Sana tus finanzas.

Vas por la calle y ves esos zapatos que tanto te gustan, o tal vez ese suéter en tu color favorito, pero ¿realmente los necesitas? ¿Eres de los que gastan el dinero y no sabe cuándo ni dónde? ¿Te llegó un dinero extra y se te fue más rápido de lo planeado? Esto te puede pasar si no tienes orden en tus finanzas y aprendes a equilibrar tu economía.

En este artículo te voy a platicar acerca de las mejores prácticas para que aprendas a llevar una vida financiera saludable y por ende ésta sea sostenible.

Cuando pensamos en la palabra sostener o sostenible (en este caso) vienen a nuestra mente las palabras mantener o conservar. Ahora bien, si sumamos estos conceptos a la palabra finanzas ¿cuál será el significado de nuestra frase? La vida financiera sostenible es aquella que no “sobreexplota” tus capacidades de pago, o sea que, existen mas gastos que ahorro, mas egresos que ingresos.

Las finanzas del hogar ¿Cuales son tus prácticas?

Diariamente, nos preocupamos por las tareas del hogar: mantener limpio el espacio, lavar trastos sucios o tender la cama por las mañanas, en fin, todas aquellas actividades que mantienen tu hogar en orden. Sin embargo, no incluimos dentro de estas tareas de “orden” una de las mas importantes, tus finanzas. No te preocupes, nunca es tarde para que comiences a tener un buen hábito del cuidado de tu vida financiera. Pero ¿cómo hacerlo?

  • Asegúrate de llevar un control de ingresos y egresos mensual y actualízalo cada vez que sea necesario.
  • Lleva un control de tus gastos diarios, desde los que ya tenías contemplados, hasta los pequeños gastos del día a día.
  • Dentro de tu control mensual, anota todas las fechas de pago del mes, principalmente las de tarjetas de crédito. Recuerda que cualquier retraso en estos pagos te representa un mayor gasto debido a los intereses.
  • De ser posible, destina una cantidad al ahorro.
  • ¡Disciplínate! Antes de hacer alguna compra piensa si es algo que necesitas o solamente algo que quieres en el momento.

¿Que pasa si tienes deudas?

Para lograr una vida financiera sostenible, debemos comenzar acabando (o al menos intentando acabar) con las deudas. Si comenzamos con un balance en ceros, es más fácil darles esta salud sostenida a nuestras finanzas y estarás manteniendo un historial crediticio saludable. Si no sabes cual es tu estatus en el Buró de Crédito, en Bancompara.mx te informamos acerca de tu score como resultado de tu comportamiento crediticio.

  • Haz un listado de tus deudas, desde las mas grandes hasta las más pequeñas.
  • Anota junto a esta lista de deudas la tasa de intereses que aplica en cada caso.
  • Destina siempre una mayor cantidad de dinero al pago de las deudas cuyas tasas de interés son mas altas.
  • Si estas por recibir un ingreso extra, dale un buen uso y paga tus deudas.

Los gastos hormiga

Los gastos hormiga son los pequeños gastos del día a día. Si deseas tener una vida verdaderamente equilibrada y sostenible, debes comenzar teniendo en mente no solamente tus egresos fijos mensuales sino los gastos que haces y que no tienes contemplados. Haz una lista de tus gastos diarios, te sorprenderá la cantidad que resulta y que también representa un porcentaje importante en tus egresos.

EL AHORRO

Todos los elementos o factores que conforman tus finanzas pueden ayudarte a tener esa vida sostenible y libre de deudas que todos deseamos. ¿A qué me refiero? A que puedes ahorrar pequeñas cantidades tanto en tu ingreso mensual fijo como en tu vida diaria. Ahora te doy algunos ejemplos de todas las formas de ahorro que te van a representar una cantidad mayor en el momento de revisar tu balance.

Un plan de ahorro en mis ingresos.

Una vez hecho el balance de tu ingreso mensual neto y tus egresos tanto fijos como variables, puedes tener una idea de cuanto dinero puedes destinar al ahorro. No es necesario que ahorres una gran cantidad mensual, la idea es que reserves al menos un porcentaje de este ingreso y lo tengas como reserva en caso de algún imprevisto o tal vez para lograr alguna meta a futuro.

Un plan de ahorro en mi cartera.

Cuando salimos de casa, tenemos cierta cantidad determinada en nuestra cartera (ya sea en efectivo o tarjeta de débito). ¿Regresas con la misma cantidad de dinero por la tarde? ¿En que gastaste parte del dinero? ¿Los gastos diarios que tuviste, eran realmente necesarios? Suma todas estas pequeñas cantidades de manera semanal o quincenal, te sorprenderá conocer la cantidad resultante. Pon atención a estos gastos y analiza como puedes recortarlos o evitarlos por completo.

Un plan de ahorro en el hogar.

Hay muchas maneras de ahorrar en casa. Lo puedes lograr reduciendo el gasto en servicios tales como gas o luz. Pon atención a todos los dispositivos electrónicos que permanecen conectados durante todo el día a pesar de no estar funcionando, desconéctalos cada vez que no estén en uso y apaga las luces de las habitaciones. Si utilizas calentador de gas, asegúrate de apagarlo una vez que lo has utilizado. Tal vez un gasto importante para ti y tu familia es el pago de combustible para tu auto, también en este aspecto podemos ahorrar, ¿es realmente necesario que utilices el auto diariamente? ¿utilizas tu auto para recorrer distancias muy cortas? ¿has pensado en utilizar algún otro medio de transporte? (transporte público, bicicleta, scooter, etc.). Estos pequeños recortes en el consumo diario te llevarán a un gran ahorro en tu gasto mensual fijo.

Un plan de ahorro en mis ingresos variables.

Si eres asalariado y recibes gratificaciones tales como bonos o aguinaldo, o tal vez trabajas por tu cuenta, pero esperas recibir una comisión. Cualquiera que sea el caso, si estas por recibir una cantidad de dinero como ingreso variable, te recomiendo ya sea utilizarlo para pagar tus deudas y comenzar una vida financiera sostenible o ahorrar esta cantidad en su totalidad para estar preparado para imprevistos o tal vez lo puedes utilizar para tomarte unas vacaciones sin utilizar ningún tipo de crédito evitando así volver a tener deudas.

¿Una vida personal y familiar sostenibles y que ayudan a nuestro planeta tierra? Así es, cada vez que nos preocupamos por disminuir el consumismo en nuestra vida diaria no solamente en el ahorro de los recursos naturales sino también en el de materiales no renovables tales como plásticos o telas sintéticas, estamos ayudando a nuestro planeta. Recicla y dona todos aquellos objetos que ya no necesitas, de esta manera estarás cuidando el medio ambiente.

SI TU EMPRESA O NEGOCIO NECESITA UNA PRÁCTICA FINANCIERA SOSTENIBLE.

Una vida financiera sostenible no solo es deseable en nuestra vida personal y familiar, sino también en nuestra vida laboral. En caso de tener algún negocio propio, empresa, o tal vez si tenemos el plan de emprender a mediano o corto plazo, éstas son las prácticas que te recomiendo para lograr tener unas finanzas saludables.

No mezcles. Uno de los factores mas importantes para lograr una vida financiera sostenible tanto en casa como en tu negocio es no mezclar las finanzas de estas dos. No utilices tus tarjetas personales para pagar los compromisos de tu negocio. Tanto el balance de tus ingresos y egresos como las deudas en tu negocio se deben de mantener independientes.

Reserva. Si tienes un buen mes en tu negocio y tus ingresos rebasaron tu expectativa, no lo gastes de inmediato. Reserva el resto de tu ingreso para gastos imprevistos o solventar tus gastos en meses en los que no llegas a la meta de venta o ingreso.

Ten paciencia. Si tu negocio ya esta funcionando y tienes un ingreso regular, mantén un buen tus finanzas bajo control gastando solo en lo necesario y cubriendo tus gastos mensuales fijos. Si sientes que tu negocio requieres de mejoras o algún plan de reinversión analízalo muy bien antes de pensar en créditos que te pueden llevar a una situación de desbalance o sobreendeudamiento.

Recomendaciones para no gastar de mas

Como pudiste leer en este artículo, una parte muy importante para lograr una vida financiera sostenible es el evitar el consumismo. A continuación de doy algunas recomendaciones para no gastar de mas.

Si vives una vida financiera cómoda y que cubre tus necesidades básicas, no intentes gastar de mas, agradece esta comodidad y date cuenta de que no necesitas un nivel de vida de gastos mayores que te pueden llevar a una situación de endeudamiento.

No compres si no lo necesitas. Si algo te gusta y tienes el plan de comprarlo, espera al menos unas semanas para analizar si es algo que realmente necesitas. Si pasados estos días sigues pensando que este producto te hace falta, entonces cómpralo.

Recuerda que siempre puedes reutilizar tus recursos. Puedes hacer una limpieza de todos aquellos objetos que ya no utilizas y donarlos o tal vez organizar un bazar de fin de semana y venderlos. Igualmente puedes alargar la vida de otros productos que aún están en buen estado, recuerda que, aunque ya hayan salido productos similares nuevos y mas modernos, siempre te tienes que preguntar si realmente necesitas comprar uno nuevo.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?