No hace falta un laboratorio para clonar tu tarjeta de crédito: es mucho más fácil de lo que crees.

Una noche, ya me encontraba durmiendo, recibí una llamada de un teléfono desconocido. Dude en contestar pero lo hice, no recuerdo si era un hombre o mujer que de manera muy amable me dijo que hablaba del banco para saber si autorizaba una compra que se estaba realizando en una tienda de ropa por 1,500 euros en España. No sabía exactamente qué estaba pasando, porque como mencioné estaba dormido, decline la autorización de la compra. Me informaron que mi tarjeta de crédito había sido clonada y que en ese momento la cancelaban y me enviarían otra a mi domicilio, sin costo.

La verdad es que he tenido mucha suerte, porque varias veces me han clonado la tarjeta de crédito, pero gracias a los sistemas de seguridad que han desarrollado los bancos, nunca han hecho compras y no he pagado nada que yo no haya comprado. Pero entiendo que algunas veces los mecanismos de defensa en contra de fraudes que han ido trabajando los bancos no funcionan tan bien o los criminales logran burlarlos, en esos casos ¿Qué hacer si clonaron tu tarjeta?

¿Cómo clonan las tarjetas?

Antes de saber qué hacer si clonan tus tarjetas, explicaré cuáles son los métodos más comunes para cometer este ilícito. Al conocer los métodos podrás prevenir y disminuir tu vulnerabilidad, porque aunque no logren hacer compras con tu tarjeta, implica una serie de incomodidades, como que el banco bloquee tu tarjeta y no te des cuenta hasta que la quieres utilizar, y una vez que te informan que fuiste víctima de un intento de clonación el banco tarda unos días en enviarte la nueva tarjeta.

  • La “clásica”. Los datos son recolectados de manera manual o tomando foto de la tarjeta en el momento en el que pagas. Cuando se llevan tu tarjeta para pasarla por la terminal, los defraudadores apuntan los datos de la tarjeta o toman foto de los 16 dígitos, el nombre del titular y los dígitos verificadores. La recomendación es que cada vez que pagues con tu plástico pidas que te lleven la terminal hasta tu lugar y en caso de que no se pueda, acompañes a la persona a donde está la terminal. La verdad es que esto ya casi es norma en cualquier lugar, pero es importante que no pierdas de vista tu tarjeta.
  • Con sitios o correos fraudulentos. En internet existen sitios que ofrecen productos, pero en realidad lo que buscan son tus datos para almacenarlos sin tu consentimiento. Los delincuentes usan esta información para realizar cobros sin autorización. Algo muy parecido sucede con el llamado phishing, que es cuando te envían un correo electrónico con alguna promoción muy atractiva, algunas veces suplantando la identidad del banco, pero en realidad solo es un engaño para capturar tus datos. La recomendación en este caso es nunca acceder a los sitios de los bancos a través de una liga, siempre teclea la dirección en el navegador y realiza compras en sitios que tengan buena reputación. Si tienes duda, guglea el nombre del sitio y verifica que no tenga reportes de fraude.
  • Con dispositivos. Existen diversos aparatos, incluso hay videos en YouTube, que explican el funcionamiento, pero sólo tienen que deslizar la tarjeta por un dispositivo que se encarga de hacer una copia de los datos almacenados en la banda magnética. Al tener esa información pueden hacer compras como si fuera tu propia tarjeta.

No sólo las tarjetas de crédito son clonadas, también las de debito, lo cual empeora la situación, porque con las tarjetas de debito sí es tu dinero y te podrían meter en muchos problemas en lo que logras resolver la situación. De acuerdo con datos proporcionados por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en 2016 los reclamos por cargos no reconocidos afectaron al 57% de las tarjetas de crédito y el 41% restante corresponde a tarjetas de débito.

Hay bancos que ofrecen servicios de seguridad extra para tus tarjetas, como notificaciones, aprobaciones por NIP y hasta la generación en tiempo real de una clave única en un dispositivo independiente. Son factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir una tarjeta de crédito. Pregunta por los mecanismos de inteligencia artificial que ha desarrollado el banco para prevenir fraudes. De manera personal te puedo decir que fui cliente de HSBC y me protegieron de cuatro intentos de fraude. Lo único malo es que bloqueaban la tarjeta y no me avisaban.

¿Qué hago si clonan mi tarjeta?

El caso más simple es cuando funcionan las alertas del banco y no permiten hacer la operación, por tanto no se concreta el fraude. En ese caso sólo hay que llamar al banco para verificar que no haya otros cargos que el titular de la cuenta no reconozca. Si no hay ningún cargo, entonces el banco bloqueará la tarjeta actual y enviará otra al cliente en pocos días. Pero supongamos que el fraude se consumó y tienes una serie de cargos que no realizaste, entonces:

  • Revisa tus estados de cuenta. La verdad me sorprende la cantidad de personas que no revisan sus estados de cuenta, no sólo de la tarjeta, sino de otros servicios y esto es un grave error. Siempre, independientemente de cualquier cosa hay que revisar los estados de cuenta. Si tienes acceso a tus cuentas mediante la página web del banco o a través de una aplicación móvil procura revisar los movimientos que realizas cada cierto tiempo. Es la mejor manera de verificar que todo vaya bien. En caso de que aparezcan cargos que no hiciste tú, llama inmediatamente al banco, al teléfono que aparece al reverso de la tarjeta para realizar la aclaración.
  • Bloquea tu tarjeta. Explica a la persona que te conteste, que tienes cargos no reconocidos. De inmediato el banco bloqueara la tarjeta actual para evitar que los criminales sigan haciendo uso de la tarjeta, y en pocos días llegará otra a tu domicilio.
  • Ten a la mano tu estado de cuenta. El proceso más común es que el funcionario del banco revise junto contigo todas las operaciones del mes y tendrás que reconocer los cargos que realizaste y los que no hiciste. Ni se te ocurra no reconocer cargos que sí hiciste, pues el banco hará una investigación y en caso de que el resultado de la investigación arrojé que se que sí realizaste cargos que negaste, entonces te cobrarán la investigación, además de los cargos hechos.
  • Actúa rápido. Sólo tienes 90 días naturales a partir de la detección del cargo no reconocido para solicitar la aclaración frente al banco. Cabe mencionar que la institución financiera no podrá cobrarte intereses moratorios generados por la falta del pago de los cargos reclamados, ni reportarte ante las sociedad de Información Crediticia.

¿Qué pasa cuando…?

¿Qué pasa con los cargos que me hicieron? La respuesta depende de las circunstancias, para saber cómo proceden los bancos y si cubre de alguna manera los cargos. A continuación te explico.

En caso de robo o extravío, el banco se hará responsable de los cargos que hayan sido realizados hasta 48 horas previas al aviso de robo o extravío y que no reconozcas. Esto no aplica en el caso de los pagos recurrentes u otros previamente autorizados por ti. El banco debe abonar a tu cuenta los cargos no reconocidos en un plazo no mayor a cuatro días hábiles, contando a partir de que se presentó la inconformidad.

Si te clonaron la tarjeta, el Banco de México obliga a las instituciones financieras a liberarte de la responsabilidad del pago de los cargos no reconocidos y a devolverte el monto de las transacciones dentro de los cuatro días posteriores a haber hecho el reclamo. Esto no aplica si el banco logra comprobar que la compra se autorizó mediante el chip de tu tarjeta.

Si lo que te ocurrió fue un fraude por internet, la institución financiera deberá liberarte del cargo y abonarte esa cantidad a más tardar el cuarto día hábil siguiente a tu objeción. No aplica si el banco prueba que la transacción se realizó utilizando sistemas de autentificación por ejemplo, Verified by Visa o MasterCard SecureCode, pues estos sistemas en línea garantizan que el tarjetahabiente fue quien autorizó la operación.

Algunos comercios tienen autorizado por los bancos realizar operaciones con tarjetas de crédito sin requerir firma, NIP o firma digitalizada del cliente, normalmente es por cantidades de dinero pequeñas, no exceden los 250 pesos. En estos casos, el banco será totalmente responsable de las transacciones que no reconozcas, por lo que deberá abonarte los recursos respectivos a más tardar el segundo día hábil, contando a partir del momento en que presentaste la reclamación sin necesidad de hacer un trámite adicional.

El dictamen del banco.

Que el banco te regrese el monto de los cargos no reconocidos no quiere decir que el resultado de la investigación haya salido favorable al tarjetahabiente, sólo lo hacen para no perjudicarlo, pero el banco tiene hasta 45 días para dar respuesta a la aclaración solicitada. En mi experiencia, no tardan tanto.

En caso de que la investigación sea favorable para el cliente, es decir, que el banco acepte que se cometió un fraude y el cliente no realizo esos cargos, el banco informará al cliente y ahí terminará la reclamación. Si la investigación arrojó un fallo negativo para el cliente el banco está en posibilidad de revertir el abono que hizo, realizando un nuevo cargo en tu cuenta incluyendo los intereses ordinarios y en algunos casos los gastos de investigación. El banco deberá entregar un dictamen con copia de los documentos que prueben que tú o alguno de tus tarjetahabientes adicionales autorizó la compra u operación.

Si no estás conforme con alguno de los pasos del procedimiento, entonces puedes acudir a la Unidad Especializada de Atención al Clientes (UNE) de tu banco y solicitar una revisión de la aclaración. En última instancia puedes acercarte a la Condusef para revisar tu caso y que te brinden orientación jurídica especializada.

Espero que esta información te sirva pero que nunca la tengas que usar. Continúa visitando el blog de Bancompara, aumenta tu cultura financiera y tomarás buenas decisiones.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?