¿No te gusta compartir información acerca de tus ingresos?¿No compartes esa información ni con tu cónyuge y evitas comentarle acerca de bonos y gratificaciones? Ese es un caso típico de infidelidad financiera.

Las cosas van muy bien entre una pareja hasta que se descubre alguna mentira de alguna de las dos partes. Este es el caso de mi primo, quien estuvo al borde del divorcio por infidelidad, pero no, no es lo que se imaginan, este tipo de infidelidad tiene que ver con los ingresos de mi primo: es un caso de infidelidad financiera.

Mi primo y su esposa forman un linda familia, tienen un hijo y se han organizado de manera que pagan la mayoría de los gastos entre los dos (colegiatura, hipoteca, gastos mensuales) sin embargo, había algo que no compartían, el gasto de sus vacaciones. Cada vez salían a la playa un fin de semana o unos días más, mi primo comentaba que no podía solventar ni contribuir con ese gasto ya que ganaba menos que su esposa. Ella asumía el gasto sin problema y así fue por años.

Un buen día, mi primo pidió a su esposa que le enviara unos documentos de su computadora. Su esposa hizo lo que mi primo había pedido, ahí mismo estaban los recibos de nómina de mi primo, donde se reflejaba su verdadero ingreso mensual, ganaba más que ella. Este engaño es un ejemplo muy claro de lo que es la infidelidad financiera.

Más ejemplos de infidelidad financiera

Como leíste en el ejemplo, la principal característica de la infidelidad financiera es el ocultar o mentir acerca de tus finanzas. Pero existen más ejemplos de este tipo de problema que se da entre las parejas.

  • Ocultar que tienes una tarjeta de crédito o una línea de crédito.
  • Hacer compras a escondidas de tu pareja.
  • Hipotecar la casa sin consultar a tu pareja.
  • Esconder no solo ingresos mensuales sino bonos, porcentaje que recibes de aguinaldo, gratificaciones o comisiones.
  • Mentir sobre tus ingresos.

¿Porqué existe la infidelidad financiera?

Existen varias causas por las cuales una de las partes (o a veces ambas) no quiere compartir la información real acerca de sus ingresos o mantiene en secreto sus gastos mensuales. Estos son algunos ejemplos:

Compras compulsivas. Una de las razones por las cuales las parejas no comparten información acerca de sus ingresos es por considerar que el o ella tiene gastos innecesarios o compulsivos. O por el contrario, considerar que eres tu quien hace esas compras compulsivas y no quieres que tu pareja se entere, entonces, ocultas tus gastos o deudas acumuladas.

Deudas. Es común que existan deudas en las parejas o que alguno de los dos se encuentre en una situación de sobreendeudamiento. A veces por vergüenza y temor a recriminaciones no se comparte esta información con la pareja y otras veces porque se tiene la esperanza de salir de dicha situación antes de que la pareja se entere. Cualquiera que sea el caso, este es un ejemplo muy común de infidelidad financiera.

Distintos hábitos de ahorro. Cuando estás en pareja, y uno de los dos es muy organizado con sus finanzas e incluso tiene el hábito del ahorro y considera que su pareja podría poner en riesgo el control de sus finanzas y sus ahorros, éste preferirá guardar la información a este respecto cayendo así en infidelidad financiera.

¿Qué sucedía antes y porqué han cambiado las cosas?

La situación familiar ha cambiado mucho a través de los años y las nuevas generaciones tienen una concepción distinta y mucho más equitativa de la colaboración en el hogar, en varios sentidos.

Décadas atrás, no existía tal concepto de la infidelidad financiera debido a dos factores principalmente.

Uno. Las mujeres se desempeñaban como amas de casa y no contribuían económicamente.

Dos. El proveedor del hogar era el hombre, quien semanalmente daba una cantidad de dinero a su pareja y no compartía más información acerca de sus ingresos.

Actualmente, tanto el hombre como la mujer cuentan con las mismas oportunidades de proveer económicamente y de mejorar el nivel de vida de sus familias. Esto ha llevado a que ambos miembros de la pareja tengan una vida financiera independiente incluyendo gastos, deudas y ahorro, y por ende, a que cada uno decida si compartir o no la información acerca de sus finanzas personales.

¿Porqué te conviene compartir tu situación financiera con tu pareja?

· La comunicación es uno de los factores más importantes de éxito en las parejas y el compartir información acerca de tu situación financiera y tus ingresos no debe ser la excepción, ya que es parte importante de esa comunicación.

· Si tienen un plan ya sea de control de presupuesto o de ahorro y sumado a esto, comparten los gastos del hogar, es mucho más fácil solventar los compromisos, salir de deudas y hasta lograr hacer crecer su patrimonio.

· Si no quieren compartir todo su ingreso, no es necesario hacerlo. Sin embargo, se puede hablar concretamente acerca de lo que estamos dispuestos a negociar. La base de un presupuesto compartido siempre debe ser el comunicar a tu pareja qué porcentaje de los egresos fijos le corresponde a cada quien o si pagarán dichos gastos por partes iguales. Platíquenlo y no caigan en malos entendidos.

· Si tu pareja es más organizada que tu en temas financieros ¡aprovecha! Permite que te ayude a crear un balance entre tus ingresos y egresos. Si tiene un plan para evitar deudas o salir de ellas de manera exitosa, pídele que te ayude a lograr el mismo objetivo. Recuerden que lograr una vida financiera sostenible y saludable representa un beneficio para los dos.

¿Cuándo se vale la infidelidad financiera?

Si por el contrario, consideras que no es el momento para compartir tus metas personales en cuanto a tus finanzas solamente te sugerimos mantener siempre un buen balance entre lo que ambos aportan mensualmente. Por ejemplo, si ya tenías un plan de inversión para tu dinero, tal vez la compra de un auto o de un terreno y crees que al compartir tanto el plan como la cantidad de dinero que has aportado para cumplir dicho objetivo se ven en riesgo todos tus esfuerzos, espera para compartirlo. De cualquier forma, este es un beneficio que disfrutarán en familia.

Hagan las paces y sigan estos consejos:

Unan fuerzas. Tener un presupuesto compartido en el que los dos conocen tanto sus ingresos como sus egresos mantendrá un nivel de compromiso y comunicación óptimo. Aprovechen el trabajo en quipo para solventar sus gastos y darse esos gustos tan necesarios y que se disfrutan más en pareja.

Acaben con las deudas. Si alguno de los dos está en una situación de sobreendeudamiento, es más fácil salir de dicha situación haciendo un plan de pago compartido. Por ejemplo, si tienes este problema puedes destinar un poco más de tu ingreso al pago de la deuda mientras tu pareja se hace cargo de una mayor número de compromisos en el hogar mientras esta situación cambia. Si no te sientes cómodo en que tu pareja se haga cargo de pagos que no le corresponden, puedes crear un plan para pagarle más adelante la cantidad con la que te está apoyando. Recuerda que lo ideal para los dos, es que partan de una vida financiera compartida y saludable.

Pónganse de acuerdo. Si los dos se encuentran en una situación financiera estable, lo único que los detiene de tener un buen balance financiero y un sistema de gastos ahorro compartido es ponerse de acuerdo. ¡Háblenlo! ¿Qué están dispuestos a compartir y qué no? ¿Quieren crear un patrimonio compartido? ¿Sienten que los gastos del hogar se reparten de manera equitativa?

Ahorren juntos. Ya sea de manera individual o en pareja, siempre es recomendables ahorrar. El hábito del ahorro les ayudará a crear un fondo (ya sea individual o compartido) para poder enfrentar gastos imprevistos o mejor aún hacer crecer su patrimonio. Recuerden que cuando ambos aportan parte de sus ingresos, hay mejores resultados y les será más fácil lograr sus objetivos.

Aprovechen las facilidades del mercado. Como pareja, las entidades financieras dan más facilidades en caso de querer solicitar un crédito hipotecario o de cualquier otro tipo en pareja. Estas facilidades van desde el incremento en la posibilidad de obtenerlo hasta el aumento del monto al que se puede acceder. Esto sucede ya que se toma en cuenta ambos ingresos para determinar el monto que les otorgarán. Recuerden que para solicitar un crédito debemos consultar nuestro historial crediticio. En este caso, se debe consultar el score de ambos miembros de la pareja en el Buró de Crédito. En Bancompara.mx les orientaremos acerca de los mejores créditos hipotecarios y los apoyaremos en caso de que alguno de los dos tenga una puntuación baja.

Confíen. El platicar acerca de sus ingresos y vida financiera personal no representa renunciar a tu individualidad a este respecto. Si tienen claro su nivel de aportación en el hogar y los dos están de acuerdo con dicha aportación, no debe haber lugar para la infidelidad financiera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?