11 estafas con tarjeta de crédito.

Los delitos que se cometen con tarjetas de crédito son muy diversos, hay los más tradicionales hasta los que involucran tecnología de punta y son muy sofisticados. Los métodos varían de acuerdo con el objetivo que persiguen, algunas veces los delincuentes buscan los fondos en efectivo de las cuentas y otras veces compran bienes para revenderlos. En cualquier caso, este delito está estrechamente vinculado con el robo de identidad.

De acuerdo con datos proporcionado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), México ocupa el octavo lugar a nivel mundial en robo de identidad. 67% de estos delitos se debe a la perdida de documentos, 63% es producto del robo de cartera o portafolio y el 53% se debe al robo de información tomada de una tarjeta bancaria. (sé que no suma el 100%, pero así entrega los resultados la CONDUSEF, aquí lo puedes consultar).

El fraude con tarjeta de crédito representa una gran pérdida financiera. Tan sólo en 2018 se realizaron más de 5 millones de transacciones fraudulentas, cuyo monto superó los 13 mil millones de pesos. Lo que resulta más preocupante es que año tras año estas cifras van aumentando. Sin embargo, resulta positivo saber que ahora existen métodos más sofisticados para detectar el fraude y detenerlo. Desafortunadamente, la cantidad real en pérdidas sigue siendo de miles de millones.

Es importante que sepamos los diferentes métodos que utilizan los delincuentes para realizar los fraudes, pues van evolucionando, y más con la tecnología, que al mismo tiempo que nos facilita la vida, nos expone a los piratas cibernéticos, cuyas habilidades aumentan día a día y hacen más difícil la tarea de los usuarios de protegerse. A continuación enlisto diferentes maneras en las que se comete fraude con las tarjetas de crédito, espero que esto sirva los tarjetahabientes para evitar los fraudes.

1. Fraude de solicitud.

Este tipo de delitos se ejecuta junto con el delito de robo de identidad. Ocurre cuando otras personas solicitan un crédito o una nueva tarjeta de crédito a nombre de otra personas. Puede ser que le hayan robado documentos, que luego se usan para realizar la solicitud fraudulenta de la tarjeta. Aunque los bancos han implementado varias medidas de protección para evitar que ocurra este tipo de fraude, existe gente hábil o coludida para burlar las medidas de seguridad implementadas por las instituciones bancarias y cometer el delito.

Algunos bancos sólo procesan solicitudes con documentación original. Además, suelen hacer llamadas para confirmar la identidad del cliente y saber si fue informado y está de acuerdo con las condiciones del crédito que está adquiriendo. Desafortunadamente esto no es suficiente, pues los delincuentes con frecuencia falsifican documentos y proporcionan números de teléfono en los que contestan personas que están involucradas en el ilícito. Cuida mucho con quién compartes tus datos personales.

2. Impresiones electrónicas o manuales de tarjetas de crédito.

Las impresiones de tarjetas de crédito son otra forma de fraude con tarjetas de crédito. Esto significa que alguien extrae información que se coloca en la banda magnética de la tarjeta. Esto se usa para codificar una tarjeta falsa o para completar transacciones fraudulentas. Se necesitan aparatos especiales para hacer este tipo de fraudes, pero son aparatos muy pequeños que se pueden comprar en internet y que hacen ese trabajo en segundos. La recomendación para evitar este tipo de fraudes es no perder de vista tu tarjeta de crédito.

3. El fraude de la tarjeta no presente.

Probablemente este sea el fraude más simple y por ende el que más se comente. Consiste en tomar los datos de la tarjeta, es decir, los 16 dígitos, la fecha de vencimiento y los dígitos verificadores. Con esta información el delincuente puede hacer compras por teléfono, correo o internet y cargarlas a tu tarjeta. En otras palabras, significa que alguien usa tu tarjeta sin estar realmente en posesión física de ella.

Aunque los bancos han desarrollando mecanismo que involucran a la inteligencia artificial para detectar compras que salgan del patrón de comportamiento del usuario, estos mecanismo no son infalibles. Además, los delincuentes hacen compras de montos pequeños para burlar estos mecanismos. Algunos bancos ofrecen el servicio de alertas al teléfono celular, es decir, cada que se hace uso de la tarjeta llega un mensaje SMS al teléfono del usuario para informarle, este tipo de alertas pueden ser muy efectivas para evitar este tipo de fraudes.

4. Fraude de tarjeta falsificada.

Este es un hibrido entre un fraude de alta tecnología y el fraude de la tarjeta no presente. En este caso el delincuente tiene los datos de tu tarjeta de crédito, los 16 dígitos, la fecha de vencimiento y los dígitos verificadores. Entonces el perpetrador presenta una tarjeta con una banda magnética falsa que al igual que el chip, en otras palabras, no sirven realmente. Esto con el objetivo de convencer al comerciante de que su tarjeta tiene un problema y de que debe hacer la transacción de manera manual, es decir, digitar los datos de la tarjeta en la terminal.

5. Fraude de tarjetas perdidas y robadas.

Si te roban tu billetera y ahí estaba tu tarjeta de crédito, o la extraviaste, es probable que alguien intente hacer uso de ella. Es difícil que quieran disponer de efectivo, porque para acceder a un cajero automático requieren del número de identificación personal (NIP). Pero pueden acudir a un comercio e intentar pagar con tu tarjeta. Algunos comercios piden una identificación, sobre todo cuando las compras son por un monto elevado, pero no siempre es así. También podrán hacer compras en línea. Por esta razón es muy importante que reportes al banco el extravío o robo de tus tarjetas, para evitar que hagan uso indebido de tu plástico.

7. Fraude de tarjeta no recibida.

Los bancos envían las tarjetas de crédito, ya sea nuevas o de reemplazo, a sus clientes a través del servicio de correos de México, pero suele ser muy tardado, así que se han visto en la necesidad de contratar servicios externos que no siempre son confiables. Algunos repartidores al detectar que el paquete que entregarán es una tarjeta de crédito, deciden quedarse con ella. Entonces la activan y utilizan a tu nombre para realizar compras.

Si pediste una tarjeta o está próxima a vencerse, mantente al pendiente de que llegue la tarjeta a tu domicilio, si no es así, ponte el contacto con el banco lo más pronto posible para evitar un fraude.

8. Identidad asumida.

Este tipo de fraudes se cometen contra el banco directamente, es decir, no se utiliza a ningún cliente como intermediario. Lo que acostumbran a hacer los delincuentes es obtener documentación falsa y un domicilio temporal para solicitar diferentes créditos, entre los que están las tarjetas y no pagar. Existen varios sistemas para evitar este tipo de fraudes. Por ejemplo, pedirán a los nuevos clientes que proporcionen referencias de cuenta y se verificará si son auténticas.

En caso de que el solicitante resulte demasiado sospechoso para el banco, podría solicitar documentación adicional, como certificados de nacimiento, licencia de conducir o pasaporte. Pero no es muy común que hagan este tipo de requerimientos.

9. Tarjetas borradas.

Funciona muy parecido a un fraude descrito anteriormente. En este tipo de trampa, lo que hacen los criminales es borrar la información de la banda magnética con un imán muy potente, con la finalidad de que no funcionen. Luego manipulan físicamente la tarjeta para que luzca de acuerdo a los datos que ellos quieren. Naturalmente, esta tarjeta no funcionará cuando el delincuente intente pagar con ella, sin embargo usarán su encanto para convencer a un comerciante de que simplemente ingrese los datos de la tarjeta manualmente.

10. Tarjetas falsas.

Una tarjeta tiene que cumplir con ciertas funciones de seguridad complejas y cada día los bancos avanzan en estas medidas de seguridad, lo que significa que es muy difícil falsificar una. Pero eso no detiene a un criminal determinado, con habilidad esfuerzo y mucho tiempo son capaces de crear tarjetas de crédito falsas.

Logran copiar bandas magnéticas, chips y hologramas, entonces para un falsificador experto no será problema falsificar los números y el nombre del titular de la cuenta. El criminal hará transacciones, pero la tarjeta no está vinculada a una cuenta, por esta razón el banco no pagará la transacción, pues no puede vincular las operaciones a un usuario específico. Para entonces, el delincuente ya habrá desaparecido con sus compras.

11. Toma de posesión de la cuenta.

Este es un fraude que está cobrando relevancia últimamente, pues los delincuentes mandan correos electrónicos falsos a nombre del banco para que ingreses tu número de cuenta y NIP. Así toman posesión de tus cuentas. Es probable que el criminal se comunique con el banco y simule ser tú, pedirán al banco cambiar la dirección y teléfono para que ellos tengan más control de tus cuentas.

Podrán burlar fácilmente las medidas de seguridad, pues han hackeado tus cuentas y pueden dar pruebas de identidad. Incluso pueden solicitar tarjetas de reemplazo que les llegara a su domicilio y de esta manera hacer cargos con mayor facilidad.

Te recomiendo nunca contestar los correos del banco y no acceder al portal de la institución financiera a través de enlaces de correo electrónico. Es muy importante que cuides mucho a quien le das tu información personal. Utiliza el sentido común y nunca dejes documentos personales a la vista de nadie.

Continua visitando el blog de Bancompara, y si quieres que escribamos sobre un tema, deja tus comentarios.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?