablemente las más vulnerables a cambios en el tipo de cambio y quizá no tengan ningún beneficio. Porque cualquier aumento en el tipo de cambio, tendrá como consecuencia aumento en el precio de los energéticos. Eso afecta a cualquier empresa, pero las pequeñas empresas al no tener una influencia sustancial en el mercado, es complicado que aumenten sus precios sin perder clientes. Por tanto, la mayoría de esas empresas tienen que absorber los aumentos y bajar su rentabilidad.

¿Cómo afecta el tipo de cambio a las personas?

Las personas comunes y corrientes al igual que las empresa pequeñas, son los últimos eslabones en la “cadena alimenticia”, por tanto, los que menos mecanismos de defensa tienen ante un aumento en el tipo de cambio y los más perjudicados. Sólo se benefician aquellas personas que reciben remesas, es decir, el dinero que se envía desde el extranjero a algún residente de México.

Lo primero que afecta un aumento en el tipo de cambio es en el precio de los energéticos, porque aumenta el precio del petróleo y de todos sus derivados, léase, gasolina, gas, luz. El aumento de los energéticos tiene un impacto directo en el costo de la vida de las personas, pero no sólo eso, también conlleva un aumento en el precio de muchos productos.

Eso de manera general, pero si la persona tiene por costumbre comprar productos importados o cuya fabricación requiera de materias primas importadas, entonces un aumento en el tipo de cambio tendrá un impacto mayor.

Además de los productos las deudas también se pueden encarecer, aunque no tengas deuda en dólares. Requiere que se junten una serie de condiciones, pero te platicaré sobre este escenario para que estés al tanto y te pongas listo.

Supongamos que el tipo de cambio peso frente al dólar aumentó. Banxico, es decir, el Banco Central de México decide aumentar la tasa de interés como mecanismo para contrarrestar el aumento del tipo de cambio y no permitir que aumenten de manera generalizada los precios de las cosas y se incremente la inflación.

Como sabemos, los bancos utilizan la tasa de interés de referencia entre otras cosas para fijar la tasa de interés a la cual prestarán dinero. Si Banxico aumenta la tasa de interés, los bancos reaccionarán y aumentarán la tasa de interés. Los créditos que más sufren por ese tipo de decisiones, son los créditos que se otorgan a través de las tarjetas de crédito. También los créditos que están a tasa variable.

Es importante que si piensas endeudarte, para comprar una casa por ejemplo, busques gente experta que te aconseje para lograr las mejores condiciones, como los asesores de Bancompara. Seguramente ellos gestionaran a tu nombre un crédito que te proteja y si el tipo de cambio aumenta, no afecte tu crédito.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?