Diez pasos para conseguir financiamiento y que tu negocio despegue.

Me gusta creer que somos lo que hacemos. Los empresarios hacen una labor muy importante en lo que se refiere al crecimiento y desarrollo de la sociedad. Se distinguen por tener ideas innovadoras y un empuje a prueba de cualquier cosa, entre otras características. Por desgracia, también se destacan por ser poco estructurados, son algo así como artistas.

Aunque una empresa marche bien, algunas veces necesita inyección de recursos financieros para despegar. Si en el momento propicio en que la empresa necesita recursos el empresario no tiene el dinero suficiente, tendrá que recurrir al financiamiento. Aquí es donde muchos empresarios se topan con una pared. Porque las instituciones financieras requieren que la empresa este administrada impecablemente. De no ser así, será muy complicado conseguir un préstamo y con ello podría perder la oportunidad de crecimiento para su empresa.

Observando esta problemática, quise escribir este artículo, con el objetivo de trazar un plan para que cualquier empresario se prepare de la mejor manera en caso de necesitar un crédito, y sea más factible conseguirlo.

1.- Crea relaciones.

No sé en otras partes del mundo, pero en México se hacen negocios con los amigos. Por lo tanto, es necesario que construyas relaciones con otros empresarios y de manera específica con instituciones financieras. Abre una cuenta en el banco de tu preferencia y platica con los ejecutivos. Así promocionarás tu empresa con posibles clientes y, quién sabe, puede ser que en algún momento algún ejecutivo te ofrezca gestionar un crédito y te otorgue muchas facilidades.

2.- Haz de tu contador tu mano derecha.

He visto que muchas empresas tienen un contador, ya sea externo o interno, pero sólo lo utilizan para la declaración de impuestos y cosas similares. Desde mi punto de vista lo están desaprovechando.

Puede ser que veas que tu negocio está creciendo rápidamente y como empresario pienses en ampliar tu capacidad instalada para hacer frente al futuro crecimiento de la demanda de tu producto, pero si lo haces “a ojo de buen cubero”, sin datos certeros, puedes estar comprando un problema.

Analizar profundamente tu empresa de la mano del contador podría darte soluciones más baratas. Por ejemplo, hacer ajustes o cambiar procesos para que la empresa sea más productiva, generar más ingresos y entonces con las utilidades hacer una posible inversión. Un correcto análisis cuantitativo puede darte un panorama real de lo que tu negocio necesita.

3.- La documentación

Aunque no vayas a solicitar un crédito en este momento, haz el hábito de mantener todos tus papeles ordenados, de tal suerte que cuando los necesites sea cuestión de unos minutos y no de días, incluso semanas reunirlos. Los documentos pueden variar de acuerdo a la entidad financiera donde solicites el crédito y al crédito mismo, pero en términos generales son:

  • Comprobante de domicilio.
  • Registro Federal de Contribuyentes.
  • Estados financieros financieros y proyecciones (Pérdidas y Ganancias, Balance General y Flujos de Efectivo).
  • Acta constitutiva y Poderes Legales.

4.- Plan de negocios.

Este es el punto débil de casi todos los empresarios que necesitan financiamiento. Pues normalmente acuden al banco y cuando el banco les pide el plan de negocios lo quieren hacer en dos días, y así no funcionan las cosas.

Cualquiera que te preste dinero para un negocio querrá tener una idea de en qué ocuparás ese dinero, para saber si tendrás la capacidad de pagarlo. Te invito a que antes de requerir un crédito para tu negocio, a modo de sueño, desarrolles un plan de negocio, donde detalles cómo usarías el financiamiento para crecer tu empresa en caso de tener el dinero. Enfócate en la fortaleza de tu negocio.

Además, tu plan debe incluir las finanzas actuales y las proyectadas, con el objetivo de demostrar que tu negocio tendrá el flujo de efectivo para garantizar la operación del negocio y enfrentar las obligaciones financieras futuras.

En tu plan de negocios deberás dar respuesta a estas preguntas ¿cuál es tu ventaja competitiva frente a tu competencia? ¿Cuál ha sido la evolución de las ventas en los últimos años? ¿Quiénes son tus clientes? ¿Hay un contrato de por medio o son clientes eventuales? ¿Cómo te pagan? y ¿Cuál es el plazo de pago de clientes y proveedores?

Si no sabes cómo armar un plan de negocios, en YouTube existen varios tutoriales, aquí te dejo la liga de uno. https://youtu.be/BO6REdpE9Kc.

5.- El crédito ideal.

Es muy importante que sepas cuál es la fortaleza financiera de tu empresa y la capacidad de pago. También toma en cuenta la situación macroeconómica del país, pues es muy importante a la hora de definir las tasas de interés. Así cuando salgas a informarte sobre la oferta de créditos empresariales que hay en el mercado sabrás que esperar y qué es lo que más le conviene a tu empresa.

6.- ¿Cuánto dinero necesitas?

Este punto es crucial, pues a muchos empresarios les “tiembla la mano” y por miedo a endeudarse piden menos de lo que realmente necesitan y entonces se quedan sin liquidez a medio proyecto. En el otro extremo, están los que piden una cantidad muy alta y puede pasar dos cosas: 1) que el banco rechace la solicitud o 2) malgastar el dinero y tener sobre costos por tratar de gastar todo el dinero.

Tener un presupuesto bien planeado, apoyado en proyecciones financieras, ayudará a pedir una cantidad de dinero muy cercana a la realidad. Un buen consejo es pedir entre 10% y 20% más de lo presupuestado.

7.- Calcula la capacidad de pago de tu empresa.

Puede ser que la capacidad de pago de la empresa quedó establecida con la elaboración de los estados financieros, pero no quisiera dar por sentado este hecho tan importante. Prefiero hacer énfasis en este punto aparte para que tenga la relevancia que merece.

La cantidad de dinero proveniente de las ventas menos el total de los gastos es la capacidad de pago que tiene tu negocio. Tener un cálculo exacto de este dato te permitirá tomar la decisión correcta sobre el monto y plazo del crédito que elegirás.

8.- Construye el mejor perfil para que te otorguen el crédito.

Con los siete pasos anteriores seguro ya llevas un buen trecho del camino adelantado, pero de nada servirá si no tienes cuidado con una de las partes más relevantes a la hora de solicitar un crédito. El historial crediticio.

Mantener la documentación y contabilidad al día es muy importante, pero también es importante pagar los impuestos con puntualidad religiosa y todas las facturas de los servicios que reporten a las Sociedades de Información Crediticia, por ejemplo, teléfono, internet, otros créditos, etc.

Algunas veces el buen historial crediticio del dueño de la empresa tiene un efecto positivo en la solicitud de un préstamo. No eches en saco roto esta información. Si tienes algunos saldos pendientes que pudieran perjudicar tu historial crediticio, puedes apoyarte de un plan de pagos en el que valores tus saldos pendientes de acuerdo con la tasa de interés y priorices los pagos para amortizar tus deudas. Es importante contar solamente con los financiamientos necesarios.

9.- Trabajo de campo.

Ahora sí ya estás listo para acudir a todos los bancos que tengas a la vista. Compara los requisitos y condiciones, así como tasas de interés, montos y el plazo en el que deberás liquidar la deuda. No siempre el banco que ofrece la tasa de interés más baja, es la mejor opción. La mejor opción es la que se adecúe tanto a la capacidad de pago del negocio, como a las necesidades por las que estás solicitando el crédito.

Es verdad que hay bancos que están especializados en el apoyo a los pequeños negocios, flexibilizando las condiciones y haciendo más asequibles los costos del financiamiento, pero ni estos bancos especializados ni los bancos tradicionales son las únicas opciones.

Investiga opciones más novedosas, como las que ofrecen las nuevas plataformas Fintech que por su naturaleza son más agiles al momento de otorgar un crédito; algunas permiten que particulares se presten dinero entre sí en condiciones que resultan más atractivas. Si consideras esta opción, es importante que te asegures de que sea una plataforma regulada por Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNVB), de esta manera reducirás tu riesgo de caer en un fraude. Recuerda, si te piden que deposites una cantidad de dinero para autorizar tu préstamo, es un fraude.

También puedes recurrir a apoyos gubernamentales, estatales o federales. Muchos de los créditos que ofrece el gobierno son a fondo perdido, o sea, que deberás demostrar que gastaste el dinero en el negocio, pero no tendrás que devolver el dinero. Aunque es mucho papeleo, bien vale la pena, toma en cuenta que no financian el 100% de los proyectos.

10.- Otorga garantías de pago.

Puede que te soliciten alguna garantía para calificar a un crédito. Estas garantías son en activos, por ejemplo, la factura de equipo de trabajo o inventario que, en caso de incumplir con la obligación financiera, el otorgante podrá reclamar y vender para recuperar una parte de la deuda.

Finalmente, espera obtener una respuesta dentro de un plazo prudente y mantente el contacto con el ejecutivo de cuenta, por si necesita documentación adicional. Debes estar listo para empezar a ejecutar tu proyecto tan pronto como recibas el dinero, pues los intereses del crédito empiezan a correr desde el primer día y necesitas capitalizar la inversión.

Si te ha parecido interesante el contenido de este artículo, suscríbete al blog para que conozcas más de los servicios que tiene Bancompara y para que estés al tanto del contenido que sea de tu interés. Puedes compartirlo en tus redes sociales.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?