Entérate de lo que has estado haciendo mal.

Al finalizar el año pasado, decidí renunciar a mi trabajo; era un buen empleo, sin duda, pero sentí que era el momento de tomar un nuevo rumbo, pues el ambiente de trabajo ya no era el propicio para mi desarrollo, además, mis objetivos ya no se alineaban con los de la empresa, las perspectivas hacia el futuro eran malas y lo que dio la puntilla a mi estancia en ese lugar, fue lo económico; llevaba casi cinco años sin un aumento de sueldo.

Todo eso provocó que no me sintiera valorado ni feliz en mi trabajo. Según un estudio realizado por la consultora Gallup, en México sólo el 12% de los empleados está comprometido con su empleo, haz clic aquí si quieres conocer el estudio completo.

Estar feliz y comprometido en el trabajo es importante tanto para el empleador como para el empleado. Para el empleador, porque el empleado es más creativo y productivo, por tanto obtendrá el máximo talento de las personas, convirtiéndolo en beneficios para la empresa. Para el empleado, porque se sentirá valorado y feliz con lo que hace, por lo menos un tercio del día.

Si te sientes infeliz en tu trabajo, al igual que yo me sentía, o tienes la inquietud de buscar otra empresa donde podrías ser más feliz, continua leyendo este artículo, porque te puede servir para conseguir el empleo que siempre has soñado.

¿Qué hacemos para conseguir empleo?

Me di a la tarea de preguntar a diferentes personas sobre su estrategia para obtener empleo. La mayoría usa buscadores en internet como Occ, Computrabajo, CornerJob, portales de reclutamiento de las propias empresas y más recientemente LinkedIn. Pero esta estrategia tiene serios problemas.

Para empezar, la mayoría de los empleos que se ofrecen en estos buscadores tienen una grave desproporción entre las responsabilidades y la paga que ofrecen, además, piden una serie de cualificaciones que muchas veces se antoja imposible.

También, cuando aplicas para una vacante usando este medio, y no te contratan, nadie se toma la molestia de hacerte comentarios sobre lo que estás haciendo mal. Entonces piensas: ¿Será mi carta de presentación? ¿No me contratan porque tengo una edad avanzada? ¿Alguien ha leído mi solicitud?

Esta estrategia cuya probabilidad de rechazo es muy alta, tiene serias consecuencias para ti. Por ejemplo, puedes comenzar a subestimarte y aplicar para un montón de empleos para los cuales estás sobre calificado, lo peor, eso no garantiza que te quedes con el empleo. Al final del día, podrías sentir que estás en una espiral de la cual no puedes salir.

Sin embargo, este método funciona para las empresas, porque hay personas calificadas que están dispuestas a trabajar por bajos sueldos (pues su autoestima está lastimada o han pasado mucho tiempo sin trabajo) y por tanto las vacantes se ocupan con cierta rapidez.

No obstante, otras personas toman la segunda opción más utilizada para conseguir empleo. La ayuda de un familiar o amigo.

Sí, muchas de las personas que entrevisté consiguieron su empleo actual por recomendación de un familiar o un amigo. Lo cual no está mal, lo que está mal es la manera en cómo se pide el apoyo. Aquí reproduzco un dialogo, de la manera común en que se pide un trabajo a un conocido.

-Estoy buscando chamba, ¿de casualidad sabrás de algo?

-¿Cómo qué estás buscado o cuánto quieres ganar?

-Pues soy (pon la profesión que desees), algo que se ajuste a ese perfil.

Los empleos que se consiguen como resultado de este método no son mejores que los obtenidos en buscadores de internet. Me reportan que muchas veces esos empleos no son convenientes, pero terminas aceptándolos por compromiso, por no quedar mal con la recomendación, y eso te puede condenar a otro trabajo que no te produzca interés.

No te sientas mal, si estás en esa espiral, continúa leyendo, que te daré opciones para conseguir el trabajo con el que siempre has soñado.

1. Define el trabajo de tus sueños

El primer paso para conseguir el trabajo de tus sueños es saber cuál es el trabajo de tus sueños. Parece obvio, pero la mayoría de las personas no saben responder a la preguntas ¿Dónde te gustaría trabajar? Exige autoconocimiento y ser sincero consigo mismo. Para contestar esta pregunta muchos te recomendarán preguntarte sobre tus pasiones, pero tampoco es fácil responder a eso.

Te propongo que revises las siguientes características sobre lo que es importante para ti en el trabajo.

  • Reconocimiento por tu trabajo.
  • Buena relación con colegas y pares.
  • Balance entre vida y trabajo.
  • Buena relación con tus jefes (organizaciones horizontales).
  • Estabilidad laboral (contratos a largo plazo o puestos sindicalizados).
  • Aprendizaje, retos y plan de carrera.
  • Ubicación del empleo.
  • Salario atractivo.
  • Contenido de trabajo interesante.
  • Congruencia con los valores organizacionales.

Revisa esta lista y palomea lo que es importante para ti, idealmente nos gustaría tener todo, pero algunas cosas no son compatibles. Sé sincero contigo mismo, así podrás empezar a delinear la empresa o el tipo de empleo que te hará feliz.

2. Perfílate para el empleo que deseas

Conoce el trabajo que realmente deseas, así como las habilidades que necesitas para desempeñarlo. ¿Qué empresas o quién contrata para hacer ese tipo de trabajo? si puedes contestar esa pregunta, entonces tendrás un mejor panorama de los problemas que enfrenta y cuánto están dispuestos a pagar por esa labor. De esa manera serás un especialista.

Puede resultarte contradictorio, pues entre más te especializas para un trabajo que todavía no desempeñas, más cierras tu abanico de posibilidades, es verdad, pero también aumenta tu probabilidad de ser contratado para esa posición, porque todo tu enfoque, desde el currículum hasta tu conversación y las referencias que utilices, serán acordes a las responsabilidades que quieres asumir, pues conoces bien a tu cliente.

Deja te platico una anécdota. Cuando compré mi primer coche, acudí a una agencia, el vendedor me describió el coche y sus características, así como los planes de financiamiento. Hice la prueba de manejo, pero no sabía qué tenía que hacer en la prueba, así que se redujo a dar una vuelta de diez minutos. No estuvo mal, pero la verdad es que prácticamente todo lo que me dijo ya lo sabía, pues está en la página de internet, tal vez despejó un par de dudas y listo.

Fui a otra agencia, el vendedor, mientras me mostraba el coche, me preguntaba sobre mi profesión, edad, estilo de vida, etcétera. Después me mostró el por qué ese coche no era propenso a sufrir robo de autopartes (algo que me preocupaba), en la prueba de manejo, me enseñó los aspectos a evaluar y, al final, me mostró como sería percibido al manejar ese auto (no me vendió un auto, me vendió un sueño). Obviamente le compré a él.

Cuando te postules a un empleo, ten en cuenta al segundo vendedor, conoce a tu cliente y véndele un sueño.

3. Ponte en contacto con las personas correctas

Como decía anteriormente, pedir una recomendación a un conocido para obtener un empleo no está mal, de hecho, es uno de los métodos más efectivos. Pero será más efectivo si lo haces con la persona correcta, para que puedas conseguir el empleo que estás buscando y no termines por aceptar un trabajo que realmente no te interesa.

Ahora, no sólo lo intentes con las personas que ya conoces, aceita tus habilidades sociales y asiste a los lugares a los que van las personas que te pueden ayudar a conseguir tu próximo empleo. Por ejemplo, investiga los lugares de entretenimiento que hay cerca de la empresa a la que quieres entrar, seguramente en alguno acostumbran a reunirse los empleados. Asiste y haz amigos, probablemente alguno te pueda ayudar a conseguir ese empleo tan soñado.

Pero no se trata sólo te conocer gente y coleccionar tarjetas de presentación de personas que realmente no te interesan. Se trata de que te vayas familiarizando con la cultura de la empresa, sepas si en realidad te gusta, si te sientes parte del equipo y, finalmente, que seas presentado con la persona que tiene la autoridad para contratarte.

4. Sé el mejor candidato para el trabajo que deseas

Una de las preguntas más comunes que me han hecho en las entrevistas de trabajo es, ¿por qué debo contratarte? Intenta responderte esa pregunta, ¿por qué me contrataría a mi mismo? No lo tomes a la ligera, la mayoría de las personas contestan cosas como “porque trabajo duro, soy apasionado, responsable e inteligente”. Si esa es tu respuesta, entonces tendrás mucha competencia, porque la mayoría de los recién graduados son eso y cobran menos.

Debes mostrar a tu futuro empleador por qué serías la mejor contratación que podría hacer, recuerda, no vendas un coche, vende un sueño. La mejor contratación no siempre significa la persona más capacitada, sino la que ha logrado identificar los problemas de la empresa y comunica mejor la manera de resolverlos, por eso es importante hacer bien los puntos anteriores.

5. Obtén el empleo antes de que sea publicado

Me comentaba una amiga, gerente de Recursos Humanos de una trasnacional, que un porcentaje muy bajo de las vacantes que hay en la empresa para la cual trabaja se cubren con la bolsa de trabajo. La mayoría las cubren internamente o por recomendados de los gerentes. Es injusto, sí: Pero piensa, si fueras gerente en una empresa, ¿Estarías dispuesto a tomar el riesgo con un desconocido o con alguien que pertenece a tu red de colaboradores?

Por eso es importante que conozcas a tu cliente, sus problemas, y a las personas adecuadas. Así sabrás lo que está sucediendo en la empresa: ¿Se creara una vacante próximamente? ¿Está programada una reorganización de la empresa? ¿Habrá una fusión con otra compañía? Tener todo ese conocimiento te ayudará a conseguir el empleo antes de que sea publicado, incluso, puede que tu exposición para resolver un problema sea tan buena que decidan crearte una posición dentro de la empresa.

6. Paga por trabajar donde deseas

Escuché entrevistas de personas que se sentían felices en sus empleos, muchos dijeron “Pagaría por tener este empleo”. Eso me hizo pensar que no es una mala idea. Tal vez no tengas el tiempo o gusto por estar investigando una empresa, entonces puedes ofrecerte como voluntario. Esto funciona muy bien para aquellos que quieren hacer un cambio drástico en su vida profesional.

Si te parece descabellada la idea, te puedo poner un ejemplo muy conocido. Francisco Alanís (Sopitas), era fan de la estación de radio Radioactivo, entonces iba todos los días hasta que se convirtió en locutor de radio. Te dejo el link donde cuenta su historia.

7. Enseña tu trabajo

Si no te convence ser voluntario, otra opción es compartir tu trabajo y experiencia a través de un blog. Esta estrategia no es un camino directo al empleo de tus sueños, pero seguro has escuchado que el mundo es un pañuelo. Por tanto, si muestras tu trabajo, seguro a alguien le puede interesar.

Como te contaba al principio de este articulo, renuncie a mi empleo, entonces me comunique con varios amigos que me podían ayudar. No me equivoqué, a las pocas semanas una amiga me contactó con Bancompara.

Bancompara es un asesor financiero en línea que te ayuda a conseguir el mejor crédito en el menor tiempo posible. Yo soy economista y me gusta escribir, de hecho, llevaba varios años escribiendo en un blog. Cuando surgió la oportunidad de escribir para Bancompara no dude en mostrar mi blog como experiencia. Si quieres tener más ideas al respecto, te recomiendo el libro Show your work, de Austin Kleon.

El proceso y el empleo de mis sueños

Antes de cerrar este articulo, quiero hacer énfasis en dos aspectos. Comenzaré con el proceso. Estamos acostumbrados a la inmediatez, a escuchar casos de éxito que parecen obra de la casualidad o la suerte y poco nos ocupamos de los procesos.

Conseguir el empleo de tus sueños no es fácil, no hay recetas mágicas y puede que te tome bastante tiempo, todo dependerá de tu proceso. Tal vez necesitas mucha experiencia o muchas habilidades. Entonces no te desanimes y empieza a trabajar, tal vez la suerte te ayude, pero que te encuentre trabajando.

El segundo aspecto es el empleo de tus sueños, o el empleo ideal; las personas que entrevisté para este artículo coincidían en tres características que convertían a un trabajo en deseable o no: clima organizacional, posibilidad de liderazgo y el deseo del propio individuo.

Dos de esos aspectos está en ti modificarlos, tal vez no tendrás buena relación con todas las personas con las que laboras, pero puedes hacer un esfuerzo por ser empático, no sólo con tus colegas, sino también con tus jefes. A los jefes se les critica mucho pero pocas veces se les entiende. Evalúa si puedes hacer más por mejorar el empleo que actualmente tienes, puede que ya tengas el empleo de tus sueños y no te hayas dado cuenta.

 

También te puede interesar.

QUIERO EMPEZAR UNA EMPRESA, PERO ¿Y MI EMPLEO?

3 IDEAS PARA GANAR DINERO EXTRA Y CUMPLIR TU OBJETIVO

¿EL DINERO ENTRE DOS?

 

 

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?