No te quedes con la deuda.

Las tarjetas de débito se han convertido en uno de los medios de pago preferidos por todos, dada la comodidad y aceptación con la que cuentan en nuestro país.

Su uso generalizado ha sido impulsado, por una parte, por la tendencia “cash free”, que consiste en que cada vez un mayor número de personas prefiere hacer sus operaciones financieras diarias por medios electrónicos.

El objeto de este artículo será brindarte las herramientas suficientes para que puedas elegir la mejor tarjeta de débito de acuerdo con tu estilo de vida y necesidades particulares.

Pero, primero que nada, quisiera compartir contigo una serie de beneficios que ofrece este tipo de producto, entre los cuales encontramos los siguientes:

Seguridad

Las operaciones se llevan a cabo mediante terminales electrónicas en los comercios y son autorizadas por el cliente mediante la firma de un voucher o el uso de firma electrónica o NIP de cuatro dígitos.

En caso de fraude o robo de tu tarjeta, no te preocupes, los bancos ofrecen la posibilidad de generar aclaraciones por robo, cargos duplicados o por cualquier otra anomalía que se presente. (Previo acuerdo, con el cliente: revisa tu contrato).

Igualmente, muchos bancos ofrecen seguros, incluso contra robos al retirar dinero en los cajeros.

Como lo mencioné antes, el uso de efectivo se encuentra cada vez más a la baja. En nuestro caso, lamentablemente, la situación de inseguridad en muchas partes de nuestro país nos ha orillado a ser mucho más conservadores con el uso de efectivo; es por esto también que la tarjeta de débito representa una alternativa.

Fácil administración

Incluso si eres de los que no ponen mucha atención a su estado de cuenta o que pueden llegar a ser un poco desorganizados con sus finanzas personales, la tarjeta de débito representa una gran herramienta, ya que, además de ayudarnos a llevar un control de nuestros gastos (a diferencia del efectivo, que como llega se va y no sabemos ni a dónde), con ella no tenemos riesgo de endeudamiento, ya que todas las operaciones realizadas se descuentan o debitan directamente del dinero disponible en nuestra cuenta y, en caso de que se nos vaya el avión, si no hay fondos disponibles, la operación simplemente no se autoriza.

Recuerda también que puedes hacer retiros de efectivo en cajeros de tu propio banco, de otros bancos, o en el extranjero. Igualmente, si requieres realizar retiros más allá del límite establecido por tu banco para cajeros automáticos, bastará con presentarte en la ventanilla de una sucursal con una identificación oficial y solicitar tu retiro. Si eres un poco old school también puedes solicitar a tu banco una chequera y emitir o endosar un cheque.

Por otro lado, si eres como yo, el ir al banco cada vez se vuelve una experiencia más esporádica, pues las tarjetas de débito permiten realizar pagos y transferencias hacia el mismo banco o hacia otros a través de SPEI, lo que asegura que puedas llevar a cabo todas tus operaciones, sin salir de casa.

Promociones y Beneficios en tu banco

Como sabes, el contar con una cuenta de débito en una institución bancaria te puede abrir la puerta a muchos otros productos de la institución, ya que el banco detectará tus patrones de ingresos y gastos y así podrán calcular tu capacidad de endeudamiento para otorgarte créditos sin solicitar más información adicional.

Si este es tu caso y tienes alguna oferta de crédito hipotecario, no olvides entrar a Bancompara.mx, ellos son los expertos en asesoría de créditos hipotecarios y pueden ayudarte a validar si la oferta de tu banco realmente te conviene.

Y ahora… ¿Cómo elijo la mejor tarjeta de débito?

Prácticamente todas las instituciones bancarias que ofrecen productos de ahorro ofrecen esta alternativa, sin embargo, no todas te ofrecen los mismos beneficios, así que aquí te dejo una guía para que puedas decidir y, sobre todo, comparar.

Costo

El primero punto del que quiero hablarte es el que le pega directamente a tu bolsillo, y en este caso es importante considerar que muchas instituciones cobran comisiones por manejo de cuenta o por no mantener un saldo mínimo.

Es por esto por lo que es muy importante que analices cual es el comportamiento de tu cuenta. ¿Cuentas con un saldo disponible constantemente para ahorro o imprevistos? O eres más bien de los que llegan rayando a la quincena.

Cualquiera que sea tu caso, sé realista; los bancos ofrecen diferentes esquemas, algunos no te cobran comisión si mantienes un saldo promedio mínimo, pero en caso de que no lo hagas, las penalizaciones pueden ser algo elevadas. Por el contrario, hay opciones en donde puedes pagar una mensualidad por manejo de cuenta, independientemente del saldo con el que cuentes.

Beneficios

Hay beneficios que pueden parecer estándar para prácticamente todas las instituciones, como son retiros sin costo en cajeros de la institución, acceso a banca en línea y a aplicaciones móviles y consulta de movimientos por teléfono.

Sin embargo, existen algunos beneficios adicionales dependiendo del perfil de cliente, y esto generalmente depende de tu saldo promedio o del monto mínimo de apertura.

Entre estos beneficios se encuentran seguros, servicios en el extranjero, acceso a salas VIP en aeropuertos, concierge y muchas otras ventajas muy similares a las que te ofrecen las tarjetas de crédito.

Valora cuáles te convienen y cuales realmente utilizarás de acuerdo con tu estilo de vida por que recuerda que, a más beneficios, es más probable que las comisiones o el saldo requerido sean mayores.

Igualmente, algunos comercios ofrecen promociones si pagas con tarjeta de débito, por lo que, aunado a otros beneficios, puede que incluso te ayuden a no desangrar tanto a tu cochinito.

Te recomiendo también no solo verificar la página de promociones de tu banco sino también la del emisor de tu tarjeta, muchas veces VISA o Mastercard ofrecen atractivas promociones o acceso a sorteos para viajes, conciertos o eventos deportivos, por el simple hecho de utilizar la franquicia.

Comodidad

Alguna vez alguien me dijo que el mejor doctor es el que tienes cerca. Y, para mí, esto también aplica para los bancos.

En mi caso personal, una de las razones de mayor peso para elegir la institución en la cual tener mi tarjeta de débito es la comodidad, y con esto me refiero a la disponibilidad de cajeros automáticos y sucursales. Ten en cuenta que de nada te sirve tener una tarjeta de débito con una comisión bajísima si cada vez que retiras dinero tienes que pagar $30 pesos de comisión.

Y es aquí donde yo creo que los bancos grandes llevan la delantera. BBVA Bancomer, Banorte, CitiBanamex, son algunas de las instituciones que cuentan con mayor número de cajeros y sucursales en nuestro país, que, sumado a sus corresponsales bancarios como OXXO, Walmart, Seven Eleven, etc. te brindan una cobertura impresionante que te permite realizar depósitos y retiros en prácticamente cualquier rincón del país.

¿Pago de intereses?

Voy a ser honesto contigo. Si esperas, al llegar tu estado de cuenta de débito, encontrar varios ceros en el renglón de intereses pagados, siento mucho desilusionarte, no va a ser así.

Muchas de las cuentas de débito no pagan intereses, y las que lo hacen, generalmente aportan ganancias muy marginales que, incluso, pueden llegar a ser negativas.

Recuerda que la tarjeta de débito es más un medio de pago y de disposición que un producto de inversión, por lo que, si estás interesado en un producto de ahorro que te genere algo más, lo mejor es que te acerques a tu ejecutivo, quien te puede recomendar algún instrumento, como pagarés a plazo, CEDES o algún fondo de inversión.

La mayoría de estos productos se ligan directamente con tu cuenta de débito y no requieren que tengas conocimientos muy avanzados de finanzas y mercados bursátiles. También hay productos diseñados para todos los montos de ahorro o inversión.

Ten en cuenta que, generalmente, la tarjeta de débito es la base de una relación comercial con una institución bancaria y alrededor de la cual se construyen y se relacionan muchos otros productos y beneficios. No es una decisión menor, tómate tu tiempo, analiza y elige lo que se adapta más a tu estilo de vida. Y si eres de los que se dejó llevar por la corriente, y al final no te gustó, no te preocupes, basta con acercarte a tu banco y solicitar el cierre de la cuenta.

¿Cuáles son los requisitos?

Ya te decidiste, muy bien, ahora lo que la institución requiere es, básicamente, una identificación oficial con fotografía, tu comprobante de domicilio, datos generales y la firma de un contrato.

Y listo, en no mas de media hora podrás tener tu cuenta lista para usar

Definitivamente, la tarjeta de débito es un instrumento que puede facilitarte la vida, ayudarte a administrar mejor tú dinero y, por qué no, a generar una conciencia y hábito del ahorro.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?