¿Garantiza la pensión un retiro digno?

Si hay un tema de moda en las agendas de la mayoría de los políticos, no solo en México, sino alrededor del mundo, son las pensiones.

Lo que es una realidad es que para bien o para mal no vivimos en alguno de los países nórdicos como Dinamarca o Noruega, donde estos temas no brillan en la agenda, ya que cuentan con programas de pensiones suficientes y autosustentables mediante mecanismos de contribución apropiados.

Tampoco podemos intentar dejar toda la responsabilidad de nuestra vejez al gobierno, y no por que no suene bien en la teoría, si no por que en la práctica puede convertirse en un esquema aún mas ineficiente.

Solamente considera que en todo lo que respecta a gasto gubernamental, para dar a unos hay que quitar a otros, y por bien que suene quitar a los jóvenes para dar a los adultos mayores puede resultar en una disminución importante del poder adquisitivo, el consumo y la inversión, lo que inevitablemente nos llevaría a una crisis económica.

Para entender la complejidad de este tema creo que es importante que conozcas un poco acerca de la historia de las pensiones en el mundo y en nuestro país.

Hace mas o menos 130 años en Alemania, durante el Gobierno del Canciller Otto Von Bismark, se creó el primer sistema de pensiones para los adultos mayores.

No creas que el “Canciller de Hierro” sólo buscaba el bienestar de los trabajadores, la realidad es que también buscaba detener una fuerte oleada de ideología socialista que pudiera ocasionar un movimiento social.

Posterior a la Primera Guerra Mundial, los sistemas de pensiones empezaron a florecer alrededor del mundo, en parte impulsados por organizaciones mundiales como la Organización Mundial del Trabajo.

En 1945 la Organización de las Naciones Unidas junto en su Declaración Universal de los Derechos Humanos estableció en el artículo 22 que “Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social”.

En lo que se refiere a nuestro país el primer acercamiento fue la Política Pública de Previsión Social, al inicio del gobierno del Expresidente Plutarco Elías Calles en 1924.

A partir de ahí, con la llegada del corporativismo de Estado en México, el tema de las pensiones fue tomando mayor importancia para las organizaciones sindicales y empresariales.

En 1943, y con la creación del Instituto Mexicano del Seguro Social se estableció un sistema de pensiones que, honestamente, contaba con una débil estructura, y aunque cumplía su función, no era lo suficientemente robusto para ser autosustentable.

Fue hasta principio de los años 90´s cuando se llevó a cabo la primera reforma importante en materia de pensiones y se incrementó la cuota de 6% hasta 8.3%.

En 1992 se creo el SAR (Sistema de Ahorro para el Retiro) con el fin de promover el ahorro permanente conformado por aportaciones tanto del patrón como del trabajador.

En 1997 se estableció el nuevo sistema de pensiones a través de las Afores, en el cual el trabajador debe afiliarse a alguna de las instituciones participantes para la administración de sus fondos para el retiro.

Ahora, pasando a la situación del sistema de pensiones en la actualidad, te puedo decir que en lo que respecta a nuestro país, no es malo, es malísimo.

Y esto te lo digo por el simple hecho de que México tiene una de las pensiones mínimas garantizadas más bajas del mundo y proporciona beneficios insuficientes a las personas que menos ganan.

Esto quiere decir que, al momento de jubilarse, cualquier trabajador en México difícilmente podrá cubrir sus necesidades básicas si depende únicamente de este ingreso. ¡Y olvídate si tiene deudas!

Por ponerte un ejemplo, de acuerdo con el simulador del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social), una persona que cotizó 1,200 semanas, es decir alrededor de 25 años, y que los últimos 5 años estuvo recibiendo un sueldo constante de 15 mil pesos, al momento de su jubilación estaría recibiendo $6,672.74 pesos mensuales. ¿Ya te preocupaste?

Lo relevante aquí es que para todos es claro que durante la vejez es muy probable que algunos gastos aumenten y aunque muchos me dirían que para eso también hay sistema de salud público, la realidad es que ese tampoco es un organismo eficiente.

De una u otra manera creo que definitivamente las cifras son impactantes, y pensar que una persona que trabajo más de 25 años tendrá menos de la mitad de su último sueldo para mantenerse resulta incluso indignante.

Es cierto también que con las afores se abrió una gran posibilidad para los trabajadores, esto es el ahorro voluntario

Ahorro Voluntario

De acuerdo a la CONSAR (Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro) un trabajador que empieza a cotizar hoy, que tiene un sueldo mensual de 10 mil 515 pesos, 25 años de edad y que planea retirarse a los 65 años, recibiría una pensión de 3 mil 514 pesos sin Ahorro Voluntario, y con Ahorro Voluntario recibiría 10 mil 515 pesos.

Artículo Eduardo B Pensiones

Como puedes ver, el efecto del ahorro voluntario en tu pensión puede hacer la diferencia.

Ahora bien, hay distintos tipos de ahorro voluntario.

1. Corto Plazo

No mucha gente lo sabe, pero puedes realizar aportaciones a tu Afore, no solo con el objetivo de incrementar tu pensión, si no también de poder cubrir gastos en el corto plazo.

Cuando estableces que este es tu objetivo, tus recursos se invertirán en instrumentos con horizonte de corto plazo y los podrás retirar a partir de los 2 meses.

2. Mediano Plazo

En este caso tus ahorros deben permanecer al menos 5 años, por lo que debes prever esta situación, sin embargo, entre mayor es el tiempo que tus recursos están invertidos, también mayor serán las ganancias que puedas obtener.

Este es un mecanismo útil si tienes alguna meta en el mediano plazo, como puede ser adquirir una casa o cualquier otro activo.

Si este es el caso, te recomiendo que visites Bancompara.mx, donde los expertos hipotecarios de nuestro país podrán asesorarte para obtener las mejores condiciones hipotecarias.

3. Largo Plazo

Este tipo de aportaciones están diseñadas para ser retiradas únicamente cuando cumplas 65 años de edad. Financieramente es una decisión muy acertada, sobretodo considerando las condiciones actuales en cuanto a pensiones.

Adicionalmente recuerda que, si dejas este dinero hasta tu retiro, podrás obtener un beneficio fiscal.

Seguramente, ante el escenario que te estoy planteando, has decidido comenzar a realizar aportaciones voluntarias, por lo que aquí te dejo algunas opciones para que la lleves a cabo.

1. Domiciliación

En esta modalidad, se realizan decuentos a una cuenta de débito que se transferirán de forma automatica a la cuenta de tu AFORE, pueden ir desde 100 pesos hasta 50 mil pesos y puedes elegir la periodicidad.

Para activarlo puedes hacerlo a través del portal e-sar (https://www.e-sar.com.mx/PortalEsar/public/domiciliacionInicio.do).

2. Tiendas 7-eleven, Círculo K, EXTRA, sucursales Telecomm, Bansefi, La red de la gente, Chedraui, Farmacias del Ahorro, Yastás y PuntoRecarga.

Existen más de 12,000 puntos para realizar depósitos a partir de 50 pesos , estos depósitos no tienen ningún costo para ti y solo necesitarás proporcionar tu CURP

3. Ventanilla Afore

Si te gusta más hacerlo directamente, cuentas con esta opción. Solamente acude a cualquier sucursal de tu Afore y realiza el depósito en la ventanilla, no existen monto mínimo ni máximo y el proceso varía dependiendo de tu administradora de fondos.

4. Con tu jefe

Puedes pedir al área de Recursos Humanos de tu empresa que te realicen descuentos adicionales de nómina por la cantidad que desees.

5. Internet

Para los millennials, ni mandado a hacer. Solamente debes ingresar al portal de tu Afore para que puedas realizar una transferencia electrónica de recursos.

6. Teléfono Celular

Si el internet es demasiado “mainstream” para ti, existen dos opciones.

La primera es a través de la App Transfer o también puedes enviar un SMS.

La segunda es a través de la App AforeMovil. Esta app, además de otras funcionalidades, te permite realizar aportaciones voluntarias a través de la opción “Ahórrale” donde podrás utilizar tarjeta de débito o crédito para realizar tus depósitos.

Alternativas hay muchas, y la verdad es que sea cual sea tu situación, si tienes 25 o 40 años, mi recomendación es no dejar pasar la oportunidad de garantizarte un retiro y una vejez dignas.

Recuerda que no hay plazo que no se cumpla y seguramente antes de lo que te imaginas te estarás acercando a la edad de tu jubilación.

Debes ser previsor, recuerda que cuando tengas 65 años el tratar de revertir una situación económica precaria te será más difícil. Con el ahorro voluntario tú y tu familia tendrán la tranquilidad que merecen y necesitan para que puedas disfrutar de esa etapa de tu vida sin preocupaciones.

Comentarios
logo bancompara
¿Te gustó lo que viste?