El gobierno de AMLO y las perspectivas para el mercado hipotecario

Pocas cosas afectan al robusto mercado hipotecario; en México sigue siendo una inversión considerada como segura, posiblemente por la relación estrecha que tiene con la emoción y la familia; pero, así como segura, es aún inalcanzable para muchos y reverenciada por todos. 

Comprar vivienda propia es considerado como un gran logro entre casi todos los círculos sociales y los niveles adquisitivos, y pedir un crédito hipotecario no es algo tomado a la ligera por nadie; por lo general, son créditos a veinte años y es lógico que una persona pida un solo crédito de esta clase en su vida. Otros, con mejores opciones o mejor manejadas, pedirán dos o tal vez tres.

Esto podría cambiar en el futuro. Aunque la cartera de crédito hipotecario en México sea más baja que en otros países y aunque la demanda vaya a la baja, es una inversión segura en un mercado lleno de incertidumbre como el que plantea el nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador 

Entonces, ¿es momento de comprar vivienda?

Tanto si hay una desaceleración de la economía, como si esta se fortalece, no puede haber momento mejor; les explicaré por qué.

Desde su posesión, AMLO ha venido prometiendo diferentes cambios e impulsando enfoques principalmente en lo social: la construcción de una refinería por manos Mexicanas, la lucha contra la corrupción y la violencia, y su política de austeridad, son todas medidas destinadas a aumentar la inversión social y la infraestructura: históricamente, tanto en este como en otros países, ad portas de un nuevo gobierno y de la implementación de estas políticas, ha habido un aumento inflacionario, y no nos equivocamos al decir que no hay mejor momento que el momento justo antes de que esto suceda, para comprar casa. 

¿Por qué? Dirán,  ¿Si viene una desaceleración económica no es mejor quedarse quietos y guardar los pesos debajo del colchón? 

En cuatro años de experiencia en Bancompara, hemos podido observar el mercado con todas sus fluctuaciones, y sabemos que la respuesta a la anterior pregunta es: Absolutamente no.

Primero, si viene un aumento en la inflación, el momento de comprar es ahora, ahora, ahora (no sé cómo podría enfatizarlo más). Si usted pide un crédito hipotecario hoy, la mensualidad que pagará es fija en el tiempo, lo que quiere decir que cuando suba la inflación va a pagar con menos esfuerzo lo que originalmente pagaba, pues, aunque el dinero se deprecie, su mensualidad sigue siendo la misma y su salario debería subir al menos una cifra acorde con la inflación anual.

Es un hecho que, si la inflación sube, la dificultad para pagar disminuye 

¿Aún no se convence? 

Hagamos un ejercicio: Imagínese que usted compró una casa o un departamento en el año 2010. Logró tramitar un crédito a 20 años y las mensualidades le quedaron en 10.000 pesos mensuales.

En ese momento usted se ganaba 40mil pesos mensuales y el pago del préstamo le representaba el 25% de su sueldo.

Hoy, le quedan 11 años de pagos, sus mensualidades siguen en 10.000 pesos, pero su salario ha subido al menos lo de la inflación anual (asumiendo que siguió en el mismo trabajo), que por lo general sube entre 3-4% por año, en promedio; es decir que su salario es hoy de 54.680 y su mensualidad le representa ahora el 18% de su salario.

En otros 11 años, su mensualidad representará, probablemente, solo el 11% de su sueldo, y todo esto asumiendo que usted no obtiene una promoción o un aumento, que no recibe una oferta nueva de trabajo o que sus condiciones no cambian en nada; pero más importante aún, sin asumir que el gobierno de López Obrador enviará por los cielos la cifra inflacionaria (que puede pasar: en el 2017 el IPC de México alcanzó un escandaloso 6,77%). Como puede ver, el momento de comprar vivienda siempre es ahora, cada año que pasa sin hacerlo pierde dinero.

Tal vez una gráfica resulte más dramática para ilustrar mi punto.

La línea naranja muestra la disminución del porcentaje de la cuota (mensualidad) hipotecaria en su salario. Es decir, la parte de su salario que le representa la mensualidad en el tiempo: Al principio del crédito es del 25% (la cuarta parte del salario) y al final del crédito es de poco más del 10% (¡la décima parte!) Es cierto que la inflación también hace que el super suba y que tenga que pagar más por… casi todo, pero hay que reconocer que en este caso es nuestra mejor amiga.


Esta gráfica le muestra el aumento de su salario en el tiempo vs el aumento de la mensualidad hipotecaria que tendría que pagar (de haber comprado una casa hace diez años) Como es obvio, su salario sube, pero la mensualidad se queda en los mismos 10mil pesos. Y esto es con cero optimismo: en los próximos diez años usted podría conseguir un mejor empleo, su pareja podría obtener un aumento, le podrían dejar una herencia, su hija podría convertirse en la próxima Taylor Swift (muchas cosas pasan en 20 años).

Esta gráfica le muestra el aumento de su salario en el tiempo vs el aumento de la mensualidad hipotecaria que tendría que pagar (de haber comprado una casa hace diez años) Como es obvio, su salario sube, pero la mensualidad se queda en los mismos 10mil pesos. Y esto es con cero optimismo: en los próximos diez años usted podría conseguir un mejor empleo, su pareja podría obtener un aumento, le podrían dejar una herencia, su hija podría convertirse en la próxima Taylor Swift (muchas cosas pasan en 20 años).

Finalmente, este gráfico representa lo que usted pagaría en renta vs lo que pagaría en crédito hipotecario: las mensualidades de renta suben, mientras que las de vivienda propia, no.  La línea gris muestra el ahorro: en 20 años se hubiera podido ahorrar más de 1.100.000 pesos vs lo que hubiera pagado en renta (si decide comprar ahora, tal vez el ahorro le sirva para comprar otra casa. ¿a quién no le sirve una casa?: A casi nadie.)

Otras perspectivas.

Por otro lado, vamos a asumir que el gobierno nuevo funciona, económicamente hablando, maravillosamente, que el dólar baja y que la economía va sobre ruedas. ¿Qué pasa? Que entonces no es buen momento para comprar vivienda: es excelente.

Pues, si al país le va bien, los terrenos y las propiedades se valorizan debido a factores diversos como el aumento en la seguridad inversionista, en la seguridad personal y en el poder adquisitivo. Hay más demanda y consumo, usted tiene la oportunidad de ganar más dinero: y su mensualidad permanece igual. ¿Quién sabe?, es probable que, si ha comprado una vivienda, pueda refinanciarla y beneficiarse de un CAT menor, (un trámite que Bancompara siempre está dispuesto a verificar y a hacer por sus clientes).

El impacto de un nuevo gobierno en la economía y en la decisión de compra es innegable, pero las perspectivas de inversión en finca raíz se mantienen atractivas por sobre otro tipo de adquisiciones, y no necesito más que las cifras para demostrarlo. El algoritmo que hemos desarrollado en Bancompara siempre se mantiene actualizado en cuanto a pequeñas fluctuaciones del mercado y, en cualquier época, podemos asesorarlo para que tome el crédito más conveniente con un nivel de seguridad que solo la tecnología puede prometer.

No piense más en los “hubiera” y empiece actuar ahora.

Autor entrada: bancompara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *