México tiene una de las tasas más bajas en ahorro para el retiro.

El ser previsor es una cualidad que admiro muchísimo. Hace un par de días platicando con un cliente, me comentaba como su padre toda la vida le había inculcado este sentimiento de prevención en todos los aspectos de la vida.

Lamentablemente creo que esa no es la mayoría de los casos. Si te das cuenta, en México la mayoría de los productos financieros, o servicios como los seguros, enfocados en la prevención no son muy exitosos. Esto ha ocasionado altos costos históricos para el gobierno y para la sociedad en general.

En nuestro país uno de los temas que más preocupan es el relativo al sistema de ahorro para el retiro.

Como sabes, para los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los trabajadores del Estado (ISSSTE) existe el mecanismo de las Afores, que son las administradoras de los fondos destinados para el retiro al que tanto los trabajadores, las empresas y el gobierno contribuyen.

En la actualidad la tasa de aportación al Sistema de Ahorro para el Retiro es de un raquítico 6.5%. Esto provoca que cuando llegue el momento de tu retiro, en el mejor escenario podrías acceder a un 30% de tus ingresos actuales. Es decir, si tu último salario es de 20 mil pesos, el monto mensual que recibirás al retirarte será de aproximadamente 6 mil pesos. Esto implica que para las personas que menos ganan, sus ingresos podrían incluso estar por debajo de la denominada “línea de pobreza”

¿Suena como una pesadilla? Pues definitivamente lo es. El esquema actual de pensiones no representa bajo ningún punto de vista un retiro digno. Y en lo personal creo que el lograr el bienestar entre la población de más de 65 años es uno de los indicadores más destacados para poder considerar a un país como un lugar con una alta calidad de vida.

¿Y si aumentamos la contribución?

Definitivamente la única solución que parece posible es aumentar la tasa de contribución del 6.5% por lo menos al doble. Sin embargo, siempre que comienzan discusiones sobre el tema llegamos al mismo punto muerto. ¿Quién debe absorber ese aumento?

En la actualidad el 6.5% de aportación se compone por un 1.22% que aportan los trabajadores, un 0.22% que aporta el gobierno, y el resto, es decir un 5.15% las empresas.

Es cierto que el gobierno no podría soportar la carga financiera del subsidio, una decisión de este tipo nos llevaría nuevamente a una situación como la que sucedió con el sistema de pensiones anterior, que resultó insostenible.

El gobierno por definición debe encargarse de establecer las condiciones para una buena calidad de vida de los ciudadanos, sin embargo, tampoco deberá cargar con todo el peso financiero de ello. Recuerda que los recursos del gobierno no son infinitos, y para subsidiar un rubro se debe descuidar otro.

Por otro lado, los empresarios ya aportan la mayor parte de este fondo, además de otras contribuciones como es el 5% adicional a INFONAVIT. Es debatible si sus aportaciones también deberían aumentar, sin embargo, lo que es un hecho es que muchas empresas se verían en la situación de reducir inversiones o incluso recortar puestos de trabajo, lo que definitivamente tendría un impacto mucho peor en la economía en nuestro país.

Esto nos deja únicamente una opción, probablemente la que menos te guste, y es que los trabajadores deberían aumentar considerablemente la contribución que hacen para su retiro. Como te imaginarás, esta propuesta resulta siempre sumamente impopular, y es entendible, sin embargo, creo que en parte se debe a esa vista tan parcial que existe en nuestro país sobre el futuro.

Esta propuesta en caso de llevarse a cabo evidentemente requeriría un largo plazo para que se logre un aumento definitivo en la tasa, sin embargo, debemos considerar que la primera generación de personas que podrían depender enteramente de su afore para el retiro se jubilará en 2021 y son ellos los que solamente podrán aspirar a recibir un 30% de su salario.

Es muy probable que esto genere una gran inconformidad social, por lo que se espera que ese año sea el parteaguas en cuanto a política de pensiones y me atrevo a asegurar que se realizará un aumento en las contribuciones.

Ahora bien, si tú eres un millennial, esto puede ser una buena noticia; si este aumento se llegara a dar es muy probable que vivas una realidad radicalmente diferente a la que experimentarán estas primeras generaciones en jubilarse.

¿Qué más puedo hacer?

Si tu no quieres esperar a que nuestros amados políticos se pongan de acuerdo, una de las acciones más rápidas y sencillas que puedes tomar es realizar aportaciones voluntarias.

Aportaciones Voluntarias

Esta es puede ser una de las decisiones clave para tener una cuenta de retiro suficiente y de calidad.

Recuerda que las Afores al ser instrumentos diseñados para inversiones a largo plazo, te ofrecen excelentes rendimientos, además son instrumentos sumamente seguros y cuentan con beneficios fiscales, otra ventaja es que las puedes retirar en el momento que lo desees si llegaras a tener algún imprevisto.

Cada Afore tiene diferentes mecanismos para llevar a cabo las aportaciones voluntarias, existen esquemas de cargos recurrentes donde tomarán una cantidad fija mensual de tu cuenta bancaria para que no tengas que estar preocupándote por hacerlo tú mismo. También existe la posibilidad de realizar aportaciones en corresponsales como tiendas de conveniencia, farmacias, supermercados, etc. Si has escuchado la campaña de los “diez pesitos” sabrás que no existe un mínimo para realizar aportaciones, por lo que te recomiendo comenzar cuanto antes y en la medida de tus posibilidades.

Fondos de Inversión

Si las Afores no son lo tuyo, existen otro tipo de instrumentos que te permiten llevar ahorros a largo plazo con el fin de garantizar las mejores condiciones para tu retiro.

Una muy buena opción son los fondos de inversión.

Como platicamos en alguna otra ocasión, los fondos de inversión son mecanismos financieros mediante los cuales un grupo de personas invierten su dinero a través de un administrador del fondo. Este administrador es el que define los instrumentos en los que se invierten los recursos y por ellos cobra una comisión. Existen fondos de inversión con diferentes horizontes de inversión, y como casi todas las inversiones, a mayor plazo mayor será el rendimiento.

Los fondos de inversión de largo plazo pueden ser una excelente alternativa a las afores. El funcionamiento de los mismos varía dependiendo del administrador del fondo, el perfil de riesgo y por ende del tipo de instrumentos en los que se invierten los recursos. Estos instrumentos pueden comprender bonos gubernamentales de renta fija, instrumentos de renta variable o incluso otros fondos. Una gran ventaja es que no necesitas tener conocimiento alguno acerca de los mercados financieros, el administrador del fondo hará todo por ti.

Una limitante para estos instrumentos es que generalmente requieren una inversión considerable, por lo que, si tu intención es comenzar un ahorro gradual con aportaciones moderadas, puede que no sea tu mejor opción.

Generar Patrimonio

Si por el contrario ya cuentas con un buen colchón para tu inversión, otra alternativa podría ser realizar inversiones en bienes raíces, esta forma de inversión te permite obtener atractivos rendimientos, sobre todo en el largo plazo.

Definitivamente este esquema de inversión es radicalmente distinto ya que no te ofrece la liquidez que tanto la afore como los fondos de inversión brindan.

La creación de patrimonio no es para todos, en principio por que requiere de una inversión importante, y también por que requerirá una acción de búsqueda profunda de inmuebles, así como una labor de venta importante al momento que se busque obtener liquidez.

Puede ser que no te veas a los 65 años intentando vender tus propiedades, sin embargo, creo que vale la pena que tengas esta opción en tu radar.

Igualmente, si quisieras realizar una inversión inmobiliaria pero no cuentas con el capital total, puedes acercarte a Bancompara.mx, ellos son los mayores expertos en créditos hipotecarios en México y te pueden ofrecer las mejores opciones crediticias de las instituciones más importantes, además ellos te apoyarán durante todo el proceso de contratación para que todo se lleve a cabo sin imprevistos.

Como puedes ver, el horizonte no es nada esperanzador. La clave más allá de esperar que el gobierno o nuestra empresa nos solucionen el tema, es tomar acciones por nosotros mismos. Al final quienes veremos los frutos o los problemas durante nuestra jubilación seremos nosotros, por lo que la recomendación es tomar acciones lo antes posible, recuerda que toda cuenta, especialmente en el largo plazo.

Si tú ya estás cerca de tu jubilación y has tomado las medidas necesarias para un retiro digno, felicidades, ha llegado el momento de disfrutar. Si por el contrario este tema te llena de angustia, recuerda que nunca es tarde, puedes comenzar por realizar ajustes en tus gastos y adecuar tu estilo de vida a esta nueva realidad, ahora es más importante que nuca ser prudente con los gastos e impulsar tu ahorro lo más que se pueda.

Otros artículos recomendados:

Comentarios
¿Te gustó lo que viste?